Las tres clases

Americas-Argentina-Perito-Moreno-Glacier-MH
A mi bello país vuelvo como turista…

En la Argentina (probablemente en otros países también) hay, en líneas generales, 3 clases o grupos de personas. Por un lado (1)están los que se dedican a la política. Esa sería la primera división. Dentro de la la primera clase, están los mas hijos de puta, inescrupulosos, mentirosos, ladrones, desvergonzados, desalmados, etc. y bastante inteligentes. Estos son los que suelen llegar a Presidente o Ministro o Subsecretario, o a Senador o Diputado o Juez, dependiendo de la rama de los famosos poderes que alguna vez estudió tan prolijamente Montesquieu y luego famosos constitucionalistas. No hay que olvidarse que en esta clase también ocupan los cargos de cualquier lugar importante tales como Universidades Nacionales o la organización del fútbol o medios de comunicacion, por ejemplo. Dentro de esa clase política están algunos otros que carecen de la inteligencia o la hijaputez necesaria ya mencionada. Estos suelen llegar algo más abajo; pueden llegar a vivir de la política pero no llegan a hacerse millonarios como los otros. Queda un ínfimo porcentaje es de gente con algunos ideales, alguna inteligencia y digamos average en cuanto a las condiciones necesarias. Estos suelen no tener mucha plata, dedicarse a otra cosa, molestar a los otros y terminar en cualquier otra parte menos en algún lugar donde se puedan tomar decisiones. Como toda clase de estilo mafioso, todos estos están unidos por pactos de silencio y acuerdos tenebrosos. Sobre todo el silencio, el ocultamiento, la mentira o la calumnia son sus armas predilectas. El hoyportimañanapormi los une eternamente.

La otra clase que predomina en la Argentina (2) son los grandes empresarios, en muchos casos venidos de las filas políticas cuando hay hecho algún buen dinero o, en otros casos, por apellido, historia y herencia. Estos grandes empresarios siempre entran en connivencia y acuerdos de todo tipo con la clase política a fin de asegurarse ser las oligarquías dominantes. Casi solamente se distinguen de los primeros hijos de puta por el área en la que se desenvuelven. Suelen ir y venir en algunos casos pero en general se van especializando. Dentro de esta clase, al igual que la otra, están aquellos que no poseen las cualidades necesarias y suelen terminar empleados, sin plata o rebuscándoselas como pueden.

Finalmente, está (3)la mayoría del país, aquellos que como mansas ovejitas votan a los primeros y/o trabajan para los primeros o segundos. Estos están condenados a vivir con lo mínimo, aguantar a los otros o servirlos o a pasarse la vida inútilmente tratando de entrar en esas clases dominantes. Algunos llegan más o menos cerca, otros mueren en el intento.

Yo conocí por dentro a la primera clase, cuando tuve la oportunidad de ser parte de ella, no tuve las condiciones morales, o hijaputez necesaria. Ahí decidí irme para siempre. Nunca sabré si me equivoqué o no pero de algo estoy seguro, no quise pertenecer a la tercera clase a la que estaba condenado simplemente por no tener alma de ladrón o hijo de puta o de oveja estúpida.

Noche en familia

4536744005_b1d26d422a_5k
Una noche como todas…

Su vida era totalmente normal. Papá, mamá y una hermana. Papá peluquero, jugador y mozo de una “boite” de noche; mamá ama de casa y cornuda. Escuela, buenas notas, mejor alumno. Largas siestas de no hacer ruido para que papá duerma y pueda ir a trabajar de noche y “timbear”. Si la cosa no era así, golpes y cintazos. Era era la ley…

