Asco…

Image
Dudo que esto provoque en Cristina Kirchner mas emoción que un par de zapatos de lujo... lamentablemente para el país queda demostrado que no tiene corazón y que todo es una mentira...

Ultimamente, leyendo los diarios o mirando programas de tv de Argentina, me invade una sensación rara, que trato de definir infructuosamente. Habiendo dejado el país ya hace mucho tiempo, no puedo evitar estar informado sobre lo que pasa en mi Patria, tan lejana y cercana a la vez. Ya he dado mis opiniones en este blog sobre la democracia mentirosa argentina y sus lideres políticos y no voy a abundar en eso. Simplemente quería describir mi sensación y tratar de encontrar una palabra que la defina.

Por una parte, paulatinamente siento que me resulta imposible ver o escuchar a la Presidente Kirchner. No soporto su rostro, sus dichos, su sorna, su sarcasmo, su estilo “canchero”, su ironía, ni su impostado estilo de defensora de “genero”. No soporto el rol que pretende tener de defensora de los pobres y humildes, en total contradicción con su estilo de vida ampuloso, lujoso y de millonario. No soporto su estilo de falsedad o doble discurso cuando pretende, por ejemplo, hacer creer que Argentina es un ejemplo de país que ha manejado la crisis mejor que ninguno otro y por otro lado decir, cuando quiere entregar los subtes, que esos subtes no son “los de New York”. No soporto que se rodee de “bufones” que todo el tiempo la aplauden cuando hace anuncios sin importancia, pero se esconde cuando tiene que enfrentar hechos como el accidente evitable de Once. Esta sensación de insoportabilidad se repite con otros funcionarios como Boudou o Anibal Fernandez, por ejemplo, cuando, siempre con ese estilo tan “canchero” intentan descalificar opositores o defender sus puntos de vista. Digamos que mas allá de que sus políticas puedan ser acertadas o no, no soporto el estilo  la forma de expresarse de estos personajes. Finalmente, se suman todos aquellos que inventan justificaciones intelectuales que pretenden demostrar que, en realidad, Cristina Kirchner encarna un proyecto popular y nacional único en la historia, cuando el crecimiento de las villas miseria, marginalidad, delincuencia, decadencia juvenil y falta de educación es manifiesta cada vez que voy a la Argentina. Es como si uno entrara a una casa sucia, sin electricidad, con mal olor, sin agua, sin cloacas, que se llueve y se esta por caer y alguien pretendiera vendernosla diciendo que en realidad, esa casa esta en excelentes condiciones y no somos capaces de verlo. Esto ultimo es interesante ya que, ante los hechos obvios, muchos defensores del “modelo” pretenden hacer creer que esa realidad no existe y que solo ellos son capaces de ver la “verdadera” realidad, ubicándose por sobre los demás mortales, en una posición de redentores, dueños de la verdad y “elegidos”.

En estos días también pude ver a otros personajes, como Manzano o Vila, el primero político de la época nefasta de Menem y el otro, quien sabe de donde salio pero cuyos negocios son millonarios, uno de los cuales tengo entendido fue apropiarse de terrenos fiscales para construir un barrio. El país esta lleno de estos políticos devenidos empresarios que aprovechan la política para hacer negocios, ya sea mientras tienen cargos o cuando se encuentren fuera del gobierno. Digamos que la inescrupulosidad de los políticos no es solo de este gobierno sino de los anteriores desde que comenzó la ultima etapa democrática en 1983. En todo ese tiempo a esta parte, el sistema político se ha transformado en una especie de empresa para enriquecimiento de una clase. El Congreso es simplemente un apéndice del poder administrador y los jueces, nombrados a dedo por conveniencia política en general, solo contribuyen con su acción o inacción a preservar y profundizar el entramado siniestro.

