Las monarquias argentinas

Cristina-Kirchner-Reina

La monarquia y la Inquisicion han vuelto…

Asi como las personas van evolucionando, creciendo, y un dia alguien aprende a hablar, luego a caminar y correr o a escribir o a trabajar o estudiar, tambien las sociedades (supuestamente) van evolucionando con el tiempo. Asi, tal como lo describio Hobbes o Rousseau, los hombres incialmente vivian en cavernas, peleandose unos con otros; luego un dia se organizaron en tribus, aprendieron a dividir el trabajo y, un buen dia, decidieron que habia que crear un “Estado”, algo por encima de ellos en quien depositar ciertas decisiones para salir del otro estado, el “de naturaleza” en el cual todos contra todos solo se imponia el mas fuerte o feroz o inteligente pero no necesariamente el mas justo. Y asi la historia nos deleita con esa evolucion, sangrienta en muchos casos. Y asi llegamos un dia a pensar que esa organizacion, como parte de esa evolucion, lograba su punto maximo de evolucion: la democracia. La democracia, superadora de las autocracias o de las monarquias o aristocracias de sangre. El nombre es lo de menos; lo importante es que una sociedad “evolucionada” es una sociedad democratica, en la cual la mayoria elige a sus representantes, donde se garantiza la libertad de expresion o culto o tantas otras libertades necesarias para el ser humano y en la cual, como resultado de ese “poder” de todos, no debe haber ni hambre ni privilegios ni falta de oportunidades o de educacion ya que los representantes justamente “representan” a la mayoria y la mayoria es la mas necesitada ya que las mayorias son personas “promedio”, sin las habilidades o talentos de esa minoria genial que, pase lo que pase, sera siempre genial.

Asi, toda sociedad que se precie de evolucionada es democratica. No voy a dedicarme a mencionar todas esas sociedades. Lo que me interesa es enfocarme en la Argentina que, supuestamente, es una democracia.

Lamentablemente, de la observacion cuidadosa, surge claramente que la sociedad argentina es en realidad una forma aristocratica o monarquica en la cual los representantes del pueblo son simplemente aquellos que militan o forman parte de las elites partidarias, apoyados por el poder economico, nacional o internacional, y secundados por el poder mediatico, cada dia mas importante para “crear” realidades. Vamos a cualquier poblado, municipalidad o provincia o al nivel del pais mismo y vemos que, historicamente, aquellos representantes son los elegidos a dedo para poblar listas creadas por esas mismas elites gobernantes. Esto lo he experimentado yo mismo cuando alguna vez intente, sin ser mas que un don nadie, tener un lugar en alguna lista para representar a mi pueblo. Resulto una tarea imposible ya que para tener ese derecho hay que ir subiendo escalones en el aparato partidario, usualmente dominado por familias o grupos que, en algunos casos llevan decadas en el poder. Los derechos se ganan de muchas maneras, casi todas ellas, casi ilegales o ilegales, ocultas o injustas. Mis peripecias deben ser similares a las de otros. Primero, tenia que ir a las reuniones partidarias en las que los “capangas” de  turno se dedicaban a hablar y a bajar linea sobre lo que habia que hacer segun otros “capangas” de mas alto nivel. Dependiendo de las habilidades para encontrar un “padrino”(alguien con mas poder que uno que puede conseguirnos usualmente algun privilegio o cargo pagado) uno podria ir avanzando. Ese avance se basa no en los meritos academicos o morales sino simplemente en la obediencia, fidelidad y capacidad de cumplir lo que manda el padrino o los capangas. Asi, con suerte, se puede lograr algun cargo pagado (ese dinero cobrado usualmente debe ser repartido segun el criterio del capanga o padrino). Luego, las ofertas comienzan a ser mas jugosas (como cobrar sin trabajar o “dibujar” numeros). El cielo es el limite. Los que llegan son los que han pasado todas las pruebas y muchas mas. Cuando llegan ya no tienen ningun escrupulo, ya sonrien automaticamente o mienten de tal manera que hasta ellos lo creen. Pueden ignorar amigos o traicionar hasta a la propia familia. Aquellos mas honestos y decentes van quedando marginados y por ahi tienen algun lugar tal vez hasta de lastima. Como dije, casi nunca las condiciones son el saber o la honestidad para llegar a los cargos. Si la hay, es totalmente secundaria y normalmente no bienvenida. Los honestos y los que saben son peligrosos ya que muchos de estos desmoronarian la piramide de corrupcion y privilegios.

