De Fidel Castro a Trump

313195

La era del hielo.

Llore mientras veia un video de Fidel Castro hablando en la Sierra Maestra. El video era parte de un documental sobre su vida que tambien mostraba la Cuba de Batista, uno de los tantos recovecos del patio trasero de EEUU en esos tiempos. Llore porque hace tantos cientos de anos, cuando era joven y creia en otra opcion para un mundo dominado por el imperialismo americano, mi idealismo me llevo a creer (todavia creo) en un mundo no dominado por el dinero y por la compra venta de cosas. Creia (y todavia creo) en un mundo donde todos tengan un minimo, no por gracia de la caridad de un millonario, sino por derecho, salud, un lugar donde vivir y educacion. Recorde las palabras del Che en las Naciones Unidas. Tantas cosas pasaban por mi cabeza. Todo ese idealismo estaba equivocado? Se transformo Castro finalmente en un burocrata, lleno de millones y condeno a su pueblo al ostracismo y el atraso en nombre de un delirio financiado por aquella famosa USSR que termino siendo un genocidio institucionalizado? Creo que si, indudablemente. El paso del Che luchando y trabajando por un mundo igualitario al Che impreso en remeras muestra la triste realidad. Alguien diria porque triste? Y agregaria: ahora somos libres y ya no hay opciones comunistas o socialistas peligrosas.

Hoy todo parece un sueno del que uno despierta. La realidad es ahora la cara de Trump, los racistas blancos hablando publicamente, los millonarios dejando las trastienda para pasar al escenario, “blanqueando” su poder. El Capitalismo en su estado triunfal, maximo. Los millones de pobres asintiendo a sus deseos y poder, inmovilizados. Los dirigentes de izquierda y progresistas, desprestigiados, avergonzando a aquellos que creiamos en ellos. El Estado llevado a su expresion mas vergonzosa: pasando de ser el artifice de la justicia social a ser un monstruo que alimenta burocratas. El Estado de Weber, kafkiano, deformado, tal como lo quieren esos “libertarians”, un cancerEn EEUU, un presidente negro que no cambio nada y que solo hablo mucho. Un partido democrata tomado por burocratas que solo hablan de igualdad pero son una elite igual o peor que los republicanos que denostan, solo levantando banderas defendiendo el aborto o los derechos de los transexuales, olvidando que la prioridad para un progresista es el desarrollo economico y el bienestar y derechos de la mayoria pobre. Veo a Trump, ahora que me despierto, moviendo esa boca para lanzar palabras agresivas, que hablan de competir para aplastar, de venganza, de odio y de malos y buenos, de perdedores y ganadores.

Es realmente el fin de la historia? Hemos llegado a la culminacion y el Capitalismo ha triunfado? Seguramente que no. La historia muestra muchos ejemplos de imperios que suben y bajan. La historia es implacable y sigue su curso. Es inevitable. El espiritu humano es cambio. A los Romanos les aparecieron los Barbaros. A la Iglesia, el protestantismo. A la Edad Media le aparecio el Renacimiento con toda la fuerza. A la democracia europea y comunismo, le aparecio el nazismo y nacionalismo. A EEUU, le aparecio la USSR. Las ideas no paran. Los motores humanos no se consumen con el tiempo. Sera finalmente la caida de EEUU, con este hombre impredecible? Sera el tiempo finalmente de la dominacion total de las ideas de derecha sobre las sociedades? Obviamente que el desprestigio y torpeza de la izquierda, sumados al terrorismo internacional y el fanatismo extremo de los grupos arabes, mas la expansion rusa y china, nos dejan en manos de este grupo “protector”.

Tal vez no sea tan malo despues de todo que aquellos que pregonan que los pobres dejaran de ser pobres mientras mas ricos sean los poseedores de las empresas, tomen el poder. Despues de todo, aquellos que nos decian que defendian a los pobres, los hicieron mas pobres todavia  asi como los sindicalistas se hicieron ricos representandose a si mismos y transando con el poder del dinero.