Durante este tiempo también ocurrió un accidente ferroviario donde murieron 51 personas, simplemente porque esos trenes están viejos y no se mantienen como se debiera, como un síntoma mas de la decadencia y la falta de inversión en infraestructura. Pienso en esos muertos y tanto otros a manos de delincuentes, otrora desocupados, jóvenes sin futuro y sin pasado, que no se pudieron alimentar bien durante la época de Menem, que, en algunos casos, han caído en la prostitución, la droga o la criminalidad y que ahora simplemente forman un ejercito de delincuentes o potenciales delincuentes en una nueva forma diabólica de decadencia social.

Para completar este panorama, me puse a ver el otro día unos documentales sobre las villas miseria de Argentina en tn.com.ar, las que existen por cientos, y realmente termine de comprobar que esa mujer que esta en el gobierno, rodeada de lujos, zapatos caros y perfumes franceses no puede tener un gramo de bondad con consideración por aquellos que dice defender. Ella y su marido fallecido han estado casi una década en el poder, han dispuesto de fortunas ingresadas por la soja y han tenido la posibilidad de cambiar esa realidad y han elegido no hacerlo, postrando a millones en la pobreza y la marginalidad lo que es equivalente a matarlos en vida.

La otra pata del sistema es un conjunto de empresarios y medios que permiten que el “modelo” se afiance en el tiempo y se “profundice” para beneficio exclusivo del poder y sus amigos.

Esa mezcla de un pueblo marginado, al que se le ha negado la educación, que vive inmerso en un sistema manejado por políticos redentores, inescrupulosos, que se dedican a hacer negocios en el poder a costa de un voto que usan y reciben cada tanto, apoyados por medios y empresarios afines, ha generado lo yo llamo “desaparecidos en democracia”.

NO es fácil explicar todo esto en pocas palabras. Es un conjunto de cosas yo diría ‘diabólicas” que siento que se han apoderado del país. Esa mezcla de pobreza obscena, funcionarios soberbios y millonarios, poderes corrompidos y muertos  ha ido generando esa  sensación que intentaba definir y que, a medida que escribo y pienso, veo que es de tristeza pero tambien de asco, asco y rechazo.

Habra alguna salida? Se acabara en algún momento esta pesadilla para mi país? Se acabara esta sensación de asco e incertidumbre? El tiempo dirá.

Advertisements

La redistribución del ingreso según Cristina: zapatos de $3000 dolares para mí, lavarropas y otras cositas para los demás…

El desprecio por los demás y la maldad se han apoderado de la Argentina...

Hace un tiempo apareció en algunos diarios de Argentina que la presidente Cristina había comprado zapatos en Nueva York por miles y miles de dólares. Más allá de la veracidad puntual de la noticia, lo que sí es cierto es que Cristina, así como muchos de sus amigos o “compañeros” en su gobierno tiene gustos caros. Suele alojarse en los mejores hoteles, comprar las mejores ropas y usar los mejores zapatos. Algo así como una estrella de Hollywood del mundo subdesarrollado. Si bien gastar dinero en lujos y cosas innecesarias siempre me ha parecido banal, en este caso lo que hace ella (estando al frente de un gobierno de un país donde reina la pobreza, la marginación, el retraso y la decadencia en muchos aspectos) es doblemente criticable por varios motivos principales. Uno, que muchos de esos gastos se pagan seguramente con dineros públicos que deberían estar mejor destinados. Dos, que, como presidente debería guardar ciertas apariencias al menos de frugalidad y de humildad, especialmente en un país donde miles de niños caminan descalzos, por ejemplo. Tres, que con esas conductas frívolas, no hace mas que demostrar que su condena el sistema capitalista y al llamado Primer Mundo no pasa de ser un discurso y palabras sin contenido.

Cristina habla siempre de que su gobierno es un gobierno donde se persigue el mejoramiento de la población a través de la llamada “redistribución” del ingreso. Evidentemente su concepto de redistribución esta clarísimo: zapatos, pieles, viajes, hoteles carísimos y lujos para mí; pero para aquellos que me votan, viven en las villas, fuman paco, sobreviven con sueldos de hambre, mueren todos los días a manos de la delincuencia organizada derivada de la pobreza, lavarropas baratos, televisores plasma y, eventualmente, algunas laptops para que puedan conectarse a internet y conocer al menos virtualmente las cosas y lugares a los que ella está tan acostumbrada…

Lo peor de todo es que, detrás de toda esa conducta, y más allá de la ironía de mi comentario, se esconde el gran desprecio que esta mujer siente por aquellos pobres a los que dice representar y que le dan su voto irracional. Detrás de esas conductas se esconde también la soberbia y la impunidad del que todo lo puede y al que nada puede afectarlo, ni siquiera la pobreza o la muerte de los niños de su país.