Esa Navidad fue distinta, o no tanto…en realidad, se veía venir. Nochebuena, peleas y echada a la calle. Empezó haciendo calor, luego comenzó a llover a eso de las 11. Para las 11 y media ya papá la había echado a mamá y él, hijo mayor, no podía dejarla sola. Y se tomaron uno de los pocos micros que todavìa andaban a esa hora…el pobre tipo que le tocó trabajar esa noche los miró con algo de lástima…-Dos hasta Las Heras- dijo él, mientras mamá sollozaba. Eran los únicos en ese micro viejo y destartalado. El chofer, que seguramente quería estar en otra parte y ellos dos, solos, tristes en esa Noche Buena, mientras los cohetes comenzaban a escucharse y las cañitas voladoras se notaban a lo lejos. Y el micro siguió, y nadie subió. Y los baches los hacían saltar, pero el tomaba fuerte la mano de su madre y eso lo acompañaba… Y se bajaron en aquella parada oscura, y caminaron hasta la casa, ya abandonada, que todavía tenía un colchón y algunas cosas por ahí tiradas. En el camino, mamá se cayó. El la ayudò a levantarse y le limpió como pudo la sangre de la rodilla. Y llegaron. Y sin prender la luz se acostaron, cansados, hùmedos, agobiados, amargados. Y los cohetes y la cañitas voladoras sonaban y volaban, ignorándolos aùn más… y la Navidad llegaba. Miró a su madre y se prometió vengarse un día…Y se durmieron, en el calor agobiante que anunciaba un día caluroso. 

Amor en el frío mendocino

5-Cult-11
Noche helada de amor.

Frío. Mucho. Baja del micro. Noche oscura y vacìa. Busca con la mirada y espera. Ella llega, casi puntual a la esquina que el farol alumbra mal. Nadie en el frio de helada  terrible mendocino Se ve toda apretada como màs temprano cuando se conocieron. Pechos grandes, blanca de piel y pelo bien negro y lacio. Ella lo espera en la noche desierta, bajo el farol de esa noche de invierno en Las Heras, con un pullover bien fino, esperando por su calor. Ojos bellos, pantalones apretados, sonrisa inocente. Se besan, se miran, se sienten. El frío no existe más y ayuda ya que nadie los ve ni sabe de ese encuentro. Y él la aprieta contra la pared, y se van acercando a una parte bien oscura. Y el deseo los invade y el frío se hace calor y ya no importa nada. El tiempo, el espacio, el calor o el frío. Solo los labios que se besan y las manos que recorren los infinitos puntos. Y la noche los esconde y los protege. Y el frío los rodea pero el calor crece y transpiran y se aman, en aquella esquina y aquel rincón al que nunca volvieron. Noche fría de amor y deseo y placer. Luego la larga caminata a casa, bajo el aguanieve…

Panquehua

ruta
Tarde de felicidad eterna.

Domingo. Tarde de sol. Se suben a la moto…Papa conduce, quièn sabe dónde. Es domingo en familia, como casi nunca pasa. Y ahí llegan. Y papá los trajo uno a uno. Porque es una moto pequeña y es todo lo que tienen. Y paran cerca de la ruta por donde todos pasan. Allà por Panquehua, llegando a Villavicencio. Y papá saca una pelota de goma…y juegan. Y la pelota rebota, y va y vuelve. Y papá la patea torpemente solo para hacerme feliz. Y yo soy feliz porque juego con mi papá. Por última y única vez. Y la tarde cae, y comen un asado mal asado, y rien. Y el tiempo se detiene, porque ya es parte del recuerdo. Y podrà ser revivido infinitas veces. Porque quedó en la memoria. Porque no se volviò a repetir. Y ese sol es eterno…esa tarde de quién sabe cuándo…cincuenta años atrás, pero siempre en el recuerdo. Y la moto está ahi, esperando para volver, tirada, gris, con asientos negros, con las bujías recién cambiadas. Finalmente, la tarde cae, y muere el domingo, y papá nos trae uno a uno. Y ese domingo sí muere, pero renace cada vez. En realidad, nunca terminó porque fue un domingo feliz. Tal vez el único.

