Evolucionar…o como un grupo tomo el poder adaptandose…

Dicen que una de las grandes capacidades del ser humano es la de transformarse, “reinventarse”, evolucionar, cambiar, adaptarse, aprender de lo vivido para entrar en etapas superadoras. Es mas, el cambio es una muestra de aprendizaje, de evolución, de renovación y de adaptación. Implica ser flexible, pensar, aprender. Contrariamente, no cambiar, estancarse, anquilosarse, atenerse a lo mismo de siempre es algo así como una “involucion” en realidad, es algo así como ir para atrás, contradecir la naturaleza, e incluso, morir. Ahora bien, como en todas las cuestiones humanas, las cosas no son tan simples. Hay aspectos que deben mantenerse sin cambio, respetados, intocables, ya que hacen a la credibilidad, previsibilidad y viabilidad de la vida en sociedad. Que seria de un chico al que su padre le dice como comportarse un día y cambia al siguiente? Que seria de nuestra vida laboral si las reglas cambiaran todos los días? o si las leyes cambiaran cada semana? Que es de un país donde los políticos pertenecen a un partido un día y luego, pasado el tiempo cambian a otro? que es de un país donde un gobierno dice que es peronista pero cada tanto tiempo cambia a conveniencia los lineamientos políticos de eso que llama peronismo?

Image
Asi comenzo el proceso evolutivo…

Asi por ejemplo, durante los 90s, peronismo era ser liberal, privatizar y “tener relaciones carnales” con los Estados Unidos. Hasta contrataron a un supuesto intelectual (Escude se llamaba) que había bautizado como ” realismo periférico” la idea de ser “amigo” de los Estados Unidos. El peronismo se hizo liberal y empleo a miembros de la famosa Ucede (liberal) con la familia Alsogaray como hijos dilectos, y hasta una Ministra. Ni que hablar de las proezas de Dromi con sus leyes privatizadoras que dejaron a la Argentina en el peor desempleo y debilidad que fue incubando a los actuales marginados que antes eran desocupados.

Para no volver tanto tiempo atrás en la historia, no voy a extenderme en el engendro de Isabelita-Lopez Rega de los 70s por todos conocido que desencadeno una dictadura sangrienta.

Simplemente vale la comparación con los actuales “peronistas”, que se “adaptaron”, “evolucionaron”, “cambiaron” a un supuesto nacionalismo popular que sigue hundiendo el país en otro tipo de marginalidad, mas profunda, mas dolorosa, ya que viene acompañada de autoritarismo, revanchismo y slogans vacíos de contenido, llenos de mentira, usados para diversos objetivos nunca dirigidos al bienestar popular.

El kirchnerismo es una etapa “superadora” del peronismo, es lo que tal vez dicen. Pero solamente es otra estrategia de supervivencia de un grupo de políticos cuyo objetivo es solamente tomar el poder para su provecho y cuya única virtud es saber “leer” el discurso apropiado que permitirá ganar votos a través de propaganda bien hecha y bien fundada con dineros de dudoso origen.

Excelente capacidad de adaptación, de crecimiento, de evolución para lograr el poder. Los personajes son los mismos, la obra cambia le libreto y el publico aplaude ya que escucha lo que quiere escuchar. Ya se avizora el futuro. Algunos de estos personajes, en su constante “crecimiento”, sabiendo “leer” lo que se avecina, comienza otra vez a mutar, a adaptarse, a prepararse para un nuevo estadio de evolución, para la nueva obra a montar. Se necesita una cara que encabece el supuesto cambio, que encarne el ideal nuevo. Asi aparece Massa, la nueva cara del “nuevo peronismo”, ya se prepara el “nuevo” discurso, el nuevo libreto, los nuevos escenarios; los personajes son los mismos, algunos serán nuevos de acuerdo a la conveniencia, otros se retiraran ya con las arcas llenas. El publico se prepara, y ya pronto entrara a la sala a deleitarse con las nuevos relatos o discursos o piruetas…el teatro todavía aguanta, se cae a pedazos pero aguanta otra puesta en escena…la evolucion sigue su paso…

