Better call Saul o el mito del self-made-man

better-call-saul-odenkirk

Admirable “self-made man”. 

Estoy cansado de las peliculas de Hollywood con sus lugares comunes. La lista es interminable. Los mensajes subliminales casi infinitos. Lo interesante es que nunca cambian. Pero hay uno en particular que me molesta mucho. En cualquier pelicula donde aparece una familia supuestamente responsable, siempre aparecen los padres ahorrando dinero para la educacion de sus hijos y enviarlos a las mejores universidades ya que segun la universidad donde van sera su status y dinero que ganaran. No me interesa mencionar el mensaje clasista sino el hecho de que esos hijos siempre aparecen protegidos por sus padres como si fueran estupidos incapaces de trabajar y pagarse los estudios. Esa idea de extrema proteccion para esos hijos es totalmente contradictoria con la ideologia estadounidense del “self-made man”. Implica la idea de que esos hijos son tan tontos que no podran salir adelante sin padres que ahorren dinero para ellos. Me pregunto porque. Creo que la explicacion es que para ellos la idea de ahorrar, ser buen ciudadano y pagar las cuentas es mas importante que la de ser una persona independiente y con capacidad para salir adelante. Son muy pocos los casos de peliculas donde esa idea no esta. Una que me gusto es la serie “Better call Saul” en Netflix, de Vince Gilligan. Alli el hombre ( un excelente actor de apellido Odenkirk) estudia y trabaja y logra ser abogado por si mismo e una universidad desconocida a puro esfuerzo. El personaje es retratado con toda su humanidad y fuerza, en contraposicion con su hermano que fue a una buena universidad y es funcional al sistema. Increible hallazgo, aunque por supuesto “Saul” es un poco, digamos…delincuente. No podia ser perfecto…

Anuncios

Argentina: atrapada en una pesadilla…

La gente sigue votando fantasmas...

Mientras veía a esa gente desfilar ante el cajón de Kirchner pensaba: cuando seria el día que llegue al poder en la Argentina alguien que realmente haga algo para eliminar la pobreza, la marginacion, las villas miseria?. Me preguntaba cuando la gente estará lista para votar a alguien que haga cosas y que deje de hablar sin hacer. Me preguntaba si alguna vez alguien dejara de guiarse por mitos, por muertos que ya no están. Al mito de Peron, ahora se agregara el mito de Kirchner y la gente, a la manera de aquellos que rinden culto supersticiosamente a dioses falsos y mentirosos, seguirá votando imágenes, personajes, fantasmas, agitados por los esos candidatos que son solo perpetradores y violadores del país. Llegara ese día?

Kirchner, la leyenda peronista continua o la Argentina del “Jefe”…

El “Jefe” dijo adios ya no somos nada…

Cada tanto en la Argentina ocurren sucesos sociales unicos, impredecibles, irrepetibles que tienen la virtud (aunque a veces sean catastroficos) de enseñarnos a conocer mejor la realidad social del pais y diria algo asi como la esencia del ser argentino. Estos hechos, que yo les doy el nombre de sociales porque afectan y hacen participar a miles y miles, tales como el famoso “corralito” o el 17 de Octubre, o los “cacerolazos” o el “Mendozazo”, o los campeonatos mundiales de fútbol, desnudan a la Argentina y permiten, al observador atento, definir el país.

