Despertar

tumblr_mjlbjq52ti1s667o5o1_500

El despertar puede ser traumático pero siempre es bueno.

Soplan nuevos aires desde la Argentina. Finalmente, una mayoría eligió a alguien para que se fuera otro alguien: Cristina. El hastío, la decadencia, la soberbia de esa mujer, quién sabe cuantas cosas hicieron que Macri creciera lenta pero seguramente hasta desembocar en un increíble ( sí, increíble) triunfo. Yo deseaba fervientemente que Scioli no ganara. Para mí, lo importante era que Scioli no ganara, que el mecanismo de impunidad, la continuidad de un sistema de lavado de cerebros, terminara. Y eso, sumado a una incuestionable decadencia económica, social, cultural, educacional, llevó a que la gente expresara un BASTA. Basta de atropellos, de soberbia, de verdades absolutas, de iluminados, de déspotas, de discriminadores. Basta de elegidos, de sacerdotes pregonando la única verdad y condenando a los demás de apátridas, gorilas, fachos o de lo que se les ocurra. Creo que nada me molestaba más que eso, que esa actitud discriminadora, soberbia, elitista. Sigo por ahí, leyendo o escuchando a esos iluminados, ahora echados del templo (ver mi post anterior) y siguen esgrimiendo los mismos versos, las mismas mentiras, los mismos “relatos”: que Macri es la derecha, el capitalismo triunfante, las empresas y tantas otras banalidades sin sentido. Como si el gobierno anterior, que se dedicó exclusivamente a llenarse los bolsillos y mantener a la mayoría en la pobreza, hubiera generado riquezas y bienestar.

No se cómo le irá a Macri. Sí sé que nada puede ser peor que lo que pasó. Y existe una gran posibilidad de que, al menos, haya mayor libertad y que se aclaran tantos casos de corrupción que obviamente todos necesitan que se aclaren.

Gran parte del “relato” kirchnerista se basaba en la propaganda. Acabado el aparato de propaganda, poco a poco, muchos comenzarán a despertar del hipnotismo. Los primeros serán las personas comunes, los trabajadores que día a día se sacrifican por mantener a sus familias. Los que creían que el gobierno anterior defendía a los pobres, luchaba contra el capital y defendía los derechos humanos y la soberanía nacional. Luego, comenzarán a despertar aquellos beneficiados por el sistema,ya sea por cargos, subsidios, planes o lo que sea, que pensaron tal vez que el proyecto nacionalista iba “en serio” y que en realidad, el proyecto era Boudou, D’Elia, Hebe de Bonafini y algunos otros que se beneficiaron personalmente. Entre estos hipnotizados están algunos intelectuales que se dedicaron mucho tiempo a leer a Stiglitz o a Laclau, (hay un paper muy bueno de Beatriz Sarlo—Los intelectuales, tierra fértil del kirchnerismo) sobre la justificación intelectual del kirchnerismo y Carta Abierta) o tantos otros, y pensaron que el sistema era un sistema perfecto y única respuesta para la Argentina. Como dice Sarlo, el “modelo k” ignora expresamente la corrupcion, la delincuencia económica o el clientelismo de la pobreza.

Finalmente,  algunos no despertarán nunca pero simplemente porque nunca fueron hipnotizados. Siempre supieron que todo era un verso y que ese verso les convenía.

Poco a poco, todo esto habrá sido una pesadilla, vivida por millones, dentro y fuera del país. Yo lo viví y lo sufrí desde afuera y ahora lo disfruto desde afuera. Me han dado ganas de volver…

 

Recordando a San Martin…

En estos tiempos en que la Politburo Argentina gusta comparar al ex Kapo Kirchner con San Martin y otros proceres esta bueno leer una vez mas las maximas que le dejo San Martin a su hija. Esas maximas pueden leerse en cualquier parte de internet pero es intesante detenerse en la numero 11…desprecio al lujo.

Image

Hasta murio pobre, igual que Kirchner…

Que mas lejos que las costumbres de Cristina Kirchner, qué más lejos que las costumbres y tendencias de la mayoría de los miembros de un gobierno y de un partido que dice gobernar para los que menos tienen.

 Recordemos a San Martín, quien cruzó Los Andes hasta enfermo para darnos cuenta que esta en las antípodas de aquellos que lo usan para tapar sus andanzas.

El mal?