La violencia verbal de algunos funcionarios argentinos o el mal personificado.

Tiene muchos motivos para reirse: poder, impunidad y soberbia.

Cada vez que leo los diarios argentinos o veo algún programa de TV argentino sobre temas políticos me llama la atención especialmente entre la mediocridad general, un personaje digno de las peores novelas de Dostoievsky: Anibal Fernandez, creo que Jefe de Gabinete o Ministro del gobierno de Kirchner. Este personaje encarna lo peor del político en general y del político argentino en particular. Verlo hablar es sentir violencia dentro de uno ya que agrede con cada una de sus palabras. Cada cosa que expresa es como un cachetazo al que lo escucha y a la honestidad y al respeto. Normalmente, insulta o descalifica a quienes pretender criticar o cuestionar al gobierno de Kirchner o a los Kirchner o a alguna política gubernamental o a la situación del país. O sea que utiliza el bajo recurso de hablar mal de la persona que no opina como el o que osa criticar. Es como si yo tengo un perro que ladra todo el dia y mi vecino se queja y yo me dedico a insultarlo o a hablar mal de mi vecino en lugar de escuchar sobre el problema y/o tratar de solucionarlo. Ademas de insultar o agraviar a sus críticos en forma personal, este personaje siempre utiliza el recurso de comparar lo malo que hacen los Kirchner con otros que hace cosas malas o peores lo cual en su sofista verborragia parecería eliminar el mal de los susodichos. Ejemplo: ante la critica de un periodista al mágico enriquecimiento de la pareja presidencial (algo así como un 500% durante el tiempo que han estado en el Gobierno) este personaje dice que hay empresarios que hacen lo mismo o que hay gente que se enriquece tanto o mas que ellos y luego, en otro extremo verbal, dice que hay que ver que los Kirchner son buenos porque muestran todo lo que tienen sin ocultarlo, como si eso fuera una virtud que limpia lo malo. Algo así como si el delincuente que confiesa sus crímenes queda libre de haberlos cometido por confesarlos.

Ademas, es un personaje que tiene una gran soberbia en el mas cabal de los sentidos. Cada vez que habla de los temas mencionados o de la obra de gobierno o de la situación del país, no admite error ninguno, considera que cada cosa que hace el gobierno es perfecta, no admite ningún tipo de critica o incluso ayuda u opinión. Llega a tal extremo que cuando uno escucha sobre la situación del país, parecería que la gente viviera en alguna ciudad de Suiza o de Suecia o algo por el estilo.

A esa suma de pedantería, falta de respeto y soberbia, el personaje agrega un ultimo condimento que es el sarcasmo o la ironía o humor hiriente. Frases tales como refiriéndose a un opositor: “Es un pobre tipo con plata”. O, refiriéndose al Vicepresidente:” Ya lo va a agarrar la maquina de pisar traidores”. Tantas, tantas frases de este tipo han sido acuñadas durante este gobierno Kirchnerista por este hombre que ya se ha perdido la cuenta. El otro día escuche una ironía genial de este hombre. refiriéndose a cuando juro como Ministro, dijo que ese día no juro por los Santos Evangelios porque sabia que iba a tener que trabajar con “números que debería redondear”. Algo así como que sabia que no seria muy “honesto” cuando tuviera que trabajar con sumas de dinero. también, cuando alguno de estos medios de comunicación critica al gobierno, por supuesto que la frase recurrente es que esos medios son enemigos del gobierno y que solo hacen una campaña de difamación.

