El mundo perfecto (The perfect world)

nebraska_300

Naturalmente saben lo que el mundo necesita… poco a poco se lo van borrando de la cabeza…

Hoy visite una escuela primaria en Houston y hable con los chicos sobre el mundo perfecto (“the perfect world”). Eran chicos de Tercer grado, todos hispanos, hijos de inmigrantes, legales o ilegales. Y les explicaba que en un mundo perfecto todos los alumnos sacan 10, se portan bien, se respetan y se quieren. Y que algo parecido ocurriría afuera de la escuela. También les explicaba que en un mundo imperfecto (como el nuestro), no todos se sacan diez, ni se respetan ni se portan bien, tal como ocurre en la calle. Después le pregunte a cada uno cual seria el mundo perfecto para ellos o que haría falta para mejorarlo. Algunos dijeron obviamente que tener mucho dinero, pero me alegró  que la mayoría dijo, algunos con lagrimas en los ojos, que un mundo perfecto seria donde no hubiera hambre ni pobreza. Uno de ellos, chiquito, flaquito, llorando me dijo: “yo no quiero que haya niños pobres ni que haya violencia, aunque alguien a mi me dijo que yo voy a ir al cielo, porque soy pobre igual que mi familia”. Me alegro ver como, naturalmente, los niños entienden lo bueno y lo malo y como un mundo mejor seria donde no hubiera pobres. Despues, lamentablemente, el sistema les dara mucha instrucción sobre ciencia, matematica y lengua y les enseñara que lo mejor es hacer dinero…y asi sigue el mundo…

Futuros delincuentes o marginados y no por elección propia sino por la de los políticos corruptos y millonarios que ademas quieren hacerles creer que su vida es digna...

A propósito de lo que sostengo en mis posts siempre sobre la incidencia de los años de Menem en el gobierno (y los que lo siguieron), y los impactos de la pobreza en la sociedad, aparece esta nota en diario Los Andes de Mendoza (una de las ciudades argentinas mas castigadas por la delincuencia) sobre el perfil de los que delinquen y su historia de mala alimentación (nota diario Los Andes de Mendoza). Los datos deben ser seguramente ciertos ya que es una cuestión de sentido común que aquellos que no recibieron alimentación o que no pudieron tener lo mínimo para crecer durante su niñez y juventud, encuentren dificultades para insertarse y sobrevivir cuando crecen. La delincuencia, en un medio de desempleo, sueldos de hambre, marginación y despreocupación por parte de una clase política corrompida, aparece como lo más viable para sobrevivir. Es lo que en el abc de la ciencias que se estudian en la escuela llaman “adaptarse para sobrevivir”, adaptarse para lograr el alimento. Aquellos que alguna vez fueron desocupados o marginados (hace unas dos décadas) y que hacían piquetes para lograr comida ahora ya se dedicaron enteramente al delito, ya se por necesidad o por los efectos que la falta de alimentación provoca en sus cerebros. Es una realidad triste, trágica, siniestra diría ya que son desaparecidos de la democracia. Ya no hay marcha atrás y los efectos de gobiernos que han usado a la gente para su provecho ya se siente y lo paga la propia gente, no esos políticos refugiados en sus casas lujosas. Por supuesto, y esto es todavía mas interesante, no faltan aquellos que, como menciono en mi post anterior (La hipocresía…) se dedican a justificar la pobreza, a minimizarla, utilizando silogismos muy simples, pretendiendo que ser pobre es algo bueno y hasta digno y que aquellos que intentan demostrar que la pobreza es una de las causas de la delincuencia son solo gente que “no soporta o no quiere a los pobres” (ejemplo de nota engañosa) o que quiere “criminalizar la pobreza”. Llegan incluso a hacer comparaciones ridículas diciendo que los ricos también son delincuentes peores o iguales cuando de lo que se trata es de la delincuencia como fenómeno social, de pobres contra pobres, y no la delincuencia de “cuello blanco” (que por supuesto es incluso mas funesta que la perpetrada por los pobres mal alimentados).

