Seguridad Jurídica o como robar legalmente…

Pregunta para la gente de Repsol, estos chicos tiene seguridad jurídica?

Las empresas, especialmente las multinacionales, o globales, las más poderosas, que manejan el mundo y a los gobiernos a su antojo, han inventado a acuñado diversos conceptos que normalmente les sirven a sus fines de acumular más y más dinero y poder. Ya, por ejemplo, Chomsky en varios de sus libros, ha mostrado tales entelequias. Pero hay una que estos días se ha puesto muy de moda que es la seguridad jurídica. Según este concepto, las empresas poderosas del mundo, que normalmente se apropian de recursos naturales o emplean mano de obra mal pagada, merecen tener seguridad de que no van a expropiarlos o cercenarles sus derechos una vez que se han instalado a hacer sus negocios. Así, por ejemplo, en estos días, la Argentina está a punto de aprobar la estatización de YPF, expropiando a REPSOL, una empresa española, para tomar el control de aquélla. En esas circunstancias, aparece la famosa seguridad jurídica según la cual estas empresas no deberían ser despojadas de la propiedad de esas empresas aunque sean estratégicas o exploten recursos naturales nacionales. Justamente estas empresas son las que nunca se preocupan de respetar la seguridad jurídica, por ejemplo, de los empleados o del recurso humano. Nunca se las ve preocupadas por defender la seguridad jurídica de la gente que trabaja, siempre combaten los sindicatos o uniones que intentan justamente darles seguridad jurídica a los empleados.

Cuando pierden el poder de esas empresas, se preocupan de la seguridad jurídica pero siempre se olvidan de la seguridad jurídica de tanta gente que pasa por ellas, que son despedidos, que cobran sueldos de hambre o que simplemente quedan en la calle. Allí no hay seguridad jurídica pero para ellos debe haberla. Son la hipocresía en acción, una vez más. En un mundo donde la vida de la gente no vale nada, donde millones cruzan fronteras, huyendo de la pobreza, para ganar un poco de pan, donde dejan la vida en desiertos y pasan a ser solo una estadística más de mortalidad de inmigrantes ilegales, estos señores no se muestran muy preocupados por la seguridad jurídica de esos pobres marginados. En un mundo manejado por estas empresas, donde ser despedido (sin seguridad jurídica) es sólo una consecuencia del funcionamiento del mercado, en un mundo donde ser pobre es lo más normal y donde los salarios son bajos y si se pierden, no importa mucho, estos señores bien vestidos, millonarios, piden seguridad jurídica.

Parece ser que la famosa seguridad jurídica es para unos pocos.  Justamente para esos cobardes que ni siquiera afrontan con valentía que su empresa ya no debe seguir ahí y debe retirarse, buscar otros rumbos y otros recursos, con mayor o menor suerte. Esos cobardes que piden seguridad jurìdica deberían aprender de tantos pobres hombres echados a la calle o muertos cruzando fronteras cuya valentía ellos no pueden siquiera llegar a entender detrás de sus lujosos escritorios…

Futuros delincuentes o marginados y no por elección propia sino por la de los políticos corruptos y millonarios que ademas quieren hacerles creer que su vida es digna...

