Vida completa

life-1024x653
Cuando parecia que ya nada quedaba por vivir…

En la vida hay distintos momentos. Penso que habia vivido todos los momentos posibles. Momentos de dolor fisico, de enfermedad, de tristeza infinita al perder un ser querido, de placer fisico, orgasmico (toma diversas formas) o de estar en una playa tomando sol y sintiendo el agua fresca, o disfrutando un fuego en el frio y la nieve. El placer del aire helado y el cafe caliente, o de la comida sabrosa en el momento adecuado. Los viajes a lugares lejanos y el placer de las distintas culturas, idiomas y edificios. Habia conocido la felicidad de distintas formas: al amar y sentirse amado, al sentirse seguro y resguardado, al ayudar a otros mas necesitados y al lograr o adquirir cosas para el diario vivir o la vanidad personal. Habia conocido la vanidad de sentirse gustado o admirado. Habia conocido la verguenza de pasar un papelon o de haber llegado tarde o haber sido sorprendido colandose en un autobus. Habia estado en la carcel injustamente y conocia la calumnia y el ser injustamente acusado. Habia pasado examenes con diez y habia sido aplazado. Habia sentido el rechazo, el desprecio y el sentirse bienvenido. Habia hecho el amor y sabia lo que eran los labios del ser amado. Habia presenciado el nacimiento de sus hijos y los veia crecer y sufria por ellos cuando las cosas no salian bien. Sabia de los delirios del alcohol y otras sustancias. Habia sentido la rabia y el deseo de venganza y los latidos del corazon dolido, desgarrado y lleno de furia y de miedo. La depresion, o ese dolor interno indescriptible, lo habian tomado una vez y casi lo llevaron a la muerte. Que otro placer o dolor le esperaba? Y de repente, sintio algo que no habia sentido hasta ahora: de repente, cuando parecia que ya nada quedaba por vivir o experimentar, cuando la vida ya parecia algo gastado, viejo y con nada por descubrir, sintio algo nuevo, unico…

Advertisements

Correr…

Image
Una de las siete maravillas del mundo?

Hoy sali a correr después de dos semanas. Intento correr cada dos días ya que eso me produce mucho placer. Al comienzo no es fácil, siento como un cansancio, un jadeo, hasta que, pasados unos cinco minutos, el cuerpo comienza a acostumbrarse, el corazón comienza a sentirse cómodo y las piernas comienzan a entrar en calor. Después de los diez minutos, uno siente mayor plenitud, la respiración intento que sea pausada y rítmica y el paso regular. Después de los 15 minutos comienza el placer. El cuerpo vuela, los músculos se sienten calientes, el sudor comienza a resbalar por la cara y suelo tocarme la espalda y sentir con placer el sudor. A veces el sudor salino entra en mis ojos y me lo seco con una muñequeras que llevo. Me gusta correr tanto en verano como en invierno. Tengo la suerte que donde vivo hay bosques con caminos ideales para correr. Nada mejor que ver el solo colarse entre los arboles, o correr entre las hojas en otoño. A veces corro en la lluvia y me gusta sacarme la camisa para sentir el agua. A veces de noche salgo con una linterna y me gusta sentir la soledad de la noche. En verano, si es posible, lo hago cuando cae la tarde, para sentir el calor, la humedad y el sudor al máximo (considerando que en Houston el verano es infernal soy bastante valiente). En invierno me gusta abrigarme bien y sentir el sudor y el calor contenido. Hace dos semanas sentir un dolor en mi pantorrilla que me dejo rengueando. Hoy me anime a salir y corrí de a un minuto y de a dos y sentí la felicidad de que el dolor desapareció.

