Trump… o el verdadero EEUU… o como los progresistas deben dejar de hablar y hablar…

nbc-fires-donald-trump-after-he-calls-mexicans-rapists-and-drug-runners

El emergente que muestra el verdadero EEUU

Hace unos dias, en EEUU, fue elegido Trump como futuro Presidente. Tanto se dice, se ha dicho y se dira que lo que yo diga tal vez no agregue nada. Si bien mi me gradue en Ciencias Politicas e hice un Master en Asuntos Publicos, no es mi intencion hacer comentarios politicos que abundan en internet. Lo interesante es lo que inspira personalmente Trump. A mi me inspira dos cosas mayormente: rechazo y curiosidad. Tambien la eleccion de Trump permite ver con mas claridad la realidad que tantas veces escapa, borrada o tergiversada por la prensa o las ideas de quienes manejan los medios y la propaganda.

Luego de vivir mucho tiempo en EEUU he podido comprobar dos cosas: una, que el americano medio “blanco” (ya que en EEUU gustan de clasificar gente) es bastante racista. La historia de segregacion de los 50s es evidentemente todavia reciente y creo que no ha sido superada. La otra cosa que se puede comprobar es que los medios son “politicamente correctos” y hablan todo el tiempo del respeto a las minorias, a los derechos humanos, a la libertad de opinion, la igualdad de oportunidades y los derechos de los LGBT, por ejemplo. Pero eso es solo habladurias. La realidad es lo que hace y piensa la gente. Y eso quedo demostrado con la eleccion de Trump. Los medios, politicamente correctos, ocultaron la realidad: como un misogino, ignorante, racista, autoritario, abusador de mujeres, violador iba a ganar las elecciones? Eso dejaria al descubierto el verdadero pensar americano. Y eso ocurrio: a una inmensa minoria (no a todos afortundamente) de EEUU  le importa un carajo la democracia en el sentido que la democracia implica. Asi, Trump, refleja el verdadero pensamiento racista, misogino y sectario de gran parte de los americanos. Gracias Trump, por dejarlo claro por si habia alguna duda.

Con respecto al rechazo, me lo provoca su autoritarismo; los posibles miembros de su futuro gabinete (gente con gusto por la tortura, la violencia y las armas) entre otras cosas me revuelven el estomago y me hacen creer mas que nunca que la humanidad irremisiblemente tiende a decaer y volver a lo peor, para tal vez resurgir mas tarde, en ciclos inevitables, quien sabe cuando.

Finalmente, es indudablemente la curiosidad lo que mas me atrae de Trump y su gobierno. Lo sentia antes de la eleccion. La logica indicaba que ganaba Hillary pero, en el fondo, sentia que queria que ganara Trump; era como el deseo morboso de quien mira una pelicula violenta o de terror, o de quien mira un video violento en Youtube. Ese deseo morboso que nos lleva a mirar violencia o sangre en videos que nos hielan la sangre. Mientras seguia las elecciones el 8 de noviembre me decia a mi mismo: que pasaria si gana este personaje? como sera ese cuento de terror? sera un cuento de terror o este tipo realmente va a cambiar algo para bien? Curiosidad indudablemente por lo que vendra, curiosidad morbosa si quieren.

Ah…tambien me olvidaba, cuando los democratas o cualquier partido que dice representar a los pobres o a los olvidados solo lo hace hablando y hablando, sin hacer nada concreto por mejorar esas vidas mas alla del “verso” y tal como paso en Argentina con los K, suele suceder que un “outsider” le gane facilmente. Tal como hizo Macri en Argentina, que sin partido, saco del poder a esa aberracion peronista que fue el Kirchnerismo.