Triste etapa de desesperanza, de endiosamiento de lo privado, de pobreza legalizada, de avisos por tv e internet, de la estetica del dorado y los reality shows de Kardashian, de Apple y aplicaciones, de sexo virtual y jovenes adormecidos por la droga, de seminarios que ensenan liderazgo y competitividad y de los burdo, barato y sin educacion. Para los que no queremos mas baratijas, triste etapa de silencio y recogimiento. Triste etapa donde la capa geologica de la izquierda ha quedado tapada con el cataclismo conservador/barato. Los dinosaurios de Castro y  tantos otros han muerto; el meteorito Trump ha golpeado el planeta. Llega el tiempo de la oscuridad, de meterse en los bunkers, de tratar de no contaminarse, de esperar que pase la terrible nube y tal vez veamos algo…quien sabe cuando…

Los inquilinos

large_6fR27QPINusWgxX113Xgrhobadr

Inquilinos que aterrorizaron todo un pais, finalmente desenmascarados

Muchos recordaran esa pelicula entretenida con Michael Keaton llamada “Pacific Heights” (creo que se tradujo en Argentina como “El inquilino”). Se trataba de un tipo que se dedicaba a alquilar cuartos y apoderarse de propiedades volviendo locos a los dueños y transformandose de victimario en victima, a traves de mentiras y artificios legales. Al final, en la pelicula, logran desenmascararlo y echarlo de un cuarto del que se habia apropiado y destrozado totalmente.

Leyendo los diarios de Argentina estos dias, y supongo que lo que seguire leyendo en el futuro, la Argentina me hace acordar a esa pelicula. Un grupo de inescrupulosos que se apodero del gobierno, que lo destrozo, que utilizo las instituciones para la corrupcion y la propaganda oficial para inventar una realidad “virtual”. Los nuevos funcionarios van descubriendo los destrozos poco a poco, los intentos postumos por seguir en el poder  y la propaganda oficial va siendo  desmantelados. Poco a poco, se va a ir descubriendo que paso con el INDEC, con la economia, con la energia, con Nisman, con las casas de Bonafini, con Boudou, con Baez y con tantas cosas. Ojala, por el bien del pais que estos “inquilinos” ya no vuelva nunca mas…

Fin de la vida…

clouds-holding-hands

Una tarde como tantas…

Vemos muerte todos los días, en los diarios, en la TV, en las películas. Muertes reales, muertes irreales. Números de muerte, estadísticas, fotos de cadáveres, de asesinos y de asesinados. Distintos tipos de muerte, naturales, accidentales, ataques terroristas o en una autopista. Pero cada tanto nos toca de cerca. Así, un día, como el de ayer, ayer, un día más de tantos, algo caluroso, “parcialmente nublado”, mi amiga murió; fue muriendo de a poco, lentamente, cada día un poco más fue alejándose de esta vida, de este mundo. Ese cuerpo fue diciéndole adiós a su alma y nos fue diciendo adiós a todos. Esa belleza corporal fue desapareciendo. Esa carne fue desapareciendo. Esas fuerzas fueron muriendo. Su voz se fue apagando y un día sus ojos se cerraron. La última vez que la ví ya casi no respiraba, inconsciente, tal vez escuchando mis palabras o sintiendo mi mano tibia en la de ella, en su lecho de muerte. Quién sabe dónde estaría en ese momento y dónde esté ahora. Ya inició ese viaje misterioso a quién sabe dónde y a donde llegaremos todos, algún día…Adiós amiga…yo sigo aquí, luchando, buscando la felicidad, viviendo…espérame…ya llegaré, cuando mi cuerpo también se canse. Un día, como el de ayer, murió mi amiga. Esa tarde, la de ayer, el sol brillaba enfrente mío, las nubes, gigantes, dejaban ver sus rayos. La belleza era increíble. Era la última tarde de mi amiga Elena sobre la Tierra…

Cosas que me han robado…o que me van a robar

Image

Mas o menos así se veía, alguien la ha visto? volverá a mi el día del Gran Inventario?

