Días

Tristeza
Días en los que todo me recuerda a vos.

Hay días en los que el pasado no me atormenta. Hay días en los que puedo vivir el presente, el aquí y ahora sin preocuparme por lo que pasó. Hay días en los que el futuro y el presente se unen en armonía y siento que todo lo que tengo, incluso la posibilidad de escribir, son regalos que no puedo despreciar. Hay días en los que puedo recorrer los lugares que recorrimos juntos, sin que nada me ponga triste o nostálgico. Días en los que nada puede derribarme y puedo pensar en el futuro sin preocuparme. Hoy no es uno de esos días. Hoy el pasado me asalta en cada rincón, cada paso que doy, cada palabra que escribo. Hoy no puedo olvidarte ni pensar en nadie más. Pero al no tenerte, siento como que estoy muerto, sin futuro ni presente, sin vida ni alimento. Hoy todo es pasado y recuerdos. Cosas viejas que he dejado en su lugar como para tenerte cerca. Hoy siento que debo hacer algo para crear un futuro sin vos, sin tu presencia. Afortunadamente, días como estos son cada ves menos.

Advertisements

Espíritu de grupo

gang-culture
Espiritu de grupo por todas partes

Una de las cosas que más me molesta de EEUU (donde vivo y es más evidente), aunque lo mismo se ve en muchas partes del mundo, es lo que se llama espíritu de grupo: esa idea de que pertenezco a un grupo, una profesión, una empresa, un equipo o lo que sea y que somos los mejores y/o pretendemos serlo. He visto el uso y abuso del concepto por todas partes, especialmente en cualquier trabajo que he tenido. Fomentar la competencia entre grupos es algo que no soporto. Lo vemos cuando juegan equipos de algún deporte o cuando una empresa pretende sobrepasar en ventas a otra. Es bueno tener amigos, es bueno ayudarse unos a otros pero no es bueno negar ayuda o competir con otros para demostrar que somos los mejores. Ya se que soy un idealista y que las cosas nunca son como yo quisiera pero no sería mucho mejor fomentar la cooperación entre grupos, la ayuda mutua, el compartir lo que sabemos, el ayudar a los que más necesitan sin tener que demostrar quién ayuda más? Vivimos en un mundo donde la idea de competencia ha triunfado, donde la idea de lo social y el compartir han fracasado ya que el abuso del uso de lo social ha llevado a autoritarismos y dictaduras violentas y degradantes. Pero eso significa que tengamos que soportar de ahora en más sólo las ideas de individualismo y competencia? Estamos condenados? Seguirán durmiendo en las bibliotecas las utopías y sueños de tantos que quisieron un mundo más equitativo? Si eso es así, indudablemente el mundo tiene los años contados.

Mi mundo de fantasía

Para el blog
Te extraño

Mi vida transcurre entre dos mundos. Uno es el mundo real, donde vivo, duermo, tomo duchas, como, trabajo, pago deudas y escribo; el otro es el mundo de fantasía, donde vive alguien que quiero pero no está. En este último está mi mente, pero no mi cuerpo. El mundo real vive atravesado por ese mundo de fantasía, de afectos, de memorias y pensamientos, que aparecen de tanto en tanto y van formando parte de él, confundiéndose. Mi mundo real no existe ya que lo atravieso físicamente pero mi mente y corazón están en otra parte. Mi mundo de fantasía sí existe ya que lo pienso, lo vivo, me hace reir y llorar y no me deja dormir o me deja. Mientras duermo, mi mundo de fantasía me toma completamente y me hace soñar con él. Es ahí cuando ese mundo se hace más “real”. Mientras escribo, siento las teclas debajo de mis dedos pero mi mente tiene tu imagen, esa casa donde vivíamos, los olores y nuestras manos tomadas. Tu sonrisa y tu voz.

La hoja en la tormenta

img_1331
Tal vez la calma real nunca llegue.