Tiempo de que los progresistas agarren la pala y el pico, o la hoz y el martillo…o habra muchos mas Trumps…

De como los sacerdotes fueron echados a patadas del templo siniestro…

CMI2XgVXAAIL9oj

Un culto a punto de desaparecer y sacerdotes a punto de ser echados del templo…

No puedo mas que alegrarme de las noticias que llegan de Argentina. Aparentemente, el 22 de noviembre ganaria Macri la carrera a la presidencia, dejando de lado una epoca de las mas oscuras de la Argentina (y vaya que las ha habido). Al comienzo, este gobierno, como a muchos, me simpatizó; aparentaba representar un enfoque nacionalista y progresista. Surgió después de un gobierno (el de la Alianza) que había reunido a un grupo de disidentes peronistas (Frepaso) con lo que quedaba de un radicalismo decadente. Y la imagen de ese gobierno cayendo después de la represión en Plaza de Mayo, el escandalo de las coimas por la flexibilizacion laboral más el “corralito” dieron a ese gobierno K todo el aval que necesitaba. Lamentablemente, luego de lograrse cierta aparente estabilidad económica y crecimiento (no lo viví porque dejé el país luego del 2001), el gobierno, recurriendo al màs clásico estilo autoritario, comenzó lo que yo llamo el sistemático “lavado de cerebro” a la población. Creó la imagen de un gobierno progresista utilizando las organizaciones de derechos humanos para su provecho, no permitió ningún tipo de cuestionamiento a sus políticas y creo todo un aparato de propaganda para fomentar esa imagen falsa y consumar ese lavado de cerebro. Y yo creo que ese “lavado” ha sido lo peor de todo porque sentó las bases para todo tipo de atropellos y corruptelas. Los viajes que hice a la Argentina estos años no hicieron más que confirmarme esto. Encontré amigos que defendían este gobierno con argumentos indefendibles y fanatismo irracional. No era posible ningún tipo de discusión ya que justamente el famoso “relato” gubernamental es axiomático, basado en verdades indiscutibles. Por ejemplo, ellos se adueñaron de la verdad, son los portadores de la verdad y de lo bueno ya que al ser elegidos por el pueblo, las minorías son consideradas el “enemigo”, los “gorilas” y los “vendepatria”. Al ser los únicos con derecho a hacer y a opinar, automáticamente, todos los demás pasan a estar equivocados y a ser prácticamente “traidores”. Los diarios o medios opositores, pasan a ser automáticamente “medios o periodistas golpistas” ya que el cuestionamiento es considerado algo casi “ilegal”. Por supuesto que aquel que pertenece al gobierno, aunque sea un corrupto, estafador o inútil, esta automáticamente “perdonado” o justificado ya que pertenece al bando que tiene la “verdad” ye esto “lava todos los pecados”. De esta manera, esta ideología barata, se fue apropiando de muchos cerebros, pero no los suficientes ya que la realidad no se puede tapar. Asi, en mis viajes, pude comprobar la pobreza existente en tantos lugares, los privilegios de esa casta gobernante, la delincuencia proliferando por doquier, la droga extendida en su uso y tráfico y el discurso autoritario y la propaganda por todas partes. Recuerdo mis charlas con personas que supuestamente han estudiado y piensan justificando al gobierno con los argumentos mas increíblemente estúpidos como decir que los acuerdos con China (que ni siquiera creo se han consumado realmente) indicaban la visión de estadista de Cristina, al ubicarse en una tercera posición, o decir que la supuesta corrupción era una invención de Clarín para derrocar al gobierno más popular de la historia. Los lugares comunes o “slogans”, la descalificación o el insulto han sido los únicos argumentos que he podido escuchar cada vez que alguien defendía al gobierno. Han llegado a crear, creo, algo así como un ministerio de Propaganda.

En síntesis, este gobierno transformó la política en una especie de religión, donde los sumos sacerdotes (Nestor en su momento y Cristina luego) recitan “la palabra”, sus segundos (los medios afines de propaganda y seguidores más fanáticos y encumbrados) se encargan de llevarla a todas partes, sus servicios (al mejor estilo de la dictadura) se encargan de detectar, descalificar y eliminar (todavia no sabemos como se terminó con Nisman) a los opositores y un ejército de “militantes” y fieles repite sin cesar esos “padrenuestros”.

Afortunadamente, no llegaron a apoderarse de los medios opositores y consumar un “lavado más a fondo”. Las elecciones de octubre último demuestran que hasta el mejor discurso y aparato propagandístico no puede tapar una realidad y que muchos cientos de miles comienzan a “despertar” de las “drogas” inoculadas durante años.