La pobreza es una calamidad, es triste e indigna, es la muestra clara de la maldad y cinismo de los que gobiernan (que viven en el lujo y la comodidad) y las consecuencias de ella no pueden ser buenas. Nada bueno puede haber en la pobreza. Y justificarla, elogiarla o pretender “quedar bien” con los pobres es solo otro ejemplo de cinismo.

Pobreza y una clase gobernante hipócrita y corrupta se llevan bien, para desgracia del país. Se alimentan uno al otro. La primera, por la falta de acción concreta para desterrarla, o para mejorar la educación, o con el constante fomento del juego legalizado, del nacionalismo chauvinista, el show mediático o futbolistico y la demagogia, con políticos que pretenden hacer sentir orgullosa a la gente viviendo en ranchos, mientras ellos pasean por Europa o viven como millonarios. La segunda, ya que se alimenta de un pueblo maltratado, mal alimentado, mal educado y prostituido por un cargo, una comida o una vivienda paupérrima. El huevo y la gallina…

Educar como libertad y la política como esclavitud…

Algunas ideas acerca de como educar y liberar un mundo esclavizado por la ignorancia?

Después de unas semanas de viaje, de meditación, de reflexión, de “despegue” de la realidad, vuelvo al mundo real, a la dinámica diaria, al mundo tal como y como nos golpea o nos acaricia en nuestras rutinas, nuestro diario dormir, comer, y amar, a nuestros pensamientos sobre el pasado, el presente y el futuro, a nuestras dudas acerca de cómo mejorar nuestra vida (o la de los demás según sean nuestros valores). Veo que los “hits” en mi sitio han bajado y no me extraña ya que ya rara vez escribo. Y no por falta de ideas o cuestiones sino porque la vida “real” no me da mucho tiempo (ni ganas de golpear las teclas). Siempre pienso en maneras de escribir más seguido o de hacer posts mas cortos, etc. Ya veremos. El tiempo dirá. Por ahora, se me ocurre escribir sobre el tema de la educación. Días pasados veía algunas imágenes de líderes políticos argentinos levantando brazos, tejiendo y diciendo mentiras a públicos no muy lúcidos y dispuestos al aplauso fácil y rápido y no sé porqué se me vino a la cabeza la idea de educar. Tal vez porque he dedicado la mayor parte de mi vida a ser maestro o profesor o entrenador o porque he leído y estudiado muchos autores dedicados al tema de la educación o porque la imagen me mostraba algo que yo sentía en el fondo de mi corazón como lo contrario de la educación, vaya a saber porqué…pensé qué era la educación. Por un momento intenté definir en mi mente la educación o el acto de educar en pocas palabras. Y sin dudar pensé que educar es crear condiciones para que el otro, el alumno, el educando, pueda desarrollarse. Pensé en la ‘zona de desarrollo próximo” de la que hablaba Vigotsky creo, en el ejemplo del niño que un día se levanta y comienza a caminar solo porque el educador (el padre) fue creando condiciones para que el niño lo haga. Pensé que ese era el mejor ejemplo. El padre no puede caminar por el niño pero sí puede crear condiciones para que el niño un día pueda hacerlo. De la misma manera, pensé, el profesor, el maestro, crea condiciones para que el alumno se desarrolle y un día “camine”, aplique el conocimiento, sea libre (como decía Freire) al educarse. El profesor resulta entonces un guía(recordé mis años como maestro de Escuelas Montessori), alguien que es exitoso en su tarea educativa cuando el alumno aprende solo, moviéndose libremente por caminos delineados cerebralmente por el maestro. Sentí la importancia de la independencia de criterio, de la duda, del cuestionamiento, de la curiosidad y de la discusión como elementos clave para la educación. Recordé cómo, en mis clases, siempre le pido a mis alumnos o participantes que siempre pregunten porqué tanto a lo que les digo como a quién soy yo y porqué estoy ahí. Recordé a Sócrates y a Bertrand Russell, como a alumnos brillantes que alguna vez me hicieron preguntas o discutieron conmigo y me hicieron sentir como un alumno más.

Sentí que la antítesis de educar o enseñar eran esos profesores o maestros que dictan o autoritariamente importen lo que saben como grandes verdades sin importar el porqué, las aristas, la relatividad de las cosas o la dinámica de una realidad cambiante.