Malditas nubes…

w980-p16x9-nuage_1_0
Malditas nubes…nunca vinieron…

Enero. Verano. Calor. Sol. Eran sus enemigos. Nada de vacaciones ni placer. Solo el calor, el aburrimiento y la torridez. El tiempo interminable, eterno. La mirada hacia las montañas con la esperanza de que esas nubes a lo lejos crecieran y se hicieran tormenta trayendo el refresco necesario, deseado. Pero día tras día, tarde tras tarde, esas nubes putas aparecían y se bamboleaban, lentas, ignorantes de los ojos deseosos, crueles, se rendían al sol y al calor, para el placer de otros pero no de él. Su juventud y deseos de salir, gozar, saltar sobre el agua quedaban aplastados, enjaulados. Alguna vez esas malditas nubes crecían, lenta y perezosamente, tapaban el sol y creaban un nublado perfecto. Pero nunca trajeron lluvia las malditas, para hacer esos veranos mas miserables, dolorosos y putos. Fueron varios largos veranos, horas, días, semanas, y meses perdidos de la vida, que dejaron huella, rabia, frustración, impotencia, debilidad pero también crearon resistencia, paciencia, resignación; virtudes del que aguanta, del débil, despojado o desafortunado pero que se transforman en violencia en los momentos menos indicados. Asi fueron esos veranos…dejaron su marca en esa alma sufriente, despojada y maldita. Alguna maldicion lo abrumada… alguien o algo lo habia determinado así…como alguien o algo determinan que algo saldrá bien o algo saldrá mal. Como aquella vez que osó salir un verano, conocer aquella bella rubia en ese espejo de agua, aquella única tarde, cuando ella le dijo que le gustaba y él, apesadumbrado, abrumado por tantas tardes de espera y dolor y paciencia, no dijo nada…y la dejó ir  a los brazos de aquel flaco de mierda que la besó…en medio de aquel puente…aquél día de sol…irrecuperable…

Patquía

fantastico
Llegada al planeta Patquia

El ómnibus llegó,como tantas otras veces, de noche. Luego de viajar en la total oscuridad, las luces fueron apareciendo, a lo lejos. Luces de un poblado fantasmal. Luces mortecinas algunas y casitas desparramadas, que iban apareciendo, de tanto en tanto, hasta que, en medio del tierral, en un gran descampado, algo que parecía una terminal, un negocio cerrado, pegado a algo asi como un comedor-bar, nos recibía. A veces había otro micro ahí parado, a veces nada. Patquía se llamaba. Un lugar fantasma que, por cosas del destino era un punto de paso de ómnibus que iban a todas partes. Un pueblo que si no fuera por esa condicion geográfica, estaría mas muerto de lo que estaba. Me bajaba, anticipando las sensaciones.  Ahí, en medio de la nada, el paisaje se formaba con algunos perros vagabundos oliendo y buscando algo para comer, luces que salían del comedor-bar que usualmente se llenaba de comensales para ver a Tinelli, único programa tal vez que llegaba por el canal de aire en un televisorcito de morondanga. El olor a fritanga y comida salía por alguna parte. Algunos jóvenes andaban por ahí tal vez entreteniéndose con los pasajeros que bajaban cada tanto de esos ómnibus. Algunos vagabundeaban tal vez esperando que alguien les diera algo. Ahí se mezclaban los lugareños, tipos de traje y corbata y mujeres con niños llorando.

Ahí yo esperaba, en ese lugar perdido, sin horario, sin tiempo, algún micro que me llevara a casa durante la noche. Con suerte hasta Mendoza, con menos suerte hasta San Juan. A veces, me quedaba en ese infinito oscuro y grotesco horas y horas. A veces, sólo minutos ya que el azaroso ir y venir de ómnibus jugaba con mi suerte. Quien no ha estado en Patquía no conoce esa sensación de infinito y eternidad, donde el tiempo está detenido. Durante dos años llegué a ese lugar, una vez por mes, y cada vez, el lugar era el mismo, sin cambios, parado. Era volver al infinito y a la nada. Mi tiempo se detenía y era el deja-vu perfecto. Las mismas luces, el mismo boliche, el mismo programa y las mismas personas, ya que las caras de los desconocidos son todas iguales.

A veces caminaba por ahí, no yéndome muy lejos ya que el micro salvador podía llegar en cualquier momento, y solo encontraba negrura y la nada. El lugar era como estar suspendido en un planeta en medio del universo. Una estación planetaria de la que sólo se podía salir en una nave espacial. Tenía la sensación de estar caminando en una esfera, en un planeta enano, parecido a aquel del Principito, ya que alejarse del boliche iluminado, me llevaba como a un precipicio.

El planeta Patquía me esperaba y las sensaciones eran intensas, profundas, inigualables. Ni Venecia ni Milan ni New York se le comparan. Patquía era única e inigualable, real, grotesca, temible y amable al mismo tiempo; verdadera. Y por todo eso, fantástica.