Image

No soy muy religioso. A veces he ido a la Iglesia por distintos motivos. Respeto a muchos sacerdotes y otros religiosos por la labor que hacen en muchas áreas. Respeto mucho a este Papa ya que encarna valores de humildad, servicio y respeto a la dignidad humana. podría hasta compartir la idea de que el mal y el bien existen ya que no creo que sea exclusiva de la religión, cualquiera que sea. Que sería el mal? la violencia, la envidia, matar, calumniar, obviamente. Pero a veces pienso que hay males peores (y recuerdo a Dante diciendo que al noveno circulo van los traidores). Por ejemplo, cuando los poderosos, los arrogantes, los mentirosos, los autoritarios, los millonarios, toman el poder y nos muestran alegremente cuanto tienen y cuanto pueden hacer. A veces siento como EL MAL a esos arrogantes poderosos, con todo su poder para legislar o administrar o invadir. A veces siento que es como que nos miran a los comunes de los mortales, sonriendo, saludando, diciendo: “vieron todo lo que puedo hacer?…y nadie puede hacerme nada…nadie puede quitarme el poder”. Puede haber algo peor que los corruptos, los arrogantes, los vanidosos, los calumniadores y sofistas, estén en el poder, gocen de impunidad, de medios que propagan sus mentiras mientras los demás debemos conformarnos con mirar y escuchar? No hay lugar para los honestos? no hay lugar para la verdad? De vez en cuando un Snowden logra escapar y mostrar un poco de honestidad y humanidad pero son migajas…No son la prueba estos poderosos en acción de que Dios se olvido del mundo? Lo que se es que veo o escucho a Cristina Kirchner o a alguno de sus secuaces y veo el mal, no se porque…

Tristeza

Image

Una de los que se enriquecio a costa de la gente…una de tantos…los que causan tristeza…

Y si, la tristeza me invade otra vez. Como tantas veces que leo los diarios de Argentina, tan lejos y tan cerca a veces. Cuando leo las mentiras de los funcionarios. Anoche me llenaba de tristeza un dialogo entre Julio Barbaro, un peronista de esos que supuestamente son respetables porque conocieron a Peron y un ignoto (afortunadamente no recuerdo su nombre) que defendia al gobierno de Cristina Kirchner. Era triste escuchar al defensor del gobierno balbucear incoherencias de todo tipo, obvias, para justificar una gestion calamitosa y tal vez su sueldo. Ver los noticieros mostrando a la gente sin luz, en medio de la lluvia, tratando de comprar queso o leche sin que le alcance llena de tristeza. Mas uno se llena de tristeza cuando unos cuantos son millonarios a costa de toda esa gente. Despues de un rato, me dedique a prepararme para mi dia siguiente de trabajo, aqui en Houston, lejos de esa Argentina que entristece…

La redistribución del ingreso según Cristina: zapatos de $3000 dolares para mí, lavarropas y otras cositas para los demás…

El desprecio por los demás y la maldad se han apoderado de la Argentina...

Hace un tiempo apareció en algunos diarios de Argentina que la presidente Cristina había comprado zapatos en Nueva York por miles y miles de dólares. Más allá de la veracidad puntual de la noticia, lo que sí es cierto es que Cristina, así como muchos de sus amigos o “compañeros” en su gobierno tiene gustos caros. Suele alojarse en los mejores hoteles, comprar las mejores ropas y usar los mejores zapatos. Algo así como una estrella de Hollywood del mundo subdesarrollado. Si bien gastar dinero en lujos y cosas innecesarias siempre me ha parecido banal, en este caso lo que hace ella (estando al frente de un gobierno de un país donde reina la pobreza, la marginación, el retraso y la decadencia en muchos aspectos) es doblemente criticable por varios motivos principales. Uno, que muchos de esos gastos se pagan seguramente con dineros públicos que deberían estar mejor destinados. Dos, que, como presidente debería guardar ciertas apariencias al menos de frugalidad y de humildad, especialmente en un país donde miles de niños caminan descalzos, por ejemplo. Tres, que con esas conductas frívolas, no hace mas que demostrar que su condena el sistema capitalista y al llamado Primer Mundo no pasa de ser un discurso y palabras sin contenido.

Cristina habla siempre de que su gobierno es un gobierno donde se persigue el mejoramiento de la población a través de la llamada “redistribución” del ingreso. Evidentemente su concepto de redistribución esta clarísimo: zapatos, pieles, viajes, hoteles carísimos y lujos para mí; pero para aquellos que me votan, viven en las villas, fuman paco, sobreviven con sueldos de hambre, mueren todos los días a manos de la delincuencia organizada derivada de la pobreza, lavarropas baratos, televisores plasma y, eventualmente, algunas laptops para que puedan conectarse a internet y conocer al menos virtualmente las cosas y lugares a los que ella está tan acostumbrada…

Lo peor de todo es que, detrás de toda esa conducta, y más allá de la ironía de mi comentario, se esconde el gran desprecio que esta mujer siente por aquellos pobres a los que dice representar y que le dan su voto irracional. Detrás de esas conductas se esconde también la soberbia y la impunidad del que todo lo puede y al que nada puede afectarlo, ni siquiera la pobreza o la muerte de los niños de su país.