En esos pensamientos estaba mientras veía muchedumbres gritando y aplaudiendo a la líder política argentina, con arrogancia y seguridad, diciendo a las multitudes lo que ella consideraba la VERDAD, la REALIDAD y lo que a muchos podría parecer un intento de liberar, de educar y mostrar la realidad, me pareció a mi, todo lo contrario: una muestra de ocultamiento de la realidad, un intento de esclavizar mentes, y de poseerlas, un adoctrinamiento y una apología del fanatismo como modo de pensamiento.

Justamente lo contrario de la educación, justamente lo contrario de la libertad, justamente la esclavitud…

Murio Sábato, estoy triste…

Descanse en paz maestro...el mal de este mundo se alegra...

Hoy no pude evitar llorar. vela por televisión al hijo de Ernesto Sábato anunciando la muerte de su padre y no pude evitarlo. Qué puedo decir más que dar las gracias a quien escribió algunos de los libros que más me impactaron en mi vida. Cuántas veces leí “El túnel”, descubriendo nuevas sensaciones con el pasar de los años (un ejemplar debe estar tal vez todavía una amiga que nunca me lo devolvió hace ya décadas). Cuantas veces me atreví a leer “Sobre Heroes y Tumbas” o “Abaddon el Exterminador” o a releer algunas partes? O aquel libro que escribió sobre el final de su vida. Cuantos horrores y esperanzas a la vez sentí? Sabato me hizo sentir la esperanza y la desesperanza a la vez, al mismo tiempo. Su pesimismo era tan parecido al mio. Porqué me sentía tan identificado con él siempre ha sido un misterio para mi. Ojala yo pudiera haber expresado mis sentimientos y mi pensamiento como él lo hizo tan sabiamente. Hoy estoy triste aunque no debería estarlo ya que el hombre vivió 99 años y produjo una obra tan extraordinaria. Debe ser la sensación de que el tiempo pasa, de que ya no esta con nosotros, de que ya no esta aquel que pensaba y compartía este mundo tan lleno de injusticia, terror y maldad, pero también de esperanza ya que como decía, lo imperfecto, lo malo, lo terrible, nos invita a tratar de cambiarlo, de mejorarlo. Qué sentido tiene lo perfecto, el total bienestar o felicidad que no sea hacernos caer en el tedio o el abuso o la ignorancia. Ya no esta más Sábato con nosotros, ya abandonó esta Tierra tan llena de maldad, horrores, traiciones y bajezas que tanto lo atormentaron y que, paradójicamente, hicieron de él un hombre lleno de esperanza y solidaridad. Gracias Maestro por haber compartido mi estadía en esta Tierra y darme tantas cosas de valor en este efímero viaje…ya estás con los más sabios…

Vargas Llosa o el ideólogo en accion o como aprovechar la “locura” estructural argentina…

Da mas redito criticar el autoritarismo tercermundista que el del Primer Mundo, pero la culpa no la tiene el chancho…los caudillos del Sur le dan letra…

Bien se dice por ahí que nada o nadie es fuerte o débil, o bello, o loco, en sí mismo, sino en comparación con otro u otra cosa. Hoy, leyendo las noticias, por un lado, aparece Vargas Llosa dando una charla en Buenos Aires. Luego, voy a un diario de mi Mendoza natal, y encuentro que el Gobernador presenta como candidado a Ministro de la Suprema Corte, a un funcionario suyo, Mario Adaro. Finalmente, en diario Clarín, aparece la noticia de que los integrantes del grupo Callejeros (involucrados en aquel famoso episodio de “Cromagnon”), han sido condenados. Como muchas veces me pasa (y esta vez decido escribirlo) “sentí” la “conexion” entre las tres noticias. Por una parte, Vargas Llosa, que se proclama liberal, y condena los autoritarismos, la censura y otros males contra la libertad, se entretiene criticando gobiernos como los de Chávez o de los Kirchner y oculta interesantemente, todas los tantos ejemplos de autoritarismo de otros países tales como Estados Unidos que no vale la pena mencionar aquí para ser breves pero que están al alcance cualquiera que lea un diario o este informado. Digamos que, dejando de lado las virtudes literarias de Llosa, el hombre representa también al ideólogo que solo ve la parte de verdad que quiere y al que tanto condena.

