Perspectiva o cómo conocer la realidad lo mejor posible o cómo un país puede estar inmerso en un delirio (parte I)

Alejarnos, ser flexibles, ver la perspectiva, nos permite conocer y analizar la realidad…

Cuando nos alejamos de algo, digamos, cualquier objeto, un árbol o una casa, ocurren algunas cosas interesantes, uno comienza a dejar de ver algunos detalles del objeto o a dejar de “sentir” la cercanía. Pero también comienza a ver cosas que antes no veía, o ver mejor otras, tales como el lugar donde esta el objeto, comienza a ver otras cosas u objetos que antes no veía, etc. Cuando esa cosa u objeto es la casa de uno, por ejemplo, e imaginando a una persona que nunca pudo salir de su casa si le preguntaran qué es el mundo, seguramente respondería que el mundo es su casa, las habitaciones los continentes y el universo lo que ve por la ventana. Si vamos un poco más allá, y a alguien que nunca salió de su provincia o barrio o que nunca salió de su país, le preguntan qué es el mundo, la respuesta sería mas abarcativa, podría explicar que su casa sólo es una parte de ese mundo y seguramente su visión del resto de lo que lo rodea sería mas completa. Si nos situamos en un país cualquiera, digamos la Argentina, seguramente la visión de lo que es el mundo sería muy distinta de lo que opinaría una persona que nunca salió de China o de Noruega. Serían muy buenos conocedores del lugar donde viven pero su opinión acerca de lo que es el mundo, sus fuerzas económicas o sociales o culturales, serían seguramente muy distintas. Lo referido a Geografía sería tal vez muy similar, pero respecto de aquellas cosas fundamentales, dinámicas y determinantes, como la economía, la sociología, los medios de comunicación o la cultura y los valores, la cosa seguramente se complicaría.

Volviendo a la alegoría de la caverna de Platón que tanto me gusta, aquellas luces del mundo que nos rodea serían muy distintas según la caverna de que se trate. Digamos que, a menos que alguien tuviera la posibilidad de vivir 40 años por lo menos en cada país (o cada caverna) sería imposible conocer la realidad. Afortunadamente, existen formas de acercarse a ese conocimiento total, algo así como lograr lo mejor posible y no lo perfecto. Esas formas son: viajar y vivir en otras realidades (visitar otras cavernas, o burbujas según el caso), o estudiar, leer o informarse por muchos medios de comunicación—e informarse bien sobre de donde vienen esos medios, quienes los poseen, etc.

Por supuesto que no es cuestión de hacer turismo. De lo que se trata es de “vivir” otras realidades, conocer otras culturas, idiomas y personas. Tener una actitud abierta, flexible, comprometida. Salir de nuestra cultura, aprender otro idioma, relacionarse con gente que piensa distinto y aceptar, o por lo menos, intentar aceptar que existen otras realidades, religiones y puntos de vista, es una manera de comenzar a salir de la caverna. Esas luces ya toman otra forma, aquellos con los que convivimos ya no son tan amenazantes (o tal vez sí lo son ya que lo que vamos a conocer puede no ser agradable). Digamos que no hay mejor manera de conocer el sabor de algo que probándolo. Estudiar, leer e informarse es la otra herramienta fundamental. Pero no se trata solo de leer, o navegar internet. Se trata de, en la medida que podamos, conocer a los protagonistas de las historias que nos cuentan o, al menos, de analizar los hechos que protagonizan estas personas y deducir a partir de estos hechos.

Por supuesto que estar “en el objeto” permite conocerlo profundamente y llegar muchas veces a estados de conocimiento muy profundo. De ahí que aquellos que viven siempre en un lugar y, a través de una vida rica en experiencias de mucho tipo, llegan a una gran sabiduría sin haber viajado mucho. Pero yo personalmente, me siento inclinado a pensar que el conocimiento de otras culturas nos lleva al conocimiento de los demás y de nosotros mismos. Podría haber existido un Borges sino hubiera estudiado inglés?. Podría haber habido un San Martín sino hubiera combatido en España? Podría haber habido un Gandhi si no hubiera estudiado en Inglaterra?  Y sólo por mencionar algunos personajes que se me ocurren en este instante. Qué podríamos decir de los millones que como yo han tenido la oportunidad de vivir largos años en culturas diferentes?

