Asco II

Pobreza-Argentina

Parece que las ganas de escribir estan volviendo. Distintas cosas me estan pasando que me han afectado negativamente. La vida es asi…Algo asi como falta de motivacion, preguntarse para que escribir o a quien le importa, o que puede cambiar de la realidad si yo escribo o no. Mientras intento encontrar esa motivacion perdida, simplemente decidi escribir sobre sentimientos, sensaciones, que afloran cada vez que veo la Argentina, ya sea visitandola o por los medios. Y no puedo volver a sentir mas que cierto asco, rechazo, disgusto, cada vez que veo en que se ha convertido el pais, la decadencia economica, social, moral y cultural a la que la han llevado un grupo de politicos inescrupulosos durante 3 decadas determinantes y tristes. Un video sobre dos adolescentes peleando en la calle mientras todos miran, una Presidente que con soberbia y arrogancia miente, un periodista que defiende al gobierno con argumentos indefendibles, un pobre anciano desdentado que habla con un periodista desde una pocilga o rancho al que le llama “casa”, un grupo de personas que no sabe ni hablar protestando por la inseguridad en calles desoladas, con paredes rotas y perros vagabundos por doquier al que le llaman “barrio”, un conductor de tv que lleva una vida lujosa y que se hace millonario mostrando “culos” por tv, un grupo de encapuchados que asalta un restaurant como si fuera a comprar un helado, grupos de personas haciendo cola para cobrar sueldos empobrecidos, gente entrando en cuevas a comprar dolares paralelos ante un gobierno que niega esa realidad. Imagenes que se repiten una y otra vez y que hacen sentir las ganas de vomitar cada vez que uno recuerda el pais…

Nebraska o la vida sin sentido o la opresion de la “libertad”…

Hace unos dias vi una pelicula interesante: Nebraska. Una buena pelicula para mi es aquella que nos inspira y/o tiene buenas imagenes y/o nos hace pensar y/o arroja luz sobre algunas cuestiones. Esta logra todo eso, tal vez sin sospecharlo imagino ya que quien no conoce la idiosincracia argentina y/o estadounidense, dificilmente pueda hacer la conexion.

Image

Vidas sin sentido, en un sistema sin sentido, retratadas magistralmente…

Por un lado, el film muestra en forma impactante, la soledad, el egoismo y la  la existencia vacia de mucha gente. Desfilan personas que aparentemente viven por vivir, cumpliendo con las funciones naturales minimas que exige la vida: comer, dormir y trabajar. Los personajes, privados de la cultura que da el estudio, los libros o los viajes, viven en un mundo minimo, triste, hueco, vacio, frio. Dotados de lo minimo para cumplir con las funciones vitales, en un pais (su mundo en este caso) donde nada hay para cambiar ni cuestionar, hacen sentir al expectador algo asi como una opresion solo comparable a la que se siente mirando una pelicula ambientada en la Europa del Este previos a los 90s.

El color gris pinta aun mas la pesadez de esas tristes vidas sin futuro, presente ni pasado. El plot va inundandonos de pesadez y aquel dialogo casi final cae sobre nosotros como un mazaso final cuando el hijo le pregunta al padre: “Quisiste tener una granja alguna vez?” y el padre le responde, secamente:” No recuerdo” “No importa…” (I don’t remember, it doesn’t matter…). Ya nada importa… Los pueblos perdidos en el cemento, las vidas olvidadas en las calles y casas, la sinrazon de la vida. En ese escenario se despliega un argumento increible, ridiculo, absurdo, tal como esas vidas deben ser. La sinrazon adquiere sentido en su propia contradiccion.

Y ahi comienzan las conexiones: la interminable lucha en la Argentina por buscar un pais distinto, mas moderno, mas justo, mas equitativo surge como un balsamo, comparado a la quietud, dureza, rigidez y estabilidad de un sistema americano que no da lugar al cambio. El caos argentino viene a la mente como lo humano, lo natural, lo sano.

