Asco…

Image
Dudo que esto provoque en Cristina Kirchner mas emoción que un par de zapatos de lujo... lamentablemente para el país queda demostrado que no tiene corazón y que todo es una mentira...

Ultimamente, leyendo los diarios o mirando programas de tv de Argentina, me invade una sensación rara, que trato de definir infructuosamente. Habiendo dejado el país ya hace mucho tiempo, no puedo evitar estar informado sobre lo que pasa en mi Patria, tan lejana y cercana a la vez. Ya he dado mis opiniones en este blog sobre la democracia mentirosa argentina y sus lideres políticos y no voy a abundar en eso. Simplemente quería describir mi sensación y tratar de encontrar una palabra que la defina.

Por una parte, paulatinamente siento que me resulta imposible ver o escuchar a la Presidente Kirchner. No soporto su rostro, sus dichos, su sorna, su sarcasmo, su estilo “canchero”, su ironía, ni su impostado estilo de defensora de “genero”. No soporto el rol que pretende tener de defensora de los pobres y humildes, en total contradicción con su estilo de vida ampuloso, lujoso y de millonario. No soporto su estilo de falsedad o doble discurso cuando pretende, por ejemplo, hacer creer que Argentina es un ejemplo de país que ha manejado la crisis mejor que ninguno otro y por otro lado decir, cuando quiere entregar los subtes, que esos subtes no son “los de New York”. No soporto que se rodee de “bufones” que todo el tiempo la aplauden cuando hace anuncios sin importancia, pero se esconde cuando tiene que enfrentar hechos como el accidente evitable de Once. Esta sensación de insoportabilidad se repite con otros funcionarios como Boudou o Anibal Fernandez, por ejemplo, cuando, siempre con ese estilo tan “canchero” intentan descalificar opositores o defender sus puntos de vista. Digamos que mas allá de que sus políticas puedan ser acertadas o no, no soporto el estilo  la forma de expresarse de estos personajes. Finalmente, se suman todos aquellos que inventan justificaciones intelectuales que pretenden demostrar que, en realidad, Cristina Kirchner encarna un proyecto popular y nacional único en la historia, cuando el crecimiento de las villas miseria, marginalidad, delincuencia, decadencia juvenil y falta de educación es manifiesta cada vez que voy a la Argentina. Es como si uno entrara a una casa sucia, sin electricidad, con mal olor, sin agua, sin cloacas, que se llueve y se esta por caer y alguien pretendiera vendernosla diciendo que en realidad, esa casa esta en excelentes condiciones y no somos capaces de verlo. Esto ultimo es interesante ya que, ante los hechos obvios, muchos defensores del “modelo” pretenden hacer creer que esa realidad no existe y que solo ellos son capaces de ver la “verdadera” realidad, ubicándose por sobre los demás mortales, en una posición de redentores, dueños de la verdad y “elegidos”.

En estos días también pude ver a otros personajes, como Manzano o Vila, el primero político de la época nefasta de Menem y el otro, quien sabe de donde salio pero cuyos negocios son millonarios, uno de los cuales tengo entendido fue apropiarse de terrenos fiscales para construir un barrio. El país esta lleno de estos políticos devenidos empresarios que aprovechan la política para hacer negocios, ya sea mientras tienen cargos o cuando se encuentren fuera del gobierno. Digamos que la inescrupulosidad de los políticos no es solo de este gobierno sino de los anteriores desde que comenzó la ultima etapa democrática en 1983. En todo ese tiempo a esta parte, el sistema político se ha transformado en una especie de empresa para enriquecimiento de una clase. El Congreso es simplemente un apéndice del poder administrador y los jueces, nombrados a dedo por conveniencia política en general, solo contribuyen con su acción o inacción a preservar y profundizar el entramado siniestro.

Durante este tiempo también ocurrió un accidente ferroviario donde murieron 51 personas, simplemente porque esos trenes están viejos y no se mantienen como se debiera, como un síntoma mas de la decadencia y la falta de inversión en infraestructura. Pienso en esos muertos y tanto otros a manos de delincuentes, otrora desocupados, jóvenes sin futuro y sin pasado, que no se pudieron alimentar bien durante la época de Menem, que, en algunos casos, han caído en la prostitución, la droga o la criminalidad y que ahora simplemente forman un ejercito de delincuentes o potenciales delincuentes en una nueva forma diabólica de decadencia social.