A propósito de lo que sostengo en mis posts siempre sobre la incidencia de los años de Menem en el gobierno (y los que lo siguieron), y los impactos de la pobreza en la sociedad, aparece esta nota en diario Los Andes de Mendoza (una de las ciudades argentinas mas castigadas por la delincuencia) sobre el perfil de los que delinquen y su historia de mala alimentación (nota diario Los Andes de Mendoza). Los datos deben ser seguramente ciertos ya que es una cuestión de sentido común que aquellos que no recibieron alimentación o que no pudieron tener lo mínimo para crecer durante su niñez y juventud, encuentren dificultades para insertarse y sobrevivir cuando crecen. La delincuencia, en un medio de desempleo, sueldos de hambre, marginación y despreocupación por parte de una clase política corrompida, aparece como lo más viable para sobrevivir. Es lo que en el abc de la ciencias que se estudian en la escuela llaman “adaptarse para sobrevivir”, adaptarse para lograr el alimento. Aquellos que alguna vez fueron desocupados o marginados (hace unas dos décadas) y que hacían piquetes para lograr comida ahora ya se dedicaron enteramente al delito, ya se por necesidad o por los efectos que la falta de alimentación provoca en sus cerebros. Es una realidad triste, trágica, siniestra diría ya que son desaparecidos de la democracia. Ya no hay marcha atrás y los efectos de gobiernos que han usado a la gente para su provecho ya se siente y lo paga la propia gente, no esos políticos refugiados en sus casas lujosas. Por supuesto, y esto es todavía mas interesante, no faltan aquellos que, como menciono en mi post anterior (La hipocresía…) se dedican a justificar la pobreza, a minimizarla, utilizando silogismos muy simples, pretendiendo que ser pobre es algo bueno y hasta digno y que aquellos que intentan demostrar que la pobreza es una de las causas de la delincuencia son solo gente que “no soporta o no quiere a los pobres” (ejemplo de nota engañosa) o que quiere “criminalizar la pobreza”. Llegan incluso a hacer comparaciones ridículas diciendo que los ricos también son delincuentes peores o iguales cuando de lo que se trata es de la delincuencia como fenómeno social, de pobres contra pobres, y no la delincuencia de “cuello blanco” (que por supuesto es incluso mas funesta que la perpetrada por los pobres mal alimentados).

La pobreza es una calamidad, es triste e indigna, es la muestra clara de la maldad y cinismo de los que gobiernan (que viven en el lujo y la comodidad) y las consecuencias de ella no pueden ser buenas. Nada bueno puede haber en la pobreza. Y justificarla, elogiarla o pretender “quedar bien” con los pobres es solo otro ejemplo de cinismo.

Pobreza y una clase gobernante hipócrita y corrupta se llevan bien, para desgracia del país. Se alimentan uno al otro. La primera, por la falta de acción concreta para desterrarla, o para mejorar la educación, o con el constante fomento del juego legalizado, del nacionalismo chauvinista, el show mediático o futbolistico y la demagogia, con políticos que pretenden hacer sentir orgullosa a la gente viviendo en ranchos, mientras ellos pasean por Europa o viven como millonarios. La segunda, ya que se alimenta de un pueblo maltratado, mal alimentado, mal educado y prostituido por un cargo, una comida o una vivienda paupérrima. El huevo y la gallina…

Perspectiva o cómo conocer la realidad lo mejor posible o cómo un país puede estar inmerso en un delirio (parte I)

Alejarnos, ser flexibles, ver la perspectiva, nos permite conocer y analizar la realidad…

Cuando nos alejamos de algo, digamos, cualquier objeto, un árbol o una casa, ocurren algunas cosas interesantes, uno comienza a dejar de ver algunos detalles del objeto o a dejar de “sentir” la cercanía. Pero también comienza a ver cosas que antes no veía, o ver mejor otras, tales como el lugar donde esta el objeto, comienza a ver otras cosas u objetos que antes no veía, etc. Cuando esa cosa u objeto es la casa de uno, por ejemplo, e imaginando a una persona que nunca pudo salir de su casa si le preguntaran qué es el mundo, seguramente respondería que el mundo es su casa, las habitaciones los continentes y el universo lo que ve por la ventana. Si vamos un poco más allá, y a alguien que nunca salió de su provincia o barrio o que nunca salió de su país, le preguntan qué es el mundo, la respuesta sería mas abarcativa, podría explicar que su casa sólo es una parte de ese mundo y seguramente su visión del resto de lo que lo rodea sería mas completa. Si nos situamos en un país cualquiera, digamos la Argentina, seguramente la visión de lo que es el mundo sería muy distinta de lo que opinaría una persona que nunca salió de China o de Noruega. Serían muy buenos conocedores del lugar donde viven pero su opinión acerca de lo que es el mundo, sus fuerzas económicas o sociales o culturales, serían seguramente muy distintas. Lo referido a Geografía sería tal vez muy similar, pero respecto de aquellas cosas fundamentales, dinámicas y determinantes, como la economía, la sociología, los medios de comunicación o la cultura y los valores, la cosa seguramente se complicaría.

