Nuestro yo verdadero y oculto

The_real_me_by_Achraf_Baznani
Nos sacamos la máscara por muy poco tiempo…

Muchos libros que leí me enseñaron cosas, a pesar de que la experiencia es el mejor maestro. Recuerdo uno de Jose Ingenieros sobre la simulación en la lucha por la vida que leí hace tanto tiempo.  En tiempos de conexiones inalámbricas, wi-fi, instagram, You-tube, facebook y tantas otras formas de comunicarse, los espacios de sinceridad y verdad han disminuido increíblemente y viene a mi mente aquel librito sencillo pero tan acertado.

Ya sabemos que lo que vemos de lo demás es mentira, así como es mentira lo que mostramos de nosotros. Los verdaderos yos están totalmente ocultos y es difícil conocer realmente a las personas. Saludamos, sonreímos, contamos las historias o partes de las historias que queremos, mentimos a nuestros jefes y subordinados, familia y amigos. La mentira y simulación, a la manera de los camaleones y otros animales que se esconden o se confunden con lo que los rodea, son la clave de la supervivencia.

Lo único que nos queda son esos espacios de verdad, aquellos que contamos a nuestros sicólogos (en parte), o cuando las emociones fuertes nos toman. Las grandes alegrías o euforias o los grandes dolores, las reacciones violentas o emocionales. Los atisbos de realidad que mostramos o muestran las personas en esos momentos límite. Algunos ni eso muestran. Digamos que hay algo así como un 10% que puede llegarse a descubrir de los otros o, puesto de otra manera, en nuestra relación con los otros, hay un 10% del tiempo en que somos nosotros mismos y los demás son quien en realidad son.

En esos momentos mágicos, donde nos revelamos como somos y nos revelan los demás como son, podemos morir, emocionarnos, sentir el amor o el verdadero dolor, alcanzar la plenitud y la inmortalidad. Son los momentos de total integración y emoción, donde somos realmente humanos, nos damos el lujo de llorar o reir a pleno, ser débiles o fuertes, violentos o lujuriosos u honestos. Luego, durante el 90% restante volvemos a la normalidad, a trabajar, a seguir simulando para poder sobrevivir, ahora, con mayor prolijidad, con mayor profundidad, con la ayuda inmejorable de facebook, instagram, you-tube y otras yerbas, que ayudan a ocultar, tapar, disimular aún más ese yo casi inalcanzable. Ya podemos incluso crear yos alternativos y virtuales que viven en esos ciberespacios solo poblados por fotos, imágenes, movimientos y paisajes tan irreales como sus dueños.

Ausencia

capture
La silla donde nos sentábamos está toda descolorida…esperando.

Mi mente se resiste a pensar en otra cosa. Las ausencias, increíblemente, están presentes. Como fantasmas, me acechan en cada rincón. Aparecen al abrir un cajón, abrir una puerta o mirar un lugar. Nada hay más presente que una ausencia. Y mi mente se regodea en ellas. Las trae y no las deja estar donde deben: ausentes, en la nada.

La soledad es sólo una apariencia, una quimera, un sueño. La realidad son esas ausencias que están más presentes que nunca porque la mente, obsesionadamente, no las deja ir. Era todo más fácil cuando los ausentes estaban presentes. Mi mente y cuerpo podían concentrarse en la vida normal. Estaban libres e incluso podían darse el lujo de olvidar.

Ahora olvidar es imposible y esto es lo peor: la ausencia es todo el pasado junto. No sabe de tiempos. Trae a cada ausente en toda su existencia, lo presenta en todas sus apariencias, acciones, momentos y edades… único, atemporal y omnipresente. Flotando alrededor y viviendo en cada cosa o lugar que lo evoca y lo trae. A veces, uno estira una mano y parece tocar al ausente o se da vuelta en la cama y siente la presencia o mira un sillón o algo del ausente y, al tocarlo, siente al ausente presente. Es mental y es totalmente físico o palpable.

Busco maneras de olvidar, de no recordar, de eliminar al ausente, de ahogarme en cosas o verbos pero vuelven y vuelven a atormentarme. Se confunden con los sueños y, al hacerlo, el dormir y el estar despierto se transforman en una sola realidad o vivencia.

Hay algo peor que la ausencia? La muerte? Quién sabe? La muerte nos da la resignación de que el muerto ya no existe y no volverá, pero la ausencia nos dice que ese alguien está en alguna parte, viviendo, que puede volver o que podemos, o no,  ir a verlo.  Está doblemente presente en la ausencia y nos trae un sufrimiento especial, indescriptible e inentendible, al menos para mí.