Para completar este panorama, me puse a ver el otro día unos documentales sobre las villas miseria de Argentina en tn.com.ar, las que existen por cientos, y realmente termine de comprobar que esa mujer que esta en el gobierno, rodeada de lujos, zapatos caros y perfumes franceses no puede tener un gramo de bondad con consideración por aquellos que dice defender. Ella y su marido fallecido han estado casi una década en el poder, han dispuesto de fortunas ingresadas por la soja y han tenido la posibilidad de cambiar esa realidad y han elegido no hacerlo, postrando a millones en la pobreza y la marginalidad lo que es equivalente a matarlos en vida.

La otra pata del sistema es un conjunto de empresarios y medios que permiten que el “modelo” se afiance en el tiempo y se “profundice” para beneficio exclusivo del poder y sus amigos.

Esa mezcla de un pueblo marginado, al que se le ha negado la educación, que vive inmerso en un sistema manejado por políticos redentores, inescrupulosos, que se dedican a hacer negocios en el poder a costa de un voto que usan y reciben cada tanto, apoyados por medios y empresarios afines, ha generado lo yo llamo “desaparecidos en democracia”.

NO es fácil explicar todo esto en pocas palabras. Es un conjunto de cosas yo diría ‘diabólicas” que siento que se han apoderado del país. Esa mezcla de pobreza obscena, funcionarios soberbios y millonarios, poderes corrompidos y muertos  ha ido generando esa  sensación que intentaba definir y que, a medida que escribo y pienso, veo que es de tristeza pero tambien de asco, asco y rechazo.

Habra alguna salida? Se acabara en algún momento esta pesadilla para mi país? Se acabara esta sensación de asco e incertidumbre? El tiempo dirá.

Advertisements

Educar como libertad y la política como esclavitud…

Algunas ideas acerca de como educar y liberar un mundo esclavizado por la ignorancia?

Después de unas semanas de viaje, de meditación, de reflexión, de “despegue” de la realidad, vuelvo al mundo real, a la dinámica diaria, al mundo tal como y como nos golpea o nos acaricia en nuestras rutinas, nuestro diario dormir, comer, y amar, a nuestros pensamientos sobre el pasado, el presente y el futuro, a nuestras dudas acerca de cómo mejorar nuestra vida (o la de los demás según sean nuestros valores). Veo que los “hits” en mi sitio han bajado y no me extraña ya que ya rara vez escribo. Y no por falta de ideas o cuestiones sino porque la vida “real” no me da mucho tiempo (ni ganas de golpear las teclas). Siempre pienso en maneras de escribir más seguido o de hacer posts mas cortos, etc. Ya veremos. El tiempo dirá. Por ahora, se me ocurre escribir sobre el tema de la educación. Días pasados veía algunas imágenes de líderes políticos argentinos levantando brazos, tejiendo y diciendo mentiras a públicos no muy lúcidos y dispuestos al aplauso fácil y rápido y no sé porqué se me vino a la cabeza la idea de educar. Tal vez porque he dedicado la mayor parte de mi vida a ser maestro o profesor o entrenador o porque he leído y estudiado muchos autores dedicados al tema de la educación o porque la imagen me mostraba algo que yo sentía en el fondo de mi corazón como lo contrario de la educación, vaya a saber porqué…pensé qué era la educación. Por un momento intenté definir en mi mente la educación o el acto de educar en pocas palabras. Y sin dudar pensé que educar es crear condiciones para que el otro, el alumno, el educando, pueda desarrollarse. Pensé en la ‘zona de desarrollo próximo” de la que hablaba Vigotsky creo, en el ejemplo del niño que un día se levanta y comienza a caminar solo porque el educador (el padre) fue creando condiciones para que el niño lo haga. Pensé que ese era el mejor ejemplo. El padre no puede caminar por el niño pero sí puede crear condiciones para que el niño un día pueda hacerlo. De la misma manera, pensé, el profesor, el maestro, crea condiciones para que el alumno se desarrolle y un día “camine”, aplique el conocimiento, sea libre (como decía Freire) al educarse. El profesor resulta entonces un guía(recordé mis años como maestro de Escuelas Montessori), alguien que es exitoso en su tarea educativa cuando el alumno aprende solo, moviéndose libremente por caminos delineados cerebralmente por el maestro. Sentí la importancia de la independencia de criterio, de la duda, del cuestionamiento, de la curiosidad y de la discusión como elementos clave para la educación. Recordé cómo, en mis clases, siempre le pido a mis alumnos o participantes que siempre pregunten porqué tanto a lo que les digo como a quién soy yo y porqué estoy ahí. Recordé a Sócrates y a Bertrand Russell, como a alumnos brillantes que alguna vez me hicieron preguntas o discutieron conmigo y me hicieron sentir como un alumno más.