Volviendo a la alegoría de la caverna de Platón que tanto me gusta, aquellas luces del mundo que nos rodea serían muy distintas según la caverna de que se trate. Digamos que, a menos que alguien tuviera la posibilidad de vivir 40 años por lo menos en cada país (o cada caverna) sería imposible conocer la realidad. Afortunadamente, existen formas de acercarse a ese conocimiento total, algo así como lograr lo mejor posible y no lo perfecto. Esas formas son: viajar y vivir en otras realidades (visitar otras cavernas, o burbujas según el caso), o estudiar, leer o informarse por muchos medios de comunicación—e informarse bien sobre de donde vienen esos medios, quienes los poseen, etc.

Por supuesto que no es cuestión de hacer turismo. De lo que se trata es de “vivir” otras realidades, conocer otras culturas, idiomas y personas. Tener una actitud abierta, flexible, comprometida. Salir de nuestra cultura, aprender otro idioma, relacionarse con gente que piensa distinto y aceptar, o por lo menos, intentar aceptar que existen otras realidades, religiones y puntos de vista, es una manera de comenzar a salir de la caverna. Esas luces ya toman otra forma, aquellos con los que convivimos ya no son tan amenazantes (o tal vez sí lo son ya que lo que vamos a conocer puede no ser agradable). Digamos que no hay mejor manera de conocer el sabor de algo que probándolo. Estudiar, leer e informarse es la otra herramienta fundamental. Pero no se trata solo de leer, o navegar internet. Se trata de, en la medida que podamos, conocer a los protagonistas de las historias que nos cuentan o, al menos, de analizar los hechos que protagonizan estas personas y deducir a partir de estos hechos.

Por supuesto que estar “en el objeto” permite conocerlo profundamente y llegar muchas veces a estados de conocimiento muy profundo. De ahí que aquellos que viven siempre en un lugar y, a través de una vida rica en experiencias de mucho tipo, llegan a una gran sabiduría sin haber viajado mucho. Pero yo personalmente, me siento inclinado a pensar que el conocimiento de otras culturas nos lleva al conocimiento de los demás y de nosotros mismos. Podría haber existido un Borges sino hubiera estudiado inglés?. Podría haber habido un San Martín sino hubiera combatido en España? Podría haber habido un Gandhi si no hubiera estudiado en Inglaterra?  Y sólo por mencionar algunos personajes que se me ocurren en este instante. Qué podríamos decir de los millones que como yo han tenido la oportunidad de vivir largos años en culturas diferentes?

Sentirse ahogado o… hacia donde ir?

 

Volveria por ese proyecto sin terminar? lo dejarian?

La Argentina le había parecido extrema en muchas cosas: falta de seriedad, nunca cobraba a tiempo cuando trabajaba, si es que trabajaba, mucho charlatán con discurso político popular pero nada se hacia para que la gente mejorara su nivel de vida, falta de respeto en las calles, pobreza generalizada, imposibilidad de comprar las cosas mínimas (comida, auto, casa) para sobrevivir. Pero siempre había encontrado gente con quien hablar, con quien compartir, gente que pensaba como él, que se quejaba de lo mismo y que le hacia sentir esa sensación de “pertenecer”, de “ser parte” de un mismo esfuerzo, de un mismo proyecto. Un proyecto malo, mal confeccionado, mal planeado y mal ejecutado, pero un proyecto propio, un proyecto “suyo”. Pero la mente…ya sabemos que la mente maneja todo, determina lo real y lo irreal…la mente lo llevo a partir, a encontrar lugares nuevos, “desarrollados”, confortables, donde se “respeta”, donde se cobra a tiempo, donde no hay discurso político popular pero se logra un bienestar, donde se pueden comprar las cosas mínimas, donde no hay pobreza generalizada. Pero también donde todo lo que no es individual es mala palabra, donde lo “social” no significa nada, donde solo hay individuos, o suma de individuos, o resta de individuos, donde solo la caridad puede ayudar al pobre, donde solo las empresas mandan, dicen lo que es bueno o es malo, donde los “entrepreneurs” son los grandes héroes, junto con los soldados y los policías…donde los sindicatos son enemigos del bienestar, en una palabra, donde los ricos son ricos porque se lo merecen, porque supuestamente son mejores que los pobres, que aquellos que no han sabido contruir un imperio o suficiente dinero. Y así, hasta el infinito…pero sabia que algo fallaba, que esa lógica no podía ser “win-win” ya que para que haya CEOs debe haber muchos peones…que para que haya países “desarrollados” debe haber buenos ejércitos y gobiernos cómplices que permiten o no ciertas cosas. Pero también se dio cuenta que allá en donde ya no estaba, allá donde las cosas “no funcionaban” también había élites cómplices de ese orden. Se dio cuenta que aquello que se da dentro de los países, se repite en lo internacional… y allí estaba, meditando todas esas pavadas, un día, viviendo en el mundo desarrollado, donde no pertenecía, donde el proyecto no era “suyo” y donde estaba solo y solo le quedaba la alternativa de volver a “su” mundo pobre, subdesarrollado, a realizar “su proyecto”…podría hacerlo alguna vez? se acabarían alguna vez los charlatanes? estaría la Argentina condenada a ser siempre algo sin remedio?

