Tiempos

la-importancia-de-los-bosques-en-la-tierra

Tiempos de encontrar nuevos caminos.

Otro año que se va y otro que comienza. Tiempo de balances, de reflexiones, de dietas y cambios, de resoluciones? Así dicen, pero para todo el mundo parece ser más de lo mismo. Otro año de fiestas donde la gente tapa los agujeros emocionales con compras, con alcohol o con fuegos artificiales. Tiempos de tabletas, de e-mail y de mensajes de texto. Tiempos de GPS, de HD, ISIS y CIA. Tiempos de Trump, de idealismos muertos y promesas incumplidas. Tiempos de individualismo, mentalidad empresaria, competitividad y “teamwork”. De nacionalismos, populismos, seguridad y policías en las calles.

Para mí, entonces, son tiempos para la soledad y el recogimiento. De búsqueda. De darme cuenta que viví muchas décadas y no aprendí nada, o lo que aprendí no sirvió para cambiar el mundo. Tiempos de comenzar de nuevo, en otro camino, con otras personas y en otros lugares. Tiempos de alejarme, de ignorar y de tolerar para poder vivir. Tiempos para ser otra persona, para salir de mí mismo y descubrir.

Tiempos para correr, transpirar y sentir mis músculos vivos. Para saborear un vino y caminar por el bosque. Tiempos para detenerme a mirar bien las flores, los pájaros y los árboles. Tiempos para compartir una charla y un abrazo. Tiempos para reecontrarme con los demás seres que sufren y viven todavía creyendo que un mundo mejor es posible. Quedarán todavía? Voy a salir a buscarlos, antes que sea tarde…

Sentimientos que azotan

sadness-man-in-the-shadow

Sentir el dolor y no saber qué hacer.

Puede uno acostumbrarse al dolor, la pena, la angustia y la tristeza? Puede uno navegar años por un mar de desesperanza, luchando por cambiar eso que nos lleva a estos estados, sin ver resultados y sin caer en pozos aún mas profundos que nos lleven, tal vez, a la muerte (física o en vida, traducida en inacción, depresión e inacción)?

Hay un pozo final donde caemos, finalmente, víctimas de tantos golpes, como cae un boxeador luego de ese último golpe, que no sería el que lo tira sino fuera porque recibió cien otros antes? O podemos mantenernos de pie, o levantarnos, salvados por un “gong” o una toalla o unas palabras en el rincón?

Nos sirve el llanto eternamente? o la terapia? o el sexo? o el “shopping”? Hay que esperar? Tantas, tantas preguntas me hago en estos tiempos de dolor, de cosas que no se resuelven, de penas y llantos que me asaltan sin esperarlo, de atontamientos.

Sí sé que nada puede hacer para cambiar esa realidad que me azota, me carcome y me disuelve el corazón. Sí sé que no es mi culpa pero me afecta. Sí sé que mi energía es limitada y cuando la consumo en dolor, llanto y desesperanza, se me agota y me queda menos para la risa, la alegría y el placer. Sí sé que también mi tiempo es limitado y no puedo darme el lujo de sufrir tanto.

Pero aún sabiendo todo eso, no es suficiente. Los latigazos siguen llegando, y si no llegan, están los recuerdos, las cicatrices de esos latigazos, que los veo cada vez que me veo el espejo y me los recuerdan.

Días de dolor, de alegrías impuestas y de preguntas sin muchas respuestas…

 

 

La torre que soñé

screen-shot-2016-10-18-at-11-37-34-pm

Miniatura de mi torre soñada

Hoy vuelvo a escribir. El incesante golpeteo de la rutina diaria en mi cara, como llovizna molesta, no me deja avanzar, ir a donde quiero. Me desvía, me retrasa y lo peor, no me deja ver bien. La vorágine de mi vida de despertadores que suenan, duchas pospuestas, comidas apuradas, frases hechas, sonrisas forzadas, jefes insoportables y fríos, camisas y corbatas, papeles, reportes y viajes, noticias de un mundo apocalíptico, me ha hecho olvidar mi camino, mis proyectos, esos sueños que alguna vez tuve y se fueron diluyendo en esperas, justificaciones, necesidades de dinero, de casa y de comida. Esas putas necesidades fisiológicas me ganaron la batalla. Los infinitos “lo hago el fin de semana que viene” me trajeron hasta un punto donde ya no hay un puerto de embarque hacia el destino soñado. Hacia los destinos soñados, que fueron muchos. La vida soñada se transformó en una cuenta bancaria, una o dos casas, un hijo drogadicto y uno “normal”, y un trabajo que siempre intenté dejar pero que dió dinero.