Hay una esperanza de cambio, no sabemos lo que viene, pero al menos se avizora la posibilidad de que éstos sacerdotes y sus seguidores sean echados de sus santuarios y despojados de sus privilegios. Se avizoran tiempos de cambio que espero sean profundos y que permitan el camino final hacia una verdadera democracia, a una democracia a la que todavía estamos lejos de conseguir mientras exista esa corporación politica corrupta. Que una fuerza no tradicional haya logrado el triunfo es una buena señal ya que el radicalismo ha demostrado en su momento su incapacidad para lograr los cambios y también ha caido en la corruptela. Por ahora, hay que apagar los incendios, echar a los sacerdotes del templo, y comenzar un proceso de cambio complicado ya que muchos siguen todavía hipnotizados por el discurso vacío y maligno.

Estamos a las puertas de otro “Nunca más”. Enhorabuena…

Las monarquias argentinas

Cristina-Kirchner-Reina

La monarquia y la Inquisicion han vuelto…

Asi como las personas van evolucionando, creciendo, y un dia alguien aprende a hablar, luego a caminar y correr o a escribir o a trabajar o estudiar, tambien las sociedades (supuestamente) van evolucionando con el tiempo. Asi, tal como lo describio Hobbes o Rousseau, los hombres incialmente vivian en cavernas, peleandose unos con otros; luego un dia se organizaron en tribus, aprendieron a dividir el trabajo y, un buen dia, decidieron que habia que crear un “Estado”, algo por encima de ellos en quien depositar ciertas decisiones para salir del otro estado, el “de naturaleza” en el cual todos contra todos solo se imponia el mas fuerte o feroz o inteligente pero no necesariamente el mas justo. Y asi la historia nos deleita con esa evolucion, sangrienta en muchos casos. Y asi llegamos un dia a pensar que esa organizacion, como parte de esa evolucion, lograba su punto maximo de evolucion: la democracia. La democracia, superadora de las autocracias o de las monarquias o aristocracias de sangre. El nombre es lo de menos; lo importante es que una sociedad “evolucionada” es una sociedad democratica, en la cual la mayoria elige a sus representantes, donde se garantiza la libertad de expresion o culto o tantas otras libertades necesarias para el ser humano y en la cual, como resultado de ese “poder” de todos, no debe haber ni hambre ni privilegios ni falta de oportunidades o de educacion ya que los representantes justamente “representan” a la mayoria y la mayoria es la mas necesitada ya que las mayorias son personas “promedio”, sin las habilidades o talentos de esa minoria genial que, pase lo que pase, sera siempre genial.

Asi, toda sociedad que se precie de evolucionada es democratica. No voy a dedicarme a mencionar todas esas sociedades. Lo que me interesa es enfocarme en la Argentina que, supuestamente, es una democracia.

Lamentablemente, de la observacion cuidadosa, surge claramente que la sociedad argentina es en realidad una forma aristocratica o monarquica en la cual los representantes del pueblo son simplemente aquellos que militan o forman parte de las elites partidarias, apoyados por el poder economico, nacional o internacional, y secundados por el poder mediatico, cada dia mas importante para “crear” realidades. Vamos a cualquier poblado, municipalidad o provincia o al nivel del pais mismo y vemos que, historicamente, aquellos representantes son los elegidos a dedo para poblar listas creadas por esas mismas elites gobernantes. Esto lo he experimentado yo mismo cuando alguna vez intente, sin ser mas que un don nadie, tener un lugar en alguna lista para representar a mi pueblo. Resulto una tarea imposible ya que para tener ese derecho hay que ir subiendo escalones en el aparato partidario, usualmente dominado por familias o grupos que, en algunos casos llevan decadas en el poder. Los derechos se ganan de muchas maneras, casi todas ellas, casi ilegales o ilegales, ocultas o injustas. Mis peripecias deben ser similares a las de otros. Primero, tenia que ir a las reuniones partidarias en las que los “capangas” de  turno se dedicaban a hablar y a bajar linea sobre lo que habia que hacer segun otros “capangas” de mas alto nivel. Dependiendo de las habilidades para encontrar un “padrino”(alguien con mas poder que uno que puede conseguirnos usualmente algun privilegio o cargo pagado) uno podria ir avanzando. Ese avance se basa no en los meritos academicos o morales sino simplemente en la obediencia, fidelidad y capacidad de cumplir lo que manda el padrino o los capangas. Asi, con suerte, se puede lograr algun cargo pagado (ese dinero cobrado usualmente debe ser repartido segun el criterio del capanga o padrino). Luego, las ofertas comienzan a ser mas jugosas (como cobrar sin trabajar o “dibujar” numeros). El cielo es el limite. Los que llegan son los que han pasado todas las pruebas y muchas mas. Cuando llegan ya no tienen ningun escrupulo, ya sonrien automaticamente o mienten de tal manera que hasta ellos lo creen. Pueden ignorar amigos o traicionar hasta a la propia familia. Aquellos mas honestos y decentes van quedando marginados y por ahi tienen algun lugar tal vez hasta de lastima. Como dije, casi nunca las condiciones son el saber o la honestidad para llegar a los cargos. Si la hay, es totalmente secundaria y normalmente no bienvenida. Los honestos y los que saben son peligrosos ya que muchos de estos desmoronarian la piramide de corrupcion y privilegios.