 

La busqueda de la felicidad o darse cuenta…

 

La búsqueda de las alturas para comenzar a cambiar...

Durante muchos años penso que el mundo estaba manejado por estructuras, especialmente económicas, que determinaban en gran parte el destino de las personas. Estas estructuras, mas o menos como Marx lo explicaba, o como Wallerstein lo hacia mas tarde, creaban condiciones mas o menos favorables para determinados pueblos. Asi, según donde a uno le tocaba nacer, las posibilidades de ser rico o pobre, estudiar o no, formar un hogar o no, llegar a viejo o no, etc., dependía justamente de las fuerzas económicas, políticas o sociales que se habían conjugado en ese lugar. Ante la estructura es poco lo que se podía hacer mas que intentar cambiarla o aceptarla y resignarse, esto ultimo algunas veces sin saberlo. Esto lo llevo a la militancia política, a la lucha, a la búsqueda del cambio estructural. Fue poco lo que logro y se encontró con muchos farsantes. Luego, con el tiempo, tal vez porque la estructura se lo permitió, comenzó a pensar que todo eso era falso, o, al menos, poco importante. En realidad, lo que manejaba el mundo era la mente del individuo; el mundo, en definitiva, era lo que cada individuo siente, cree o piensa que es. Asi, no importa lo que económica o políticamente nos tocara vivir, en definitiva, la felicidad no tenia nada que ver con lo material sino con la fuerza o capacidad de nuestra mente para ser feliz, para construir con lo poco o mucho que teníamos, etc. La prueba estaba en que aun en aquellos lugares favorecidos, la gente se suicidaba o no era feliz y muchos en lugares “no afortunados” eran felices. Esta idea domino su vida muchos años hasta que ahi entro en crisis otra vez, tal vez porque ese relativismo le había hecho perder de vista las terribles injusticias materiales del mundo. Penso entonces que, en realidad, las dos cosas eran verdad: hay estructuras económicas, políticas y sociales independientes de los hombres que las crean, que determinan el destino de millones pero también, hay mentes mas poderosas, capaces de ser felices o de cambiar esas realidades, o estructuras. Son las mentes que hacen que, en un momento determinado las estructuras o sistemas cambien o, en caso que no cambien, hacen que la felicidad sea algo posible en lugares “no favorecidos”. Penso, sin embargo, que él no era una gran mente, que no tenia ni había tenido la capacidad de cambiar ninguna estructura y que tampoco su mente le había permitido ser feliz a pesar de haber vivido en un país “no favorecido” por esas fuerzas estructurales. Su mente solo le había permitido emigrar a regiones del planeta que habían sido “favorecidas” por esas fuerzas estructurales pero seguía siendo infeliz. De repente se dio cuenta, que la única salida era trabajar su mente, lograr que su mente finalmente lo liberara de esas fuerzas estructurales, terribles, fuertes, pero terrenales al fin; descubrió que debía trabajar urgentemente su fuerza mental para lograr esa felicidad y bienestar que había buscado toda su vida y que, seguramente, lo llevaría a cambiar o influir en esas estructuras…lamento no haberse dado cuenta antes pero inicio la búsqueda…