Y allí voy, por esa autopista de seis carriles cada mañana, arrojado al mundo, corriendo para llegar entre miles de vidas encapsuladas en sus autos hacia sus destinos tampoco soñados. Escuchando por la radio las canciones que algún rockero millonario impuso, o las noticias sobre un poderoso millonario que quiere manejar el mundo con la misma codicia e inmoralidad que manejó su vida.

Y toda esa fuerza que alguna vez tuve para cambiar el mundo y mi vida retrocede, herida, golpeada, maltratada por la fuerza invencible de la rutina de la necesidad. Envidio un poco a ese pobre homeless que veo allí, mientras espero el semáforo en mi Honda CR-V, pidiendo con un tarrito en la esquina oscura:”Please, 25 cents. I don’t drink”. Es mi vida mejor? me pregunto.  Me da el verde y avanzo hacia mi destino, construido, ladrillo a ladrillo, día a día, minuto a minuto: una torre inmensa cuyo derrumbe me llevaria al suelo donde alguna vez comencé a construirla.

Hoy paro por un minuto de construirla. Me pongo a escribir. Pierdo el tiempo. Detengo esa obra monumental que no se parece casi en nada al proyecto que soñé. Hoy paro un minuto y escribo. En un rincón de la torre inmensa, sigo construyendo la miniatura de la torre que soñé.

El peso del pasado

El pasado nos persigue. Como personas y como paises. Nuestra memoria esta llena de historias, vivencias, hechos y filosofias;pecados y grandeza. Mas o menos, llevamos la vida como podemos, luchando entre los desesos egoistas y los actos altruistas. Nos sentimos mas o menos satisfechos. Nos miramos al espejo y vemos al verdadero yo. Mas viejo, mas sabio, mas sufrido, mas “vivido”. El pasado, aunque pasado y abandonado, sigue alli, poblando nuestra mente de fantasmas y recuerdos y pesadillas.

Por mas que decimos siempre: hoy es un nuevo dia, “lo pasado pisado”, “empezar de nuevo”, y tantas otras pavadas por el estilo, lo concreto es que el pasado nos habita, nos controla, vive en nosotros, como las arrugas de los a;os y los achaques del cuerpo no nos abandonan por mas que nos hagamos cirugias o no quieramos verlos. Si esas arrugas no se van, como se podrian ir los recuerdos y vivencias?

Asi, ese pasado, a veces se transforma en algo tan pesado que hasta nos arrastra hacia el, como una pesa lleva un cuerpo al fondo del mar, como en esas ejecuciones de pelicula desde barcos piratas. Esa bola de cemento maldita nos empuja al fondo del abismo y por mas que hagamos fuerza, nos lleva, imparable.

Que otra cosa es el amor, sino pasado? Que otra cosa el dolor, sino pasado? Que otra cosa el temor, sino pasado? Que otra cosa, en fin, la vida, sino pasado? Como amar sin historia? como sufrir, sin hechos que ocurrieron? como vivir con miedo, sin pesadillas ocurridas?

Negar el pasado es como estar muerto, como no ser ya que nuestro pasado es todo. Hoy decido recibir mi pasado, llenarme de el, hundirme sin resistencia con ese peso maldito y dejarme arrastrar.

Y asi como yo, nuestro pais, la Argentina, esclava de su pasado, no puede arrancar, a menos que acepte ese pasado pecaminoso, horrible, violento, y grandioso.

Ahora si. Ahora, sin futuro, ni presente, soy yo. El que fui, el que he sido. Ysiempre sere.

Lavado de cerebros 2015

argentina10c

Dos que sí saben como lavar cerebros.