Porque sentiré esa felicidad y plenitud al correr y especialmente al final, cuando, extenuado, vuelvo a mi casa caminando por esos bosques que la rodean? Pocas veces siento esa comunidad de cuerpo y mente. Dicen que se liberan endorfinas o algo así. Sea lo que sea, es placentero y cambia mi perspectiva de las cosas. Soy uno cuando salgo y otro cuando vuelvo. Uno mejor supongo…bueno, logre escribir mi primer post meramente descriptivo…

Cansancio: en un mundo donde uno hace lo que quiere se necesitan vacaciones?

Si Ud. quisiera estar en el lugar de ese señor en la foto, Ud. no es feliz...

Hay muchos tipos de cansancio, asi como hay muchas formas de no estar cansado. Uno puede estar cansado en el momento, por el día que ha tenido, porque ha vuelto de ir a correr o por un día al aire libre. Uno puede también estar cansado en forma más profunda, por días, semanas o meses de estar soportando algo (por ejemplo un trabajo) o a alguien (por ejemplo su esposa y/o hijos). Uno también puede estar cansado de ciertas cosas o actividades, por ejemplo, de ver televisión, de ver propagandas de productos o de ver los mismos personajes siempre en las revistas o tv. Uno puede estar también cansado de ciertas ideas, tales como, en la actualidad, los derechos de los homosexuales (o gays) o de la biogenética o de los autos híbridos o de la no-polución o de la crisis global. Hay tantas formas de cansancio yo creo como estímulos nos llegan día a día.

Mi día, al menos esta siempre siendo bombardeado por información de toda clase. En mi trabajo debo estar todo el tiempo actualizándome acerca de nuevos métodos, nuevos libros o nuevas formas de hacer las cosas. También debo estar siempre conociendo personas nuevas ya sea para relacionarme o para dar o pedir explicaciones. Al volver a mi casa, tengo siempre que estar resolviendo problemas o situaciones, pagando deudas (que afortunadamente todavía puedo pagar) y cuando intento hacer algo distinto, tengo que estar siempre recibiendo información sobre lo que pasa en el mundo, o en mi país o en el lugar donde vivo.

De tal manera que, si sumamos los días de nuestra vida, los estímulos, las actividades, las propagandas, las personas, las deudas, los productos, los personajes, las ideas de moda, la crisis global y la lucha contra el cáncer, etc., etc., uno llega a la conclusión de que es imposible vivir sin vacaciones. Esas benditas vacaciones que nos permiten “recuperarnos” o “desestresarnos”. Por el otro lado, si nuestra vida estuviera totalmente equilibrada, obviamente no necesitaríamos vacaciones. Una vida en la cual no tenemos “cansancio”, evidentemente no necesita vacaciones.  Esa vida equilibrada es la que nos haría yo diría FELICES. Una vida acompañados por quienes realmente queremos y haciendo las cosas que realmente queremos.

Contradictoriamente, mucha gente cree que es feliz porque tiene vacaciones o porque disfruta sus vacaciones. Todo lo contrario, las vacaciones son el “valium” de la vida en la sociedad civilizada. De ahí la depresión de tantos cuando deben volver a su trabajo. Muy pocos son los que sienten que quieren volver a su trabajo después de las vacaciones (y de esos pocos, otros tantos lo hacen porque ya están en una etapa de “workaholism”). Muchos otros, pobres ellos, nunca tienen vacaciones. Y muchos otros, más pobres aún, ni siquiera tienen trabajo y viven en una “vacación” constante con el otro stress de no poder comer o no tener donde vivir.

Quiénes serán aquellos que viven tan bien? es decir sin tener que tomarse vacaciones. Evidentemente unos pocos, yo diría que tal vez ninguno, al menos en la sociedad occidental de las grandes urbes en las que yo habito. Encima de todo, ahora todos quieren ser famosos (lo que agrega aún más stress) ya que todos tienen su facebook o su página personal.

Uno llega a preguntarse finalmente si esta vida, de juntar más o menos dinero, de lograr triunfos profesionales, de tener uno o dos casas, dos o tres autos, educar a sus hijos hasta que sean profesionales, estar informado y no intentar ni por un instante cuestionar el “status quo” es la felicidad y el “sentido de la vida” (como diría Frankl).