En la vida voy rodando, siendo arrastrado por una corriente que me manda contra lo que sea. Soy una piedra, un palo o una hoja, tal vez un insecto muerto. Estoy completamente abandonado a la voluntad de Dios. Como alguna vez leí (en ese libro de Lin Yutang), soy sólo una hoja en la tormenta. Me llevó mucho tiempo reconocerlo y aprender a no resistirme. Es la parte más difícil, porque uno insiste en querer manejar algo incontrolable y se gastan infinitas energías inútilmente y porque, además, por ahí aparecen falsos espejismos que nos confunden.

¿Como llegó el aprendizaje? Con el sufrimiento. Por muchos años pensé que mi vida estaba totalmente manejada por mí. Y en cierta manera, era así. Hasta que comenzaron a ocurrir cosas malas, muy malas en mi vida. Antes, las cosas no eran tan malas y esas cosas “menores”, justamente, por ser de poca importancia, parecían no contradecir la regla general de que mi vida era manejada por mí. Cuando comenzaron a ocurrir las cosas malas, que realmente me dañaban, me provocaban dolores antes desconocidos, sufrimientos profundos, momentos de pánico y desesperanza, y que por más que intentaba, no podía evitarlas, descubrí que nada podía hacer, que lo que realmente podía manejar era nada, ya que todo ese poder que tenía no me servía para cambiar el destino de sufrimiento.

Entonces comencé a encontrar refugio, a aprender a vivir en la correntada; acostumbré mi cuerpo y mi mente al sufrimiento, encontré placer hasta en lo más ínfimo y que antes parecía no importante y la risa en algunos rincones insospechados. A la manera de esa hoja en la tormenta, aprendí a aferrarme a lo poco que podía, a disfrutar correntadas menores, aprendí a distinguir las malas aguas de las no tan malas. Cuando descubrí que ya no podría salir nunca de esa corriente tremenda, de esa tormenta que parecía no amainar y que sólo debía aprender a vivir en ella, mirando de reojo la orilla calma y absoluta…recién ahí comencé a entender mi vida.

De Fidel Castro a Trump

313195
La era del hielo.

Llore mientras veia un video de Fidel Castro hablando en la Sierra Maestra. El video era parte de un documental sobre su vida que tambien mostraba la Cuba de Batista, uno de los tantos recovecos del patio trasero de EEUU en esos tiempos. Llore porque hace tantos cientos de anos, cuando era joven y creia en otra opcion para un mundo dominado por el imperialismo americano, mi idealismo me llevo a creer (todavia creo) en un mundo no dominado por el dinero y por la compra venta de cosas. Creia (y todavia creo) en un mundo donde todos tengan un minimo, no por gracia de la caridad de un millonario, sino por derecho, salud, un lugar donde vivir y educacion. Recorde las palabras del Che en las Naciones Unidas. Tantas cosas pasaban por mi cabeza. Todo ese idealismo estaba equivocado? Se transformo Castro finalmente en un burocrata, lleno de millones y condeno a su pueblo al ostracismo y el atraso en nombre de un delirio financiado por aquella famosa USSR que termino siendo un genocidio institucionalizado? Creo que si, indudablemente. El paso del Che luchando y trabajando por un mundo igualitario al Che impreso en remeras muestra la triste realidad. Alguien diria porque triste? Y agregaria: ahora somos libres y ya no hay opciones comunistas o socialistas peligrosas.

Hoy todo parece un sueno del que uno despierta. La realidad es ahora la cara de Trump, los racistas blancos hablando publicamente, los millonarios dejando las trastienda para pasar al escenario, “blanqueando” su poder. El Capitalismo en su estado triunfal, maximo. Los millones de pobres asintiendo a sus deseos y poder, inmovilizados. Los dirigentes de izquierda y progresistas, desprestigiados, avergonzando a aquellos que creiamos en ellos. El Estado llevado a su expresion mas vergonzosa: pasando de ser el artifice de la justicia social a ser un monstruo que alimenta burocratas. El Estado de Weber, kafkiano, deformado, tal como lo quieren esos “libertarians”, un cancerEn EEUU, un presidente negro que no cambio nada y que solo hablo mucho. Un partido democrata tomado por burocratas que solo hablan de igualdad pero son una elite igual o peor que los republicanos que denostan, solo levantando banderas defendiendo el aborto o los derechos de los transexuales, olvidando que la prioridad para un progresista es el desarrollo economico y el bienestar y derechos de la mayoria pobre. Veo a Trump, ahora que me despierto, moviendo esa boca para lanzar palabras agresivas, que hablan de competir para aplastar, de venganza, de odio y de malos y buenos, de perdedores y ganadores.

