De como los sacerdotes fueron echados a patadas del templo siniestro…

CMI2XgVXAAIL9oj
Un culto a punto de desaparecer y sacerdotes a punto de ser echados del templo…

No puedo mas que alegrarme de las noticias que llegan de Argentina. Aparentemente, el 22 de noviembre ganaria Macri la carrera a la presidencia, dejando de lado una epoca de las mas oscuras de la Argentina (y vaya que las ha habido). Al comienzo, este gobierno, como a muchos, me simpatizó; aparentaba representar un enfoque nacionalista y progresista. Surgió después de un gobierno (el de la Alianza) que había reunido a un grupo de disidentes peronistas (Frepaso) con lo que quedaba de un radicalismo decadente. Y la imagen de ese gobierno cayendo después de la represión en Plaza de Mayo, el escandalo de las coimas por la flexibilizacion laboral más el “corralito” dieron a ese gobierno K todo el aval que necesitaba. Lamentablemente, luego de lograrse cierta aparente estabilidad económica y crecimiento (no lo viví porque dejé el país luego del 2001), el gobierno, recurriendo al màs clásico estilo autoritario, comenzó lo que yo llamo el sistemático “lavado de cerebro” a la población. Creó la imagen de un gobierno progresista utilizando las organizaciones de derechos humanos para su provecho, no permitió ningún tipo de cuestionamiento a sus políticas y creo todo un aparato de propaganda para fomentar esa imagen falsa y consumar ese lavado de cerebro. Y yo creo que ese “lavado” ha sido lo peor de todo porque sentó las bases para todo tipo de atropellos y corruptelas. Los viajes que hice a la Argentina estos años no hicieron más que confirmarme esto. Encontré amigos que defendían este gobierno con argumentos indefendibles y fanatismo irracional. No era posible ningún tipo de discusión ya que justamente el famoso “relato” gubernamental es axiomático, basado en verdades indiscutibles. Por ejemplo, ellos se adueñaron de la verdad, son los portadores de la verdad y de lo bueno ya que al ser elegidos por el pueblo, las minorías son consideradas el “enemigo”, los “gorilas” y los “vendepatria”. Al ser los únicos con derecho a hacer y a opinar, automáticamente, todos los demás pasan a estar equivocados y a ser prácticamente “traidores”. Los diarios o medios opositores, pasan a ser automáticamente “medios o periodistas golpistas” ya que el cuestionamiento es considerado algo casi “ilegal”. Por supuesto que aquel que pertenece al gobierno, aunque sea un corrupto, estafador o inútil, esta automáticamente “perdonado” o justificado ya que pertenece al bando que tiene la “verdad” ye esto “lava todos los pecados”. De esta manera, esta ideología barata, se fue apropiando de muchos cerebros, pero no los suficientes ya que la realidad no se puede tapar. Asi, en mis viajes, pude comprobar la pobreza existente en tantos lugares, los privilegios de esa casta gobernante, la delincuencia proliferando por doquier, la droga extendida en su uso y tráfico y el discurso autoritario y la propaganda por todas partes. Recuerdo mis charlas con personas que supuestamente han estudiado y piensan justificando al gobierno con los argumentos mas increíblemente estúpidos como decir que los acuerdos con China (que ni siquiera creo se han consumado realmente) indicaban la visión de estadista de Cristina, al ubicarse en una tercera posición, o decir que la supuesta corrupción era una invención de Clarín para derrocar al gobierno más popular de la historia. Los lugares comunes o “slogans”, la descalificación o el insulto han sido los únicos argumentos que he podido escuchar cada vez que alguien defendía al gobierno. Han llegado a crear, creo, algo así como un ministerio de Propaganda.

En síntesis, este gobierno transformó la política en una especie de religión, donde los sumos sacerdotes (Nestor en su momento y Cristina luego) recitan “la palabra”, sus segundos (los medios afines de propaganda y seguidores más fanáticos y encumbrados) se encargan de llevarla a todas partes, sus servicios (al mejor estilo de la dictadura) se encargan de detectar, descalificar y eliminar (todavia no sabemos como se terminó con Nisman) a los opositores y un ejército de “militantes” y fieles repite sin cesar esos “padrenuestros”.