Vivimos todos inmersos un Truman Show? Este verano visite ese lugarcito en Florida donde se filmó la película, Seaside, y por un instante pensé que esa gente ahí tan elegante en realidad era protagonista del Truman Show. Todos disfrutaban del lugar, todos eran muy lindos, muy bien vestidos, con lindos autos y en total tranquilidad y seguridad. Parecía el lugar perfecto donde todos queremos estar.

Me resisto a creer que ya está todo dicho, me resisto a creer que ya logré todo, me resisto a creer que tendré que seguir toda mi vida soportando que los medios me digan lo que tengo que pensar o hacer. Me resisto a tener que ver partidos de tenis con logos de multinacionales en el fondo todo el tiempo. Me resisto a tener que seguir escuchando sobre la famosa crisis global que siempre afecta a los mismos. Me resisto a creer que tendré que seguir siendo un engranaje más de este Truman Show. Me resisto en fin, a creer que ya logre mi felicidad porque logré lo que hay que lograr en un mundo occidental y civilizado y porque estoy mejor que muchos que luchan en la pobreza.

Pero tal vez estoy equivocado y realmente necesito unas buenas vacaciones…

 

Piratas del Caribe y de muchas otras cosas mas…

Condenados a ver esa cara de imbécil y todo lo demás…en este mundo condenado a empresas poderosísimas que hacen su voluntad…

El show de la estupidez y del hacer dinero fácil nunca termina. Es justamente una de las ventajas del capitalismo: para aquellos que tienen dinero y fama es casi imposible no seguir haciendo dinero. Aquel que tiene dinero puede tener crédito y puede justamente enriquecerse cada vez mas. Aquellos que no lo tienen, no reciben crédito y casi siempre solo les queda ir empobreciéndose mas. Esos que tienen dinero y el poder que ello les da, me hacen acordar a esos piratas que recorrían los mares hace cientos de años para aprovecharse de su poderío y robar embarcaciones menos poderosas. Y no tanto porque no me simpaticen un poco esos piratas de antaño, sino porque veo en estos días otra “perlita” de esa zaga insoportable de “Piratas del Caribe” o como se llame en español, protagonizada por Johnny Depp y otros insoportables mas.

Estas empresas como Disney y tantas otras mueven inmensas cantidades de dinero y poseen casi el monopolio de las películas y entretenimiento. Prácticamente no hay escapatoria a su dictadura de entretenimiento. Hay que soportar Festivales, premios y “awards” de diversa categoría, “trailers”, tapas de revistas, programas de noticias y entretenimiento, reportajes, etc, etc, etc, hasta el cansancio con las caras de ese imbécil pirata, las alternativas de ese imbécil film, las imbéciles criticas sobre la película, las imbéciles definiciones y explicaciones acerca de como se hizo el film, las fotos y alternativas de la premiere, etc, etc, etc.

Los mortales comunes tenemos la dudosa suerte de ver cada tanto algunas películas alternativas de algunos directores ignotos o que trabajan en los margenes intentando hacer algo en serio.

Agregado a todo ese bombardeo de imbecilidad, pero detrás, subliminalmente, escondido, aparece el mensaje, la ideología, todo la carga de ideas sobre la competencia, el bien y el mal, el individuo y sus logros, etc., etc, que van creando ese mundo uniforme en ideas y necesidades que tanto les gusta a esos magnates que manejan esas grandes empresas y que lucran y lucran a su costa.

