Internet…

En que nos hemos transformado?

Hoy fallo el servicio de internet.  Amaneció este domingo con la caja de internet de ATT con una luz roja malévola, amenazante, dañina. Desenchufé y enchufé, cambié cables, toqué allí y allá y nada… Como pude, con mi celular, llame a ATT para que solucionen el problema y prometieron mandar un técnico mañana lunes a las 8. Saco la cuenta, son las 9 de la mañana, casi 23 horas sin internet. Ahora, me veo obligado a leer un libro en un rincón de la casa, a charlar con mis hijos, que bajan desorientados de sus habitaciones, preguntando qué pasó, que ha sido del oráculo maravilloso, proveedor de información, juegos, películas, contactos sociales y tantas otras maravillas del mundo moderno. Por un día estaremos obligados a convivir, a relacionarnos como seres humanos, a vernos las caras, mirar por la ventana, a mirar esos árboles ignorados que nos rodean nuestra casa en el bosque. Nos reunimos abajo, a decidir que hacemos este domingo sin internet ni tv (ya que los servicios están unidos), este domingo inapropiado e irrespetuoso. Habrá que ir a pasear…tendremos que comer juntos, que charlar, que volver a tratarnos y actuar y sentir como seres humanos, rodeados por otros seres humanos. El oráculo nos ha dejado solos, a nuestra merced, con esa libertad que debemos comenzar a usar, como niños que han perdido a su padre…

Anuncios