Sentí que la antítesis de educar o enseñar eran esos profesores o maestros que dictan o autoritariamente importen lo que saben como grandes verdades sin importar el porqué, las aristas, la relatividad de las cosas o la dinámica de una realidad cambiante.

En esos pensamientos estaba mientras veía muchedumbres gritando y aplaudiendo a la líder política argentina, con arrogancia y seguridad, diciendo a las multitudes lo que ella consideraba la VERDAD, la REALIDAD y lo que a muchos podría parecer un intento de liberar, de educar y mostrar la realidad, me pareció a mi, todo lo contrario: una muestra de ocultamiento de la realidad, un intento de esclavizar mentes, y de poseerlas, un adoctrinamiento y una apología del fanatismo como modo de pensamiento.

Justamente lo contrario de la educación, justamente lo contrario de la libertad, justamente la esclavitud…

Al enemigo, justicia; al amigo, injusticia…

Amigo de Bush, amigo de Kirchner...Menem lo hizo...al amigo, injusticia...

Suele decirse por ahí que Perón se refirió a sus enemigos una vez con la siguiente frase: ” Al enemigo, ni justicia”, lo que obviamente mostraba su pensamiento autoritario. Luego de la muerte de Perón, aquellos que llegaron al poder en su nombre (utilizando diversos nombres como Justicialismo, o Frejuli, o, últimamente, Frente para la Victoria) se dedicaron a dar su versión del Peronismo de acuerdo a su conveniencia. Asi, por ejemplo, Menem puso a Alsogaray y su partido liberal al frente del gobierno, se alió  con Bush y creo la versión liberal del Peronismo de acuerdo a su conveniencia. Luego vino Kirchner y creó su versión supuestamente progresista, nacional y popular. Esta nueva versión crea una nueva versión sobre la justicia. Podríamos llamarla asi:” Al enemigo, justicia, al amigo, injusticia”. Un ejemplo es ilustrativo. Utilizando la bandera de los derechos humanos, el kirchnerismo se ha dedicado a hacer justicia por los crímenes de la dictadura militar. En ese contexto, en forma muy eficiente y eficaz, y con jueces muy expeditivos, se han juzgado y encarcelado muchos criminales. La justicia ha actuado con el ímpetu, celeridad y fortaleza con que debe actuar, en este caso, con los enemigos del kirchnerismo, digamos, “al enemigo, justicia”. Pero, por otra parte, en estos días se ha absuelto a Menem por el contrabando de armas que se llevó a cabo en la década del 90. En este caso, la Justicia no actuó como debía ya que, obviamente, don Carlos es amigo del kirchnerismo y, con los amigos del poder, la Justicia suele tender a levantarse la venda de los ojos. En este caso, al amigo no se le aplicó la Justicia, “al amigo, injusticia”. La Justicia debe ser para todos. Lamentablemente, en la Argentina, la Justicia actúa de acuerdo a las conveniencias del poder. Esa Justicia no sirve, es injusticia, y es uno de los elementos determinantes de la decadencia argentina. Delicias del peronismo, o kirchnerismo o como se llame la última versión del peronismo…

Cansancio: en un mundo donde uno hace lo que quiere se necesitan vacaciones?

Si Ud. quisiera estar en el lugar de ese señor en la foto, Ud. no es feliz...