Nunca mejor un nombre para describirlos que Piratas, tal como el nombre de esa tonta película, Piratas, Piratas del entretenimiento, Piratas de las ideas, Piratas de la niñez y de la educación, Piratas del dinero de gente incrédula e impotente que, aunque se resista, no puede escapar a ver la estúpida película con la estúpida cara de Johnny Depp y la estúpida carga de ideas que se bombardean casi constantemente y que, gracias a la globalización, se exhiben en cines de todo el mundo, sin fronteras, con el pasaporte infalible que es el dinero…

La tormenta o lo malo de la vida…

Era la peor tormenta que había visto...pararía alguna vez?

Siempre le había gustado la comparación entre la vida y la naturaleza, especialmente aquella entre la vida y los días de sol y las tormentas, entre las estaciones y la vida. Hacia tiempo que vivía en una tormenta, que trataba de refugiarse debajo de donde podía, donde se sentía temeroso por el viento, el agua enloquecida que caia, los rayos que se sentían a lo lejos y algunas veces tan cerca que lo estremecian. Recordaba los días de sol, de flores, de arboles verdes llenos de frutos, de agua fresca corriendo en arroyos, de tardes apacibles con nubes de miles de colores imposibles de dibujar, como a veces trataba de hacer; de noches llenas de estrellas o con luna llena o medialuna, con grillos y cigarras que lo acompañaban. Recordaba también otras tormentas, pero no tan largas como esta…no se terminaba nunca, nunca paraba de llover; no era una pesadilla tampoco y no había forma de despertar ya que era real, tan real como su miedo, su incertidumbre y su cansancio. Habia superado tantas otras, pero ninguna tan larga como esta, tenia mil formas de refugiarse, hasta había llegado a gozar muchas veces esas tormentas (era mas fuerte o mas joven), había probado todos los métodos, pero con esta nada servia y nada la hacia terminar… Habia llegado el momento de dejarse llevar? de dejarse estar, ahí, sin buscar mas refugio, de abandonar el miedo y solo entregarse y resignarse a que la tormenta no se acabaría jamas. Ya no vería mas el sol, o las flores, la paz de un campo verde y seco o solo húmedo? Porque no se acababa? Que tenia que hacer? Podia hacer algo? Las preguntas lo atormentaban mientras la lluvia no paraba de caer, los rayos no dejaban de sonar y los refugios no eran suficientes…

Dudas acerca de los objetivos…

La busqueda por la busqueda misma nos lleva a lugares insospechados...

Cada vez me cuesta mas ponerme a escribir aquí, especialmente por falta de tiempo. Comienzo a escribir, no termino, queda en “borrador” y no lo publico. Tal vez tendría que hacer posts mas cortos o simplemente comentar fotos o situaciones. Este blog comenzó siendo algo relacionado con las casualidades, con comentarios en ingles, luego se fue dedicando mas a temas de Argentina. Ha sido hasta ahora un experimento acerca de cosas que pasan por mi mente y lamentablemente muy poca gente me ha respondido. Habra que cambiar de sitio? habría que concentrarse en algún tema en especial? habrá que hacer todo distinto? Por lo pronto, simplemente comentar estas dudas. Igualmente, a partir de esta semana haré algunos cambios para ver qué pasa. La teoría dice que primero debo estar seguro acerca de cual es mi objetivo. Hasta ahora mi objetivo era experimentar y escribir lo que se me ocurriera. Ahora debo establecer como objetivo que me lea mas gente y que la gente se comunique conmigo. A partir de allí ver que estrategia seguir. Si todo va bien, este fin de semana iremos buscando el cambio. Por otra parte, la teoría (o la practica?) también dice que no hay que establecer objetivos y que es mas importante la búsqueda, el proceso. La historia de la humanidad, en una palabra: fijo mis objetivos y determino mis estrategias para lograrlos o simplemente busco y busco, ando y ando sin objetivos, transformando mi búsqueda en mi objetivo. Siempre me gusto esta ultima opción. En realidad ha sido la opción de mi vida. Una vida sin objetivos, sin fronteras, donde la búsqueda, el instinto y el deseo me han movilizado. Algo así como aquel equipo de fútbol que logra goles jugando bien a diferencia de aquel que busca ganar sin importar el buen juego.  Sera tiempo de cambiar o de seguir buscando y buscando, disfrutando con la búsqueda, “haciendo camino al andar”….? La búsqueda siempre nos lleva a lugares inesperados…

La busqueda de la felicidad o darse cuenta…

 

La búsqueda de las alturas para comenzar a cambiar...