Siempre tuve la idea de que el lavado de cerebro era algo muy obvio, forzado, limitado a situaciones extremas, tales como el clasico caso de La Naranja Mecanica o el famoso 1984 de Orwell. Llevados a la realidad, y a un nivel de sociedad, podríamos decir que Hitler les “lavó la cabeza” a los alemanes durante los años de la guerra, o Castro a los cubanos durante todas estas décadas. Tendemos tal vez a creer que en sociedades más o menos libres, los ciudadanos no tienen la cabeza “lavada” o la tienen menos “lavada”. Incluso podría decirse que en realidad muchas ideas o creencias de una sociedad forman parte de la cultura y que ciertas tendencias son sólo parte de la cultura. Y creo que es así pero, en ciertos casos, yo creo que es “lavado de cabeza”. A que se debe toda esta disquisición? Simplemente a que hay sociedades muy democráticas con la cabeza “lavada”. No puedo opinar de aquellos lugares donde no he vivido pero supongo que ocurre en todas partes, y se disfraza de “cultura”. Por ejemplo, en EEUU, la gente está convencida de que la salud tiene que ser cara y que no es un derecho de la población. No han visto otra realidad. También están convencidos de que los problemas mentales son “desbalances químicos” y descreen de la sicología o creen que el Estado es un monstruo que los quiere devorar y que las empresas son lo ùnico bueno en el mundo y la única fuente de dignidad. Ni que hablar de que los únicos héroes son los militares o policías. Luego de vivir casi 15 años en EEUU, he podido comprobar estas cuestiones “culturales”, creadas por simplemente por un bombardeo constante de los medios con estas ideas. El caso de Argentina me interesa más ya que allí viví los anteriores años de mi vida. El gobierno bombardea constantemente la mente de los argentinos, creando odios y rencores contra los opositores, eliminando la pobreza de palabra, creando un infierno más allá de las fronteras, a la manera de aquella imagen donde el mundo conocido estaba sostenido por elefantes y que ir más allá conduciría al abismo. Se ha creado el mito de que ellos son los salvadores de la Patria y que Clarín, un diario o una empresa, es el malvado que pretende eliminar a los buenos de la película, tal como aquel ojo malvado que pretendía apoderarse del anillo que aquellos bondadosos enanos portaban. Una millonaria abogada venida a menos, con un discurso acalorado, ruidoso y falso, pretende construir un castillo sobre un rancho, tapar la pobreza, la delincuencia y la marginalidad obvias, comprobables con el simple caminar por cualquier calle del país, con un biombo inexistente que muestra un paisaje mal dibujado pero colorido. Con un verso progresista nefasto, lamentable y falso, se han hecho millonarios. Eso se ve aún mas obvio cuando uno visita el país cada tanto como me pasó a mí las veces que fui. Dos o tres anécdotas me hicieron correr frío por la espalda: una: un amigo que nunca había sido peronista me dijo tranquilamente: aqui estamos entre dos poderosos: el gobierno y Clarín, comparando como si fueran iguales a una hormiga con un elefante, otra: estaba viendo un partido del Mundial del 2014 en un bar y durante todo el entretiempo el gobierno pasaba propaganda constante y a nadie le parecía mal; hice un comentario negativo y casi todos me miraron mal; tres: visite barrios marginales y, entre los ranchos y la mugre, asomaban, pulcros, brillantes, hermosos y de buena calidad, cientos de carteles con políticos sonrientes prometiendo el “oro y el moro”; cuatro: imposible salir de noche, delincuencia constante, jóvenes o adultos borrachos en la noche y patotas de chicos con botellas de coca y fernet en la mano. Para que seguir aburriendo al que me lee. Tantas anécdotas, tantas obviedades, simplemente imposibles de entender o aceptar por millones de argentinos a merced del bombardeo. Es que el lavado de cerebro tiene un condimento último infalible: apela al orgullo nacional y ayuda a la supervivencia sicològica: como aceptar que la realidad es peor y a que aquellos que hemos votado y nos representan son solo un montón de mentirosos inútiles? Y yo que creía que el “lavado de cerebro” era algo tan obvio…

