La violencia verbal de algunos funcionarios argentinos o el mal personificado.

Tiene muchos motivos para reirse: poder, impunidad y soberbia.

Cada vez que leo los diarios argentinos o veo algún programa de TV argentino sobre temas políticos me llama la atención especialmente entre la mediocridad general, un personaje digno de las peores novelas de Dostoievsky: Anibal Fernandez, creo que Jefe de Gabinete o Ministro del gobierno de Kirchner. Este personaje encarna lo peor del político en general y del político argentino en particular. Verlo hablar es sentir violencia dentro de uno ya que agrede con cada una de sus palabras. Cada cosa que expresa es como un cachetazo al que lo escucha y a la honestidad y al respeto. Normalmente, insulta o descalifica a quienes pretender criticar o cuestionar al gobierno de Kirchner o a los Kirchner o a alguna política gubernamental o a la situación del país. O sea que utiliza el bajo recurso de hablar mal de la persona que no opina como el o que osa criticar. Es como si yo tengo un perro que ladra todo el dia y mi vecino se queja y yo me dedico a insultarlo o a hablar mal de mi vecino en lugar de escuchar sobre el problema y/o tratar de solucionarlo. Ademas de insultar o agraviar a sus críticos en forma personal, este personaje siempre utiliza el recurso de comparar lo malo que hacen los Kirchner con otros que hace cosas malas o peores lo cual en su sofista verborragia parecería eliminar el mal de los susodichos. Ejemplo: ante la critica de un periodista al mágico enriquecimiento de la pareja presidencial (algo así como un 500% durante el tiempo que han estado en el Gobierno) este personaje dice que hay empresarios que hacen lo mismo o que hay gente que se enriquece tanto o mas que ellos y luego, en otro extremo verbal, dice que hay que ver que los Kirchner son buenos porque muestran todo lo que tienen sin ocultarlo, como si eso fuera una virtud que limpia lo malo. Algo así como si el delincuente que confiesa sus crímenes queda libre de haberlos cometido por confesarlos.

Ademas, es un personaje que tiene una gran soberbia en el mas cabal de los sentidos. Cada vez que habla de los temas mencionados o de la obra de gobierno o de la situación del país, no admite error ninguno, considera que cada cosa que hace el gobierno es perfecta, no admite ningún tipo de critica o incluso ayuda u opinión. Llega a tal extremo que cuando uno escucha sobre la situación del país, parecería que la gente viviera en alguna ciudad de Suiza o de Suecia o algo por el estilo.

A esa suma de pedantería, falta de respeto y soberbia, el personaje agrega un ultimo condimento que es el sarcasmo o la ironía o humor hiriente. Frases tales como refiriéndose a un opositor: “Es un pobre tipo con plata”. O, refiriéndose al Vicepresidente:” Ya lo va a agarrar la maquina de pisar traidores”. Tantas, tantas frases de este tipo han sido acuñadas durante este gobierno Kirchnerista por este hombre que ya se ha perdido la cuenta. El otro día escuche una ironía genial de este hombre. refiriéndose a cuando juro como Ministro, dijo que ese día no juro por los Santos Evangelios porque sabia que iba a tener que trabajar con “números que debería redondear”. Algo así como que sabia que no seria muy “honesto” cuando tuviera que trabajar con sumas de dinero. también, cuando alguno de estos medios de comunicación critica al gobierno, por supuesto que la frase recurrente es que esos medios son enemigos del gobierno y que solo hacen una campaña de difamación.

Cada vez que este hombre trata de tapar la realidad con sus exabruptos, o insulta a los opositores, o descalifica cualquier critica o justifica cada acto del matrimonio presidencial, en realidad yo siento algo así como una cachetada, siento que insulta la inteligencia y la honradez de quienes tratamos de ver la realidad, de hacer algo por un país mejor y mas democrático y que no tenemos el acceso a los medios ni el poder ni el dinero que este autoritario personaje tiene. Poder, contactos y dinero que le permitirán no solo no ser responsable de su actos de gobierno sino también vivir muy bien el resto de su vida con lo logrado o ganado o simplemente gracias a pertenecer a ese grupo de politicos (de signo radical o peronista) que se ha apoderado del país desde 1983. Aquellos que no pertenecemos a esa élite por supuesto ya no tenemos un país para nosotros, solo tenemos un país donde debemos pedir permiso o intentar pertenecer a esa élite u oligarquía gobernante para poder desarrollarnos. Esa soberbia en sus expresiones surge claramente de la impunidad para decir lo que quieren o insultar o mentir  que poseen ya que tienen todo el poder, designan a los jueces que podrían juzgarlos o arreglan con los legisladores las leyes que desean. De otra manera no se explicaría tal facilidad para decir lo que quieran.

Digamos que son la prueba de que el mal existe, personificado en este caso, en esas palabras que tratan de engañar, de minimizar, de ocultar, de denigrar, de descalificar, de justificar o de mentir. Y en ese poder e impunidad. Maquiavelo debe estar riéndose en su tumba…

Advertisements

Published by

daniel

Este es un "work in progress", un viaje que no se a donde me lleva...

Leave a Reply/Deje su comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s