Las sensaciones de dolor e inexplicabilidad que me provocan las ausencias son profundas e incisivas e imposibles de describir. Se parecen un poco a la tristeza, la melancolía,la rabia o el dolor de la muerte pero no son ninguna de ellas. Lo peor es que dura todo el tiempo. Es como que a uno le falta un brazo o una pierna o los dos o, peor aún, la mitad del cuerpo.

Con el tiempo, la ausencia se vuelve parte de uno y uno se acostumbra  a ir por la vida así, sin piernas o brazos u ojos. Uno busca, tontamente, otras presencias que tomen el lugar…

Maldita seas, ausencia…

Felicidad

felicidad-ciencia1-kJ1H-U501334019071JgB-624x385@RC
La felicidad es sólo estar…sin dolor …REAL.

Hoy manejaba a mi trabajo, como siempre, en la madrugada oscura, entre los cientos de autos y luces de la autopista, con una lluvia fina y acelerando donde podia ya que me gusta la velocidad. El viaje me lleva unos 20 minutos y, mientras escuchaba Lazarus de Bowie, salgo de la autopista tratando de pasar un camión y una camioneta de esas grua se me va a cruzar. En ese milésimo de segundo que uno toma decisiones (que pueden costar caro), acelero más y logro meterme delante sin un roce.

Aliviado, sigo saliendo y llego en 5 minutos, pensando qué otra historia hubiera sido si mi cálculo fallaba y donde estaría ahora en lugar de escribir estas tontas líneas. La sensación de alivio, casi de felicidad me invadió. Venía como cansado, apesadumbrado por mi trabajo que ya no me gusta y de repente, esa maniobra me devolvió la felicidad y las ganas de vivir. Sentí mi cuerpo, que estaba vivo, que nada me dolía y que pronto iba a estar con mis alumnos otra vez, sano y salvo.

Qué tonta es la vida…llena de momentos de felicidad e infelicidad dados o quitados por tontas cosas que nos pasan o que hacemos. Me preguntaba porqué había sentido esa felicidad y no la sentía antes y me dí cuenta que la felicidad y el alivio surgen a partir de los riesgos reales, las situaciones de real dolor y peligro que vivimos y que, cuando pasan, nos alivian el alma.

Sería algo así como un concepto negativo de la felicidad. La ausencia de peligro o dolor REAL. Recordé esa frase que dijo un médico (tal vez por ser médico), Gregorio Marañón:

“La felicidad es un sentimiento negativo: la ausencia de dolor”

Por supuesto que hay felicidades “positivas”. Pero de eso supongo escribiré después. Ojalá me dure ésta…

Cansado

cansado_blue-570x350
Cansado pero recuperando fuerzas para seguir creyendo en el cambio.

Estoy cansado de estar entrampado en mi trabajo, de Trump y sus justificaciones, defensores y atropellos, de la competencia, de los buenos y los malos y de los perdedores y ganadores. Estoy cansado de los lindos y los feos. Estoy cansado del egoísmo y del “ése no es mi problema”. Estoy cansado del dinero y de la violencia. Estoy cansado del amor por interés y de la mentira. Estoy cansado de buscar gente buena, que escuche y me cuente sus cosas sin miedo.

Estoy cansado de ver en los diarios gente morir por miles de motivos y de pensar que debo vivir todo lo que pueda porque me puede tocar a mí en cualquier momento. Estoy cansado de tener que planificar todo para que el futuro no me atrape desprevenido.

Estoy cansado de sonreír a mis jefes y a mis subordinados simplemente porque es lo que corresponde. Estoy cansado de no poder vivir otra vida donde la prioridad sea la generosidad, el respeto y la paz.

Estoy cansado de los políticos y de los “businessmen” que existen gracias a que hay suficientes pobres que los sostienen.

Estoy cansado de buscar el amor y sólo encontrar momentos.

Aún así, sigo viviendo, porque no me he cansado todavía de tener esperanza…

El tiempo no existe

entropia
El tiempo no vale nada sin vivencias y es infinito si se llena de ellas.

Despues de dudarlo mucho vuelvo a escribir. Tal vez debería escribir algo todos los dias, aunque sea cortito. Este tiempo para mi ha sido de cambios. Es increíble como las cosas pueden permanecer estáticas durante mucho tiempo, anos y como algo importante, revolucionario, drástico, determinante, puede ocurrir en poco tiempo, minutos y cambiar todo para siempre. Eso me ha pasado a mi; algo importante, determinante, nuevo, me ha ocurrido y ya no soy el mismo de antes. Soy otro. El tiempo dejo de pasar. Me ocurrió algo, que podría sintetizarse en algunos eventos encadenados que trajeron cambio a mi vida y a mi ser.