 

 

Noche

download
Obsesion de noche de verano.

Noche de verano. Luna llena…cortinas blancas. MI cama junto a la pared bajo la ventana. Abro lenta y esperanzadamente la cortina, tratando de robar una brisa que acaricie mi cara pero que nunca llega. El calor insoportable. Enero, febrero? quién sabe. Cómo recordarlo cuando las noches se acumulan y mezclan en la memoria de años. La quietud de la noche y el sueño que no llega a rescatarme. La luz de la luna que da aún mas calor. Vuelvo a dejar la cortina y la miro, observo, deseando. De repente, algo la levanta. Una débil fuerza de brisa se desliza hacia mi rostro.  Siento la caricia, el regalo del cielo que calma mi calor en el silencio. Unos segundos fugaces de felicidad, de alivio que luego se esfuman y se pierden. Finalmente, la cortina baja, la luz sigue ahi, el sueño salvador llega, imperceptible, y me rescata de la transpiración y el sufrimiento en algún momento que no recuerdo ya.

El peso del pasado

El pasado nos persigue. Como personas y como paises. Nuestra memoria esta llena de historias, vivencias, hechos y filosofias;pecados y grandeza. Mas o menos, llevamos la vida como podemos, luchando entre los desesos egoistas y los actos altruistas. Nos sentimos mas o menos satisfechos. Nos miramos al espejo y vemos al verdadero yo. Mas viejo, mas sabio, mas sufrido, mas “vivido”. El pasado, aunque pasado y abandonado, sigue alli, poblando nuestra mente de fantasmas y recuerdos y pesadillas.

Por mas que decimos siempre: hoy es un nuevo dia, “lo pasado pisado”, “empezar de nuevo”, y tantas otras pavadas por el estilo, lo concreto es que el pasado nos habita, nos controla, vive en nosotros, como las arrugas de los a;os y los achaques del cuerpo no nos abandonan por mas que nos hagamos cirugias o no quieramos verlos. Si esas arrugas no se van, como se podrian ir los recuerdos y vivencias?

Asi, ese pasado, a veces se transforma en algo tan pesado que hasta nos arrastra hacia el, como una pesa lleva un cuerpo al fondo del mar, como en esas ejecuciones de pelicula desde barcos piratas. Esa bola de cemento maldita nos empuja al fondo del abismo y por mas que hagamos fuerza, nos lleva, imparable.

Que otra cosa es el amor, sino pasado? Que otra cosa el dolor, sino pasado? Que otra cosa el temor, sino pasado? Que otra cosa, en fin, la vida, sino pasado? Como amar sin historia? como sufrir, sin hechos que ocurrieron? como vivir con miedo, sin pesadillas ocurridas?

Negar el pasado es como estar muerto, como no ser ya que nuestro pasado es todo. Hoy decido recibir mi pasado, llenarme de el, hundirme sin resistencia con ese peso maldito y dejarme arrastrar.

Y asi como yo, nuestro pais, la Argentina, esclava de su pasado, no puede arrancar, a menos que acepte ese pasado pecaminoso, horrible, violento, y grandioso.

Ahora si. Ahora, sin futuro, ni presente, soy yo. El que fui, el que he sido. Ysiempre sere.

Despertar

tumblr_mjlbjq52ti1s667o5o1_500
El despertar puede ser traumático pero siempre es bueno.

Soplan nuevos aires desde la Argentina. Finalmente, una mayoría eligió a alguien para que se fuera otro alguien: Cristina. El hastío, la decadencia, la soberbia de esa mujer, quién sabe cuantas cosas hicieron que Macri creciera lenta pero seguramente hasta desembocar en un increíble ( sí, increíble) triunfo. Yo deseaba fervientemente que Scioli no ganara. Para mí, lo importante era que Scioli no ganara, que el mecanismo de impunidad, la continuidad de un sistema de lavado de cerebros, terminara. Y eso, sumado a una incuestionable decadencia económica, social, cultural, educacional, llevó a que la gente expresara un BASTA. Basta de atropellos, de soberbia, de verdades absolutas, de iluminados, de déspotas, de discriminadores. Basta de elegidos, de sacerdotes pregonando la única verdad y condenando a los demás de apátridas, gorilas, fachos o de lo que se les ocurra. Creo que nada me molestaba más que eso, que esa actitud discriminadora, soberbia, elitista. Sigo por ahí, leyendo o escuchando a esos iluminados, ahora echados del templo (ver mi post anterior) y siguen esgrimiendo los mismos versos, las mismas mentiras, los mismos “relatos”: que Macri es la derecha, el capitalismo triunfante, las empresas y tantas otras banalidades sin sentido. Como si el gobierno anterior, que se dedicó exclusivamente a llenarse los bolsillos y mantener a la mayoría en la pobreza, hubiera generado riquezas y bienestar.