La muerte de Kirchner ha sido uno mas de todos esos hechos. Ayer me encontre mirando horas el desfile multitudinario ante la muerte de Kirchner. Kirchner ha sido un politico autoritario, personalista y tal vez corrupto (digo tal vez porque hay varias causas y situaciones no claras con respecto a su enriquecimiento ilícito, entre otras situaciones que afectan a funcionarios de el) que ha aglutinado poder a su alrededor, a partir de una coyuntura económica internacional favorable. Sin conocer los detalles, es vox populi que utilizaba los dineros publicos para favorecer a intendentes o gobernadores amigos o para subsidiar o concesionar servicios a su conveniencia. A todo eso se sumaba una constante descalificacion verbal de la oposicion, un constante echarle la culpa a Clarin o a otros medios de criticar o mentir en contra de su gobierno. Desde mi punto de vista personal, el mayor daño lo ha causado hacia la causa de los Derechos Humanos y las Madres de Plaza de Mayo. Al favorecer a las Madres con su política (lo cual no veo mal en si mismo) llevo a esas Madres a definirse políticamente como kirchneristas, tiñendo de política una causa cuyo valor moral estaba por encima de toda afiliación política. Ademas de todo esto, su discurso, retomado luego por su esposa, de alimentar odios de los años 70, y de querer convertirse en el primer gobierno popular después de la dictadura (ignorando casi 30 años de democracia previa) me parecen hasta casi delirantes.

Kirchner se convirtió en la cabeza política de un proyecto cuyo resultado es incierto. Como todos esos políticos personalistas, todo dependía de Kirchner. Kirchner es el que define que esta bien y que esta mal y, sin el, falta la decisión, falta el Dios. El proyecto ha quedado acéfalo y ahora vendrá la lucha por ser la cabeza. En un país con tan poco institucionalidad como la Argentina, las consecuencias pueden ser muy negativas. A menos que su esposa Cristina se convierta en la cabeza, el gobierno puede llegar a convertirse en una serie de movimientos asincronicos y torpes que lleven a un final desconocido.

La parafernalia desplegada, el desfile incesante de personas que estoy seguro forman parte del partido o del clientelismo aceitado que se ha generado durante su gobierno, la cobertura tan respetuosa de  los medios y el silencio de los opositores, convirtieron, casi por arte de magia a Kirchner, de ser un lastre para el gobierno, en poco menos que un heroe y patriota comparable a San Martin o al mismo Peron. El delirio construido a partir de su muerte indudablemente ha fortalecido a un gobierno que hasta la semana pasada se encontraba en jaque debido a la muerte de un joven militante del Partido Obrero a manos de patotas cercanas al gobierno. La verborragia provocativa y violenta así como el estilo autoritario de Kirchner se habían encargado de que los mismos peronistas se fueran de su lado y construyeran sus propias corrientes partidarias. De un dia para el otro el ogro se convirtio en hada. El sapo se volvió príncipe.

Una vez pasado este show montado a partir de su muerte, la realidad volverá a su cauce natural, los problemas persistirán y hasta habrá algunos nuevos. Conociendo la historia del pais, nada hace pensar que la muerte de Kirchner unira mas al país. A menos que los políticos aprovechen que se ha ido alguien que hacia de la política el arma para constuir poder a cualquier precio para traer mejor convivencia. Pero esto es muy dudoso ya que Cristina esta hecha a imagen y semejanza de su esposo y dudo que cambie su estilo. Es mas, creo que profundizara mas la agresión, la descalificacion, el pensamiento único y la soberbia.

Algo interesante quedo a la vista: la capacidad del peronismo para construir una entelequia alimentada de mística popular y basada en su despliegue de clientelismo politico, convirtiendo a un político autoritario y vehemente en un patriota. Esta construcción de mitos es típica de la Argentina, la realidad pasa a un segundo plano y lo que pasa a ocupar su lugar es el mito, la leyenda, el fenómeno social; irracional, puro sentimiento y llanto. El que daba ya no da, el que repartía ya no reparte mas. Lo que merezco como persona solo me lo puede dar otra persona, por su voluntad, no por legalidad o derecho del que recibe. Quedo al desnudo la Argentina, el país donde todo depende de un caudillo, de una voluntad, del deseo del que manda, del “Jefe” (tal como algunos como Andrea del Boca lo calificaban). Quedo claro la Argentina del “Jefe”, del mandamas. Yo soy lo que el Jefe dice que soy y tengo lo que el Jefe dice que tengo. Muerto el Jefe, estamos huérfanos, ya no existimos. Y ese era el llanto de muchos. Habia muerto Kirchner, había muerto el Dios, el que nos daba y nos decía lo que eramos…