Esas imagenes corren por mi cabeza mientras mis ojos y mi mente ven la pelicula. Esos personajes, que reflejan en realidad millones de vidas igualmente tristes y absurdas, ni se imaginan lo que se pierden, lo que vivirian en circunstancias mas “humanas”, en la Argentina, lejana y ya casi inalcanzable para mi.

Finalmente, hermosamente retratado, el amor, el aguante, el respeto y el sentimiento de ese hijo por ese padre que no hizo nada bien pero que merece ese amor y ese respeto tan solo por ser padre. Rodeado del egoismo de tantos y en esa aridez, frialdad y sin sentido, aflora tal vez lo unico que tiene sentido en la vida: el dar, el dar y darse a los demas, sin condiciones, sin esperar nada a cambio. Ese hijo que lleva a su padre a cumplir tal vez lo unico bueno de su pobre vida, ese padre que no lo merece, por haber sido borracho o egoista, recibe de su hijo tal vez el unico regalo de su triste vida.

Hermosa pelicula, rica, abundante, demostrando que el blanco y negro puede ser mas colorido que el color.

Qué es la vida sin pasión o como recuperar las Malvinas con el corazón…

Image

Nuestras por derecho y por pasión…

Me gusto el spot por las Islas Malvinas. Bien hecho y emotivo. Algunos críticos podrán decir lo que quieran pero muestra la verdad y tal vez la única manera pacífica de recuperar esas islas arrebatadas por los piratas ingleses. El argumento de ellos es el respeto a los isleños pero yo me pregunto: y el respeto a la Argentina por haber usurpado su territorio? Si alguien se roba un territorio, planta árboles, construye casas, vende o alquila esas casas y después viene el dueño a reclamar ese territorio robado, yo puede decirle: Ud. no esta respetando el derecho de los habitantes de este territorio robado?

La vida es una eterna lucha entre los sentimientos, las pasiones, y la razón. En este tema siempre me aflora la pasiòn, el sentimiento por encima de la razón. Y siento que esos usurpadores deberían irse de ese territorio y dejar de lado la arrogancia de sentirse con derecho a vivir en territorio argentino. Más allá de ello, sé que también la razón y el derecho asisten a la Argentina. Soy un crítico del gobierno kirchnerista pero, así como estoy de acuerdo con la estatización de los recursos nacionales (YPF en este caso), también estoy de acuerdo con la recuperación de las Malvinas. Razón o sentimiento, pasión o derecho, las Malvinas son Argentinas, compatriotas murieron allí y lo menos que se merecen es recordarlos y homenajearlos nunca bajando los brazos, aunque no sea tan razonable. Después de todo, qué es la vida sin pasión?

Libros

El pasado acecha en cualquier lugar...