El otro día buscaba una lapicera Parker de esas que tanto me gustaban cuando no había mucho para elegir. Por supuesto, no la encuentro. La buscaba nada mas que por el placer de encontrarla y no por que realmente la necesite para escribir. Mientras la buscaba comencé a recordar , no se porque, cosas que me habían robado en mi vida, o que había perdido. Me preguntaba donde estarian, o quien las habría robado o encontrado. Hice una lista mental: una bicicleta Ibanez que me encantaba, un reloj Citizen muy lindo, un pantalón Levi’s negro, una billetera con algo de plata y documentos, un par de Nikes, milanesas de mi heladera, plata de mis bolsillos, plata de mi banco en la época del Corralito, unas llaves de mi casa y de mi auto, un carrito de bebe de cuando mi hija era chiquita, una remera de un locker en un gimnasio, una cortadora de césped y supongo que algunas otras cosas mas. De esa lista imaginaria recordé y lo que mas me dolía recordar era la bicicleta y el reloj Citizen. La bici la había comprado juntando plata meses y meses y la disfrute poco. La deje atada una vez cerca de la Casa de Gobierno y cuando volví habían cortado la cadena y se la habían llevado, en las narices de unos policías que hacían guardia. Donde estará la bici? la usara todavía alguien? que historias habra presenciado? quien se la habra llevado? Del reloj pensé lo mismo. Era uno de esos de forma rectangular bien antiguo y con números romanos, un regalo de una chica que quería. Las mismas preguntas sin respuesta. A donde irán las cosas robadas? tendrán una categoría distinta en el Cosmos? algo así como los traidores y los honestos cuando mueren? el Gran Clasificador donde las pondrá? las recibiremos alguna vez de vuelta cuando se haga el Gran Inventario Final? Seguía pensando en eso cuando mi hija de 8 anos se acerco a mi y me pregunto: Papi, vos no te vas a morir pronto, no? Yo le dije: No, voy a vivir como 40 anos mas. Me miro con ojos que se empezaban a llenar de esas lagrimas que siempre nos salen cuando no queremos. Yo la abrace fuerte y le dije: “No te hagas problema que siempre vamos a estar juntos, simplemente porque nos amamos y cuando hay amor no hay separacion”. El abrazo duro muchísimo y me invadió una sensación mezcla de felicidad, por abrazarla, y de cierta tristeza, porque pensé que algún día me moriría y no la vería mas. Algo así como los robos en los que pensaba…

A veces me pasa…

Me sorprendió una tarde de febrero.

A veces me pasa. La otra vez se me dio por mirar en Youtube un concierto de Charly García con Lizarazu, en Velez Sarsfield, de no se que fecha, y me pasó. Antes, me ocurrió escuchando a Piazzola una noche mirando las estrellas por un gran ventanal que tengo en mi casa. Hoy me pasó mirando por tv que había muerto Spinetta. Ocurre de repente, se siente como un nudo en la garganta, si estas con alguien, cuesta hablar bien. Los ojos se ponen llorosos. Parece que va a quedar en eso y se va a pasar. Cuando querés acordar, viene el llanto, potente, imparable, rítmico. Se siente que sale de adentro. Se siente dolor, angustia y alivio, todo a la vez. Es como vomitar, pero sin el dolor estomacal. Las lágrimas ruedan. La cara se arruga muchísimo. Es como que cuesta respirar, o respirás como podés, entrecortadamente. Puede durar un minuto o bastante mas.  Y puede haber réplicas como con los temblores o terremotos. De a poco, volvés a la realidad, te despertás, con algo de dolor de cabeza que te recuerda el momento. No sé si es mejor que te pase solo o con alguien. A veces me pasa… y hoy me pasó. Se murió Spinetta y me sorprendió el llanto una vez más. Gracias, flaco.