Durante muchos años penso que el mundo estaba manejado por estructuras, especialmente económicas, que determinaban en gran parte el destino de las personas. Estas estructuras, mas o menos como Marx lo explicaba, o como Wallerstein lo hacia mas tarde, creaban condiciones mas o menos favorables para determinados pueblos. Asi, según donde a uno le tocaba nacer, las posibilidades de ser rico o pobre, estudiar o no, formar un hogar o no, llegar a viejo o no, etc., dependía justamente de las fuerzas económicas, políticas o sociales que se habían conjugado en ese lugar. Ante la estructura es poco lo que se podía hacer mas que intentar cambiarla o aceptarla y resignarse, esto ultimo algunas veces sin saberlo. Esto lo llevo a la militancia política, a la lucha, a la búsqueda del cambio estructural. Fue poco lo que logro y se encontró con muchos farsantes. Luego, con el tiempo, tal vez porque la estructura se lo permitió, comenzó a pensar que todo eso era falso, o, al menos, poco importante. En realidad, lo que manejaba el mundo era la mente del individuo; el mundo, en definitiva, era lo que cada individuo siente, cree o piensa que es. Asi, no importa lo que económica o políticamente nos tocara vivir, en definitiva, la felicidad no tenia nada que ver con lo material sino con la fuerza o capacidad de nuestra mente para ser feliz, para construir con lo poco o mucho que teníamos, etc. La prueba estaba en que aun en aquellos lugares favorecidos, la gente se suicidaba o no era feliz y muchos en lugares “no afortunados” eran felices. Esta idea domino su vida muchos años hasta que ahi entro en crisis otra vez, tal vez porque ese relativismo le había hecho perder de vista las terribles injusticias materiales del mundo. Penso entonces que, en realidad, las dos cosas eran verdad: hay estructuras económicas, políticas y sociales independientes de los hombres que las crean, que determinan el destino de millones pero también, hay mentes mas poderosas, capaces de ser felices o de cambiar esas realidades, o estructuras. Son las mentes que hacen que, en un momento determinado las estructuras o sistemas cambien o, en caso que no cambien, hacen que la felicidad sea algo posible en lugares “no favorecidos”. Penso, sin embargo, que él no era una gran mente, que no tenia ni había tenido la capacidad de cambiar ninguna estructura y que tampoco su mente le había permitido ser feliz a pesar de haber vivido en un país “no favorecido” por esas fuerzas estructurales. Su mente solo le había permitido emigrar a regiones del planeta que habían sido “favorecidas” por esas fuerzas estructurales pero seguía siendo infeliz. De repente se dio cuenta, que la única salida era trabajar su mente, lograr que su mente finalmente lo liberara de esas fuerzas estructurales, terribles, fuertes, pero terrenales al fin; descubrió que debía trabajar urgentemente su fuerza mental para lograr esa felicidad y bienestar que había buscado toda su vida y que, seguramente, lo llevaría a cambiar o influir en esas estructuras…lamento no haberse dado cuenta antes pero inicio la búsqueda…

 