No se cómo le irá a Macri. Sí sé que nada puede ser peor que lo que pasó. Y existe una gran posibilidad de que, al menos, haya mayor libertad y que se aclaran tantos casos de corrupción que obviamente todos necesitan que se aclaren.

Gran parte del “relato” kirchnerista se basaba en la propaganda. Acabado el aparato de propaganda, poco a poco, muchos comenzarán a despertar del hipnotismo. Los primeros serán las personas comunes, los trabajadores que día a día se sacrifican por mantener a sus familias. Los que creían que el gobierno anterior defendía a los pobres, luchaba contra el capital y defendía los derechos humanos y la soberanía nacional. Luego, comenzarán a despertar aquellos beneficiados por el sistema,ya sea por cargos, subsidios, planes o lo que sea, que pensaron tal vez que el proyecto nacionalista iba “en serio” y que en realidad, el proyecto era Boudou, D’Elia, Hebe de Bonafini y algunos otros que se beneficiaron personalmente. Entre estos hipnotizados están algunos intelectuales que se dedicaron mucho tiempo a leer a Stiglitz o a Laclau, (hay un paper muy bueno de Beatriz Sarlo—Los intelectuales, tierra fértil del kirchnerismo) sobre la justificación intelectual del kirchnerismo y Carta Abierta) o tantos otros, y pensaron que el sistema era un sistema perfecto y única respuesta para la Argentina. Como dice Sarlo, el “modelo k” ignora expresamente la corrupcion, la delincuencia económica o el clientelismo de la pobreza.

Finalmente,  algunos no despertarán nunca pero simplemente porque nunca fueron hipnotizados. Siempre supieron que todo era un verso y que ese verso les convenía.

Poco a poco, todo esto habrá sido una pesadilla, vivida por millones, dentro y fuera del país. Yo lo viví y lo sufrí desde afuera y ahora lo disfruto desde afuera. Me han dado ganas de volver…

 

Lavado de cerebros 2015

argentina10c
Dos que sí saben como lavar cerebros.