Refugio en el tiempo

_1016829

Justo ahi, en ese arbol, el tiempo se detiene y me protege, por una eternidad…

Un rincón alejado en cualquier parte. O un sitio en medio de la nada. O un lugar abandonado, donde alguna vez alguien vivió o estuvo. O simplemente un lugar por donde la gente esta o pasa pero de repente, un domingo, esta desierto. Siempre esos lugares, que encontraba o encuentro a mi paso por esta vida, me llaman la atención. Y por años no he podido saber porqué. Me quedo varios segundos observando el lugar, sin poder entenderlo. Hasta que hace unos días comencé a descubrir el misterio.Descubrí que esos lugares me conmovían (o conmueven) especialmente cuando mi vida no va muy bien.  Refugio en el tiempo…Así lo he llamado. Hasta ese día creía que el tiempo no se detenía o que el presente no existía, que era solo un punto inexistente entre el pasado y el futuro. Descubrí que mi mente o mi ser necesitaban refugio del vivir, de los dolores de la vida, de mi presente, de mi tristeza o cansancio. Y que no podía encontrar reposo, serenidad o simplemente refugio, escape. Pero ahí están esos rincones, alejados, eternos, donde el tiempo no pasa, donde el pasado no existe ni tampoco el futuro. Ahí, inmóvil, ese árbol o arbusto, en medio de mi camino, en medio del bosque. Ese cartel, puesto ahí hace años, inmóvil, desgastado, cercano, disputándole la eternidad a esas estrellas cuya luz viajó ya miles de años hasta mis ojos. O esa pared vieja, que ha soportado vientos y lluvias infinitas. Ese rincón de eternidad está ahí, me espera todos los días, protegiéndome de mi vida.. ahí vivo eternamente y no tengo memoria ni esperanza, tengo olvido y libertad.

Viaje en el tiempo…

create-a-relationship-roadmap-and-build-dream-connections

Viajar en el tiempo no es imposible…

Por algun motivo, su mente volvia una y otra vez a los recuerdos de su infancia, juventud y madurez. Ya orillando los 60, su vida se sentia ya larga, sinuosa y llena de historia. Su presente ya no era tan feliz, su cuerpo ya no le respondia tan bien como antes. Por ahi se sorprendia mirandose al espejo intentando encontrar nuevas arrugas o desgastes de los golpes de la vida. No era un tema de salud. Era un tema de su mente. Salia a caminar y recordaba y recordaba…Comenzo todo una tarde. Estaba en un parque, sentado mirando unos patos en un lago de un parque…de pronto, su mente comenzo divagar recordando un partido de futbol en aquella cancha de tierra de su infancia, cayendo la tarde. Recordo el sol cayendo sobre la cordillera mendocina, a lo lejos, la noche llegando y como seguian jugando a pesar de la noche y como se llevo por delante ese poste de la cancha por la oscuridad y como quedo negro su ojo durante semanas. Cuando volvio en si, ya era de noche. La segunda vez ocurrio caminando por ese bosque al que le gustaba ir a escuchar los sonidos de pajaros y del viento. De repente, caminando, comenzo a recordarse caminando una noche por la desierta calle General Paz, a las 3 en la madrugada, con su sobretodo y algo de agua nieve y unos policias con perros acercandose, pidiendole los documentos y llevandolo a la comisaria de la calle Godoy Cruz, tenerlo incomunicado por tres dias, en un calabozo, la cicatriz y el rostro de ese hombre semidesnudo, la botella de Coca Cola cayendo en la boca de ese pobre chico al que los policias torturaban solo por placer, barriendo la comisaria con el sol de julio brillando en aquel amanecer durante la dictadura. Desperto ya casi en su casa sin saber como habia llegado. La tercera fue mas increible. Paseando por Galveston, sintiendo la humedad del aire del Caribe, se encontro en esa carpa en Mar de Ajo, el humo afuera, la invasion de mosquitos, la patota queriendo entrar y atacarnos a nosotros y a esas chicas que habiamos conocido esa noche. Pero esta vez no desperto…siguio ahi, dentro de esa carpa, escuchando los gritos de esos desaforados que querian entrar en la carpa, borrachos y llenos de bronca. Los golpes, los gritos, y el silencio…