Me pongo a mirar libros que tengo guardados en unos estantes. Tengo muchos libros, de años de haber ido comprando durante la vida, o de haber recibido como regalos o alguno prestado que nunca volvio a su dueño. Encuentro uno viejo de Roberto Arlt, Novelas completas y cuentos, tomo I. Lo hojeo. Y comienzo a vivir pedazos de otras vidas y de mi vida pasada. Una foto mía de cuanto terminaba el colegio. Otra pagina, otra foto parecida, algo descolorida y ajada. Miro buscando una fecha en el reverso. Solo una impresión vaga de ciertos números que seguro significarían algo para quien reveló el rollo (aquellos rollos de 35 mm que ya sólo son una antigüedad). Sigo hojeando, una lista de cosas para hacer, de cosas relacionadas a la preparación de una reunión: comprar algo, invitar a quien?, pasar a buscar a alguien… Del otro lado, un mensaje que dejé para alguien, unas visitas,”pónganse cómodos, hay comida en la heladera, volvemos mas tarde, despierten a tal, etc”.
En unos segundos, mi mente recorre años hacia atrás, el pasado revive, sale del cajón en que esta guardado en mi mente; como un poderoso “google”, mi mente busca y recorre hasta llegar a algún año remoto. Un mes, un día, estampado en esa nota, o mejor dicho, en el papel de esa nota, chiquitito, en un rincón, “3 de octubre de 1976”, impreso en una tinta ya borrosa. Quién sabe porqué ese papel fue a parar a ese libro y no a la basura como tantos otros papeles y notas útiles un día y ya basura a la noche. Seguramente fue puesto allí porque había una lista importante para esa reunión de la que no recuerdo nada. Por un momento, siento que el pasado existe, aunque sea pasado. No se qué extraña sensación me invade que me lleva a escribir esto. Algo así como la idea de que he vivido, de que soy la suma de todos esos años, de ese tiempo, de tantos tiempos acumulados, olvidados o recordados, que vuelven a veces en sueños o en olores o en películas o en sonrisas de personas amadas o queridas o no tan queridas o amadas. Siento que soy, en ese momento, presente y pasado al mismo tiempo. Poseo lo que soy y lo que fui o era. O el pasado me posee a mí, me hace volver, sin que yo lo quiera. De repente, por alguna razón, mis manos fueron a ese libro, lo abrieron y el pasado salió, como un fantasma, otra vez, una vez más, como esos sueños o pesadillas que nos asaltan sin que nosotros lo deseemos.
En cualquier caso, siento que ya no soy ese que escribió la nota o el de la foto. Soy otro, soy alguien que cambió, cambió mi letra y cambiaron mis ideas, mi vida y los que están en mi vida ya no son aquellos que estaban en ese tiempo, o casi no están. Algunos no habían nacido, otros han muerto, otros ya no están cerca. Yo soy el mismo, pero todo lo demás es distinto.
Ahora lo veo claro, ese pasado se resiste a ser pasado. Por más que debe morir y dejar de existir, como un fantasma, rechazado, triste y algo vengativo, vuelve, vuelve a intentar llevarme de nuevo a ese tiempo, joven, distinto, mejor?, peor?, trágico (porque murió) e inmaduro. Intenta hacerme suyo de nuevo, negarme que he crecido y envejecido. No quiere morir y lo entiendo. Nadie quiere morir, ni siquiera el pasado.
Pero no puedo darme el lujo de dejarlo vivir por mucho tiempo, al menos en mí. Debe volver a lo que es, algo olvidado que ya no existe mas, o a vivir donde vive el pasado, quién sabe dónde…
Cierro el libro, lo guardo intacto. Pero no tiro ni el papel ni las fotos. Quedan ahí, donde alguna vez los puse, en las mismas páginas. El pasado queda ahí, donde estaba, ya que no quiero molestarlo.

La tormenta o lo malo de la vida…

Era la peor tormenta que había visto...pararía alguna vez?

Siempre le había gustado la comparación entre la vida y la naturaleza, especialmente aquella entre la vida y los días de sol y las tormentas, entre las estaciones y la vida. Hacia tiempo que vivía en una tormenta, que trataba de refugiarse debajo de donde podía, donde se sentía temeroso por el viento, el agua enloquecida que caia, los rayos que se sentían a lo lejos y algunas veces tan cerca que lo estremecian. Recordaba los días de sol, de flores, de arboles verdes llenos de frutos, de agua fresca corriendo en arroyos, de tardes apacibles con nubes de miles de colores imposibles de dibujar, como a veces trataba de hacer; de noches llenas de estrellas o con luna llena o medialuna, con grillos y cigarras que lo acompañaban. Recordaba también otras tormentas, pero no tan largas como esta…no se terminaba nunca, nunca paraba de llover; no era una pesadilla tampoco y no había forma de despertar ya que era real, tan real como su miedo, su incertidumbre y su cansancio. Habia superado tantas otras, pero ninguna tan larga como esta, tenia mil formas de refugiarse, hasta había llegado a gozar muchas veces esas tormentas (era mas fuerte o mas joven), había probado todos los métodos, pero con esta nada servia y nada la hacia terminar… Habia llegado el momento de dejarse llevar? de dejarse estar, ahí, sin buscar mas refugio, de abandonar el miedo y solo entregarse y resignarse a que la tormenta no se acabaría jamas. Ya no vería mas el sol, o las flores, la paz de un campo verde y seco o solo húmedo? Porque no se acababa? Que tenia que hacer? Podia hacer algo? Las preguntas lo atormentaban mientras la lluvia no paraba de caer, los rayos no dejaban de sonar y los refugios no eran suficientes…

El sentido de la vida y como solucionar el problema…

Gracias Viktor...