El cambio mas importante es el cambio interior. He cambiado. Soy un hombre nuevo, hecho de mi historia pero nutrido ahora de lo que me ha pasado. El tiempo perdió sentido. Descubrí que la vida no es tiempo o, mejor, que en la vida el tiempo no es importante. La vida son vivencias, decisiones, experiencias que nos llenan o nos destruyen, pero que, al fin de cuentas, el tiempo no existe cuando vivimos realmente. El tiempo solo cuenta cuando nuestra vida esta vacia, quieta, empantanada, llena de miedos, dudas y frustraciones. Cuando no es así, somos eternos…

Tiempos II

crop
Todavía hay esperanza.

Tiempos de desconcierto, miedo y exceso. De escuchar rock con auriculares, de ver películas violentas y videos en Youtube. De hacerse famoso por un minuto, or un año. De amor fácil y dinero difícil. Tiempos de relatividad. De no saber distinguir lo bueno y lo malo. De cuestionamiento y cambio. La izquierda se transformó en un pasquín siniestro poblado por farsantes. La derecha siembra violencia y desigualdad, racismo y odio. La gente se refugia en sus celulares, cines, drogas y alcohol. El anarquismo parece lo más simple. Una nueva guerra fría asoma. O se está de un lado o del otro. Aparece una nueva versión del mundo con buenos y malos.  Ignorantes y sabios.

Mientras tanto…tiempos de buscar a gritos a alguien que no quiera solo dinero o sexo. Tiempos de buscar y encontrar un simple diálogo, una comunicación con algún ser humano. Tiempo de refugios, de utopías en mentes aisladas. Tiempos de buscar fórmulas mágicas y gurúes.

Y ahí voy, como tantos otros, buscando a gritos a mi Mesías, mi gurú. O algún amor o beso que me devuelva mi sentido de ser humano. Buscando ese abrazo del niño que todavía ignora ese mundo que está y tal vez no exista cuando crezca. Ese niño todavía riendo por esa broma tonta de su padre. Me refugio en esos niños que me devuelven la esperanza. Esos niños todavía ríen…de verdad. Y me regalan su sonrisa. Gracias.

Tiempos

la-importancia-de-los-bosques-en-la-tierra
Tiempos de encontrar nuevos caminos.

Otro año que se va y otro que comienza. Tiempo de balances, de reflexiones, de dietas y cambios, de resoluciones? Así dicen, pero para todo el mundo parece ser más de lo mismo. Otro año de fiestas donde la gente tapa los agujeros emocionales con compras, con alcohol o con fuegos artificiales. Tiempos de tabletas, de e-mail y de mensajes de texto. Tiempos de GPS, de HD, ISIS y CIA. Tiempos de Trump, de idealismos muertos y promesas incumplidas. Tiempos de individualismo, mentalidad empresaria, competitividad y “teamwork”. De nacionalismos, populismos, seguridad y policías en las calles.

Para mí, entonces, son tiempos para la soledad y el recogimiento. De búsqueda. De darme cuenta que viví muchas décadas y no aprendí nada, o lo que aprendí no sirvió para cambiar el mundo. Tiempos de comenzar de nuevo, en otro camino, con otras personas y en otros lugares. Tiempos de alejarme, de ignorar y de tolerar para poder vivir. Tiempos para ser otra persona, para salir de mí mismo y descubrir.

Tiempos para correr, transpirar y sentir mis músculos vivos. Para saborear un vino y caminar por el bosque. Tiempos para detenerme a mirar bien las flores, los pájaros y los árboles. Tiempos para compartir una charla y un abrazo. Tiempos para reecontrarme con los demás seres que sufren y viven todavía creyendo que un mundo mejor es posible. Quedarán todavía? Voy a salir a buscarlos, antes que sea tarde…

Trump… o el verdadero EEUU… o como los progresistas deben dejar de hablar y hablar…

nbc-fires-donald-trump-after-he-calls-mexicans-rapists-and-drug-runners
El emergente que muestra el verdadero EEUU

Hace unos dias, en EEUU, fue elegido Trump como futuro Presidente. Tanto se dice, se ha dicho y se dira que lo que yo diga tal vez no agregue nada. Si bien mi me gradue en Ciencias Politicas e hice un Master en Asuntos Publicos, no es mi intencion hacer comentarios politicos que abundan en internet. Lo interesante es lo que inspira personalmente Trump. A mi me inspira dos cosas mayormente: rechazo y curiosidad. Tambien la eleccion de Trump permite ver con mas claridad la realidad que tantas veces escapa, borrada o tergiversada por la prensa o las ideas de quienes manejan los medios y la propaganda.

