Isidoro Boudou

Algunos memoriosos cincuentones recordaran al famoso Isidoro Cañones . El tipo era un bon-vivant, un playboy, hijo de un coronel (la historieta tal vez nació en esas épocas donde era respetable ser militar), lleno de dinero, nunca trabajaba y gustaba de la vida lujosa y de la “timba”. Obviamente, mostraba todas las características: egoísta, mal pensado, “ventajero” y aprovechador.  Mas todavía, el tipo no se hacia responsable por nada, no se comprometía con nadie, no cumplía promesas ni hacia favores. De mas esta decir que el tipo tenia dinero ya que su tío, el coronel, a su vez, era propietario de inmensos  campos los cuales son el mejor ejemplo de la riqueza argentina. Era lo que muchos llamaban un “tarambana”, un “chanta”, términos típicos argentinos para “pintar” estos personajes.

El “chanta” argentino perfecto…

Tal vez ese personaje era el arquetipo del argentino, o de lo que al argentino le gusta ser: estar lleno de plata, no trabajar (ya que trabajar es para los “giles”) tener mujeres, autos, propiedades y viajar. Ni siquiera el sueno americano ya que este implica trabajar. En la Argentina existe algo mejor que ese sueno americano: es el sueno argentino: no trabajar y tener mucho dinero. Hay varios personajes actuales que reflejan ese modo de vivir y de pensar. Hoy mirando el diario veía a Boudou, vicepresidente, pelilargo, rockero, rodeado de alguna mujer bella, usando motos y autos caros, codeándose con el poder, viviendo en Puerto Madero, “caradura” que a pesar de estar sospechado de negociados no presenta la renuncia y, tal vez lo peor de todo, luciendo una sonrisa falsa y simulada eternamente.

Cual es la razón por la cual estos personajes llegan a esos lugares de privilegio y gozan de impunidad? El caso de Boudou es un ejemplo muy visible por su cargo, pero hay infinidad de casos similares a niveles mas bajos. Recuerdo que en Mendoza había un Jefe de Gabinete de Ministros famoso por sus borracheras, mujeriego y “chanta”. Porque no solo llegan sino que difícilmente sufren el escarnio o condena públicos que se merecen?

Tal vez la respuesta es la cultura argentina eternamente inclinada a favorecer a aquel que es “canchero” o “vivo” o que “se las sabe todas”. En el ideario popular argentino es mejor visto que ninguno aquel que cobra sin trabajar o que cobra trabajando poco, o que se las arregla para conseguir entradas gratis. o que tiene amigos que te hacen pasar primero o gratis. Los trabajos se consiguen por amiguismo o acomodo y aquel que tiene amigos o “acomodo” es el mas inteligente. Algo así como en el fútbol es mejor hacer un gol con la mano y que no lo descubran que hacerlo bien y legalmente. Maradona sintetizó genialmente esa argentinidad en ese famoso partido contra Inglaterra convirtiendo un gol con “la mano de Dios” y otro que es el mejor gol de todos los tiempos. Los dos goles hacen gozar al argentino por igual, uno porque lo hicimos de “vivos” y el otro porque somos geniales.

Asi, contradictoriamente, la Argentina tiene un Favaloro que dio su vida y su inteligencia por los pobres y un Boudou, “chanta” ungido en el poder por la gracia de su funcionalidad a un gobierno corrupto. Isidoro tenia a Patoruzu que era su antítesis. Ahora bien, por alguna razón, los “vivos” o “chantas” gozan de mas prensa y apoyo. Tal vez porque simplemente, al ser “chantas” y caraduras” llegan con mas facilidad a los lugares de poder, los lugares donde se toman las decisiones. Justamente porque se han dedicado toda su vida a “chantear” a enganar, es que han aprendido a utilizar a otros, a mentirles, a embaucarlos. Asi, los que “estudian”, los que respetan, los que tienen dignidad, suelen no ocupar esos cargos de poder ya que allí tienen que dedicarse a eso en lo que los chantas son maestros: mentir, enganar, confundir, prometer sin cumplir, y todo con una sonrisa.

Esta casta política es eso, un grupo de chantas, amamantados por chantas mayores en los partidos políticos, solventados por chantas en empresas, justificados por chantas en los medios de comunicacion, siempre  dispuestos a hablar de ellos, a publicar fotos y hablar de sus proezas, alimentando ese ideario popular de mejor “chanta y vivo” que honesto y trabajador. Recuerdo mis tiempos de trabajar en la política de mi provincia Mendoza y cuantos “chantas” encontre por doquier, tipos que decían una cosa y hacían otra, que tramaban cosas contra otros, que nunca decían la verdad, que me mentían, que decían que no estaban y se hacían negar. Hasta hoy para mi es un misterio sobre como les funciona el “mate” a estos tipos. Pero eso es tema de otros posts que ya he escrito o seguiré escribiendo.

Alguna duda sobre porque Boudou es vice, o porque D’Elia o Hebe de Bonafini están donde están?