Asi, esos grupos mafiosos van logrando poder en una lucha despiadada, que recuerda a aquellas ciudades italianas del Renacimiento. Asi, la Argentina esta repartida en feudos, ciudades, grupos aristocraticos. La formula es muy simple: toman los partidos politicos, designan a dedo a los postulantes, ya probados en su inescrupulosidad, y llegan a las elecciones. No importa quien gane ya que los grupos persiguen siempre lo mismo: perpetuarse en el poder, llenarse los bolsillos y mantener a la mayoria pobre para poder manejarla mejor. La politica para ellos es la forma de perpetuarse en el poder a costa de los dineros publicos y del empobrecimiento de la mayoria. El ritmo se rompe cada tanto cuando algunos grupos marginados (y con poder) alientan o llevan a cabo golpes de estado mas o menos sangrientos.

Secundados en las sombras por el poder economico y por grupos mediaticos, estas mafias manejan “a gusto y piacere” la realidad: pasan leyes o decretos, expropian o privatizan, dan subsidios o los sacan, ponen y sacan gente, gastan o ahorran dinero, etc., de la forma mas maquiavelica posible: el poder por el poder mismo. Si algo se hace por el pueblo es simplemente, como un medio mas para mantener el poder. Es por ello que, cuando se avecinan las elecciones, usualmente aparecen algunos “beneficios” para ciertos sectores o alguna infraestructura se mejora.

Esta aristocracia partidaria permite que, por ejemplo en la Argentina de hoy, de un dia para otro, el hijo de la Presidente, Maximo Kirchner, de ser un don nadie, pase a ser candidato, o que Scioli, que fue vicepresidente de Menem, quien supuestamente hundio el pais en los ’90, se perfile como candidato. Son los que “pertenecen” a la elite, los inescrupulosos, los que han “probado” su fidelidad al grupo dominante.

Algunos grupos se conforman con sus feudos, tales como Rodriguez Saa en San Luis, o algunas otras familias o grupos en otras Provincias. Asi construyo poder la familia Kirchner en Santa Cruz o Menem en La Rioja, o tantos otros.

Para estos monarcas del siglo XXI, las elecciones son la gran etiqueta de legitimidad pero en la realidad es solo eso, una etiqueta, un nombre, una palabra bella pero vacia de contenido, al igual que la democracia. Son los nuevos senores feudales de la politica. Si alguien creia que hemos evolucionado, se equivoca de cabo a rabo. Estos monarcas del siglo XXI no solo han reinstaurado la monarquia sino que tambien han hecho volver a la Inquisicion ya que han hecho de las ideas politicas en la Argentina, una religion, o una secta y aquellos que no comparten ese credo, son blasfemos y no merecen mas que la hoguera o el destierro. Los medios diseminan La Palabra (Pagina 12, 678 y tantos otros) y crean la cosmogonia, los politicos descalifican, comulgan o excomulgan. El monarca designa a sus sucesores y favoritos. Los bufones bailan y hacen contorsiones. El pueblo hambriento y enganado observa y obedece. Algunos hasta creen la version. Despues de todo la Edad Media duro bastante…

Isidoro Boudou

Algunos memoriosos cincuentones recordaran al famoso Isidoro Cañones . El tipo era un bon-vivant, un playboy, hijo de un coronel (la historieta tal vez nació en esas épocas donde era respetable ser militar), lleno de dinero, nunca trabajaba y gustaba de la vida lujosa y de la “timba”. Obviamente, mostraba todas las características: egoísta, mal pensado, “ventajero” y aprovechador.  Mas todavía, el tipo no se hacia responsable por nada, no se comprometía con nadie, no cumplía promesas ni hacia favores. De mas esta decir que el tipo tenia dinero ya que su tío, el coronel, a su vez, era propietario de inmensos  campos los cuales son el mejor ejemplo de la riqueza argentina. Era lo que muchos llamaban un “tarambana”, un “chanta”, términos típicos argentinos para “pintar” estos personajes.