Asi, esos grupos mafiosos van logrando poder en una lucha despiadada, que recuerda a aquellas ciudades italianas del Renacimiento. Asi, la Argentina esta repartida en feudos, ciudades, grupos aristocraticos. La formula es muy simple: toman los partidos politicos, designan a dedo a los postulantes, ya probados en su inescrupulosidad, y llegan a las elecciones. No importa quien gane ya que los grupos persiguen siempre lo mismo: perpetuarse en el poder, llenarse los bolsillos y mantener a la mayoria pobre para poder manejarla mejor. La politica para ellos es la forma de perpetuarse en el poder a costa de los dineros publicos y del empobrecimiento de la mayoria. El ritmo se rompe cada tanto cuando algunos grupos marginados (y con poder) alientan o llevan a cabo golpes de estado mas o menos sangrientos.

Secundados en las sombras por el poder economico y por grupos mediaticos, estas mafias manejan “a gusto y piacere” la realidad: pasan leyes o decretos, expropian o privatizan, dan subsidios o los sacan, ponen y sacan gente, gastan o ahorran dinero, etc., de la forma mas maquiavelica posible: el poder por el poder mismo. Si algo se hace por el pueblo es simplemente, como un medio mas para mantener el poder. Es por ello que, cuando se avecinan las elecciones, usualmente aparecen algunos “beneficios” para ciertos sectores o alguna infraestructura se mejora.

Esta aristocracia partidaria permite que, por ejemplo en la Argentina de hoy, de un dia para otro, el hijo de la Presidente, Maximo Kirchner, de ser un don nadie, pase a ser candidato, o que Scioli, que fue vicepresidente de Menem, quien supuestamente hundio el pais en los ’90, se perfile como candidato. Son los que “pertenecen” a la elite, los inescrupulosos, los que han “probado” su fidelidad al grupo dominante.

Algunos grupos se conforman con sus feudos, tales como Rodriguez Saa en San Luis, o algunas otras familias o grupos en otras Provincias. Asi construyo poder la familia Kirchner en Santa Cruz o Menem en La Rioja, o tantos otros.

Para estos monarcas del siglo XXI, las elecciones son la gran etiqueta de legitimidad pero en la realidad es solo eso, una etiqueta, un nombre, una palabra bella pero vacia de contenido, al igual que la democracia. Son los nuevos senores feudales de la politica. Si alguien creia que hemos evolucionado, se equivoca de cabo a rabo. Estos monarcas del siglo XXI no solo han reinstaurado la monarquia sino que tambien han hecho volver a la Inquisicion ya que han hecho de las ideas politicas en la Argentina, una religion, o una secta y aquellos que no comparten ese credo, son blasfemos y no merecen mas que la hoguera o el destierro. Los medios diseminan La Palabra (Pagina 12, 678 y tantos otros) y crean la cosmogonia, los politicos descalifican, comulgan o excomulgan. El monarca designa a sus sucesores y favoritos. Los bufones bailan y hacen contorsiones. El pueblo hambriento y enganado observa y obedece. Algunos hasta creen la version. Despues de todo la Edad Media duro bastante…