En estos días complicados de mi existencia, releer a Frankl, en su famosa búsqueda por el significado de la vidas, me ha servido mucho. Ahí vamos, intentando enfrentar el problema sobre porqué vivimos y qué sentido tiene vivir , o seguir luchando, especialmente cuando por una cosa u otra nos cuesta seguir adelante, ya sea por hechos concretos o porque gente mala o negativa me tiran el ánimo abajo. Aquí estoy, intentando “mirar hacia afuera”, no pensar en el problema, simplemente encontrar los significados en la acción, valorando aquellas cosas a veces pequeñas, que no parecen importantes y por las que vale la pena vivir. Intentando actuar pensando en los objetivos. Olvidando por un rato el tema de la búsqueda y buscando el largo plazo, centrarme en aquello que es importante. Intentando motivarme por las cosas que me importan o me llegan, hasta incluso por el amor (real o imaginario) como recordaba Frankl en su terrible vida en el campo de concentración. Al menos espero ahí encontrar sino la respuesta a mi angustia, al menos algo de alivio, un descanso, un “sentarme a la sombra de un árbol”, que me permita seguir adelante.

Hoy he dudado acerca de lo que es importante, si la búsqueda o los objetivos. Estoy buscando solo un poco de paz…

Homenaje a don Omar Espinoza, y a los heladeros del mundo…(parte I)

El heladero me dio una lección...

Quien sabe por donde andaré el hombre. Si es que todavía vive. La historia es simple, pero importante. El sol quemaba. Serían las 4 o 5 de la tarde de un enero insoportable hace ya muchísimo tiempo, allá en la Mendoza natal. Hacia el oeste íbamos con mi mujer, embarazada de mi hija que ya tiene 20 años, bien con el sol en contra en aquel Gacel gris que tanto me gustaba, llegando al famoso estadio mundialista construido por los milicos en aquellos años negros de la Argentina. No veía la hora de llegar a la pileta de la Universidad para gozar una buena refrescada entre los cerros. Faltaba solo llegar al final de la curva, volver hacia el este y luego al norte para terminar la rotonda y entrar al oasis tan esperado. Pero, como suele ocurrir cuando algo es demasiado perfecto, la cosa iba se iba a echar a perder: a unos 200 metros iba un heladero, pedaleando en subida, con ese terrible calor, seguramente yendo el Cerro de la Gloria a hacerse unos pesos. El pobre tipo, para sumar desgracia a la ya natural por ser pobre en un país empobrecido, ni me vió, pensó vaya a saber qué, tal vez se cansó, tal vez cambió de idea, o tal vez quería inconscientemente arruinarse el día. Se cruzó delante mío justo cuando yo pasaba para volverse a contramano. La única suerte que tuvo fue que lo hizo lo suficientemente adelante para que cuando yo lo choqué, alcancé a frenar y no matarlo. Volaron los cucuruchos por el aire. El capó de mi bonito Gacel se levantó de tal forma que ya no pude ver nada. Agarré el pobre triciclo del tipo lleno de helados en el medio. Alla voló el pobre tipo y quedó casi abajo del triciclo. Solo el sol y algunos bichos del desierto eran testigos del desastre. Tal vez alguien vio el lío y se hizo el tonto. Y el calor era insoportable. Y los helados se burlaban tal vez dentro de aquel carro casi quebrado. Y no hubo discusión. Yo me enojé con el imprudente, me amargué por mi mujer con su embarazo pero me alegré que estaba bien. Me alegré que el tipo se pudo levantar pero cuando vi el auto, era un desastre…

Dudas acerca de los objetivos…

La busqueda por la busqueda misma nos lleva a lugares insospechados...