La tormenta o lo malo de la vida…

Era la peor tormenta que había visto...pararía alguna vez?

Siempre le había gustado la comparación entre la vida y la naturaleza, especialmente aquella entre la vida y los días de sol y las tormentas, entre las estaciones y la vida. Hacia tiempo que vivía en una tormenta, que trataba de refugiarse debajo de donde podía, donde se sentía temeroso por el viento, el agua enloquecida que caia, los rayos que se sentían a lo lejos y algunas veces tan cerca que lo estremecian. Recordaba los días de sol, de flores, de arboles verdes llenos de frutos, de agua fresca corriendo en arroyos, de tardes apacibles con nubes de miles de colores imposibles de dibujar, como a veces trataba de hacer; de noches llenas de estrellas o con luna llena o medialuna, con grillos y cigarras que lo acompañaban. Recordaba también otras tormentas, pero no tan largas como esta…no se terminaba nunca, nunca paraba de llover; no era una pesadilla tampoco y no había forma de despertar ya que era real, tan real como su miedo, su incertidumbre y su cansancio. Habia superado tantas otras, pero ninguna tan larga como esta, tenia mil formas de refugiarse, hasta había llegado a gozar muchas veces esas tormentas (era mas fuerte o mas joven), había probado todos los métodos, pero con esta nada servia y nada la hacia terminar… Habia llegado el momento de dejarse llevar? de dejarse estar, ahí, sin buscar mas refugio, de abandonar el miedo y solo entregarse y resignarse a que la tormenta no se acabaría jamas. Ya no vería mas el sol, o las flores, la paz de un campo verde y seco o solo húmedo? Porque no se acababa? Que tenia que hacer? Podia hacer algo? Las preguntas lo atormentaban mientras la lluvia no paraba de caer, los rayos no dejaban de sonar y los refugios no eran suficientes…

La busqueda de la felicidad o darse cuenta…

 

La búsqueda de las alturas para comenzar a cambiar...

Durante muchos años penso que el mundo estaba manejado por estructuras, especialmente económicas, que determinaban en gran parte el destino de las personas. Estas estructuras, mas o menos como Marx lo explicaba, o como Wallerstein lo hacia mas tarde, creaban condiciones mas o menos favorables para determinados pueblos. Asi, según donde a uno le tocaba nacer, las posibilidades de ser rico o pobre, estudiar o no, formar un hogar o no, llegar a viejo o no, etc., dependía justamente de las fuerzas económicas, políticas o sociales que se habían conjugado en ese lugar. Ante la estructura es poco lo que se podía hacer mas que intentar cambiarla o aceptarla y resignarse, esto ultimo algunas veces sin saberlo. Esto lo llevo a la militancia política, a la lucha, a la búsqueda del cambio estructural. Fue poco lo que logro y se encontró con muchos farsantes. Luego, con el tiempo, tal vez porque la estructura se lo permitió, comenzó a pensar que todo eso era falso, o, al menos, poco importante. En realidad, lo que manejaba el mundo era la mente del individuo; el mundo, en definitiva, era lo que cada individuo siente, cree o piensa que es. Asi, no importa lo que económica o políticamente nos tocara vivir, en definitiva, la felicidad no tenia nada que ver con lo material sino con la fuerza o capacidad de nuestra mente para ser feliz, para construir con lo poco o mucho que teníamos, etc. La prueba estaba en que aun en aquellos lugares favorecidos, la gente se suicidaba o no era feliz y muchos en lugares “no afortunados” eran felices. Esta idea domino su vida muchos años hasta que ahi entro en crisis otra vez, tal vez porque ese relativismo le había hecho perder de vista las terribles injusticias materiales del mundo. Penso entonces que, en realidad, las dos cosas eran verdad: hay estructuras económicas, políticas y sociales independientes de los hombres que las crean, que determinan el destino de millones pero también, hay mentes mas poderosas, capaces de ser felices o de cambiar esas realidades, o estructuras. Son las mentes que hacen que, en un momento determinado las estructuras o sistemas cambien o, en caso que no cambien, hacen que la felicidad sea algo posible en lugares “no favorecidos”. Penso, sin embargo, que él no era una gran mente, que no tenia ni había tenido la capacidad de cambiar ninguna estructura y que tampoco su mente le había permitido ser feliz a pesar de haber vivido en un país “no favorecido” por esas fuerzas estructurales. Su mente solo le había permitido emigrar a regiones del planeta que habían sido “favorecidas” por esas fuerzas estructurales pero seguía siendo infeliz. De repente se dio cuenta, que la única salida era trabajar su mente, lograr que su mente finalmente lo liberara de esas fuerzas estructurales, terribles, fuertes, pero terrenales al fin; descubrió que debía trabajar urgentemente su fuerza mental para lograr esa felicidad y bienestar que había buscado toda su vida y que, seguramente, lo llevaría a cambiar o influir en esas estructuras…lamento no haberse dado cuenta antes pero inicio la búsqueda…

