Seguridad Jurídica o como robar legalmente…

Pregunta para la gente de Repsol, estos chicos tiene seguridad jurídica?

Las empresas, especialmente las multinacionales, o globales, las más poderosas, que manejan el mundo y a los gobiernos a su antojo, han inventado a acuñado diversos conceptos que normalmente les sirven a sus fines de acumular más y más dinero y poder. Ya, por ejemplo, Chomsky en varios de sus libros, ha mostrado tales entelequias. Pero hay una que estos días se ha puesto muy de moda que es la seguridad jurídica. Según este concepto, las empresas poderosas del mundo, que normalmente se apropian de recursos naturales o emplean mano de obra mal pagada, merecen tener seguridad de que no van a expropiarlos o cercenarles sus derechos una vez que se han instalado a hacer sus negocios. Así, por ejemplo, en estos días, la Argentina está a punto de aprobar la estatización de YPF, expropiando a REPSOL, una empresa española, para tomar el control de aquélla. En esas circunstancias, aparece la famosa seguridad jurídica según la cual estas empresas no deberían ser despojadas de la propiedad de esas empresas aunque sean estratégicas o exploten recursos naturales nacionales. Justamente estas empresas son las que nunca se preocupan de respetar la seguridad jurídica, por ejemplo, de los empleados o del recurso humano. Nunca se las ve preocupadas por defender la seguridad jurídica de la gente que trabaja, siempre combaten los sindicatos o uniones que intentan justamente darles seguridad jurídica a los empleados.

Cuando pierden el poder de esas empresas, se preocupan de la seguridad jurídica pero siempre se olvidan de la seguridad jurídica de tanta gente que pasa por ellas, que son despedidos, que cobran sueldos de hambre o que simplemente quedan en la calle. Allí no hay seguridad jurídica pero para ellos debe haberla. Son la hipocresía en acción, una vez más. En un mundo donde la vida de la gente no vale nada, donde millones cruzan fronteras, huyendo de la pobreza, para ganar un poco de pan, donde dejan la vida en desiertos y pasan a ser solo una estadística más de mortalidad de inmigrantes ilegales, estos señores no se muestran muy preocupados por la seguridad jurídica de esos pobres marginados. En un mundo manejado por estas empresas, donde ser despedido (sin seguridad jurídica) es sólo una consecuencia del funcionamiento del mercado, en un mundo donde ser pobre es lo más normal y donde los salarios son bajos y si se pierden, no importa mucho, estos señores bien vestidos, millonarios, piden seguridad jurídica.

Parece ser que la famosa seguridad jurídica es para unos pocos.  Justamente para esos cobardes que ni siquiera afrontan con valentía que su empresa ya no debe seguir ahí y debe retirarse, buscar otros rumbos y otros recursos, con mayor o menor suerte. Esos cobardes que piden seguridad jurìdica deberían aprender de tantos pobres hombres echados a la calle o muertos cruzando fronteras cuya valentía ellos no pueden siquiera llegar a entender detrás de sus lujosos escritorios…

Advertisements

Piratas del Caribe y de muchas otras cosas mas…

Condenados a ver esa cara de imbécil y todo lo demás…en este mundo condenado a empresas poderosísimas que hacen su voluntad…

El show de la estupidez y del hacer dinero fácil nunca termina. Es justamente una de las ventajas del capitalismo: para aquellos que tienen dinero y fama es casi imposible no seguir haciendo dinero. Aquel que tiene dinero puede tener crédito y puede justamente enriquecerse cada vez mas. Aquellos que no lo tienen, no reciben crédito y casi siempre solo les queda ir empobreciéndose mas. Esos que tienen dinero y el poder que ello les da, me hacen acordar a esos piratas que recorrían los mares hace cientos de años para aprovecharse de su poderío y robar embarcaciones menos poderosas. Y no tanto porque no me simpaticen un poco esos piratas de antaño, sino porque veo en estos días otra “perlita” de esa zaga insoportable de “Piratas del Caribe” o como se llame en español, protagonizada por Johnny Depp y otros insoportables mas.