Por el otro lado, el caso del político aliado, cómplice o “amigo”, “puntero” o como se le quiera llamar que quiere ser puesto “a dedo” en un cargo de tanta importancia como es una Suprema Corte de Justicia, también es uno de tantos ejemplos del autoritarismo que Vargas Llosa cuestiona. Como va un país donde los cargos se reparten entre amigos? Que seriedad puede representar para la gente este tipo de maniobras donde el poder se reparte y se usa para favorecer amigos o partidos? Lo peor de todo: se hace en la nariz de la gente, a la luz del día, y los que lo hacen, en este caso el Gobernador Jaque, no sienten ningún tipo de vergüenza, todo lo contrario, el nivel de impunidad es tal, que hasta lo defienden y se sienten orgullosos. Es lo que yo llamaría un estadio de “locura” social estructural.

Finalmente, el caso Callejeros, es otro ejemplo mas de la poca importancia que se da a la ley: uno de los integrantes dice que “antes muerto que preso”, dando a entender que antes de obedecer una sentencia judicial considerada injusta prefiere suicidarse. Este ejemplo ilustra claramente una característica típica de Argentina: la desobediencia a la ley, lo cual es parte de la “locura” instalada ya que obviamente, la gente entiende que también esos jueces han sido acomodados y las condenas se aplican por conveniencias. Digamos que la reacción del condenado tiene “lógica” dentro del marco de insensatez reinante.

Ahora la “conexión” y la relación con el comentario inicial: evidentemente, un país como la Argentina le da “letra” a Vargas Llosa, lo “alimenta”. Esta tan lleno el país de ejemplos que Vargas Llosa o cualquier otro escritor podría llenar libros enteros condenando el autoritarismo  y la Argentina. El discurso de Vargas Llosa no tiene fuerza en si mismo (es ideológico, como ya explique), pero la Argentina le da fuerza, o la Venezuela de Chavez con maletas llenas de dinero dudoso, la corrupción generalizada, la “locura” estructural alimenta incesantemente la usina ideológica liberal. Vargas Llosa no es fuerte, no lo es su discurso, es un ideologo que obvia lo malo de un país y muestra lo malo de otro. Su liberalismo es una entelequia que no se cumple en ninguna parte, el país abanderado de esa ideología, es un país autoritario y lleno de censura.

Pero la “locura” estructural argentina es mas “visible” y, por supuesto, da mas rédito y dinero…

El sentido de la vida y como solucionar el problema…

Gracias Viktor...

En estos días complicados de mi existencia, releer a Frankl, en su famosa búsqueda por el significado de la vidas, me ha servido mucho. Ahí vamos, intentando enfrentar el problema sobre porqué vivimos y qué sentido tiene vivir , o seguir luchando, especialmente cuando por una cosa u otra nos cuesta seguir adelante, ya sea por hechos concretos o porque gente mala o negativa me tiran el ánimo abajo. Aquí estoy, intentando “mirar hacia afuera”, no pensar en el problema, simplemente encontrar los significados en la acción, valorando aquellas cosas a veces pequeñas, que no parecen importantes y por las que vale la pena vivir. Intentando actuar pensando en los objetivos. Olvidando por un rato el tema de la búsqueda y buscando el largo plazo, centrarme en aquello que es importante. Intentando motivarme por las cosas que me importan o me llegan, hasta incluso por el amor (real o imaginario) como recordaba Frankl en su terrible vida en el campo de concentración. Al menos espero ahí encontrar sino la respuesta a mi angustia, al menos algo de alivio, un descanso, un “sentarme a la sombra de un árbol”, que me permita seguir adelante.

Hoy he dudado acerca de lo que es importante, si la búsqueda o los objetivos. Estoy buscando solo un poco de paz…

Sentirse ahogado o… hacia donde ir?

 

Volveria por ese proyecto sin terminar? lo dejarian?