Advertisements

La burbuja II o los delirios de los habitantes de la burbuja o el mito de la caverna “reloaded”

La vida en la Burbuja esta llena de reflejos que no dejan ver la realidad…

Todos sabemos cuales son las consecuencias de vivir en una caverna. Ya nos explico eso Platón. Pero no nos explicaPlatón como es vivir en La Burbuja. Podemos intentar (y ya hemos intentado) explicarlo con algunos ejemplos. Entre otros hermosos pasatiempos o espejismos generados en La Burbuja podemos incluir lo que en estas épocas toma el nombre de “Black Friday”, o sea la venta de cosas normalmente inútiles (o que todos ya poseen) a precios muy bajos para el deleite de los “Burbujenses”. Estas ventas “increíbles” provocan grados diversos de “éxtasis” entre las victimas del sistema: desde cierto deseo de comprar algo barato hasta casos mas extremos como “acampar” tres días antes en la puerta de un “Best Buy” (tal como puede leerse hoy en la pagina principal de Yahoo) para adquirir una Mac o un Blu Ray player, entre otros espejitos de colores creados por el Colon del Siglo XXI, Steve Jobs. Por supuesto que alguien dirá: “Bueno, al final de cuentas, dentro del aburrimiento generalizado, que tiene de malo comprar algunas cositas baratas”. Yo diría que si una persona es capaz de pasarse tres días acampando en un negocio para comprar un Blu Ray player, La Burbuja ha logrado su objetivo de enceguecer a sus habitantes, ha logrado encerrarlos en una nueva caverna, como aquella de Platón, donde los pobres nuevos “mineros” solo ven, con suerte, alguna vez, los reflejos de la realidad…

La Burbuja – The bubble

Ya no hay sueños por un mundo mejor, solo el de llegar a la Burbuja…

Que el mundo cambio al comienzo de la década de los 90 no es ninguna novedad. El orden internacional de la guerra fría cayo junto al famoso Muro. Con el Muro también cayo la utopía del mundo socialista o comunista con el que tanto soñamos aquellos que allá por los 70 queriamos un mundo mejor, mas justo, mas equilibrado. Un mundo que incluso era justificado lograr a través de la fuerza. Fue el sueño que encarno el Che y que todos creíamos existía mas allá del Muro. Ese sueño nos acompañaba, nos daba esperanza y nos daba fuerzas. Luego se conoció la triste realidad, el Gulag, la falta de libertad, la destrucción del individuo a manos del totalitarismo y del Estado o del bienestar general. Habia triunfado el Capitalismo, era el Fin de la Historia. Ya no había nada que descubrir o mejorar. Occidente en general y Estados Unidos en particular encarnaban ahora el modelo y ante ese modelo cayeron de rodillas los países y la gente. Quien podía defender ahora el comunismo? El mundo capitalista, basado en la fuerza y libertad del individuo había triunfado o, mejor dicho, el mundo comunista había colapsado, había demostrado tener dentro de si, tal como Marx lo había dicho del mundo capitalista, la semilla de su propia destrucción.

Pasaron 20 años, el mundo sigue mostrando pobreza, marginacion, desigualdad (ver el sitio web en mi blogroll: www.globalissues.org ). Sigue habiendo guerras y otras calamidades. En este mundo manejado ahora por las fuerzas capitalistas no se ha mejorado, solo algunos han mejorado pero la mayoría ha quedado fuera. Ahora ya no hay una alternativa que se pueda “vender”. Ya no hay ideologías para guiar multitudes, no hay “Biblias” políticas que generen seguidores. En la dispersión, los remanentes de oposición al Capitalismo toman diversas formas. En realidad el comunismo o Marxismo ha explotado, no ha desaparecido, ha tomado formas diversas: ambientalismo, progresismo, socialismo, cooperativismo, ecumenismo y tantos otros ismos. Mientras alguna alternativa al Capitalismo surja, mientras las esquirlas de la explosión todavía vuelan por el ambiente, a la manera de una inmensa mancha de aceite que todavía no vuelve a agruparse (recuerdo como en esa película Terminator el “malo” se iba reagrupando o reconstruyendo después de haber sido destruido), solo queda el “sálvese quien pueda”, la supervivencia, la soledad, el escape, la convivencia con el sistema. A la manera de una gran tormenta que nos ha tomado mas o menos desprevenidos, a algunos con paraguas, a otros con un chalet y a otros en medio de la nada.

Algunos logran el escape, el sueño hecho realidad, conseguir trabajo, un ingreso digno, mandar a sus hijos a la escuela, comer y vestirse e irse de vacaciones, dejar sus sueños en el cajón para que algún día se puedan retomar. Mientras tanto sobrevivir queda, “salvarse”, lograr una visa, cruzar el río, “mojarse”, en busca de la Burbuja, la Burbuja donde todos van a querer ir tarde o temprano, el templo del Capitalismo, allí donde todos pueden vivir en paz y felicidad, donde todos pueden comprar casas, autos y TVs, donde hay orden, paz, respeto y consideración. En la Burbuja todo es posible, salud, dinero y amor como decía la canción, por la Burbuja vela la pena morir, igualmente, fuera de la Burbuja ya están muertos en vida, sin esperanza. Alla en la Burbuja, donde el bienestar se logra a fuerza de ejércitos que invaden países y multinacionales que chupan recursos, la Felicidad es posible y nada es imposible. Ya no hay mundo polar o bipolar, solo esta la Burbuja…