Estas empresas como Disney y tantas otras mueven inmensas cantidades de dinero y poseen casi el monopolio de las películas y entretenimiento. Prácticamente no hay escapatoria a su dictadura de entretenimiento. Hay que soportar Festivales, premios y “awards” de diversa categoría, “trailers”, tapas de revistas, programas de noticias y entretenimiento, reportajes, etc, etc, etc, hasta el cansancio con las caras de ese imbécil pirata, las alternativas de ese imbécil film, las imbéciles criticas sobre la película, las imbéciles definiciones y explicaciones acerca de como se hizo el film, las fotos y alternativas de la premiere, etc, etc, etc.

Los mortales comunes tenemos la dudosa suerte de ver cada tanto algunas películas alternativas de algunos directores ignotos o que trabajan en los margenes intentando hacer algo en serio.

Agregado a todo ese bombardeo de imbecilidad, pero detrás, subliminalmente, escondido, aparece el mensaje, la ideología, todo la carga de ideas sobre la competencia, el bien y el mal, el individuo y sus logros, etc., etc, que van creando ese mundo uniforme en ideas y necesidades que tanto les gusta a esos magnates que manejan esas grandes empresas y que lucran y lucran a su costa.

Nunca mejor un nombre para describirlos que Piratas, tal como el nombre de esa tonta película, Piratas, Piratas del entretenimiento, Piratas de las ideas, Piratas de la niñez y de la educación, Piratas del dinero de gente incrédula e impotente que, aunque se resista, no puede escapar a ver la estúpida película con la estúpida cara de Johnny Depp y la estúpida carga de ideas que se bombardean casi constantemente y que, gracias a la globalización, se exhiben en cines de todo el mundo, sin fronteras, con el pasaporte infalible que es el dinero…

Sentirse ahogado o… hacia donde ir?

 

Volveria por ese proyecto sin terminar? lo dejarian?

La Argentina le había parecido extrema en muchas cosas: falta de seriedad, nunca cobraba a tiempo cuando trabajaba, si es que trabajaba, mucho charlatán con discurso político popular pero nada se hacia para que la gente mejorara su nivel de vida, falta de respeto en las calles, pobreza generalizada, imposibilidad de comprar las cosas mínimas (comida, auto, casa) para sobrevivir. Pero siempre había encontrado gente con quien hablar, con quien compartir, gente que pensaba como él, que se quejaba de lo mismo y que le hacia sentir esa sensación de “pertenecer”, de “ser parte” de un mismo esfuerzo, de un mismo proyecto. Un proyecto malo, mal confeccionado, mal planeado y mal ejecutado, pero un proyecto propio, un proyecto “suyo”. Pero la mente…ya sabemos que la mente maneja todo, determina lo real y lo irreal…la mente lo llevo a partir, a encontrar lugares nuevos, “desarrollados”, confortables, donde se “respeta”, donde se cobra a tiempo, donde no hay discurso político popular pero se logra un bienestar, donde se pueden comprar las cosas mínimas, donde no hay pobreza generalizada. Pero también donde todo lo que no es individual es mala palabra, donde lo “social” no significa nada, donde solo hay individuos, o suma de individuos, o resta de individuos, donde solo la caridad puede ayudar al pobre, donde solo las empresas mandan, dicen lo que es bueno o es malo, donde los “entrepreneurs” son los grandes héroes, junto con los soldados y los policías…donde los sindicatos son enemigos del bienestar, en una palabra, donde los ricos son ricos porque se lo merecen, porque supuestamente son mejores que los pobres, que aquellos que no han sabido contruir un imperio o suficiente dinero. Y así, hasta el infinito…pero sabia que algo fallaba, que esa lógica no podía ser “win-win” ya que para que haya CEOs debe haber muchos peones…que para que haya países “desarrollados” debe haber buenos ejércitos y gobiernos cómplices que permiten o no ciertas cosas. Pero también se dio cuenta que allá en donde ya no estaba, allá donde las cosas “no funcionaban” también había élites cómplices de ese orden. Se dio cuenta que aquello que se da dentro de los países, se repite en lo internacional… y allí estaba, meditando todas esas pavadas, un día, viviendo en el mundo desarrollado, donde no pertenecía, donde el proyecto no era “suyo” y donde estaba solo y solo le quedaba la alternativa de volver a “su” mundo pobre, subdesarrollado, a realizar “su proyecto”…podría hacerlo alguna vez? se acabarían alguna vez los charlatanes? estaría la Argentina condenada a ser siempre algo sin remedio?