Siempre tuve la idea de que el lavado de cerebro era algo muy obvio, forzado, limitado a situaciones extremas, tales como el clasico caso de La Naranja Mecanica o el famoso 1984 de Orwell. Llevados a la realidad, y a un nivel de sociedad, podríamos decir que Hitler les “lavó la cabeza” a los alemanes durante los años de la guerra, o Castro a los cubanos durante todas estas décadas. Tendemos tal vez a creer que en sociedades más o menos libres, los ciudadanos no tienen la cabeza “lavada” o la tienen menos “lavada”. Incluso podría decirse que en realidad muchas ideas o creencias de una sociedad forman parte de la cultura y que ciertas tendencias son sólo parte de la cultura. Y creo que es así pero, en ciertos casos, yo creo que es “lavado de cabeza”. A que se debe toda esta disquisición? Simplemente a que hay sociedades muy democráticas con la cabeza “lavada”. No puedo opinar de aquellos lugares donde no he vivido pero supongo que ocurre en todas partes, y se disfraza de “cultura”. Por ejemplo, en EEUU, la gente está convencida de que la salud tiene que ser cara y que no es un derecho de la población. No han visto otra realidad. También están convencidos de que los problemas mentales son “desbalances químicos” y descreen de la sicología o creen que el Estado es un monstruo que los quiere devorar y que las empresas son lo ùnico bueno en el mundo y la única fuente de dignidad. Ni que hablar de que los únicos héroes son los militares o policías. Luego de vivir casi 15 años en EEUU, he podido comprobar estas cuestiones “culturales”, creadas por simplemente por un bombardeo constante de los medios con estas ideas. El caso de Argentina me interesa más ya que allí viví los anteriores años de mi vida. El gobierno bombardea constantemente la mente de los argentinos, creando odios y rencores contra los opositores, eliminando la pobreza de palabra, creando un infierno más allá de las fronteras, a la manera de aquella imagen donde el mundo conocido estaba sostenido por elefantes y que ir más allá conduciría al abismo. Se ha creado el mito de que ellos son los salvadores de la Patria y que Clarín, un diario o una empresa, es el malvado que pretende eliminar a los buenos de la película, tal como aquel ojo malvado que pretendía apoderarse del anillo que aquellos bondadosos enanos portaban. Una millonaria abogada venida a menos, con un discurso acalorado, ruidoso y falso, pretende construir un castillo sobre un rancho, tapar la pobreza, la delincuencia y la marginalidad obvias, comprobables con el simple caminar por cualquier calle del país, con un biombo inexistente que muestra un paisaje mal dibujado pero colorido. Con un verso progresista nefasto, lamentable y falso, se han hecho millonarios. Eso se ve aún mas obvio cuando uno visita el país cada tanto como me pasó a mí las veces que fui. Dos o tres anécdotas me hicieron correr frío por la espalda: una: un amigo que nunca había sido peronista me dijo tranquilamente: aqui estamos entre dos poderosos: el gobierno y Clarín, comparando como si fueran iguales a una hormiga con un elefante, otra: estaba viendo un partido del Mundial del 2014 en un bar y durante todo el entretiempo el gobierno pasaba propaganda constante y a nadie le parecía mal; hice un comentario negativo y casi todos me miraron mal; tres: visite barrios marginales y, entre los ranchos y la mugre, asomaban, pulcros, brillantes, hermosos y de buena calidad, cientos de carteles con políticos sonrientes prometiendo el “oro y el moro”; cuatro: imposible salir de noche, delincuencia constante, jóvenes o adultos borrachos en la noche y patotas de chicos con botellas de coca y fernet en la mano. Para que seguir aburriendo al que me lee. Tantas anécdotas, tantas obviedades, simplemente imposibles de entender o aceptar por millones de argentinos a merced del bombardeo. Es que el lavado de cerebro tiene un condimento último infalible: apela al orgullo nacional y ayuda a la supervivencia sicològica: como aceptar que la realidad es peor y a que aquellos que hemos votado y nos representan son solo un montón de mentirosos inútiles? Y yo que creía que el “lavado de cerebro” era algo tan obvio…

Viaje en el tiempo…

create-a-relationship-roadmap-and-build-dream-connections
Viajar en el tiempo no es imposible…

Por algun motivo, su mente volvia una y otra vez a los recuerdos de su infancia, juventud y madurez. Ya orillando los 60, su vida se sentia ya larga, sinuosa y llena de historia. Su presente ya no era tan feliz, su cuerpo ya no le respondia tan bien como antes. Por ahi se sorprendia mirandose al espejo intentando encontrar nuevas arrugas o desgastes de los golpes de la vida. No era un tema de salud. Era un tema de su mente. Salia a caminar y recordaba y recordaba…Comenzo todo una tarde. Estaba en un parque, sentado mirando unos patos en un lago de un parque…de pronto, su mente comenzo divagar recordando un partido de futbol en aquella cancha de tierra de su infancia, cayendo la tarde. Recordo el sol cayendo sobre la cordillera mendocina, a lo lejos, la noche llegando y como seguian jugando a pesar de la noche y como se llevo por delante ese poste de la cancha por la oscuridad y como quedo negro su ojo durante semanas. Cuando volvio en si, ya era de noche. La segunda vez ocurrio caminando por ese bosque al que le gustaba ir a escuchar los sonidos de pajaros y del viento. De repente, caminando, comenzo a recordarse caminando una noche por la desierta calle General Paz, a las 3 en la madrugada, con su sobretodo y algo de agua nieve y unos policias con perros acercandose, pidiendole los documentos y llevandolo a la comisaria de la calle Godoy Cruz, tenerlo incomunicado por tres dias, en un calabozo, la cicatriz y el rostro de ese hombre semidesnudo, la botella de Coca Cola cayendo en la boca de ese pobre chico al que los policias torturaban solo por placer, barriendo la comisaria con el sol de julio brillando en aquel amanecer durante la dictadura. Desperto ya casi en su casa sin saber como habia llegado. La tercera fue mas increible. Paseando por Galveston, sintiendo la humedad del aire del Caribe, se encontro en esa carpa en Mar de Ajo, el humo afuera, la invasion de mosquitos, la patota queriendo entrar y atacarnos a nosotros y a esas chicas que habiamos conocido esa noche. Pero esta vez no desperto…siguio ahi, dentro de esa carpa, escuchando los gritos de esos desaforados que querian entrar en la carpa, borrachos y llenos de bronca. Los golpes, los gritos, y el silencio…