La Burbuja – The bubble

Ya no hay sueños por un mundo mejor, solo el de llegar a la Burbuja…

Que el mundo cambio al comienzo de la década de los 90 no es ninguna novedad. El orden internacional de la guerra fría cayo junto al famoso Muro. Con el Muro también cayo la utopía del mundo socialista o comunista con el que tanto soñamos aquellos que allá por los 70 queriamos un mundo mejor, mas justo, mas equilibrado. Un mundo que incluso era justificado lograr a través de la fuerza. Fue el sueño que encarno el Che y que todos creíamos existía mas allá del Muro. Ese sueño nos acompañaba, nos daba esperanza y nos daba fuerzas. Luego se conoció la triste realidad, el Gulag, la falta de libertad, la destrucción del individuo a manos del totalitarismo y del Estado o del bienestar general. Habia triunfado el Capitalismo, era el Fin de la Historia. Ya no había nada que descubrir o mejorar. Occidente en general y Estados Unidos en particular encarnaban ahora el modelo y ante ese modelo cayeron de rodillas los países y la gente. Quien podía defender ahora el comunismo? El mundo capitalista, basado en la fuerza y libertad del individuo había triunfado o, mejor dicho, el mundo comunista había colapsado, había demostrado tener dentro de si, tal como Marx lo había dicho del mundo capitalista, la semilla de su propia destrucción.

Pasaron 20 años, el mundo sigue mostrando pobreza, marginacion, desigualdad (ver el sitio web en mi blogroll: www.globalissues.org ). Sigue habiendo guerras y otras calamidades. En este mundo manejado ahora por las fuerzas capitalistas no se ha mejorado, solo algunos han mejorado pero la mayoría ha quedado fuera. Ahora ya no hay una alternativa que se pueda “vender”. Ya no hay ideologías para guiar multitudes, no hay “Biblias” políticas que generen seguidores. En la dispersión, los remanentes de oposición al Capitalismo toman diversas formas. En realidad el comunismo o Marxismo ha explotado, no ha desaparecido, ha tomado formas diversas: ambientalismo, progresismo, socialismo, cooperativismo, ecumenismo y tantos otros ismos. Mientras alguna alternativa al Capitalismo surja, mientras las esquirlas de la explosión todavía vuelan por el ambiente, a la manera de una inmensa mancha de aceite que todavía no vuelve a agruparse (recuerdo como en esa película Terminator el “malo” se iba reagrupando o reconstruyendo después de haber sido destruido), solo queda el “sálvese quien pueda”, la supervivencia, la soledad, el escape, la convivencia con el sistema. A la manera de una gran tormenta que nos ha tomado mas o menos desprevenidos, a algunos con paraguas, a otros con un chalet y a otros en medio de la nada.

Algunos logran el escape, el sueño hecho realidad, conseguir trabajo, un ingreso digno, mandar a sus hijos a la escuela, comer y vestirse e irse de vacaciones, dejar sus sueños en el cajón para que algún día se puedan retomar. Mientras tanto sobrevivir queda, “salvarse”, lograr una visa, cruzar el río, “mojarse”, en busca de la Burbuja, la Burbuja donde todos van a querer ir tarde o temprano, el templo del Capitalismo, allí donde todos pueden vivir en paz y felicidad, donde todos pueden comprar casas, autos y TVs, donde hay orden, paz, respeto y consideración. En la Burbuja todo es posible, salud, dinero y amor como decía la canción, por la Burbuja vela la pena morir, igualmente, fuera de la Burbuja ya están muertos en vida, sin esperanza. Alla en la Burbuja, donde el bienestar se logra a fuerza de ejércitos que invaden países y multinacionales que chupan recursos, la Felicidad es posible y nada es imposible. Ya no hay mundo polar o bipolar, solo esta la Burbuja…

La importancia de lo basico y simple – Importance of simplicity (Maslow reloaded)

Es todo tan simple...