La Argentina le había parecido extrema en muchas cosas: falta de seriedad, nunca cobraba a tiempo cuando trabajaba, si es que trabajaba, mucho charlatán con discurso político popular pero nada se hacia para que la gente mejorara su nivel de vida, falta de respeto en las calles, pobreza generalizada, imposibilidad de comprar las cosas mínimas (comida, auto, casa) para sobrevivir. Pero siempre había encontrado gente con quien hablar, con quien compartir, gente que pensaba como él, que se quejaba de lo mismo y que le hacia sentir esa sensación de “pertenecer”, de “ser parte” de un mismo esfuerzo, de un mismo proyecto. Un proyecto malo, mal confeccionado, mal planeado y mal ejecutado, pero un proyecto propio, un proyecto “suyo”. Pero la mente…ya sabemos que la mente maneja todo, determina lo real y lo irreal…la mente lo llevo a partir, a encontrar lugares nuevos, “desarrollados”, confortables, donde se “respeta”, donde se cobra a tiempo, donde no hay discurso político popular pero se logra un bienestar, donde se pueden comprar las cosas mínimas, donde no hay pobreza generalizada. Pero también donde todo lo que no es individual es mala palabra, donde lo “social” no significa nada, donde solo hay individuos, o suma de individuos, o resta de individuos, donde solo la caridad puede ayudar al pobre, donde solo las empresas mandan, dicen lo que es bueno o es malo, donde los “entrepreneurs” son los grandes héroes, junto con los soldados y los policías…donde los sindicatos son enemigos del bienestar, en una palabra, donde los ricos son ricos porque se lo merecen, porque supuestamente son mejores que los pobres, que aquellos que no han sabido contruir un imperio o suficiente dinero. Y así, hasta el infinito…pero sabia que algo fallaba, que esa lógica no podía ser “win-win” ya que para que haya CEOs debe haber muchos peones…que para que haya países “desarrollados” debe haber buenos ejércitos y gobiernos cómplices que permiten o no ciertas cosas. Pero también se dio cuenta que allá en donde ya no estaba, allá donde las cosas “no funcionaban” también había élites cómplices de ese orden. Se dio cuenta que aquello que se da dentro de los países, se repite en lo internacional… y allí estaba, meditando todas esas pavadas, un día, viviendo en el mundo desarrollado, donde no pertenecía, donde el proyecto no era “suyo” y donde estaba solo y solo le quedaba la alternativa de volver a “su” mundo pobre, subdesarrollado, a realizar “su proyecto”…podría hacerlo alguna vez? se acabarían alguna vez los charlatanes? estaría la Argentina condenada a ser siempre algo sin remedio?

 

La busqueda de la felicidad o darse cuenta…

 

La búsqueda de las alturas para comenzar a cambiar...

Durante muchos años penso que el mundo estaba manejado por estructuras, especialmente económicas, que determinaban en gran parte el destino de las personas. Estas estructuras, mas o menos como Marx lo explicaba, o como Wallerstein lo hacia mas tarde, creaban condiciones mas o menos favorables para determinados pueblos. Asi, según donde a uno le tocaba nacer, las posibilidades de ser rico o pobre, estudiar o no, formar un hogar o no, llegar a viejo o no, etc., dependía justamente de las fuerzas económicas, políticas o sociales que se habían conjugado en ese lugar. Ante la estructura es poco lo que se podía hacer mas que intentar cambiarla o aceptarla y resignarse, esto ultimo algunas veces sin saberlo. Esto lo llevo a la militancia política, a la lucha, a la búsqueda del cambio estructural. Fue poco lo que logro y se encontró con muchos farsantes. Luego, con el tiempo, tal vez porque la estructura se lo permitió, comenzó a pensar que todo eso era falso, o, al menos, poco importante. En realidad, lo que manejaba el mundo era la mente del individuo; el mundo, en definitiva, era lo que cada individuo siente, cree o piensa que es. Asi, no importa lo que económica o políticamente nos tocara vivir, en definitiva, la felicidad no tenia nada que ver con lo material sino con la fuerza o capacidad de nuestra mente para ser feliz, para construir con lo poco o mucho que teníamos, etc. La prueba estaba en que aun en aquellos lugares favorecidos, la gente se suicidaba o no era feliz y muchos en lugares “no afortunados” eran felices. Esta idea domino su vida muchos años hasta que ahi entro en crisis otra vez, tal vez porque ese relativismo le había hecho perder de vista las terribles injusticias materiales del mundo. Penso entonces que, en realidad, las dos cosas eran verdad: hay estructuras económicas, políticas y sociales independientes de los hombres que las crean, que determinan el destino de millones pero también, hay mentes mas poderosas, capaces de ser felices o de cambiar esas realidades, o estructuras. Son las mentes que hacen que, en un momento determinado las estructuras o sistemas cambien o, en caso que no cambien, hacen que la felicidad sea algo posible en lugares “no favorecidos”. Penso, sin embargo, que él no era una gran mente, que no tenia ni había tenido la capacidad de cambiar ninguna estructura y que tampoco su mente le había permitido ser feliz a pesar de haber vivido en un país “no favorecido” por esas fuerzas estructurales. Su mente solo le había permitido emigrar a regiones del planeta que habían sido “favorecidas” por esas fuerzas estructurales pero seguía siendo infeliz. De repente se dio cuenta, que la única salida era trabajar su mente, lograr que su mente finalmente lo liberara de esas fuerzas estructurales, terribles, fuertes, pero terrenales al fin; descubrió que debía trabajar urgentemente su fuerza mental para lograr esa felicidad y bienestar que había buscado toda su vida y que, seguramente, lo llevaría a cambiar o influir en esas estructuras…lamento no haberse dado cuenta antes pero inicio la búsqueda…