 

Kirchner, la leyenda peronista continua o la Argentina del “Jefe”…

El “Jefe” dijo adios ya no somos nada…

Cada tanto en la Argentina ocurren sucesos sociales unicos, impredecibles, irrepetibles que tienen la virtud (aunque a veces sean catastroficos) de enseñarnos a conocer mejor la realidad social del pais y diria algo asi como la esencia del ser argentino. Estos hechos, que yo les doy el nombre de sociales porque afectan y hacen participar a miles y miles, tales como el famoso “corralito” o el 17 de Octubre, o los “cacerolazos” o el “Mendozazo”, o los campeonatos mundiales de fútbol, desnudan a la Argentina y permiten, al observador atento, definir el país.

La muerte de Kirchner ha sido uno mas de todos esos hechos. Ayer me encontre mirando horas el desfile multitudinario ante la muerte de Kirchner. Kirchner ha sido un politico autoritario, personalista y tal vez corrupto (digo tal vez porque hay varias causas y situaciones no claras con respecto a su enriquecimiento ilícito, entre otras situaciones que afectan a funcionarios de el) que ha aglutinado poder a su alrededor, a partir de una coyuntura económica internacional favorable. Sin conocer los detalles, es vox populi que utilizaba los dineros publicos para favorecer a intendentes o gobernadores amigos o para subsidiar o concesionar servicios a su conveniencia. A todo eso se sumaba una constante descalificacion verbal de la oposicion, un constante echarle la culpa a Clarin o a otros medios de criticar o mentir en contra de su gobierno. Desde mi punto de vista personal, el mayor daño lo ha causado hacia la causa de los Derechos Humanos y las Madres de Plaza de Mayo. Al favorecer a las Madres con su política (lo cual no veo mal en si mismo) llevo a esas Madres a definirse políticamente como kirchneristas, tiñendo de política una causa cuyo valor moral estaba por encima de toda afiliación política. Ademas de todo esto, su discurso, retomado luego por su esposa, de alimentar odios de los años 70, y de querer convertirse en el primer gobierno popular después de la dictadura (ignorando casi 30 años de democracia previa) me parecen hasta casi delirantes.

Kirchner se convirtió en la cabeza política de un proyecto cuyo resultado es incierto. Como todos esos políticos personalistas, todo dependía de Kirchner. Kirchner es el que define que esta bien y que esta mal y, sin el, falta la decisión, falta el Dios. El proyecto ha quedado acéfalo y ahora vendrá la lucha por ser la cabeza. En un país con tan poco institucionalidad como la Argentina, las consecuencias pueden ser muy negativas. A menos que su esposa Cristina se convierta en la cabeza, el gobierno puede llegar a convertirse en una serie de movimientos asincronicos y torpes que lleven a un final desconocido.

La parafernalia desplegada, el desfile incesante de personas que estoy seguro forman parte del partido o del clientelismo aceitado que se ha generado durante su gobierno, la cobertura tan respetuosa de  los medios y el silencio de los opositores, convirtieron, casi por arte de magia a Kirchner, de ser un lastre para el gobierno, en poco menos que un heroe y patriota comparable a San Martin o al mismo Peron. El delirio construido a partir de su muerte indudablemente ha fortalecido a un gobierno que hasta la semana pasada se encontraba en jaque debido a la muerte de un joven militante del Partido Obrero a manos de patotas cercanas al gobierno. La verborragia provocativa y violenta así como el estilo autoritario de Kirchner se habían encargado de que los mismos peronistas se fueran de su lado y construyeran sus propias corrientes partidarias. De un dia para el otro el ogro se convirtio en hada. El sapo se volvió príncipe.

Una vez pasado este show montado a partir de su muerte, la realidad volverá a su cauce natural, los problemas persistirán y hasta habrá algunos nuevos. Conociendo la historia del pais, nada hace pensar que la muerte de Kirchner unira mas al país. A menos que los políticos aprovechen que se ha ido alguien que hacia de la política el arma para constuir poder a cualquier precio para traer mejor convivencia. Pero esto es muy dudoso ya que Cristina esta hecha a imagen y semejanza de su esposo y dudo que cambie su estilo. Es mas, creo que profundizara mas la agresión, la descalificacion, el pensamiento único y la soberbia.