Luego de vivir mucho tiempo en EEUU he podido comprobar dos cosas: una, que el americano medio “blanco” (ya que en EEUU gustan de clasificar gente) es bastante racista. La historia de segregacion de los 50s es evidentemente todavia reciente y creo que no ha sido superada. La otra cosa que se puede comprobar es que los medios son “politicamente correctos” y hablan todo el tiempo del respeto a las minorias, a los derechos humanos, a la libertad de opinion, la igualdad de oportunidades y los derechos de los LGBT, por ejemplo. Pero eso es solo habladurias. La realidad es lo que hace y piensa la gente. Y eso quedo demostrado con la eleccion de Trump. Los medios, politicamente correctos, ocultaron la realidad: como un misogino, ignorante, racista, autoritario, abusador de mujeres, violador iba a ganar las elecciones? Eso dejaria al descubierto el verdadero pensar americano. Y eso ocurrio: a una inmensa minoria (no a todos afortundamente) de EEUU  le importa un carajo la democracia en el sentido que la democracia implica. Asi, Trump, refleja el verdadero pensamiento racista, misogino y sectario de gran parte de los americanos. Gracias Trump, por dejarlo claro por si habia alguna duda.

Con respecto al rechazo, me lo provoca su autoritarismo; los posibles miembros de su futuro gabinete (gente con gusto por la tortura, la violencia y las armas) entre otras cosas me revuelven el estomago y me hacen creer mas que nunca que la humanidad irremisiblemente tiende a decaer y volver a lo peor, para tal vez resurgir mas tarde, en ciclos inevitables, quien sabe cuando.

Finalmente, es indudablemente la curiosidad lo que mas me atrae de Trump y su gobierno. Lo sentia antes de la eleccion. La logica indicaba que ganaba Hillary pero, en el fondo, sentia que queria que ganara Trump; era como el deseo morboso de quien mira una pelicula violenta o de terror, o de quien mira un video violento en Youtube. Ese deseo morboso que nos lleva a mirar violencia o sangre en videos que nos hielan la sangre. Mientras seguia las elecciones el 8 de noviembre me decia a mi mismo: que pasaria si gana este personaje? como sera ese cuento de terror? sera un cuento de terror o este tipo realmente va a cambiar algo para bien? Curiosidad indudablemente por lo que vendra, curiosidad morbosa si quieren.

Ah…tambien me olvidaba, cuando los democratas o cualquier partido que dice representar a los pobres o a los olvidados solo lo hace hablando y hablando, sin hacer nada concreto por mejorar esas vidas mas alla del “verso” y tal como paso en Argentina con los K, suele suceder que un “outsider” le gane facilmente. Tal como hizo Macri en Argentina, que sin partido, saco del poder a esa aberracion peronista que fue el Kirchnerismo.

Tiempo de que los progresistas agarren la pala y el pico, o la hoz y el martillo…o habra muchos mas Trumps…

La torre que soñé

screen-shot-2016-10-18-at-11-37-34-pm
Miniatura de mi torre soñada

Hoy vuelvo a escribir. El incesante golpeteo de la rutina diaria en mi cara, como llovizna molesta, no me deja avanzar, ir a donde quiero. Me desvía, me retrasa y lo peor, no me deja ver bien. La vorágine de mi vida de despertadores que suenan, duchas pospuestas, comidas apuradas, frases hechas, sonrisas forzadas, jefes insoportables y fríos, camisas y corbatas, papeles, reportes y viajes, noticias de un mundo apocalíptico, me ha hecho olvidar mi camino, mis proyectos, esos sueños que alguna vez tuve y se fueron diluyendo en esperas, justificaciones, necesidades de dinero, de casa y de comida. Esas putas necesidades fisiológicas me ganaron la batalla. Los infinitos “lo hago el fin de semana que viene” me trajeron hasta un punto donde ya no hay un puerto de embarque hacia el destino soñado. Hacia los destinos soñados, que fueron muchos. La vida soñada se transformó en una cuenta bancaria, una o dos casas, un hijo drogadicto y uno “normal”, y un trabajo que siempre intenté dejar pero que dió dinero.

Y allí voy, por esa autopista de seis carriles cada mañana, arrojado al mundo, corriendo para llegar entre miles de vidas encapsuladas en sus autos hacia sus destinos tampoco soñados. Escuchando por la radio las canciones que algún rockero millonario impuso, o las noticias sobre un poderoso millonario que quiere manejar el mundo con la misma codicia e inmoralidad que manejó su vida.