El “chanta” argentino perfecto…

Tal vez ese personaje era el arquetipo del argentino, o de lo que al argentino le gusta ser: estar lleno de plata, no trabajar (ya que trabajar es para los “giles”) tener mujeres, autos, propiedades y viajar. Ni siquiera el sueno americano ya que este implica trabajar. En la Argentina existe algo mejor que ese sueno americano: es el sueno argentino: no trabajar y tener mucho dinero. Hay varios personajes actuales que reflejan ese modo de vivir y de pensar. Hoy mirando el diario veía a Boudou, vicepresidente, pelilargo, rockero, rodeado de alguna mujer bella, usando motos y autos caros, codeándose con el poder, viviendo en Puerto Madero, “caradura” que a pesar de estar sospechado de negociados no presenta la renuncia y, tal vez lo peor de todo, luciendo una sonrisa falsa y simulada eternamente.

Cual es la razón por la cual estos personajes llegan a esos lugares de privilegio y gozan de impunidad? El caso de Boudou es un ejemplo muy visible por su cargo, pero hay infinidad de casos similares a niveles mas bajos. Recuerdo que en Mendoza había un Jefe de Gabinete de Ministros famoso por sus borracheras, mujeriego y “chanta”. Porque no solo llegan sino que difícilmente sufren el escarnio o condena públicos que se merecen?

Tal vez la respuesta es la cultura argentina eternamente inclinada a favorecer a aquel que es “canchero” o “vivo” o que “se las sabe todas”. En el ideario popular argentino es mejor visto que ninguno aquel que cobra sin trabajar o que cobra trabajando poco, o que se las arregla para conseguir entradas gratis. o que tiene amigos que te hacen pasar primero o gratis. Los trabajos se consiguen por amiguismo o acomodo y aquel que tiene amigos o “acomodo” es el mas inteligente. Algo así como en el fútbol es mejor hacer un gol con la mano y que no lo descubran que hacerlo bien y legalmente. Maradona sintetizó genialmente esa argentinidad en ese famoso partido contra Inglaterra convirtiendo un gol con “la mano de Dios” y otro que es el mejor gol de todos los tiempos. Los dos goles hacen gozar al argentino por igual, uno porque lo hicimos de “vivos” y el otro porque somos geniales.

Asi, contradictoriamente, la Argentina tiene un Favaloro que dio su vida y su inteligencia por los pobres y un Boudou, “chanta” ungido en el poder por la gracia de su funcionalidad a un gobierno corrupto. Isidoro tenia a Patoruzu que era su antítesis. Ahora bien, por alguna razón, los “vivos” o “chantas” gozan de mas prensa y apoyo. Tal vez porque simplemente, al ser “chantas” y caraduras” llegan con mas facilidad a los lugares de poder, los lugares donde se toman las decisiones. Justamente porque se han dedicado toda su vida a “chantear” a enganar, es que han aprendido a utilizar a otros, a mentirles, a embaucarlos. Asi, los que “estudian”, los que respetan, los que tienen dignidad, suelen no ocupar esos cargos de poder ya que allí tienen que dedicarse a eso en lo que los chantas son maestros: mentir, enganar, confundir, prometer sin cumplir, y todo con una sonrisa.

Esta casta política es eso, un grupo de chantas, amamantados por chantas mayores en los partidos políticos, solventados por chantas en empresas, justificados por chantas en los medios de comunicacion, siempre  dispuestos a hablar de ellos, a publicar fotos y hablar de sus proezas, alimentando ese ideario popular de mejor “chanta y vivo” que honesto y trabajador. Recuerdo mis tiempos de trabajar en la política de mi provincia Mendoza y cuantos “chantas” encontre por doquier, tipos que decían una cosa y hacían otra, que tramaban cosas contra otros, que nunca decían la verdad, que me mentían, que decían que no estaban y se hacían negar. Hasta hoy para mi es un misterio sobre como les funciona el “mate” a estos tipos. Pero eso es tema de otros posts que ya he escrito o seguiré escribiendo.