Algo interesante quedo a la vista: la capacidad del peronismo para construir una entelequia alimentada de mística popular y basada en su despliegue de clientelismo politico, convirtiendo a un político autoritario y vehemente en un patriota. Esta construcción de mitos es típica de la Argentina, la realidad pasa a un segundo plano y lo que pasa a ocupar su lugar es el mito, la leyenda, el fenómeno social; irracional, puro sentimiento y llanto. El que daba ya no da, el que repartía ya no reparte mas. Lo que merezco como persona solo me lo puede dar otra persona, por su voluntad, no por legalidad o derecho del que recibe. Quedo al desnudo la Argentina, el país donde todo depende de un caudillo, de una voluntad, del deseo del que manda, del “Jefe” (tal como algunos como Andrea del Boca lo calificaban). Quedo claro la Argentina del “Jefe”, del mandamas. Yo soy lo que el Jefe dice que soy y tengo lo que el Jefe dice que tengo. Muerto el Jefe, estamos huérfanos, ya no existimos. Y ese era el llanto de muchos. Habia muerto Kirchner, había muerto el Dios, el que nos daba y nos decía lo que eramos…

Capas de felicidad o infelicidad

Esta tu casa preparada para la tormenta?

Podria decirse que la vida de cada uno consiste en la suma de experiencias que se van recogiendo a lo largo de años y años y que van creando en nosotros algo asi como una estructura que nos sostiene mas o menos bien segun esas experiencias que hayamos vivido. A mas fuerte estructura, menor posibilidad de caerse, de perderse, de ser infeliz. A mas débil estructura, mayor posibilidad de caerse, o perderse o ser infeliz. Como se logra una buena estructura? ese seria el problema. Yo me arriesgaría a decir que esa estructura esta hecha de una familia que nos cuida, nos guía y nos protege allá por el comienzo de la vida, que nos da libertad cuando crecemos; de una sociedad o un país donde hay posibilidades de vivir con dignidad, digamos, de satisfacer esas necesidades que Maslov describió hace ya bastante tiempo, de estudiar o cultivar nuestra alma y nuestro espíritu, de fijar objetivos claros de vida y finalmente, de construir nuestra vida afectiva de tal manera que podamos amar, ser amados, respetar y ser respetados.

Digamos que esa estructura a medida que va formándose nos va haciendo mas fuertes o mas débiles, mas seguros o inseguros, mas felices o infelices. Que significa tener una buena y solida estructura? nada mas y nada menos que permitirnos soportar y superar los desafíos de la vida, los día a día, los sinsabores, las perdidas, los accidentes, las muertes, los despidos, las tormentas y toda cuanta calamidad nos ocurra. A la manera de una casa solida que resiste los embates del peor de los huracanes. Por el otro lado, la estructura mas débil, seguramente caera con el menor de los vientos.

Tuve oportunidad de sentir esto muchas veces en la vida, de sufrir tal vez los mismos embates pero en distintas situaciones estructurales de mi vida. Ahora me siento mas fuerte que nunca, siento que estoy trabajando en esa estructura(importante es darse cuenta que trabajar en la estructura requiere pensar a largo plazo e invertir). Trabajar en esa estructura es algo que no podía hacer cuando vivía en la Argentina, cuando no se podía pensar a largo plazo, cuando no se podía conseguir un trabajo, a veces ni cobrar el sueldo ganado con trabajo duro, cuando recibía los insultos y la agresión todos los días en la calle. Ahora, desde lejos, veo una Argentina similar, con gente cuya estructura esta débil, que no puede invertir en ella, que sufre por el mas pequeño de los problemas, que no puede crecer, mandar sus hijos a las escuelas, o conseguir el pan necesario para cada día.

Ahora estoy preparado para la peor de las calamidades o de los infortunios y se que saldre adelante…

La importancia de lo basico y simple – Importance of simplicity (Maslow reloaded)

Es todo tan simple...