Es realmente el fin de la historia? Hemos llegado a la culminacion y el Capitalismo ha triunfado? Seguramente que no. La historia muestra muchos ejemplos de imperios que suben y bajan. La historia es implacable y sigue su curso. Es inevitable. El espiritu humano es cambio. A los Romanos les aparecieron los Barbaros. A la Iglesia, el protestantismo. A la Edad Media le aparecio el Renacimiento con toda la fuerza. A la democracia europea y comunismo, le aparecio el nazismo y nacionalismo. A EEUU, le aparecio la USSR. Las ideas no paran. Los motores humanos no se consumen con el tiempo. Sera finalmente la caida de EEUU, con este hombre impredecible? Sera el tiempo finalmente de la dominacion total de las ideas de derecha sobre las sociedades? Obviamente que el desprestigio y torpeza de la izquierda, sumados al terrorismo internacional y el fanatismo extremo de los grupos arabes, mas la expansion rusa y china, nos dejan en manos de este grupo “protector”.

Tal vez no sea tan malo despues de todo que aquellos que pregonan que los pobres dejaran de ser pobres mientras mas ricos sean los poseedores de las empresas, tomen el poder. Despues de todo, aquellos que nos decian que defendian a los pobres, los hicieron mas pobres todavia  asi como los sindicalistas se hicieron ricos representandose a si mismos y transando con el poder del dinero.

Triste etapa de desesperanza, de endiosamiento de lo privado, de pobreza legalizada, de avisos por tv e internet, de la estetica del dorado y los reality shows de Kardashian, de Apple y aplicaciones, de sexo virtual y jovenes adormecidos por la droga, de seminarios que ensenan liderazgo y competitividad y de los burdo, barato y sin educacion. Para los que no queremos mas baratijas, triste etapa de silencio y recogimiento. Triste etapa donde la capa geologica de la izquierda ha quedado tapada con el cataclismo conservador/barato. Los dinosaurios de Castro y  tantos otros han muerto; el meteorito Trump ha golpeado el planeta. Llega el tiempo de la oscuridad, de meterse en los bunkers, de tratar de no contaminarse, de esperar que pase la terrible nube y tal vez veamos algo…quien sabe cuando…

La torre que soñé

screen-shot-2016-10-18-at-11-37-34-pm
Miniatura de mi torre soñada

Hoy vuelvo a escribir. El incesante golpeteo de la rutina diaria en mi cara, como llovizna molesta, no me deja avanzar, ir a donde quiero. Me desvía, me retrasa y lo peor, no me deja ver bien. La vorágine de mi vida de despertadores que suenan, duchas pospuestas, comidas apuradas, frases hechas, sonrisas forzadas, jefes insoportables y fríos, camisas y corbatas, papeles, reportes y viajes, noticias de un mundo apocalíptico, me ha hecho olvidar mi camino, mis proyectos, esos sueños que alguna vez tuve y se fueron diluyendo en esperas, justificaciones, necesidades de dinero, de casa y de comida. Esas putas necesidades fisiológicas me ganaron la batalla. Los infinitos “lo hago el fin de semana que viene” me trajeron hasta un punto donde ya no hay un puerto de embarque hacia el destino soñado. Hacia los destinos soñados, que fueron muchos. La vida soñada se transformó en una cuenta bancaria, una o dos casas, un hijo drogadicto y uno “normal”, y un trabajo que siempre intenté dejar pero que dió dinero.

Y allí voy, por esa autopista de seis carriles cada mañana, arrojado al mundo, corriendo para llegar entre miles de vidas encapsuladas en sus autos hacia sus destinos tampoco soñados. Escuchando por la radio las canciones que algún rockero millonario impuso, o las noticias sobre un poderoso millonario que quiere manejar el mundo con la misma codicia e inmoralidad que manejó su vida.