Vida completa

life-1024x653

Cuando parecia que ya nada quedaba por vivir…

En la vida hay distintos momentos. Penso que habia vivido todos los momentos posibles. Momentos de dolor fisico, de enfermedad, de tristeza infinita al perder un ser querido, de placer fisico, orgasmico (toma diversas formas) o de estar en una playa tomando sol y sintiendo el agua fresca, o disfrutando un fuego en el frio y la nieve. El placer del aire helado y el cafe caliente, o de la comida sabrosa en el momento adecuado. Los viajes a lugares lejanos y el placer de las distintas culturas, idiomas y edificios. Habia conocido la felicidad de distintas formas: al amar y sentirse amado, al sentirse seguro y resguardado, al ayudar a otros mas necesitados y al lograr o adquirir cosas para el diario vivir o la vanidad personal. Habia conocido la vanidad de sentirse gustado o admirado. Habia conocido la verguenza de pasar un papelon o de haber llegado tarde o haber sido sorprendido colandose en un autobus. Habia estado en la carcel injustamente y conocia la calumnia y el ser injustamente acusado. Habia pasado examenes con diez y habia sido aplazado. Habia sentido el rechazo, el desprecio y el sentirse bienvenido. Habia hecho el amor y sabia lo que eran los labios del ser amado. Habia presenciado el nacimiento de sus hijos y los veia crecer y sufria por ellos cuando las cosas no salian bien. Sabia de los delirios del alcohol y otras sustancias. Habia sentido la rabia y el deseo de venganza y los latidos del corazon dolido, desgarrado y lleno de furia y de miedo. La depresion, o ese dolor interno indescriptible, lo habian tomado una vez y casi lo llevaron a la muerte. Que otro placer o dolor le esperaba? Y de repente, sintio algo que no habia sentido hasta ahora: de repente, cuando parecia que ya nada quedaba por vivir o experimentar, cuando la vida ya parecia algo gastado, viejo y con nada por descubrir, sintio algo nuevo, unico…

Suerte…

dice-luck

Es todo cuestion de suerte…

He tenido suerte: estoy vivo, estoy sano y puedo caminar, dos hijos estudian y se comportan en forma “normal”, tengo amigos que me ayudaron a emigrar cuando las cosas en mi pais no me permitian vivir, tengo buen aspecto fisico y siempre tuve chicas y mujeres que gustaron de mi, mi coeficiente de inteligencia es bastante alto y eso me permitio estudiar, progresar y ganar dinero suficiente para vivir bien, tengo una esposa que me ama, mi cuerpo es sano y he practicado muchos deportes para los que tengo facilidad. no soy bajo de estatura, no he tenido que soportar el racismo o la tortura, no soy pobre, no tengo Alzheimer o cancer o enfermedades graves, siempre fui bueno para las matematicas, soy feliz cuando mis alumnos aprenden y no me importa el dinero, tengo un trabajo. Tengo un blog donde escribo lo que quiero.

No he tenido suerte: siempre fui timido y no pude aprovechar algunas oportunidades, un hijo me salio “anormal” y consume drogas, se emborracha y sufre depresion, algunos amigos me traicionaron, me insultaron, me usaron y me “cagaron”, algunos son mas lindos que yo y mas inteligentes, algunos son mejores que yo haciendo deportes, muchos tienen mucho mas dinero que yo y ni siquiera son tan inteligentes, no soy alto de estatura, no naci principe ni tan bello como para ser mantenido sin trabajar, no herede nada de mis padres que eran pobres, mi estomago es debil y el vino me hace mal, me hubiera gustado ser un artista y no soy bueno para pintar ni tengo talento, no tengo el talento para ser un matematico importante, veo que en el mundo aumenta la pobreza y sufro por eso mientras otros no sufren, no tengo el dinero suficiente como para tener la libertad de hacer lo que yo quiera. Tengo un trabajo que no me gusta y no tengo la claridad o capacidad o contactos para encontrar lo que realmente me gustaria hacer. Tengo un blog que casi nadie lee.