 

La Burbuja – The bubble

Ya no hay sueños por un mundo mejor, solo el de llegar a la Burbuja…

Que el mundo cambio al comienzo de la década de los 90 no es ninguna novedad. El orden internacional de la guerra fría cayo junto al famoso Muro. Con el Muro también cayo la utopía del mundo socialista o comunista con el que tanto soñamos aquellos que allá por los 70 queriamos un mundo mejor, mas justo, mas equilibrado. Un mundo que incluso era justificado lograr a través de la fuerza. Fue el sueño que encarno el Che y que todos creíamos existía mas allá del Muro. Ese sueño nos acompañaba, nos daba esperanza y nos daba fuerzas. Luego se conoció la triste realidad, el Gulag, la falta de libertad, la destrucción del individuo a manos del totalitarismo y del Estado o del bienestar general. Habia triunfado el Capitalismo, era el Fin de la Historia. Ya no había nada que descubrir o mejorar. Occidente en general y Estados Unidos en particular encarnaban ahora el modelo y ante ese modelo cayeron de rodillas los países y la gente. Quien podía defender ahora el comunismo? El mundo capitalista, basado en la fuerza y libertad del individuo había triunfado o, mejor dicho, el mundo comunista había colapsado, había demostrado tener dentro de si, tal como Marx lo había dicho del mundo capitalista, la semilla de su propia destrucción.

Pasaron 20 años, el mundo sigue mostrando pobreza, marginacion, desigualdad (ver el sitio web en mi blogroll: www.globalissues.org ). Sigue habiendo guerras y otras calamidades. En este mundo manejado ahora por las fuerzas capitalistas no se ha mejorado, solo algunos han mejorado pero la mayoría ha quedado fuera. Ahora ya no hay una alternativa que se pueda “vender”. Ya no hay ideologías para guiar multitudes, no hay “Biblias” políticas que generen seguidores. En la dispersión, los remanentes de oposición al Capitalismo toman diversas formas. En realidad el comunismo o Marxismo ha explotado, no ha desaparecido, ha tomado formas diversas: ambientalismo, progresismo, socialismo, cooperativismo, ecumenismo y tantos otros ismos. Mientras alguna alternativa al Capitalismo surja, mientras las esquirlas de la explosión todavía vuelan por el ambiente, a la manera de una inmensa mancha de aceite que todavía no vuelve a agruparse (recuerdo como en esa película Terminator el “malo” se iba reagrupando o reconstruyendo después de haber sido destruido), solo queda el “sálvese quien pueda”, la supervivencia, la soledad, el escape, la convivencia con el sistema. A la manera de una gran tormenta que nos ha tomado mas o menos desprevenidos, a algunos con paraguas, a otros con un chalet y a otros en medio de la nada.

Algunos logran el escape, el sueño hecho realidad, conseguir trabajo, un ingreso digno, mandar a sus hijos a la escuela, comer y vestirse e irse de vacaciones, dejar sus sueños en el cajón para que algún día se puedan retomar. Mientras tanto sobrevivir queda, “salvarse”, lograr una visa, cruzar el río, “mojarse”, en busca de la Burbuja, la Burbuja donde todos van a querer ir tarde o temprano, el templo del Capitalismo, allí donde todos pueden vivir en paz y felicidad, donde todos pueden comprar casas, autos y TVs, donde hay orden, paz, respeto y consideración. En la Burbuja todo es posible, salud, dinero y amor como decía la canción, por la Burbuja vela la pena morir, igualmente, fuera de la Burbuja ya están muertos en vida, sin esperanza. Alla en la Burbuja, donde el bienestar se logra a fuerza de ejércitos que invaden países y multinacionales que chupan recursos, la Felicidad es posible y nada es imposible. Ya no hay mundo polar o bipolar, solo esta la Burbuja…