Los revolucionarios de cafe, del recital o de como engañar una y mil veces y por mucho tiempo…

Los camaleones, o farsantes, o revolucionarios de cafe, o como les quieran llamar, han llegado y han traicionado a aquellos que dicen representar…

Hace 35 años comenzaba una época nefasta para la Argentina. Ya he contado mis vivencias ese día en otro post anterior. En aquellas épocas nadie sabía cuán lejos estaría el final de esa dictadura y cuán lejos en el tiempo llegaría la justicia (si alguna) para los autores de tanto crimen y destrucción. Yo era muy joven y estaba lleno de ideales. Tuve suerte y sobreviví… Llegó la democracia y nunca cambié mis inclinaciones políticas, siempre me dolió la pobreza, la marginación, la falta de trabajo y los salarios indignos. Intenté trabajar en política para cambiar esas cosas. Era un idealista…un estúpido tal vez (no sé si fui realmente un estúpido pero de lo que estoy seguro es de que me tomaron de estúpido). Creí siempre que aquellos que estaban en la política formando parte de partidos de izquierda o progresistas REALMENTE  querían cambiar las cosas para mejorar la situación de los excluídos. Pero finalmente me dí cuenta que estaba totalmente equivocado, que sólo buscaban su propio provecho, que solo buscaban “acomodarse” y vender la idea del progresismo. La mejor muestra de ello es la realidad argentina: luego de 35 años, el país sigue hundido en la pobreza, millones no tienen agua o vivienda o trabajo digno, ninguna revolución se ha llevado a cabo, los mismos de siempre detentan el poder y lo ejercen. Y aquellos que encabezan el gobierno son millonarios o quieren serlo. Son la mejor muestra de que solo son izquierdistas de pacotilla, de cartón, son revolucionarios de café y discurso, son los revolucionarios del recital, los que se dejan la barba, levantan la bandera y escuchan a Leon Gieco. Y después se van a disfrutar la cuenta en el banco o el sueldo ganado calentando algún sillón, dando algún discurso o acomodando algún amigo en desgracia o, la mejor de las veces, viajando en aviones pagados con la miseria del pueblo, de ese “pueblo” al que les gusta nombrar todo el tiempo pero al que nunca le dan nada… Y así, comenzando con Menem en los 90, gran amigo de Bush, pero con patillas largas y amigotes que tocaban el bombo, los liberales de la época de la dictadura tomaron el poder y comenzaron la destrucción “en nombre del pueblo” y con el voto popular, luego De la Rua hizo lo suyo y luego llegó la frutilla del postre: los Kirchner, ultimo invento del Peronismo, partido creativo si los hay, partido yo diría “camaleón”, que durante una década es liberal, privatizador y socio “carnal” de los Estados Unidos y en la década siguiente, y ahí esta la creatividad, “dice” ser lo contrario para continuar con la obra menemista. Por supuesto que no se puede poner a Alsogaray o visitar a Bush en Texas, ahora conviene mantener las apariencias, rodearse de las Madres, dar discursos antiyanquis, meter en cana algunos viejos milicos en desgracia, hacer que Eduardo Galeano dé charlas por ahi, poner plata para filmar películas alusivas y odiar al FMI. Son los revolucionarios de cartón en acción, son aquellos que han inundado la Argentina con la nueva propaganda, son aquellos que se han aprovechado de ese mismo idealismo que alguna vez tuve y que siempre tienen los jóvenes justamente ante la injusticia y la pobreza que azotan la Argentina, para agitarlos, para someterlos y seguramente, para dejarlos de lado cuando ya no les sirvan. Son los traidores de aquellos que murieron (o que se fueron) hace 35 años. Son los que no cambian nada, pero dicen que cambian todo. Son los farsantes de la nueva Argentina progresista. A la manera de aquellos que, masificando la cara del Che, transformaron la revolución en un producto del marketing, estos han transformado la izquierda, las Madres y el progresismo en un show, en un recital, en un poster colorido y triste… Son tal vez peores que los otros…