Alguna duda sobre porque Boudou es vice, o porque D’Elia o Hebe de Bonafini están donde están?

 

Los eufemismos, la realidad que se escurre…

distribucin_de_la_riqueza-1

No pueden ver esa realidad, tendran todavia una conciencia?

Una de las manifestaciones de la mentira en accion son los eufemismos, el uso de palabras que “disfrazan” otras que no son “politicamente correctas. La clase politica, los gobernantes, los gerentes o cualquiera con poder utiliza los eufemismo a diestra y siniestra. La pobreza y la marginacion, manifestadas en las villas miseria, no pueden llamarse asi, entonces es mejor llamarlas “hogares de bajos recursos” o “humildes” o incluso “con carencias”. La verdad, oculta en las palabras, cada vez se hace mas dificil de conocer. Vivimos una epoca de eufemismos y mentiras en la cual mucha informacion esta oculta y a la cual no puede accederse facilmente. La realidad, por un lado, y el discurso o descripcion de esa realidad por el otro, lo que algunos llaman “el relato”, la narracion, no coinciden, y muchas veces chocan. En una epoca de mucha informacion disponible (mucha inutil), muchos logos y mucha propaganda, nos vemos obligados a ser muy cuidadosos al momento de “creer” algo.

Es asi como, segun el noticiero o canal que veamos o escuchemos, la misma realidad, los mismos hechos, pueden significar una cosa u otra. Una manifestacion en la calle, o gente con pancartas, tendran un significado segun la persona que se entreviste, las preguntas que se hagan, las imagenes que se muestren o los comentarios que se hagan.

La verdad, inaccesible, escurridiza, lejana, cada vez mas es algo relativo, algo privado de absoluto; en el mejor de los casos, algo abierto a la discusion. En el peor de los casos, la verdad es creada por el emisor de los mensajes y creida por aquellos mas credulos, o proclives a creerla, ya sea por falta de conocimientos o por afinidad ideologica.

Asi, por ejemplo, que la Presidente de Argentina sea millonaria en poco tiempo, o gaste miles de dolares en un par de zapatos, se transforma en algo simplemente debatible, relativo, en el mejor de los casos. En el peor de los casos, los creadores del relato favorable, encuentran permanentes justificaciones y explicaciones y hasta pueden llegar a decir que es algo necesario para el bien del pais.

Eufemismos, mentiras, verdades ocultas, uno de los temas que me conmueven en mi media decada de vida…

Vargas Llosa o el ideólogo en accion o como aprovechar la “locura” estructural argentina…

Da mas redito criticar el autoritarismo tercermundista que el del Primer Mundo, pero la culpa no la tiene el chancho…los caudillos del Sur le dan letra…

Bien se dice por ahí que nada o nadie es fuerte o débil, o bello, o loco, en sí mismo, sino en comparación con otro u otra cosa. Hoy, leyendo las noticias, por un lado, aparece Vargas Llosa dando una charla en Buenos Aires. Luego, voy a un diario de mi Mendoza natal, y encuentro que el Gobernador presenta como candidado a Ministro de la Suprema Corte, a un funcionario suyo, Mario Adaro. Finalmente, en diario Clarín, aparece la noticia de que los integrantes del grupo Callejeros (involucrados en aquel famoso episodio de “Cromagnon”), han sido condenados. Como muchas veces me pasa (y esta vez decido escribirlo) “sentí” la “conexion” entre las tres noticias. Por una parte, Vargas Llosa, que se proclama liberal, y condena los autoritarismos, la censura y otros males contra la libertad, se entretiene criticando gobiernos como los de Chávez o de los Kirchner y oculta interesantemente, todas los tantos ejemplos de autoritarismo de otros países tales como Estados Unidos que no vale la pena mencionar aquí para ser breves pero que están al alcance cualquiera que lea un diario o este informado. Digamos que, dejando de lado las virtudes literarias de Llosa, el hombre representa también al ideólogo que solo ve la parte de verdad que quiere y al que tanto condena.