Las monarquias argentinas

Cristina-Kirchner-Reina
La monarquia y la Inquisicion han vuelto…

Asi como las personas van evolucionando, creciendo, y un dia alguien aprende a hablar, luego a caminar y correr o a escribir o a trabajar o estudiar, tambien las sociedades (supuestamente) van evolucionando con el tiempo. Asi, tal como lo describio Hobbes o Rousseau, los hombres incialmente vivian en cavernas, peleandose unos con otros; luego un dia se organizaron en tribus, aprendieron a dividir el trabajo y, un buen dia, decidieron que habia que crear un “Estado”, algo por encima de ellos en quien depositar ciertas decisiones para salir del otro estado, el “de naturaleza” en el cual todos contra todos solo se imponia el mas fuerte o feroz o inteligente pero no necesariamente el mas justo. Y asi la historia nos deleita con esa evolucion, sangrienta en muchos casos. Y asi llegamos un dia a pensar que esa organizacion, como parte de esa evolucion, lograba su punto maximo de evolucion: la democracia. La democracia, superadora de las autocracias o de las monarquias o aristocracias de sangre. El nombre es lo de menos; lo importante es que una sociedad “evolucionada” es una sociedad democratica, en la cual la mayoria elige a sus representantes, donde se garantiza la libertad de expresion o culto o tantas otras libertades necesarias para el ser humano y en la cual, como resultado de ese “poder” de todos, no debe haber ni hambre ni privilegios ni falta de oportunidades o de educacion ya que los representantes justamente “representan” a la mayoria y la mayoria es la mas necesitada ya que las mayorias son personas “promedio”, sin las habilidades o talentos de esa minoria genial que, pase lo que pase, sera siempre genial.

Asi, toda sociedad que se precie de evolucionada es democratica. No voy a dedicarme a mencionar todas esas sociedades. Lo que me interesa es enfocarme en la Argentina que, supuestamente, es una democracia.

Lamentablemente, de la observacion cuidadosa, surge claramente que la sociedad argentina es en realidad una forma aristocratica o monarquica en la cual los representantes del pueblo son simplemente aquellos que militan o forman parte de las elites partidarias, apoyados por el poder economico, nacional o internacional, y secundados por el poder mediatico, cada dia mas importante para “crear” realidades. Vamos a cualquier poblado, municipalidad o provincia o al nivel del pais mismo y vemos que, historicamente, aquellos representantes son los elegidos a dedo para poblar listas creadas por esas mismas elites gobernantes. Esto lo he experimentado yo mismo cuando alguna vez intente, sin ser mas que un don nadie, tener un lugar en alguna lista para representar a mi pueblo. Resulto una tarea imposible ya que para tener ese derecho hay que ir subiendo escalones en el aparato partidario, usualmente dominado por familias o grupos que, en algunos casos llevan decadas en el poder. Los derechos se ganan de muchas maneras, casi todas ellas, casi ilegales o ilegales, ocultas o injustas. Mis peripecias deben ser similares a las de otros. Primero, tenia que ir a las reuniones partidarias en las que los “capangas” de  turno se dedicaban a hablar y a bajar linea sobre lo que habia que hacer segun otros “capangas” de mas alto nivel. Dependiendo de las habilidades para encontrar un “padrino”(alguien con mas poder que uno que puede conseguirnos usualmente algun privilegio o cargo pagado) uno podria ir avanzando. Ese avance se basa no en los meritos academicos o morales sino simplemente en la obediencia, fidelidad y capacidad de cumplir lo que manda el padrino o los capangas. Asi, con suerte, se puede lograr algun cargo pagado (ese dinero cobrado usualmente debe ser repartido segun el criterio del capanga o padrino). Luego, las ofertas comienzan a ser mas jugosas (como cobrar sin trabajar o “dibujar” numeros). El cielo es el limite. Los que llegan son los que han pasado todas las pruebas y muchas mas. Cuando llegan ya no tienen ningun escrupulo, ya sonrien automaticamente o mienten de tal manera que hasta ellos lo creen. Pueden ignorar amigos o traicionar hasta a la propia familia. Aquellos mas honestos y decentes van quedando marginados y por ahi tienen algun lugar tal vez hasta de lastima. Como dije, casi nunca las condiciones son el saber o la honestidad para llegar a los cargos. Si la hay, es totalmente secundaria y normalmente no bienvenida. Los honestos y los que saben son peligrosos ya que muchos de estos desmoronarian la piramide de corrupcion y privilegios.