Hay muchos tipos de cansancio, asi como hay muchas formas de no estar cansado. Uno puede estar cansado en el momento, por el día que ha tenido, porque ha vuelto de ir a correr o por un día al aire libre. Uno puede también estar cansado en forma más profunda, por días, semanas o meses de estar soportando algo (por ejemplo un trabajo) o a alguien (por ejemplo su esposa y/o hijos). Uno también puede estar cansado de ciertas cosas o actividades, por ejemplo, de ver televisión, de ver propagandas de productos o de ver los mismos personajes siempre en las revistas o tv. Uno puede estar también cansado de ciertas ideas, tales como, en la actualidad, los derechos de los homosexuales (o gays) o de la biogenética o de los autos híbridos o de la no-polución o de la crisis global. Hay tantas formas de cansancio yo creo como estímulos nos llegan día a día.

Mi día, al menos esta siempre siendo bombardeado por información de toda clase. En mi trabajo debo estar todo el tiempo actualizándome acerca de nuevos métodos, nuevos libros o nuevas formas de hacer las cosas. También debo estar siempre conociendo personas nuevas ya sea para relacionarme o para dar o pedir explicaciones. Al volver a mi casa, tengo siempre que estar resolviendo problemas o situaciones, pagando deudas (que afortunadamente todavía puedo pagar) y cuando intento hacer algo distinto, tengo que estar siempre recibiendo información sobre lo que pasa en el mundo, o en mi país o en el lugar donde vivo.

De tal manera que, si sumamos los días de nuestra vida, los estímulos, las actividades, las propagandas, las personas, las deudas, los productos, los personajes, las ideas de moda, la crisis global y la lucha contra el cáncer, etc., etc., uno llega a la conclusión de que es imposible vivir sin vacaciones. Esas benditas vacaciones que nos permiten “recuperarnos” o “desestresarnos”. Por el otro lado, si nuestra vida estuviera totalmente equilibrada, obviamente no necesitaríamos vacaciones. Una vida en la cual no tenemos “cansancio”, evidentemente no necesita vacaciones.  Esa vida equilibrada es la que nos haría yo diría FELICES. Una vida acompañados por quienes realmente queremos y haciendo las cosas que realmente queremos.

Contradictoriamente, mucha gente cree que es feliz porque tiene vacaciones o porque disfruta sus vacaciones. Todo lo contrario, las vacaciones son el “valium” de la vida en la sociedad civilizada. De ahí la depresión de tantos cuando deben volver a su trabajo. Muy pocos son los que sienten que quieren volver a su trabajo después de las vacaciones (y de esos pocos, otros tantos lo hacen porque ya están en una etapa de “workaholism”). Muchos otros, pobres ellos, nunca tienen vacaciones. Y muchos otros, más pobres aún, ni siquiera tienen trabajo y viven en una “vacación” constante con el otro stress de no poder comer o no tener donde vivir.

Quiénes serán aquellos que viven tan bien? es decir sin tener que tomarse vacaciones. Evidentemente unos pocos, yo diría que tal vez ninguno, al menos en la sociedad occidental de las grandes urbes en las que yo habito. Encima de todo, ahora todos quieren ser famosos (lo que agrega aún más stress) ya que todos tienen su facebook o su página personal.

Uno llega a preguntarse finalmente si esta vida, de juntar más o menos dinero, de lograr triunfos profesionales, de tener uno o dos casas, dos o tres autos, educar a sus hijos hasta que sean profesionales, estar informado y no intentar ni por un instante cuestionar el “status quo” es la felicidad y el “sentido de la vida” (como diría Frankl).

Vivimos todos inmersos un Truman Show? Este verano visite ese lugarcito en Florida donde se filmó la película, Seaside, y por un instante pensé que esa gente ahí tan elegante en realidad era protagonista del Truman Show. Todos disfrutaban del lugar, todos eran muy lindos, muy bien vestidos, con lindos autos y en total tranquilidad y seguridad. Parecía el lugar perfecto donde todos queremos estar.

Me resisto a creer que ya está todo dicho, me resisto a creer que ya logré todo, me resisto a creer que tendré que seguir toda mi vida soportando que los medios me digan lo que tengo que pensar o hacer. Me resisto a tener que ver partidos de tenis con logos de multinacionales en el fondo todo el tiempo. Me resisto a tener que seguir escuchando sobre la famosa crisis global que siempre afecta a los mismos. Me resisto a creer que tendré que seguir siendo un engranaje más de este Truman Show. Me resisto en fin, a creer que ya logre mi felicidad porque logré lo que hay que lograr en un mundo occidental y civilizado y porque estoy mejor que muchos que luchan en la pobreza.