 

Capas de felicidad o infelicidad

Esta tu casa preparada para la tormenta?

Podria decirse que la vida de cada uno consiste en la suma de experiencias que se van recogiendo a lo largo de años y años y que van creando en nosotros algo asi como una estructura que nos sostiene mas o menos bien segun esas experiencias que hayamos vivido. A mas fuerte estructura, menor posibilidad de caerse, de perderse, de ser infeliz. A mas débil estructura, mayor posibilidad de caerse, o perderse o ser infeliz. Como se logra una buena estructura? ese seria el problema. Yo me arriesgaría a decir que esa estructura esta hecha de una familia que nos cuida, nos guía y nos protege allá por el comienzo de la vida, que nos da libertad cuando crecemos; de una sociedad o un país donde hay posibilidades de vivir con dignidad, digamos, de satisfacer esas necesidades que Maslov describió hace ya bastante tiempo, de estudiar o cultivar nuestra alma y nuestro espíritu, de fijar objetivos claros de vida y finalmente, de construir nuestra vida afectiva de tal manera que podamos amar, ser amados, respetar y ser respetados.

Digamos que esa estructura a medida que va formándose nos va haciendo mas fuertes o mas débiles, mas seguros o inseguros, mas felices o infelices. Que significa tener una buena y solida estructura? nada mas y nada menos que permitirnos soportar y superar los desafíos de la vida, los día a día, los sinsabores, las perdidas, los accidentes, las muertes, los despidos, las tormentas y toda cuanta calamidad nos ocurra. A la manera de una casa solida que resiste los embates del peor de los huracanes. Por el otro lado, la estructura mas débil, seguramente caera con el menor de los vientos.

Tuve oportunidad de sentir esto muchas veces en la vida, de sufrir tal vez los mismos embates pero en distintas situaciones estructurales de mi vida. Ahora me siento mas fuerte que nunca, siento que estoy trabajando en esa estructura(importante es darse cuenta que trabajar en la estructura requiere pensar a largo plazo e invertir). Trabajar en esa estructura es algo que no podía hacer cuando vivía en la Argentina, cuando no se podía pensar a largo plazo, cuando no se podía conseguir un trabajo, a veces ni cobrar el sueldo ganado con trabajo duro, cuando recibía los insultos y la agresión todos los días en la calle. Ahora, desde lejos, veo una Argentina similar, con gente cuya estructura esta débil, que no puede invertir en ella, que sufre por el mas pequeño de los problemas, que no puede crecer, mandar sus hijos a las escuelas, o conseguir el pan necesario para cada día.

Ahora estoy preparado para la peor de las calamidades o de los infortunios y se que saldre adelante…