Y toda esa fuerza que alguna vez tuve para cambiar el mundo y mi vida retrocede, herida, golpeada, maltratada por la fuerza invencible de la rutina de la necesidad. Envidio un poco a ese pobre homeless que veo allí, mientras espero el semáforo en mi Honda CR-V, pidiendo con un tarrito en la esquina oscura:”Please, 25 cents. I don’t drink”. Es mi vida mejor? me pregunto.  Me da el verde y avanzo hacia mi destino, construido, ladrillo a ladrillo, día a día, minuto a minuto: una torre inmensa cuyo derrumbe me llevaria al suelo donde alguna vez comencé a construirla.

Hoy paro por un minuto de construirla. Me pongo a escribir. Pierdo el tiempo. Detengo esa obra monumental que no se parece casi en nada al proyecto que soñé. Hoy paro un minuto y escribo. En un rincón de la torre inmensa, sigo construyendo la miniatura de la torre que soñé.

Condenado

20160312113419_condenado-a-tres-aa-os-de-ca-rcel-p
Se puede estar condenado siendo libre? Sí.

Es posible tener otra vida? Dejar todo y comenzar de nuevo? Que pasa cuando uno se ve a si mismo y siente que nada de lo que tiene o le pasa lo hace feliz? Se puede o se esta condenado a esa vida? Recuerdo que en business se llama a esa imposibilidad el “costo de cambio”: una empresa esta condenada a morir porque le resulta mas “barato” no cerrar. Yo sere eso? una empresa condenada? Y que hace la mente cuando la vida te ha condenado? Intenta refugios, pasajeros, mentales, fantasiosos. Asi, me refugio al dormir. Siento en ese momento que salgo de mi vida y vivo otra, la de los suenos. Y cada manana, trato de recordar esos suenos donde soy verdaderamente libre. Y tambien encuentro refugio en caminatas, en partidos de ajedrez o incluso atontandome en el trabajo. No hay futuro, solo este presente funesto, solido, inmutable, imposible de eliminar porque es gigante como una montana. Y la mente busca, imagina salidas, algunas graduales, otras mas bruscas. Hasta la muerte ronda la cabeza pero eso negaria la esperanza y siempre hay alguna. Vender todo, dejar todo, abandonar y dejar que la vida llegue. Asi son mis dias y asi sigo…sin saber en donde terminare.

Volviendo

Ave-Fénix
No he muerto todavia, pero si muero, espero volver mas fuerte.

No tengo tiempo para escribir. Por eso lo hago en twitter en cuotas. Intentare volver pero cuesta cuando hay problemas personales que lo impiden. Ojala tenga las fuerzas para superarlos y volver a ser el mismo u otro distinto pero mejor. Como cuando el Ave Fenix. revivio…

Los inquilinos

large_6fR27QPINusWgxX113Xgrhobadr
Inquilinos que aterrorizaron todo un pais, finalmente desenmascarados

Muchos recordaran esa pelicula entretenida con Michael Keaton llamada “Pacific Heights” (creo que se tradujo en Argentina como “El inquilino”). Se trataba de un tipo que se dedicaba a alquilar cuartos y apoderarse de propiedades volviendo locos a los dueños y transformandose de victimario en victima, a traves de mentiras y artificios legales. Al final, en la pelicula, logran desenmascararlo y echarlo de un cuarto del que se habia apropiado y destrozado totalmente.

Leyendo los diarios de Argentina estos dias, y supongo que lo que seguire leyendo en el futuro, la Argentina me hace acordar a esa pelicula. Un grupo de inescrupulosos que se apodero del gobierno, que lo destrozo, que utilizo las instituciones para la corrupcion y la propaganda oficial para inventar una realidad “virtual”. Los nuevos funcionarios van descubriendo los destrozos poco a poco, los intentos postumos por seguir en el poder  y la propaganda oficial va siendo  desmantelados. Poco a poco, se va a ir descubriendo que paso con el INDEC, con la economia, con la energia, con Nisman, con las casas de Bonafini, con Boudou, con Baez y con tantas cosas. Ojala, por el bien del pais que estos “inquilinos” ya no vuelva nunca mas…