 

Alguien dijo alguna vez que lo simple es falso (creo que fue Pascal). Algo así como que los fenómenos de la realidad son complejos, producto de un sinnúmero de variables y factores imposible de aislar o comprender en su totalidad e interacción. Y que reducir la realidad a algo simple lleva a falsedades. Creo que es cierto. Evidentemente, en un momento dado, allí donde hay seres humanos, ocurren tantas cosas a la vez, intervienen tantas voluntades y acciones que es necesario un gran esfuerzo mental para comprender minimamente esa realidad. Las llamadas ciencias sociales se desarrollaron para intentar esas explicaciones, así la sociología, la psicología, la política o la economía, entre otras, intentan descifrar o explicar esos fenómenos. El objetivo ultimo de todas esas ciencias así como de las ciencias naturales, ha sido y es siempre la búsqueda de la felicidad humana. Que otro motivo mas podría tener el conocimiento y la ciencia que la felicidad y el desarrollo del ser humano, el mejoramiento  de la calidad de vida de la gente. Muchos años de mi vida dedique (y sigo dedicando) al estudio de esas disciplinas pero mi intención en este post es simplemente rescatar la importancia de lo simple, la importancia de las cuestiones básicas justamente para determinar la felicidad humana, mas allá de las explicaciones de la ciencia. Aunque probablemente la sociología y la psicología deben explicar lo que voy a argumentar. El tema seria asi: la felicidad humana esta hecha de cosas simples.  Y los países o lugares donde la gente vive, deben proveer a la gente de esas cosas básicas o simples. Sin esas cosas básicas no se puede vivir o ser feliz. Y allí donde la gente no tiene esas cosas, solo existe infelicidad. 

La mayoría de la gente es gente normal, digamos promedio, aquellos dentro del área mayor de la Campana de Gauss (ver mi post: https://ocasaz.wordpress.com/2009/10/07/average-people-gente-promedio/). Esa gran mayoría es gente con inteligencia media, con necesidades medias, con talentos medios. Son aquellos que, en el mundo actual dominado por el capitalismo, aspiran probablemente a estudiar, o simplemente trabajar, tener una familia alguna vez, mandar sus hijos a la escuela, comprarse un auto o dos, vivir con cierta seguridad, tener vacaciones, ver su programa favorito o tener su celular. Son aquellos que no son lo suficientemente malos como para fracasar totalmente o suficientemente talentosos o voluntariosos como para llegar a ser un gran artista o cantante o deportista o empresario o delincuente astuto. Son, yo diría el 90% de la gente. 

Esa gente no necesita grandes explicaciones o razonamientos (en muchos casos solo los entenderían parcialmente) ni grandes lujos. De vez en cuando salen de su vida promedio a través de un toque de suerte. Son los que escriben miles y miles de blogs que nadie lee o suben videos a YouTube que nadie ve. Son aquellos que todos los días se preguntan: Sere alguna vez rico o famoso? y nunca lo son, o que tal vez no se lo preguntan porque no les interesa. Yo, por supuesto, estoy incluido ahí. No son necesariamente pobres, algunos tienen bastante dinero, están dentro de la Campana cerquita de los elegidos. Algunos son bastante pobres pero no llegan al costado pobre de la Campana. Son los que rentan videos de horror o llenaran los cines el próximo fin de semana con Toy Story 3. 

En ese contexto, el éxito de un país como Estados Unidos es haber creado condiciones para que gente de todo el mundo pueda acceder a esas mínimas necesidades de la gente promedio. En Estados Unidos, la gente promedio puede tener su trabajo, su casa, seguridad, educación para sus hijos y tantas otras cosas mínimas necesarias para la vida promedio. En Estados Unidos existen las condiciones para la satisfacción de esas necesidades mínimas que tan simplemente describió Maslow hace tanto tiempo. Por esas cosas mínimas, gente promedio de México muere en los desiertos, gente promedio de todas partes del mundo participa en loterías de ciudadanía o hace colas en las Embajadas para venir a Estados Unidos. Bienvenidos al país de los promedios! Felicitaciones a Estados Unidos, único lugar donde se intentan satisfacer las necesidades básicas de la gente promedio. Por eso, cuando veo que en Argentina u otros países pretenden que la gente sea feliz sin lo mínimo, me da una mezcla de risa y pena…