Pero tal vez estoy equivocado y realmente necesito unas buenas vacaciones…

 

Un caso que permite aprender sobre la verdadera Argentina…

Pueden esos mismos que han creado estructuras decadentes cambiarlas y perder el poder en nombre de la honestidad y el bienestar del pueblo que los vota?

Hace unos diez días comencé a mirar por tv el caso de esta niñita Candela que había desaparecido de su casa y de la que no se sabía nada. Era interesante seguir cada día el asunto por televisión y el movimiento que se había generado. A través del caso uno podía apreciar la forma como vive la gente en supuestos “barrios” que, en realidad, ya son prácticamente villas si juzgamos las construcciones, el nivel educativo de la gente y la marginalidad en general que se puede apreciar en las calles. Primero me llamó la atención la prepotencia y arrogancia de una madre a la que supuestamente le había robado a su hija; luego me llamó la atención la cantidad de gente con antecedentes delictivos que viven en esos barrios donde haber estado “en cana” es lo más normal del mundo. Esa Argentina decadente que me sorprende cada vez que vuelvo al país es lo más doloroso que se puede sentir por la Patria que lo vió a uno nacer. Cuando escuchaba a la madre de esa pobre chica asesinada días más tarde no podía dejar de pensar que hablaba como hablan los políticos, con ese tono arrogante y “sobrador” propio de los que gobiernan el país tales como la misma Presidente o sus Ministros. Con el paso del tiempo, las conexiones entre policías, políticos y delincuentes se ven aún más claramente. En Clarín de hoy aparece que el abuelo de la madre de la chica muerta fue Concejal y hasta la misma madre trabajaba o trabaja en política nada menos que para el kirchnerismo (tal vez eso le permitió una entrevista con Cristina), y mantiene o ha mantenido relaciones con organizaciones del narcotráfico en Argentina. Era triste comprobar que lo que pensé y sentí desde el primer día se hacía realidad… Que el caso Candela pintaba una vez más con claridad la Argentina presente manejada por bandas de distinto calibre y tipo y con el condimento político indispensable…

Eso me hizo volver al pasado personal. No podía dejar de pensar en cuántas ilusiones me hacía cuando vivía en Argentina y trataba de participar en política para intentar cambiar las cosas intentando utilizar las herramientas y conocimientos que me habían dando tantos años de estudio y preparación en el país y fuera de él. Me llevó bastante tiempo darme cuenta que la política argentina y, por lo tanto, las directivas políticas que marcan el rumbo del país (en Argentina mucho más profundamente ya que el Estado—-en realidad el partido de turno gobernante—-interviene en todas las áreas) estaban determinadas por grupos cuasi-mafiosos partidarios que no tienen ningún tipo de escrúpulo para lograr sus objetivos. Me llevó bastante tiempo darme cuenta que esos grupos políticos sólo buscan llenarse de dinero para comprar voluntades, hacerse millonarios en el poder y luego incursionar en supuestas áreas del sector “privado” para “legalizar” sus ganancias. Tuve que vivirlo personalmente ya que no podía creerlo y fue el factor más importante en mi decisión de irme del país…

La Argentina es un país donde, de un lado, están esos políticos inescrupulosos, enquistados en partidos cuasi-mafiosos, cuyo poder esta basado en el el voto popular logrado básicamente a través de dádivas, subsidios, regalos y reparto de beneficios. Cuentan con la complicidad de sectores empresarios que se favorecen por esas políticas y sectores mediáticos que los apoyan a cambio de beneficios. Del otro lado están los que venden sus votos de diversas maneras y aquellos (que no alcanzan a ser mayoría) que intentan cambiar un sistema a través de alguna forma más o menos honesta. De más está decir que éstos últimos no tienen ninguna posibilidad de cambiar nada, al menos con esta estructura vigente.