 

Una mala copia de Alfonsin o un nuevo pacto de amigos se avecina

Una mala copia del original, con ganas de pactar para lograr el poder. Vergonzoso...

Hace muchos años, ya casi treinta, durante una época de la que mejor no acordarse, un tal Alfonsin firmo con un tal Menem, un famoso Pacto de Olivos que, entre otras cosas, permitió que Menem pudiera ser reelegido y consolidar un modelo económico que comenzó a hundir el país en la mediocridad en que ahora se encuentra. Alfonsin murió hace muy poco y, como por arte de magia, apareció su hijo, a imagen y semejanza. Este nuevo personaje de la política argentina ha copiado los gestos, las palabras y las expresiones de su padre fallecido y lógicamente quiere aprovechar esas atribuciones heredadas para seguir los pasos de su padre.

En un contexto donde el kirchnerismo duda que pueda ganar una tercera elección a pesar de su poder y su dinero acumulado, surgen indudablemente los famosos “pactos” (generalmente cocinados entre estos eternos amigos de la política, radicales y peronistas) entre los que se van y los que llegan con posibilidades. Asi, para ir dando forma a otra elección donde triunfaran seguramente los mismos de siempre, o sea aquellos que han llevado al país a la decadencia en democracia, este muchacho Alfonsin parece irse perfilando el próximo pacto con los Kirchner. Ese pacto tal vez no sea un pacto publico pero  ya va tomando forma como pacto en las sombras.

Alfonsin ya ha comenzado a ir tomando un discurso de paz, de comprensión, de “mirar al futuro”, de no criticar al actual gobierno, con dos motivos en mente: uno, ir retándole poder a los críticos del kirchnerismo (entre los que aparece su radical opositor Cobos) y dos, lograr apoyo del kirchnerismo después de las elecciones del 2011. Por el lado de Alfonsin, aparecen criticas a los que agreden al kirchnerismo, apariciones publicas con la Presidente y discursos de convivencia política. Van apareciendo algunos personajes también (como un tal Loperfido —evadido de la época de De la Rua) que con discursos similares sobre que “el país esta bien” y que “hace falta respeto y convivencia”.

Todo esto simplemente va mostrando un nuevo arreglo político entre los dueños de la democracia argentina desde el ’83, aquellos que han creado los “desaparecidos” en democracia, o sea, los sin trabajo, los que se fueron del país y los muertos por la situación de pobreza y decadencia. Estos siguen en carrera, con los mismos objetivos y la misma impunidad. Ahora el pacto sera entre el kirchnerismo autoritario y una mala y falsa copia de Alfonsin…

Ajedrez y Anna Frank, obsesiones de juventud- Chess and Anna Frank, obsessions…

El tiempo de la libertad se ha acabado... Time of freedom is over...

