Nebraska o la vida sin sentido o la opresion de la “libertad”…

Hace unos dias vi una pelicula interesante: Nebraska. Una buena pelicula para mi es aquella que nos inspira y/o tiene buenas imagenes y/o nos hace pensar y/o arroja luz sobre algunas cuestiones. Esta logra todo eso, tal vez sin sospecharlo imagino ya que quien no conoce la idiosincracia argentina y/o estadounidense, dificilmente pueda hacer la conexion.

Image
Vidas sin sentido, en un sistema sin sentido, retratadas magistralmente…

Por un lado, el film muestra en forma impactante, la soledad, el egoismo y la  la existencia vacia de mucha gente. Desfilan personas que aparentemente viven por vivir, cumpliendo con las funciones naturales minimas que exige la vida: comer, dormir y trabajar. Los personajes, privados de la cultura que da el estudio, los libros o los viajes, viven en un mundo minimo, triste, hueco, vacio, frio. Dotados de lo minimo para cumplir con las funciones vitales, en un pais (su mundo en este caso) donde nada hay para cambiar ni cuestionar, hacen sentir al expectador algo asi como una opresion solo comparable a la que se siente mirando una pelicula ambientada en la Europa del Este previos a los 90s.

El color gris pinta aun mas la pesadez de esas tristes vidas sin futuro, presente ni pasado. El plot va inundandonos de pesadez y aquel dialogo casi final cae sobre nosotros como un mazaso final cuando el hijo le pregunta al padre: “Quisiste tener una granja alguna vez?” y el padre le responde, secamente:” No recuerdo” “No importa…” (I don’t remember, it doesn’t matter…). Ya nada importa… Los pueblos perdidos en el cemento, las vidas olvidadas en las calles y casas, la sinrazon de la vida. En ese escenario se despliega un argumento increible, ridiculo, absurdo, tal como esas vidas deben ser. La sinrazon adquiere sentido en su propia contradiccion.

Y ahi comienzan las conexiones: la interminable lucha en la Argentina por buscar un pais distinto, mas moderno, mas justo, mas equitativo surge como un balsamo, comparado a la quietud, dureza, rigidez y estabilidad de un sistema americano que no da lugar al cambio. El caos argentino viene a la mente como lo humano, lo natural, lo sano.

Esas imagenes corren por mi cabeza mientras mis ojos y mi mente ven la pelicula. Esos personajes, que reflejan en realidad millones de vidas igualmente tristes y absurdas, ni se imaginan lo que se pierden, lo que vivirian en circunstancias mas “humanas”, en la Argentina, lejana y ya casi inalcanzable para mi.

Finalmente, hermosamente retratado, el amor, el aguante, el respeto y el sentimiento de ese hijo por ese padre que no hizo nada bien pero que merece ese amor y ese respeto tan solo por ser padre. Rodeado del egoismo de tantos y en esa aridez, frialdad y sin sentido, aflora tal vez lo unico que tiene sentido en la vida: el dar, el dar y darse a los demas, sin condiciones, sin esperar nada a cambio. Ese hijo que lleva a su padre a cumplir tal vez lo unico bueno de su pobre vida, ese padre que no lo merece, por haber sido borracho o egoista, recibe de su hijo tal vez el unico regalo de su triste vida.

Hermosa pelicula, rica, abundante, demostrando que el blanco y negro puede ser mas colorido que el color.

Advertisements

Philip…o la vida llena pero vacia…

Dificil volver a escribir después de tanto tiempo. Tal vez escribo mucho cada vez y debería escribir menos. Tal vez estoy muy ocupado, tal vez esta catarsis no sirve de mucho ya que mis problemas no se solucionan. Tal vez estoy cansado. No lo se. Pero desde hace casi dos meses no escribo nada aquí. Pienso miles de temas y cosas pero ninguna me motiva lo suficiente. Tal vez simplemente no se porque escribo ni que objetivo persigo escribiendo aquí. Alguna vez estudie mucho sobre la administración y no por nada algunos le dieron tanta importancia a los objetivos. Y ya que toda mi vida he girado sobre los procesos mas que sobre los objetivos, esta vez, la falta de objetivos ha transformado el proceso en algo circular, sin sentido y vacío.

Image
El éxito y la fama versión EEUU…

Mientras pienso estos días acerca de las razones y los objetivos, simplemente dedicare unas lineas a la muerte de ese gran actor Philip Seymour Hoffman que en estos días murió aparentemente de sobredosis. Justamente el dia anterior veía una de tantas películas norteamericanas que abundan en ATT Uverse en casa en las que, una vez limada la cascara (de la película), uno puede ver los mensajes subliminales así los valores  enraizados en la sociedad. No recuerdo bien que película era (en cierto punto, casi todas son lo mismo) pero si recuerdo la escena donde una pareja festejaba la obtención de un trabajo de uno de ellos. Una escena posterior mostraba un hombre maduro dándole consejos a otro mas joven sobre lo importante que es en la vida tener trabajo y ahorrar dinero para el futuro, especialmente de los hijos cuando vayan a la Universidad. Y eso, junto al recuerdo de otras películas, y al vacío en que aparentemente circulaba la vida de este desafortunado actor me hizo pensar en esa increíble linea recta que es la vida para el estadounidense, con mas o menos variaciones: ir a la escuela, seguridad, ahorro, planificación, buena conducta, buenas relaciones de vecindad, ganar dinero, trabajar para una empresa (nunca para el Estado), formar una pareja, etc. pero fundamentalmente, tener un trabajo, tener un trabajo. Este tipo era el símbolo del éxito, joven y buen actor, famoso, pero se inyectaba heroína todos los días. Puede la vida ser tan lineal? pueden ser los objetivos tan obvios, tan claros y tan definidos, aquí y para siempre? Esta linea incluso se ve cuando esas mismas películas están ambientadas en el futuro o en el pasado. Son atemporales, de una vez y para siempre. Puede alguien vivir en la ignorancia de lo que pasa en el mundo y concentrarse solamente en su vida, su ahorro y su trabajo diario? Puede alguien vivir así? La respuesta es obviamente no y si no, pregúntenle a Philip…