Cada vez me cuesta mas ponerme a escribir aquí, especialmente por falta de tiempo. Comienzo a escribir, no termino, queda en “borrador” y no lo publico. Tal vez tendría que hacer posts mas cortos o simplemente comentar fotos o situaciones. Este blog comenzó siendo algo relacionado con las casualidades, con comentarios en ingles, luego se fue dedicando mas a temas de Argentina. Ha sido hasta ahora un experimento acerca de cosas que pasan por mi mente y lamentablemente muy poca gente me ha respondido. Habra que cambiar de sitio? habría que concentrarse en algún tema en especial? habrá que hacer todo distinto? Por lo pronto, simplemente comentar estas dudas. Igualmente, a partir de esta semana haré algunos cambios para ver qué pasa. La teoría dice que primero debo estar seguro acerca de cual es mi objetivo. Hasta ahora mi objetivo era experimentar y escribir lo que se me ocurriera. Ahora debo establecer como objetivo que me lea mas gente y que la gente se comunique conmigo. A partir de allí ver que estrategia seguir. Si todo va bien, este fin de semana iremos buscando el cambio. Por otra parte, la teoría (o la practica?) también dice que no hay que establecer objetivos y que es mas importante la búsqueda, el proceso. La historia de la humanidad, en una palabra: fijo mis objetivos y determino mis estrategias para lograrlos o simplemente busco y busco, ando y ando sin objetivos, transformando mi búsqueda en mi objetivo. Siempre me gusto esta ultima opción. En realidad ha sido la opción de mi vida. Una vida sin objetivos, sin fronteras, donde la búsqueda, el instinto y el deseo me han movilizado. Algo así como aquel equipo de fútbol que logra goles jugando bien a diferencia de aquel que busca ganar sin importar el buen juego.  Sera tiempo de cambiar o de seguir buscando y buscando, disfrutando con la búsqueda, “haciendo camino al andar”….? La búsqueda siempre nos lleva a lugares inesperados…

Morir en vida…

No queda mucho tiempo para salirse del camino...o morir...

Sentía un dolor en el pecho. Algo así como una pesadez. Sintió una taquicardia y mucho calor. Hacia meses que se sentía mal, sin saber exactamente qué era. Habia logrado casi todo lo que se habia propuesto en la vida. Luchando y luchando, sufriendo para superar los obstaculos. Tenia una casa hermosa, una familia, autos y un trabajo bueno. Pero desde hacia varios meses se sentía preso. Preso de la vida. Sentía que estaba solo yendo, lentamente, hacia la muerte. Sintió que esa vida que llevaba en realidad era como un camino imposible de abandonar. Ya estaba trazado a esta altura. Ya habían pasado los tiempos de la aventura, de la búsqueda, de ir haciendo el camino, como decía Serrat, al andar. Qué le había pasado? Que había provocado ya este cansancio y quietud que ya no le permitía cambiar de lugar o de trabajo. Hubiera dado cualquier cosa por comenzar de nuevo, por volver a aquellos años donde todo estaba por hacerse, donde había ese idealismo y esas ganas. Donde solo tenia un machete y un bosque por delante que había que ir desmalezando para descubrir el futuro. Ahora todo estaba ya determinado. El camino estaba limpio, sin sobresaltos, el sol estaba claro, no había mas amenazas ni peligro. Solo se veía por delante ese camino infinito. Pensó que, después de todo, eso era bueno ya que no tenia las mismas fuerzas de antes y tal vez no se aguantaría seguir luchando. Pensó que tal vez ese seria el verdadero triunfo, gozar lo obtenido y esperar una jubilación y una vejez con buena salud, viendo crecer los hijos, pasear el perro y jugar con posible nietos.

Se resistía a creerlo, se resistía a renunciar a la vida. Una vida sin búsqueda ya no era vida. Una vida sin novedades ya no era vida. Tenia otra oportunidad pero no sabia por donde estaba y le daba un poco de miedo dejar ese camino.

Si quería seguir viviendo debería pronto dejar ese camino trazado, salir, caminar hacia esos horizontes algo nublados, caminar con cuidado ya que se había desacostumbrado a las piedras, los pozos y las trampas…

Le quedaba poco tiempo, ya pronto el cuerpo no le iba a responder igual. El peso en el pecho se sentía, le costaba respirar. Tenia que apurarse y decidir, o morir ahí mismo tal vez, sin dejar el camino…