Hace unos días estaba limpiando mi ático lleno de cosas viejas y me tropecé con un viejo manual escrito por Tartakower, de Editorial Sopena. “La moderna partida de ajedrez- juegos abiertos” rezaba la tapa toda ajada, llena de polvo. Como suele ocurrir en estos casos, me senté en medio del desorden y me puse  a recorrer esas hojas todavía casi intactas y con algunas marcas que yo hice hace ya décadas, recordé mi juventud y como en esos tiempos, sucumbi, ademas de a las ideas de izquierda, al ajedrez. Me había comprado los tres tomos de Tartakower que había encontrado en una libreria de la calle San Juan de la ciudad de Mendoza. Me había comprado varios tableros y piezas y estudiaba horas y horas con dos o tres tableros. Habia llegado a la conclusión que el Gambito de la Dama era la mejor apertura y estrategia y siempre la trataba de usar, estudiar y desentrañar. Visitaba asiduamente el Club de Ajedrez en la calle Salta así como disfrutaba partidas en el Club Gimnasia y Esgrima. Represente a mi Facultad en torneos y participe en algunos. Me encantaban las partidas “ping-pong” con amigos y sobre todo leer y aprender. Recorde miles de situación y anécdotas: quedarme en casa estudiando ajedrez en lugar de salir, o jugar una partida importante con un calor terrible, o una visita que hizo Bobby Fischer a Mendoza y jugo simultaneas en la famosa Galería Tonsa.

Me preguntaba mientras miraba esas hojas viejas: que me había impactado tanto del ajedrez? porque me apasionaba leer sobre la vida de ajedrecistas famosos como Capablanca o Fischer? Porque era tan difícil desentrañar los misterios de ese juego? como es posible que algunos cerebros sean capaces de calcular y elaborar jugadas tan maravillosas como las que uno encuentra en esas partidas memorables del cubano o el yanqui. Todavía me lo pregunto y no encuentro la respuesta. Algo parecido me había pasado con la historia terrible de Anna Frank en aquellos días. Me había obsesionado el tema, la tragedia imposible de evitar, el destino marcado de esa chica y su familia (excepto su padre Otto), su diario, sus palabras, sus fotos, la denuncia de alguien que los mando a la muerte en esos infiernos nazis. Durante mucho tiempo me preguntaba como haber podido evitar esa suerte negra. Imaginaba salidas, escapes, aliados que llegaban a tiempo. Imaginaba que Anna y su familia se iban a otro país en lugar de a Holanda. Y eso me llevo a leer y estudiar el Holocausto, a visita museos, etc. Y así con el ajedrez, imaginaba jugadas, aperturas, posiciones, soluciones a problemas y nunca podía encontrar todas las respuestas. Asi como era imposible lograr encontrar una solución para que Anna se salvase de esa suerte y de esa muerte a manos del tifus, hambre y piojos.

Digamos que el ajedrez y Anna Frank fueron algunas de mis obsesiones de juventud. Representaban lo imposible, lo insalvable, lo trágico, el misterio imposible de develar, el problema insoluble, la perfección nunca alcanzable.  Afortunadamente, llego un momento en que logre liberarme esas obsesiones. Deje el ajedrez y trate de no pensar mas en el Holocausto. Era libre, podía convivir con la imperfección, había entendido la vida como el reino de lo posible y no lo perfecto. Mi mente no podía aguantar mas el terrible peso de la lógica de ese juego enloquecedor así como la historia tal vez mas terrible jamas contada de Anna…   Los años, el trabajo, los viajes, etc., me fueron alejando y salvando aun mas y me permitían navegar en el mar de las imperfecciones, tan hermoso… Ese juego mágico e increíble, así como la tragedia Nazi me habían dejado ir, seguramente para bien. Hasta la semana pasada en que los fantasmas volvieron, volví a desempolvar mis viejos tableros, busque mas libros, encontré aquella joya de Grau y algunos otros… Volveré también al Holocausto? Se habrá acabado mi libertad? Habre comenzado otra vez la búsqueda de la perfección?