Asi, esos grupos mafiosos van logrando poder en una lucha despiadada, que recuerda a aquellas ciudades italianas del Renacimiento. Asi, la Argentina esta repartida en feudos, ciudades, grupos aristocraticos. La formula es muy simple: toman los partidos politicos, designan a dedo a los postulantes, ya probados en su inescrupulosidad, y llegan a las elecciones. No importa quien gane ya que los grupos persiguen siempre lo mismo: perpetuarse en el poder, llenarse los bolsillos y mantener a la mayoria pobre para poder manejarla mejor. La politica para ellos es la forma de perpetuarse en el poder a costa de los dineros publicos y del empobrecimiento de la mayoria. El ritmo se rompe cada tanto cuando algunos grupos marginados (y con poder) alientan o llevan a cabo golpes de estado mas o menos sangrientos.

Secundados en las sombras por el poder economico y por grupos mediaticos, estas mafias manejan “a gusto y piacere” la realidad: pasan leyes o decretos, expropian o privatizan, dan subsidios o los sacan, ponen y sacan gente, gastan o ahorran dinero, etc., de la forma mas maquiavelica posible: el poder por el poder mismo. Si algo se hace por el pueblo es simplemente, como un medio mas para mantener el poder. Es por ello que, cuando se avecinan las elecciones, usualmente aparecen algunos “beneficios” para ciertos sectores o alguna infraestructura se mejora.

Esta aristocracia partidaria permite que, por ejemplo en la Argentina de hoy, de un dia para otro, el hijo de la Presidente, Maximo Kirchner, de ser un don nadie, pase a ser candidato, o que Scioli, que fue vicepresidente de Menem, quien supuestamente hundio el pais en los ’90, se perfile como candidato. Son los que “pertenecen” a la elite, los inescrupulosos, los que han “probado” su fidelidad al grupo dominante.

Algunos grupos se conforman con sus feudos, tales como Rodriguez Saa en San Luis, o algunas otras familias o grupos en otras Provincias. Asi construyo poder la familia Kirchner en Santa Cruz o Menem en La Rioja, o tantos otros.

Para estos monarcas del siglo XXI, las elecciones son la gran etiqueta de legitimidad pero en la realidad es solo eso, una etiqueta, un nombre, una palabra bella pero vacia de contenido, al igual que la democracia. Son los nuevos senores feudales de la politica. Si alguien creia que hemos evolucionado, se equivoca de cabo a rabo. Estos monarcas del siglo XXI no solo han reinstaurado la monarquia sino que tambien han hecho volver a la Inquisicion ya que han hecho de las ideas politicas en la Argentina, una religion, o una secta y aquellos que no comparten ese credo, son blasfemos y no merecen mas que la hoguera o el destierro. Los medios diseminan La Palabra (Pagina 12, 678 y tantos otros) y crean la cosmogonia, los politicos descalifican, comulgan o excomulgan. El monarca designa a sus sucesores y favoritos. Los bufones bailan y hacen contorsiones. El pueblo hambriento y enganado observa y obedece. Algunos hasta creen la version. Despues de todo la Edad Media duro bastante…