 

Advertisements

El caos que en realidad es la busqueda de la paz…

images (2)
El caos que es todo lo contrario…

Dicen que uno se acostumbra a todo. Asi ocurre por ejemplo con los olores. Mientras mas tiempo pasa, cualquier olor puede pasar a ser soportable o casi inadvertido. Ocurre con lo visual. Luego de un tiempo, perdemos un poco la noción de como se ve nuestra casa o nuestra forma de peinarnos, o nuestro cuerpo. Luego de mucho tiempo, volví a la Argentina, entre otros lugares, Mendoza, mi ciudad natal y la vi, obviamente, con ojos nuevos, con ojos de recién llegado, como uno ve su casa natal después de anios de haberla dejado, o como ve a un amigo que uno no ha visto por una década. Y asi, uno ve, con ojos nuevos. cosas que otros no ven seguramente, por el acostumbramiento. Y así vi el caos de autos dando bocinazos, la prepotencia en la calle, las caras largas y preocupadas, el maltrato y desconfianza en los lugares donde iba a comprar o a pasear, la suciedad en las calles, las colas para sacar plata de un cajero o para cargar nafta, la falta de productos en los supermercados, el precio sideral de cosas que no deberían costar tanto. Eso, en la ciudad. En la periferia todo era pobreza, ranchos, casas en mal estado, perros callejeros contrastando con carteles muy bien elaborados y costosos de políticos en campana que tienen obviamente con que pagarlos. Y la gente acostumbrada a eso. Probablemente pensando que esa realidad no puede ser mejor, que ese es el mundo donde les ha tocado vivir. Como yo pensaba a veces cuando estaba allá. Que el Tercer Mundo, que la falta de recursos. Lo mas interesante es que esa falta del bienestar, de falta de lo minino indispensable para vivir con dignidad esta tan extendida que pasa a ser lo normal. Despues de tanto tiempo, me di cuenta que el plan maquiavelico y maldito de estos gobiernos de falsa democracia es justamente extender la pobreza, extender la marginalidad, extender la falta de bienestar ya que eso lleva al acostumbramiento, a pensar que la mugre es normal, que comprar un litro de leche es costoso, que comprar una camisa es algo lujoso, que tener un piso donde caminar es algo ostentoso o que comer bien es algo de golosos. Asi, la proliferación de villas y ranchos es tal que, lejos el gobierno de desterrarlas, las alienta y las trata de “dignificar”, acusando a quienes las consideran sitios marginales e indignos, de retrógrados “gorilas”. Si a eso le sumamos el bombardeo constante de ideas supuestamente progresistas, que condenan el consumismo (que es condenable obviamente, pero una vez satisfechas las necesidades mínimas, no antes —ver post de Maslov en este blog) fogoneadas por ideologos que justamente son consumistas y viven en la abundancia (tal el caso del vicepresidente Boudou cuya vida es casi la de un playboy), el resultado obtenido es optimo: masas inmensas de personas que viven en la pobreza, con expectativas nulas o mínimas de desarrollo y, ademas, aqui viene lo peor, convencidas de que vivir asi es bueno o conveniente. En el mejor de los casos, estan resignadas.

A que viene todo esto? a que lei en el diario Clarin de hoy que los funcionarios kirchneristas acusan a los que saquean o se quejan por los cortes de luz de “crear una sensacion de caos”. Estimados funcionarios, el caos existe, es lo normal, es el estado de situación de la Argentina. Las protestas, los saqueos y las quejas, son simplemente estallidos mínimos, aislados de cordura, de búsqueda la justicia, de búsqueda instintiva delel bienestar y la dignidad perdidos. Justamente, como siempre, lo contrario de lo que ellos dicen.

La sonrisa como eufemismo…

amado-boudou
Sonrisas de trapecista…

No estan ya cansados de ver sonreir a Boudou, el vicepresidente de Argentina? Alguien involucrado en un caso de corrupcion importante, que ha sido defendido por el poder de turno para no afectar un gobierno puede sonreir tanto? Puede estar tan contento? Seria algo asi como alguien que es ridiculizado en publico por algun motivo (por ejemplo, por tener la bragueta abierta) y sonrie al avergonzarse. Es evidente que su sonrisa es inventada ya que cualquiera en su situacion deberia preocuparse. Pero es tanta su hipocresia que no hace mas que delatar su culpabilidad sonriendo, intentando ocultar su ridiculo. Una persona responsable de sus acciones mostraria preocupacion por lo ocurrido (el caso Ciccone), renunciaria y permitiria que se haga una investigacion imparcial (algo dudoso dado que los jueces normalmente los nombra el gobierno de turno). Esa sonrisa socarrona, suficiente, es otra forma de eufemismo, de mentira. Es una manera de decir: soy feliz, no tengo nada que ocultar, estoy tranquilo, todo lo que se dice es mentira. Y mientras mas sonrie, mas sabemos que es verdad todo lo que se dice de Boudou y sus tramoyas…