Por el otro lado, el caso del político aliado, cómplice o “amigo”, “puntero” o como se le quiera llamar que quiere ser puesto “a dedo” en un cargo de tanta importancia como es una Suprema Corte de Justicia, también es uno de tantos ejemplos del autoritarismo que Vargas Llosa cuestiona. Como va un país donde los cargos se reparten entre amigos? Que seriedad puede representar para la gente este tipo de maniobras donde el poder se reparte y se usa para favorecer amigos o partidos? Lo peor de todo: se hace en la nariz de la gente, a la luz del día, y los que lo hacen, en este caso el Gobernador Jaque, no sienten ningún tipo de vergüenza, todo lo contrario, el nivel de impunidad es tal, que hasta lo defienden y se sienten orgullosos. Es lo que yo llamaría un estadio de “locura” social estructural.

Finalmente, el caso Callejeros, es otro ejemplo mas de la poca importancia que se da a la ley: uno de los integrantes dice que “antes muerto que preso”, dando a entender que antes de obedecer una sentencia judicial considerada injusta prefiere suicidarse. Este ejemplo ilustra claramente una característica típica de Argentina: la desobediencia a la ley, lo cual es parte de la “locura” instalada ya que obviamente, la gente entiende que también esos jueces han sido acomodados y las condenas se aplican por conveniencias. Digamos que la reacción del condenado tiene “lógica” dentro del marco de insensatez reinante.

Ahora la “conexión” y la relación con el comentario inicial: evidentemente, un país como la Argentina le da “letra” a Vargas Llosa, lo “alimenta”. Esta tan lleno el país de ejemplos que Vargas Llosa o cualquier otro escritor podría llenar libros enteros condenando el autoritarismo  y la Argentina. El discurso de Vargas Llosa no tiene fuerza en si mismo (es ideológico, como ya explique), pero la Argentina le da fuerza, o la Venezuela de Chavez con maletas llenas de dinero dudoso, la corrupción generalizada, la “locura” estructural alimenta incesantemente la usina ideológica liberal. Vargas Llosa no es fuerte, no lo es su discurso, es un ideologo que obvia lo malo de un país y muestra lo malo de otro. Su liberalismo es una entelequia que no se cumple en ninguna parte, el país abanderado de esa ideología, es un país autoritario y lleno de censura.

Pero la “locura” estructural argentina es mas “visible” y, por supuesto, da mas rédito y dinero…

Argentina en democracia sintetizada en un video…

Siempre he envidiado a aquellos grandes genios del cine, capaces de comunicar con imágenes, historias, personajes o diálogos las más grandes emociones. Así también a aquellos fotógrafos o pintores capaces de lo mismo (espero algún día poder estudiar o aprender cine). Por eso, qué mejor que un video (en este caso de la vida real) para mostrar claramente la Argentina decadente en democracia a manos de políticos inescrupulosos, votados o acompañados ya sea por gente que es engañada o se deja engañar. La Argentina manejada por partidos políticos decadentes, cerrados y hasta mafiosos. No es que esto no exista en otros países, pero la Argentina es donde nací, donde me crié, donde estudié y donde conocí también mucha gente valiosa que me ayudó. Simplemente me causa mucha tristeza que la gente no sea capaz de deshacerse de estos políticos envilecidos, hipócritas y mentirosos y crear alguna esperanza. Para aquellos que no conocen el tema, el que habla es el ex Presidente Menem, famoso por haber hundido el país en democracia, crear desempleo, pobreza y marginación. A su derecha, Duhalde, su vice en la época, responsable en el 2001 del famoso “corralito” que creo a los primeros “desaparecidos en democracia”(tema de otros posts aquí) y actual opositor supuestamente capaz de solucionar problemas; por último, a la izquierda, de bigotes, aplaudiendo y sonriendo, Aníbal Fernández, uno de los hombres mas prominentes del gobierno actual de los Kirchner, famoso, entre otras delicadezas, por criticar y cuestionar el modelo político y económico de Menem y por sentirse orgulloso de haber combatido y combatir, ese modelo y sus consecuencias. En pocas palabras, dignos exponentes de la clase gobernante decadente y cómplice.

Con tristeza entonces, algo distinto, muy ilustrativo y con mas valor que miles de palabras: