Mi mundo de fantasía

Para el blog
Te extraño

Mi vida transcurre entre dos mundos. Uno es el mundo real, donde vivo, duermo, tomo duchas, como, trabajo, pago deudas y escribo; el otro es el mundo de fantasía, donde vive alguien que quiero pero no está. En este último está mi mente, pero no mi cuerpo. El mundo real vive atravesado por ese mundo de fantasía, de afectos, de memorias y pensamientos, que aparecen de tanto en tanto y van formando parte de él, confundiéndose. Mi mundo real no existe ya que lo atravieso físicamente pero mi mente y corazón están en otra parte. Mi mundo de fantasía sí existe ya que lo pienso, lo vivo, me hace reir y llorar y no me deja dormir o me deja. Mientras duermo, mi mundo de fantasía me toma completamente y me hace soñar con él. Es ahí cuando ese mundo se hace más “real”. Mientras escribo, siento las teclas debajo de mis dedos pero mi mente tiene tu imagen, esa casa donde vivíamos, los olores y nuestras manos tomadas. Tu sonrisa y tu voz.

Advertisements

Tiempos II

crop
Todavía hay esperanza.

Tiempos de desconcierto, miedo y exceso. De escuchar rock con auriculares, de ver películas violentas y videos en Youtube. De hacerse famoso por un minuto, or un año. De amor fácil y dinero difícil. Tiempos de relatividad. De no saber distinguir lo bueno y lo malo. De cuestionamiento y cambio. La izquierda se transformó en un pasquín siniestro poblado por farsantes. La derecha siembra violencia y desigualdad, racismo y odio. La gente se refugia en sus celulares, cines, drogas y alcohol. El anarquismo parece lo más simple. Una nueva guerra fría asoma. O se está de un lado o del otro. Aparece una nueva versión del mundo con buenos y malos.  Ignorantes y sabios.

Mientras tanto…tiempos de buscar a gritos a alguien que no quiera solo dinero o sexo. Tiempos de buscar y encontrar un simple diálogo, una comunicación con algún ser humano. Tiempo de refugios, de utopías en mentes aisladas. Tiempos de buscar fórmulas mágicas y gurúes.

Y ahí voy, como tantos otros, buscando a gritos a mi Mesías, mi gurú. O algún amor o beso que me devuelva mi sentido de ser humano. Buscando ese abrazo del niño que todavía ignora ese mundo que está y tal vez no exista cuando crezca. Ese niño todavía riendo por esa broma tonta de su padre. Me refugio en esos niños que me devuelven la esperanza. Esos niños todavía ríen…de verdad. Y me regalan su sonrisa. Gracias.

Sentimientos que azotan

sadness-man-in-the-shadow
Sentir el dolor y no saber qué hacer.

Puede uno acostumbrarse al dolor, la pena, la angustia y la tristeza? Puede uno navegar años por un mar de desesperanza, luchando por cambiar eso que nos lleva a estos estados, sin ver resultados y sin caer en pozos aún mas profundos que nos lleven, tal vez, a la muerte (física o en vida, traducida en inacción, depresión e inacción)?

Hay un pozo final donde caemos, finalmente, víctimas de tantos golpes, como cae un boxeador luego de ese último golpe, que no sería el que lo tira sino fuera porque recibió cien otros antes? O podemos mantenernos de pie, o levantarnos, salvados por un “gong” o una toalla o unas palabras en el rincón?

Nos sirve el llanto eternamente? o la terapia? o el sexo? o el “shopping”? Hay que esperar? Tantas, tantas preguntas me hago en estos tiempos de dolor, de cosas que no se resuelven, de penas y llantos que me asaltan sin esperarlo, de atontamientos.

Sí sé que nada puede hacer para cambiar esa realidad que me azota, me carcome y me disuelve el corazón. Sí sé que no es mi culpa pero me afecta. Sí sé que mi energía es limitada y cuando la consumo en dolor, llanto y desesperanza, se me agota y me queda menos para la risa, la alegría y el placer. Sí sé que también mi tiempo es limitado y no puedo darme el lujo de sufrir tanto.

Pero aún sabiendo todo eso, no es suficiente. Los latigazos siguen llegando, y si no llegan, están los recuerdos, las cicatrices de esos latigazos, que los veo cada vez que me veo el espejo y me los recuerdan.

Días de dolor, de alegrías impuestas y de preguntas sin muchas respuestas…

 

 

Condenado

20160312113419_condenado-a-tres-aa-os-de-ca-rcel-p
Se puede estar condenado siendo libre? Sí.

Es posible tener otra vida? Dejar todo y comenzar de nuevo? Que pasa cuando uno se ve a si mismo y siente que nada de lo que tiene o le pasa lo hace feliz? Se puede o se esta condenado a esa vida? Recuerdo que en business se llama a esa imposibilidad el “costo de cambio”: una empresa esta condenada a morir porque le resulta mas “barato” no cerrar. Yo sere eso? una empresa condenada? Y que hace la mente cuando la vida te ha condenado? Intenta refugios, pasajeros, mentales, fantasiosos. Asi, me refugio al dormir. Siento en ese momento que salgo de mi vida y vivo otra, la de los suenos. Y cada manana, trato de recordar esos suenos donde soy verdaderamente libre. Y tambien encuentro refugio en caminatas, en partidos de ajedrez o incluso atontandome en el trabajo. No hay futuro, solo este presente funesto, solido, inmutable, imposible de eliminar porque es gigante como una montana. Y la mente busca, imagina salidas, algunas graduales, otras mas bruscas. Hasta la muerte ronda la cabeza pero eso negaria la esperanza y siempre hay alguna. Vender todo, dejar todo, abandonar y dejar que la vida llegue. Asi son mis dias y asi sigo…sin saber en donde terminare.

Volviendo

Ave-Fénix
No he muerto todavia, pero si muero, espero volver mas fuerte.

No tengo tiempo para escribir. Por eso lo hago en twitter en cuotas. Intentare volver pero cuesta cuando hay problemas personales que lo impiden. Ojala tenga las fuerzas para superarlos y volver a ser el mismo u otro distinto pero mejor. Como cuando el Ave Fenix. revivio…

Viaje en el tiempo…

create-a-relationship-roadmap-and-build-dream-connections
Viajar en el tiempo no es imposible…

Por algun motivo, su mente volvia una y otra vez a los recuerdos de su infancia, juventud y madurez. Ya orillando los 60, su vida se sentia ya larga, sinuosa y llena de historia. Su presente ya no era tan feliz, su cuerpo ya no le respondia tan bien como antes. Por ahi se sorprendia mirandose al espejo intentando encontrar nuevas arrugas o desgastes de los golpes de la vida. No era un tema de salud. Era un tema de su mente. Salia a caminar y recordaba y recordaba…Comenzo todo una tarde. Estaba en un parque, sentado mirando unos patos en un lago de un parque…de pronto, su mente comenzo divagar recordando un partido de futbol en aquella cancha de tierra de su infancia, cayendo la tarde. Recordo el sol cayendo sobre la cordillera mendocina, a lo lejos, la noche llegando y como seguian jugando a pesar de la noche y como se llevo por delante ese poste de la cancha por la oscuridad y como quedo negro su ojo durante semanas. Cuando volvio en si, ya era de noche. La segunda vez ocurrio caminando por ese bosque al que le gustaba ir a escuchar los sonidos de pajaros y del viento. De repente, caminando, comenzo a recordarse caminando una noche por la desierta calle General Paz, a las 3 en la madrugada, con su sobretodo y algo de agua nieve y unos policias con perros acercandose, pidiendole los documentos y llevandolo a la comisaria de la calle Godoy Cruz, tenerlo incomunicado por tres dias, en un calabozo, la cicatriz y el rostro de ese hombre semidesnudo, la botella de Coca Cola cayendo en la boca de ese pobre chico al que los policias torturaban solo por placer, barriendo la comisaria con el sol de julio brillando en aquel amanecer durante la dictadura. Desperto ya casi en su casa sin saber como habia llegado. La tercera fue mas increible. Paseando por Galveston, sintiendo la humedad del aire del Caribe, se encontro en esa carpa en Mar de Ajo, el humo afuera, la invasion de mosquitos, la patota queriendo entrar y atacarnos a nosotros y a esas chicas que habiamos conocido esa noche. Pero esta vez no desperto…siguio ahi, dentro de esa carpa, escuchando los gritos de esos desaforados que querian entrar en la carpa, borrachos y llenos de bronca. Los golpes, los gritos, y el silencio…

Vida completa

life-1024x653
Cuando parecia que ya nada quedaba por vivir…

En la vida hay distintos momentos. Penso que habia vivido todos los momentos posibles. Momentos de dolor fisico, de enfermedad, de tristeza infinita al perder un ser querido, de placer fisico, orgasmico (toma diversas formas) o de estar en una playa tomando sol y sintiendo el agua fresca, o disfrutando un fuego en el frio y la nieve. El placer del aire helado y el cafe caliente, o de la comida sabrosa en el momento adecuado. Los viajes a lugares lejanos y el placer de las distintas culturas, idiomas y edificios. Habia conocido la felicidad de distintas formas: al amar y sentirse amado, al sentirse seguro y resguardado, al ayudar a otros mas necesitados y al lograr o adquirir cosas para el diario vivir o la vanidad personal. Habia conocido la vanidad de sentirse gustado o admirado. Habia conocido la verguenza de pasar un papelon o de haber llegado tarde o haber sido sorprendido colandose en un autobus. Habia estado en la carcel injustamente y conocia la calumnia y el ser injustamente acusado. Habia pasado examenes con diez y habia sido aplazado. Habia sentido el rechazo, el desprecio y el sentirse bienvenido. Habia hecho el amor y sabia lo que eran los labios del ser amado. Habia presenciado el nacimiento de sus hijos y los veia crecer y sufria por ellos cuando las cosas no salian bien. Sabia de los delirios del alcohol y otras sustancias. Habia sentido la rabia y el deseo de venganza y los latidos del corazon dolido, desgarrado y lleno de furia y de miedo. La depresion, o ese dolor interno indescriptible, lo habian tomado una vez y casi lo llevaron a la muerte. Que otro placer o dolor le esperaba? Y de repente, sintio algo que no habia sentido hasta ahora: de repente, cuando parecia que ya nada quedaba por vivir o experimentar, cuando la vida ya parecia algo gastado, viejo y con nada por descubrir, sintio algo nuevo, unico…

Suerte…

dice-luck
Es todo cuestion de suerte…

He tenido suerte: estoy vivo, estoy sano y puedo caminar, dos hijos estudian y se comportan en forma “normal”, tengo amigos que me ayudaron a emigrar cuando las cosas en mi pais no me permitian vivir, tengo buen aspecto fisico y siempre tuve chicas y mujeres que gustaron de mi, mi coeficiente de inteligencia es bastante alto y eso me permitio estudiar, progresar y ganar dinero suficiente para vivir bien, tengo una esposa que me ama, mi cuerpo es sano y he practicado muchos deportes para los que tengo facilidad. no soy bajo de estatura, no he tenido que soportar el racismo o la tortura, no soy pobre, no tengo Alzheimer o cancer o enfermedades graves, siempre fui bueno para las matematicas, soy feliz cuando mis alumnos aprenden y no me importa el dinero, tengo un trabajo. Tengo un blog donde escribo lo que quiero.

No he tenido suerte: siempre fui timido y no pude aprovechar algunas oportunidades, un hijo me salio “anormal” y consume drogas, se emborracha y sufre depresion, algunos amigos me traicionaron, me insultaron, me usaron y me “cagaron”, algunos son mas lindos que yo y mas inteligentes, algunos son mejores que yo haciendo deportes, muchos tienen mucho mas dinero que yo y ni siquiera son tan inteligentes, no soy alto de estatura, no naci principe ni tan bello como para ser mantenido sin trabajar, no herede nada de mis padres que eran pobres, mi estomago es debil y el vino me hace mal, me hubiera gustado ser un artista y no soy bueno para pintar ni tengo talento, no tengo el talento para ser un matematico importante, veo que en el mundo aumenta la pobreza y sufro por eso mientras otros no sufren, no tengo el dinero suficiente como para tener la libertad de hacer lo que yo quiera. Tengo un trabajo que no me gusta y no tengo la claridad o capacidad o contactos para encontrar lo que realmente me gustaria hacer. Tengo un blog que casi nadie lee.

Volver…

No-hay-retorno-01
Vuelta al pago…

Y ya me voy a Argentina. En unos dias mas, inicio la marcha hacia el lugar de donde vengo. En unos días mas, me pongo en guardia, dejo de lado la tranquilidad de caminar por la calle o los lugares mirando de reojo por si alguien se acerca, de dejar mi auto abierto o mi casa abierta, dejo por un tiempo mi casa sin rejas y sin cerca, el “excuse me” o el “ooops” cuando me cruzo con alguien, dejo por un tiempo los autos nuevos, los supermercados llenos, atiborrados de clases de frutas, productos de todo el globo y tecnología de punta al alcance de la mano, dejo de lado el “paraíso” por el cual miles mueren intentando cruzar el Rio Grande. Por un mes, comenzare a escuchar mi idioma en todas partes, me trenzare seguramente en discusiones sobre EEUU, el imperialismo, la libertad o el rol del Estado. Comere carne y me haré lustrar los zapatos en la calle, disfrutare de cafecitos con medialunas en la calle, del aire de la montana mendocina y de las parrilladas. Quien sabe, hasta capaz que disfruto de una final o un campeonato mundial de fútbol para Argentina en tierra argentina.

En un mes, la nostalgia y la tristeza volverán a invadirme cuando atterrice el avion en El Plumerillo y vuelva a recorrer esas calles llenas de perros callejeros, ranchos derruidos y gente mal vestida, producto de décadas de corrupción política y pobreza.

Seguro me tomare un micro para recorrer los suburbios y confirmar la decadencia económica perenne. También recorrere librerías y negocios, bajo la atenta mirada de empleados acostumbrados a los robos y rateros. Volvere a caminar por las calles mendocinas, esquivando autos en la calle que, implacablemente, cazan peatones en las esquinas. Y subiré a taxis que correrán alocadamente por las calles, pasando semáforos, insultando peatones y enojándose porque no tengo cambio. Seguramente visitare la Galeria Tonsa para cambiar mis dolares valiosos que me permitirán tener la comodidad de consumir lo que quiera sin preocuparme por el poder adquisitivo y me encontrare con amigos que no veo hace mucho tiempo, mas avejentados y seguramente mas locos. Tambien visitare medicos y dentistas, que cobran mas barato y son mas humanos.

En unos días, comienza mi aventura sudamericana y la eterna contradicción del inmigrante me golpeara, quien sabe, ojala, mas suavemente que otras veces…