Afortunadamente, no llegaron a apoderarse de los medios opositores y consumar un “lavado más a fondo”. Las elecciones de octubre último demuestran que hasta el mejor discurso y aparato propagandístico no puede tapar una realidad y que muchos cientos de miles comienzan a “despertar” de las “drogas” inoculadas durante años.

Hay una esperanza de cambio, no sabemos lo que viene, pero al menos se avizora la posibilidad de que éstos sacerdotes y sus seguidores sean echados de sus santuarios y despojados de sus privilegios. Se avizoran tiempos de cambio que espero sean profundos y que permitan el camino final hacia una verdadera democracia, a una democracia a la que todavía estamos lejos de conseguir mientras exista esa corporación politica corrupta. Que una fuerza no tradicional haya logrado el triunfo es una buena señal ya que el radicalismo ha demostrado en su momento su incapacidad para lograr los cambios y también ha caido en la corruptela. Por ahora, hay que apagar los incendios, echar a los sacerdotes del templo, y comenzar un proceso de cambio complicado ya que muchos siguen todavía hipnotizados por el discurso vacío y maligno.

Estamos a las puertas de otro “Nunca más”. Enhorabuena…

Cosas que me han robado…o que me van a robar

Image
Mas o menos así se veía, alguien la ha visto? volverá a mi el día del Gran Inventario?

El otro día buscaba una lapicera Parker de esas que tanto me gustaban cuando no había mucho para elegir. Por supuesto, no la encuentro. La buscaba nada mas que por el placer de encontrarla y no por que realmente la necesite para escribir. Mientras la buscaba comencé a recordar , no se porque, cosas que me habían robado en mi vida, o que había perdido. Me preguntaba donde estarian, o quien las habría robado o encontrado. Hice una lista mental: una bicicleta Ibanez que me encantaba, un reloj Citizen muy lindo, un pantalón Levi’s negro, una billetera con algo de plata y documentos, un par de Nikes, milanesas de mi heladera, plata de mis bolsillos, plata de mi banco en la época del Corralito, unas llaves de mi casa y de mi auto, un carrito de bebe de cuando mi hija era chiquita, una remera de un locker en un gimnasio, una cortadora de césped y supongo que algunas otras cosas mas. De esa lista imaginaria recordé y lo que mas me dolía recordar era la bicicleta y el reloj Citizen. La bici la había comprado juntando plata meses y meses y la disfrute poco. La deje atada una vez cerca de la Casa de Gobierno y cuando volví habían cortado la cadena y se la habían llevado, en las narices de unos policías que hacían guardia. Donde estará la bici? la usara todavía alguien? que historias habra presenciado? quien se la habra llevado? Del reloj pensé lo mismo. Era uno de esos de forma rectangular bien antiguo y con números romanos, un regalo de una chica que quería. Las mismas preguntas sin respuesta. A donde irán las cosas robadas? tendrán una categoría distinta en el Cosmos? algo así como los traidores y los honestos cuando mueren? el Gran Clasificador donde las pondrá? las recibiremos alguna vez de vuelta cuando se haga el Gran Inventario Final? Seguía pensando en eso cuando mi hija de 8 anos se acerco a mi y me pregunto: Papi, vos no te vas a morir pronto, no? Yo le dije: No, voy a vivir como 40 anos mas. Me miro con ojos que se empezaban a llenar de esas lagrimas que siempre nos salen cuando no queremos. Yo la abrace fuerte y le dije: “No te hagas problema que siempre vamos a estar juntos, simplemente porque nos amamos y cuando hay amor no hay separacion”. El abrazo duro muchísimo y me invadió una sensación mezcla de felicidad, por abrazarla, y de cierta tristeza, porque pensé que algún día me moriría y no la vería mas. Algo así como los robos en los que pensaba…