Y toda esa fuerza que alguna vez tuve para cambiar el mundo y mi vida retrocede, herida, golpeada, maltratada por la fuerza invencible de la rutina de la necesidad. Envidio un poco a ese pobre homeless que veo allí, mientras espero el semáforo en mi Honda CR-V, pidiendo con un tarrito en la esquina oscura:”Please, 25 cents. I don’t drink”. Es mi vida mejor? me pregunto.  Me da el verde y avanzo hacia mi destino, construido, ladrillo a ladrillo, día a día, minuto a minuto: una torre inmensa cuyo derrumbe me llevaria al suelo donde alguna vez comencé a construirla.

Hoy paro por un minuto de construirla. Me pongo a escribir. Pierdo el tiempo. Detengo esa obra monumental que no se parece casi en nada al proyecto que soñé. Hoy paro un minuto y escribo. En un rincón de la torre inmensa, sigo construyendo la miniatura de la torre que soñé.

El peso del pasado

El pasado nos persigue. Como personas y como paises. Nuestra memoria esta llena de historias, vivencias, hechos y filosofias;pecados y grandeza. Mas o menos, llevamos la vida como podemos, luchando entre los desesos egoistas y los actos altruistas. Nos sentimos mas o menos satisfechos. Nos miramos al espejo y vemos al verdadero yo. Mas viejo, mas sabio, mas sufrido, mas “vivido”. El pasado, aunque pasado y abandonado, sigue alli, poblando nuestra mente de fantasmas y recuerdos y pesadillas.

Por mas que decimos siempre: hoy es un nuevo dia, “lo pasado pisado”, “empezar de nuevo”, y tantas otras pavadas por el estilo, lo concreto es que el pasado nos habita, nos controla, vive en nosotros, como las arrugas de los a;os y los achaques del cuerpo no nos abandonan por mas que nos hagamos cirugias o no quieramos verlos. Si esas arrugas no se van, como se podrian ir los recuerdos y vivencias?

Asi, ese pasado, a veces se transforma en algo tan pesado que hasta nos arrastra hacia el, como una pesa lleva un cuerpo al fondo del mar, como en esas ejecuciones de pelicula desde barcos piratas. Esa bola de cemento maldita nos empuja al fondo del abismo y por mas que hagamos fuerza, nos lleva, imparable.

Que otra cosa es el amor, sino pasado? Que otra cosa el dolor, sino pasado? Que otra cosa el temor, sino pasado? Que otra cosa, en fin, la vida, sino pasado? Como amar sin historia? como sufrir, sin hechos que ocurrieron? como vivir con miedo, sin pesadillas ocurridas?

Negar el pasado es como estar muerto, como no ser ya que nuestro pasado es todo. Hoy decido recibir mi pasado, llenarme de el, hundirme sin resistencia con ese peso maldito y dejarme arrastrar.

Y asi como yo, nuestro pais, la Argentina, esclava de su pasado, no puede arrancar, a menos que acepte ese pasado pecaminoso, horrible, violento, y grandioso.

Ahora si. Ahora, sin futuro, ni presente, soy yo. El que fui, el que he sido. Ysiempre sere.

Derecha e izquierda…o hacerse ricos de cualquier manera

Yo soy millonaria de izquierda...
Yo soy millonaria de izquierda…
Yo soy millonario de derecha...
Yo soy millonario de derecha…

En estos dias de elecciones en la Argentina y observando los candidatos de uno y otro partido, y a a luz de la decadente historia argentina de los ultimos 30 años de democracia mentirosa (como la llamo en varios de mis posts) se me vino a la cabeza esta idea, a partir de cierta desazon profunda que siento por la politica despues de años que pase dedicado a intentar participar y cambiar (ilusamente) el mundo. La idea no es muy profunda tal vez, tampoco parece ser muy complicada de entender y tal vez no sea muy atinada. En realidad, creo que es mas un estado de animo que otra cosa. En sintesis, es asi: la derecha, los liberales economicos o conservadores creen y sostienen que uno debe hacerse rico construyendo, dirigiendo y dejando florecer empresas por doquier, la izquierda, los progresistas o incluso “revolucionarios” creen que uno debe hacerse rico manejando el Estado o con un Estado poderoso. El discurso, las herramientas, las teorias a aplicar, los “versos” son distintos, pero los objetivos no lo son. Seria algo asi como la sintesis perfecta de la teoria politica. Existira alguna otra alternativa o siempre el objetivo es hacerse rico? En EEUU, por ejemplo, los ricos generalmente son los dueños de las empresas. En la China, o en Cuba, o incluso en la Argentina, donde se usa el discurso de izquierda todo el tiempo, los funcionarios son todos millonarios o ricos. Tal vez Fukuyama tenia razon…