Cada vez que este hombre trata de tapar la realidad con sus exabruptos, o insulta a los opositores, o descalifica cualquier critica o justifica cada acto del matrimonio presidencial, en realidad yo siento algo así como una cachetada, siento que insulta la inteligencia y la honradez de quienes tratamos de ver la realidad, de hacer algo por un país mejor y mas democrático y que no tenemos el acceso a los medios ni el poder ni el dinero que este autoritario personaje tiene. Poder, contactos y dinero que le permitirán no solo no ser responsable de su actos de gobierno sino también vivir muy bien el resto de su vida con lo logrado o ganado o simplemente gracias a pertenecer a ese grupo de politicos (de signo radical o peronista) que se ha apoderado del país desde 1983. Aquellos que no pertenecemos a esa élite por supuesto ya no tenemos un país para nosotros, solo tenemos un país donde debemos pedir permiso o intentar pertenecer a esa élite u oligarquía gobernante para poder desarrollarnos. Esa soberbia en sus expresiones surge claramente de la impunidad para decir lo que quieren o insultar o mentir  que poseen ya que tienen todo el poder, designan a los jueces que podrían juzgarlos o arreglan con los legisladores las leyes que desean. De otra manera no se explicaría tal facilidad para decir lo que quieran.

Digamos que son la prueba de que el mal existe, personificado en este caso, en esas palabras que tratan de engañar, de minimizar, de ocultar, de denigrar, de descalificar, de justificar o de mentir. Y en ese poder e impunidad. Maquiavelo debe estar riéndose en su tumba…

Esa supuesta amiga Patricia. Gente negativa y gente positiva – That “friend” of mine Patricia. Negative and positive people

.
Otra version del yin yang..

Las personas, en la vida real (y en Second Life tambien) pueden dividirse en dos grupos: negativos y positivos. Aquellas personas positivas son: los respetuosos de nuestra libertad, nuestras ideas y personalidad, los que no nos usan para sus objetivos.,  los que nos ayudan sin pedir nada a cambio, los desestructurados y sin fanatismos, los que no hacen del dinero su ambicion, los que tienen buen gusto, los que no hablan tanto por hablar, los que no simulan ser lo que no son, los que no se hacen cirugias en la cara, los que tienen humor, los que no tienen ideologia de derecha o simpatizan con los militares. Los negativos son todo lo contrario. De los negativos me alejo, en incluso llego a decirles en la cara que se alejen. A veces nos toca este tipo de personas en situaciones como el trabajo o vecinos y hay que aguantarlos de la mejor manera posible, casi siempre simulando (despues de todo es lo que todo el tiempo hacemos —recuerdo a Jose Ingenieros en aquel librito que lei hace años. Por eso hoy tuve que frenar a Patricia, que antes de quedarse sola en la vida no me daba mucha bola porque consideraba que yo no tenia tanto dinero ni le convenia mi amistad y ahora que esta sola me llama para que la ayude con sus problemas personales y economicos. Por respeto le aguante sus tontos discursos contra el Che o contra Chavez o aquella tonta pregunta: No parezco universitaria? o su desprecio por los negros. No quiero gente negativa cerca..

People in real life (and in Second Life, too) can be divided into two groups: negative and positive. The positive: the respectful of our freedom, our ideas and personality, those who do not use us to reach their objectives, those who help us without asking anything in return, the unstructured and without fanatisms, the ones who do not include money as one of their goals, those who have good taste, those who do not talk too much just for talking, those who pretend to be something they are not, those who do not have cosmetic surgeries in their faces, those with good humour, the ones who are not rightists or think military are cool . The negatives are the opposite. I always try to get away from the negatives, and sometimes I tell them in their faces to stay away from me. Sometimes we have to deal with these people in situations such as work or we have them as neighbors and we have to bear them the best possible way, often simulating (after all is what we do all the time— I remember that Jose Ingenieros in that book that I read so many years ago. So, today I had to stop to Patricia, who, before her husband left her, did not think I had enough money and barely talked to me, and now he thinks I can help her with her personal and economic problems. Out of respect, I tried to be calm when she held those stupid speeches against Chavez or “Che” or made that silly question: Am I look like college-educated? or her contempt for blacks. I do not want negative people around …