Elysium…

Image
Un mundo lejano, de ficcion, pero cercano y real…

Anoche vi una película Elysium de aquel director sudafricano que hizo District 9. District 9 es extraordinaria. Esta no llega a ser como aquella pero es bastante buena. Buena  como tantas otras del genero de la Ciencia Ficcion que me ha encantado desde chico. Cuando no había tv o acceso al cine, en mi niñez, disfrutaba de esos libros de Bradbury o Asimov (hay un post de Stapledon en este sitio) o historietas como El Eternauta o Gilgamesh El Inmortal en esas revistas D’Artagnan o El Tony que tanto me encantaban. Incluso llegue a escribir historias de Ciencia Ficcion en una vieja Olivetti portátil que me había regalado una tía mia que me enseño a leer y escribir a los 3 años. Me encantan las peliculas de Ciencia Ficcion mas que nada por la idea de transcender una realidad que a veces resulta difícil de digerir. Tal vez por eso me gustaba tanto la Ciencia Ficcion ya que siempre sentí que no “calzaba” en este mundo manejado por el dinero, la mentira y la violencia y donde algunos pocos intentan pregonar la verdad, la paz y el compartir. Recuerdo algo que escribió Borges que decía que ser escritor permite viajar, crear mundos donde poder vivir para protegernos de esa realidad. Por supuesto que esto nos lleva a fortalecernos ya que no hay otra manera de sobrevivir.

Volviendo a Elysium, si bien algo estereotipada, la película muestra una ficción que se acerca mucho, pero mucho a la realidad. Una realidad de ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Un mundo manejado por sistemas de información y robots, con poderosos autoritarios y malévolos (puede ser de otra manera?). Si les gusta la ciencia ficción es recomendable, si les gusta Jodie Foster, como a mi, también. Mas allá de cierta violencia tal vez innecesaria y algunos clichés “mexicanos”, recomendable e interesante…

Piratas del Caribe y de muchas otras cosas mas…

Condenados a ver esa cara de imbécil y todo lo demás…en este mundo condenado a empresas poderosísimas que hacen su voluntad…

El show de la estupidez y del hacer dinero fácil nunca termina. Es justamente una de las ventajas del capitalismo: para aquellos que tienen dinero y fama es casi imposible no seguir haciendo dinero. Aquel que tiene dinero puede tener crédito y puede justamente enriquecerse cada vez mas. Aquellos que no lo tienen, no reciben crédito y casi siempre solo les queda ir empobreciéndose mas. Esos que tienen dinero y el poder que ello les da, me hacen acordar a esos piratas que recorrían los mares hace cientos de años para aprovecharse de su poderío y robar embarcaciones menos poderosas. Y no tanto porque no me simpaticen un poco esos piratas de antaño, sino porque veo en estos días otra “perlita” de esa zaga insoportable de “Piratas del Caribe” o como se llame en español, protagonizada por Johnny Depp y otros insoportables mas.

Estas empresas como Disney y tantas otras mueven inmensas cantidades de dinero y poseen casi el monopolio de las películas y entretenimiento. Prácticamente no hay escapatoria a su dictadura de entretenimiento. Hay que soportar Festivales, premios y “awards” de diversa categoría, “trailers”, tapas de revistas, programas de noticias y entretenimiento, reportajes, etc, etc, etc, hasta el cansancio con las caras de ese imbécil pirata, las alternativas de ese imbécil film, las imbéciles criticas sobre la película, las imbéciles definiciones y explicaciones acerca de como se hizo el film, las fotos y alternativas de la premiere, etc, etc, etc.

Los mortales comunes tenemos la dudosa suerte de ver cada tanto algunas películas alternativas de algunos directores ignotos o que trabajan en los margenes intentando hacer algo en serio.

Agregado a todo ese bombardeo de imbecilidad, pero detrás, subliminalmente, escondido, aparece el mensaje, la ideología, todo la carga de ideas sobre la competencia, el bien y el mal, el individuo y sus logros, etc., etc, que van creando ese mundo uniforme en ideas y necesidades que tanto les gusta a esos magnates que manejan esas grandes empresas y que lucran y lucran a su costa.

Nunca mejor un nombre para describirlos que Piratas, tal como el nombre de esa tonta película, Piratas, Piratas del entretenimiento, Piratas de las ideas, Piratas de la niñez y de la educación, Piratas del dinero de gente incrédula e impotente que, aunque se resista, no puede escapar a ver la estúpida película con la estúpida cara de Johnny Depp y la estúpida carga de ideas que se bombardean casi constantemente y que, gracias a la globalización, se exhiben en cines de todo el mundo, sin fronteras, con el pasaporte infalible que es el dinero…