A qué viene todo esto? Pues a que simplemente, mirando el caso de esta pobre inocente Candela, uno puede ver claramente estas estas estructuras mafioso-políticas que están enquistadas profundamente en la Argentina. Un caso didáctico para todo aquél que quiera aprender y ver la realidad…

Argentina en democracia sintetizada en un video…

Siempre he envidiado a aquellos grandes genios del cine, capaces de comunicar con imágenes, historias, personajes o diálogos las más grandes emociones. Así también a aquellos fotógrafos o pintores capaces de lo mismo (espero algún día poder estudiar o aprender cine). Por eso, qué mejor que un video (en este caso de la vida real) para mostrar claramente la Argentina decadente en democracia a manos de políticos inescrupulosos, votados o acompañados ya sea por gente que es engañada o se deja engañar. La Argentina manejada por partidos políticos decadentes, cerrados y hasta mafiosos. No es que esto no exista en otros países, pero la Argentina es donde nací, donde me crié, donde estudié y donde conocí también mucha gente valiosa que me ayudó. Simplemente me causa mucha tristeza que la gente no sea capaz de deshacerse de estos políticos envilecidos, hipócritas y mentirosos y crear alguna esperanza. Para aquellos que no conocen el tema, el que habla es el ex Presidente Menem, famoso por haber hundido el país en democracia, crear desempleo, pobreza y marginación. A su derecha, Duhalde, su vice en la época, responsable en el 2001 del famoso “corralito” que creo a los primeros “desaparecidos en democracia”(tema de otros posts aquí) y actual opositor supuestamente capaz de solucionar problemas; por último, a la izquierda, de bigotes, aplaudiendo y sonriendo, Aníbal Fernández, uno de los hombres mas prominentes del gobierno actual de los Kirchner, famoso, entre otras delicadezas, por criticar y cuestionar el modelo político y económico de Menem y por sentirse orgulloso de haber combatido y combatir, ese modelo y sus consecuencias. En pocas palabras, dignos exponentes de la clase gobernante decadente y cómplice.

Con tristeza entonces, algo distinto, muy ilustrativo y con mas valor que miles de palabras:

Capas de felicidad o infelicidad

Esta tu casa preparada para la tormenta?

Podria decirse que la vida de cada uno consiste en la suma de experiencias que se van recogiendo a lo largo de años y años y que van creando en nosotros algo asi como una estructura que nos sostiene mas o menos bien segun esas experiencias que hayamos vivido. A mas fuerte estructura, menor posibilidad de caerse, de perderse, de ser infeliz. A mas débil estructura, mayor posibilidad de caerse, o perderse o ser infeliz. Como se logra una buena estructura? ese seria el problema. Yo me arriesgaría a decir que esa estructura esta hecha de una familia que nos cuida, nos guía y nos protege allá por el comienzo de la vida, que nos da libertad cuando crecemos; de una sociedad o un país donde hay posibilidades de vivir con dignidad, digamos, de satisfacer esas necesidades que Maslov describió hace ya bastante tiempo, de estudiar o cultivar nuestra alma y nuestro espíritu, de fijar objetivos claros de vida y finalmente, de construir nuestra vida afectiva de tal manera que podamos amar, ser amados, respetar y ser respetados.

Digamos que esa estructura a medida que va formándose nos va haciendo mas fuertes o mas débiles, mas seguros o inseguros, mas felices o infelices. Que significa tener una buena y solida estructura? nada mas y nada menos que permitirnos soportar y superar los desafíos de la vida, los día a día, los sinsabores, las perdidas, los accidentes, las muertes, los despidos, las tormentas y toda cuanta calamidad nos ocurra. A la manera de una casa solida que resiste los embates del peor de los huracanes. Por el otro lado, la estructura mas débil, seguramente caera con el menor de los vientos.

Tuve oportunidad de sentir esto muchas veces en la vida, de sufrir tal vez los mismos embates pero en distintas situaciones estructurales de mi vida. Ahora me siento mas fuerte que nunca, siento que estoy trabajando en esa estructura(importante es darse cuenta que trabajar en la estructura requiere pensar a largo plazo e invertir). Trabajar en esa estructura es algo que no podía hacer cuando vivía en la Argentina, cuando no se podía pensar a largo plazo, cuando no se podía conseguir un trabajo, a veces ni cobrar el sueldo ganado con trabajo duro, cuando recibía los insultos y la agresión todos los días en la calle. Ahora, desde lejos, veo una Argentina similar, con gente cuya estructura esta débil, que no puede invertir en ella, que sufre por el mas pequeño de los problemas, que no puede crecer, mandar sus hijos a las escuelas, o conseguir el pan necesario para cada día.

Ahora estoy preparado para la peor de las calamidades o de los infortunios y se que saldre adelante…