 

Alguien dijo alguna vez que lo simple es falso (creo que fue Pascal). Algo así como que los fenómenos de la realidad son complejos, producto de un sinnúmero de variables y factores imposible de aislar o comprender en su totalidad e interacción. Y que reducir la realidad a algo simple lleva a falsedades. Creo que es cierto. Evidentemente, en un momento dado, allí donde hay seres humanos, ocurren tantas cosas a la vez, intervienen tantas voluntades y acciones que es necesario un gran esfuerzo mental para comprender minimamente esa realidad. Las llamadas ciencias sociales se desarrollaron para intentar esas explicaciones, así la sociología, la psicología, la política o la economía, entre otras, intentan descifrar o explicar esos fenómenos. El objetivo ultimo de todas esas ciencias así como de las ciencias naturales, ha sido y es siempre la búsqueda de la felicidad humana. Que otro motivo mas podría tener el conocimiento y la ciencia que la felicidad y el desarrollo del ser humano, el mejoramiento  de la calidad de vida de la gente. Muchos años de mi vida dedique (y sigo dedicando) al estudio de esas disciplinas pero mi intención en este post es simplemente rescatar la importancia de lo simple, la importancia de las cuestiones básicas justamente para determinar la felicidad humana, mas allá de las explicaciones de la ciencia. Aunque probablemente la sociología y la psicología deben explicar lo que voy a argumentar. El tema seria asi: la felicidad humana esta hecha de cosas simples.  Y los países o lugares donde la gente vive, deben proveer a la gente de esas cosas básicas o simples. Sin esas cosas básicas no se puede vivir o ser feliz. Y allí donde la gente no tiene esas cosas, solo existe infelicidad. 

La mayoría de la gente es gente normal, digamos promedio, aquellos dentro del área mayor de la Campana de Gauss (ver mi post: https://ocasaz.wordpress.com/2009/10/07/average-people-gente-promedio/). Esa gran mayoría es gente con inteligencia media, con necesidades medias, con talentos medios. Son aquellos que, en el mundo actual dominado por el capitalismo, aspiran probablemente a estudiar, o simplemente trabajar, tener una familia alguna vez, mandar sus hijos a la escuela, comprarse un auto o dos, vivir con cierta seguridad, tener vacaciones, ver su programa favorito o tener su celular. Son aquellos que no son lo suficientemente malos como para fracasar totalmente o suficientemente talentosos o voluntariosos como para llegar a ser un gran artista o cantante o deportista o empresario o delincuente astuto. Son, yo diría el 90% de la gente. 

Esa gente no necesita grandes explicaciones o razonamientos (en muchos casos solo los entenderían parcialmente) ni grandes lujos. De vez en cuando salen de su vida promedio a través de un toque de suerte. Son los que escriben miles y miles de blogs que nadie lee o suben videos a YouTube que nadie ve. Son aquellos que todos los días se preguntan: Sere alguna vez rico o famoso? y nunca lo son, o que tal vez no se lo preguntan porque no les interesa. Yo, por supuesto, estoy incluido ahí. No son necesariamente pobres, algunos tienen bastante dinero, están dentro de la Campana cerquita de los elegidos. Algunos son bastante pobres pero no llegan al costado pobre de la Campana. Son los que rentan videos de horror o llenaran los cines el próximo fin de semana con Toy Story 3. 

En ese contexto, el éxito de un país como Estados Unidos es haber creado condiciones para que gente de todo el mundo pueda acceder a esas mínimas necesidades de la gente promedio. En Estados Unidos, la gente promedio puede tener su trabajo, su casa, seguridad, educación para sus hijos y tantas otras cosas mínimas necesarias para la vida promedio. En Estados Unidos existen las condiciones para la satisfacción de esas necesidades mínimas que tan simplemente describió Maslow hace tanto tiempo. Por esas cosas mínimas, gente promedio de México muere en los desiertos, gente promedio de todas partes del mundo participa en loterías de ciudadanía o hace colas en las Embajadas para venir a Estados Unidos. Bienvenidos al país de los promedios! Felicitaciones a Estados Unidos, único lugar donde se intentan satisfacer las necesidades básicas de la gente promedio. Por eso, cuando veo que en Argentina u otros países pretenden que la gente sea feliz sin lo mínimo, me da una mezcla de risa y pena…