Lo importante es usar palabras importantes y vaciarlas de contenido...

En la era de la comunicación, el twitter, facebook, HD, internet, second life, blogs, etc., en la Technopoly (como diría Neil Postman), el nuevo oráculo es la ciencia, la computadora, la información acumulada que nos muestra la verdad. A esto no escapan los medios tradicionales de comunicación, como la televisión o la radio o los diarios. Todo es comunicación, imagen, frases, palabras, que esconden deseos de engañar, de ganar prestigio, de narcisismo o simplemente de catarsis, como me ocurre a mi con mis blogs.

En este cúmulo de información, a veces sin sentido, superabundante, repetitiva o simplemente vacía, nos hundimos cada día tratando de sobrevivir como podemos, intentando separar la paja del trigo, o dejándonos llevar por nuestro mouse a donde sea, consumiendo nuestro tiempo, nuestros cansados dedos y nuestros deslumbrados ojos que rara vez descansan.

No escapa a nuestros políticos la importancia de esta “technopoly” y tratarla de explotar les consume seguramente gran parte de su tiempo, o el de sus asesores. Sin ir mas lejos, en estos tiempos, y en el caso especifico de la Argentina, podemos encontrar los siguientes eufemismos o palabras o frases hechas, supuestamente de contenido muy profundo, tales como los que a la Presidenta o a tantos otros funcionarios afines les encanta pronunciar en los discursos (después del signo = aparece el significado que en realidad tiene el término para ellos).

  • Patria = Pais donde se logran los votos con promesas que no se cumplen y donde me enriquezco rápidamente, junto con mis amigos o familiares.
  • Proyecto nacional y popular = Medidas económicas y sociales que tienden a obtener fondos suficientes para lograr enriquecerme lo mas rápido posible, junto con mis amigos o familiares.
  • Politica de Estado = Medidas políticas o económicas que pretenden llevarse a cabo intentando lograr el menor grado de oposición posible y ue eventualmente también lograran enriquecer a políticos de otros partidos, familiares y amigos.
  • Medios = fuentes de información y opinión divididos en dos grupos: afines, los que promocionan al gobierno y toman de la realidad lo que conviene al gobierno o lo disfrazan a conveniencia; no afines: medios que intentan comunicar lo que no le conviene al gobierno y disfrazan la realidad a conveniencia.
  • Libertad de expresión = financiación con dinero oficial a medios amigos, descalificacion de aquellos medios que no son afines y promoción de los medios afines, a fin de enriquecerme o enriquecer a amigos o familiares.
  • “Modelo” = sistema de medidas políticas y económicas que permiten enriquecerse, junto a amigos y familiares.
  • Cultura popular = conjunto de medidas culturales, deportivas, artísticas destinadas a enriquecerme o enriquecer a aquellos artistas amigos o familiares, y a mantener entretenida a la mayoría del pueblo (ver mas abajo).
  • Imperialismo = conjunto de paises desarrollados, liderados por EEUU, que generalmente tienen la culpa de todos los males de Argentina.
  • Capitalismo = sistema político/económico en el cual los políticos se enriquecen, junto a amigos y familiares, pero en el cual los pobres deben seguir siendo pobres y si quieren salir de pobres son tildados de consumistas u oligarcas.
  • Liberalismo = sistema político/filosófico en el cual los políticos se enriquecen, junto a amigos y familiares, pero que del cual conviene preservar al resto de la población que debe ser protegida ya que no saben usar sus libertades.
  • Estado = maquina consistente de 3 poderes creada para enriquecerse, junto a amigos y familiares, a través de la obtención de fondos y reparto a conveniencia.
  • Democracia = sistema político que permite, mediante el voto cautivo y promesas que no se cumplirán, tener el poder para enriquecerse, junto a amigos y familiares, en una puja entre partidos que se alternan en el poder  con los mismos objetivos.
  • Redistribución de la riqueza = utilización del dinero público para regalar netbooks o regalar otro tipo de limosnas a los más pobres y de enriquecerse, los más ricos —o sea los políticos —junto a amigos y familiares.
  • Partidos políticos = empresas exitosas que permiten llegar al poder dentro de la maquina estatal y que determinan quienes serán los favorecidos para enriquecerse, junto a amigos y familiares.
  • Poder Judicial = una de las partes del Estado, consistente en jueces nombrados por el poder político que deciden quien es culpable o inocente según la conveniencia del Poder político o Partido político.
  • Congreso = parte del Estado dedicada a legitimar decisiones ya tomadas por el poder político o el partido político.
  • Organismos de Control= partes del Estado que no controlan prácticamente nada.
  • Pueblo = mayoría de la población, que cada tanto legitima a los políticos para seguir enriqueciéndose, junto a amigos y familiares.
  • Empresas privadas exitosas = organizaciones privadas, generalmente favorecidas por el gobierno o que han sido creadas por expolíticos, donde invierten sus ganancias obtenidas mientras estaban en el Gobierno.
  • oposición = políticos que no están enriqueciéndose tanto en el presente pero que aspiran a hacerlo lo antes posible.
  • Pobreza = estado en que se encuentra la mayoría del país y que conviene mantener como tal a fin de seguir manteniéndose en el poder.
  • Educacion = lo que no hay y que, de existir, seguramente terminaría con el poder político y los partidos políticos en su estado presente. Principal enemigo del gobierno.

Aquí me detengo por ahora con la lista. Simplemente se me ocurrió pensar acerca de lo que me molestaba de los discursos de estos líderes devaluados y noté que  era el uso que hacen de las palabras, y cómo en realidad se esconden detrás de ellas. Las palabras, sin vida, tan sólo letras o sonidos cuando pronunciadas, suelen prestarse a aquellos con facilidad para usarlas. Las palabras pueden usarse para describir cosas o hechos o para comunicar ideas a veces imposibles o difíciles de acompañar con hechos o datos. Estas últimas son las que más usan. Pueblo, nacional, popular, redistribución, etc. son sus palabras favoritas. Por supuesto que, el sonido de aplausos al final de sus discursos es también muy importante. Cuando vemos los discursos de Hitler, en esos films blanco y negro, ya notamos la importancia que tienen. Imaginen un Hitler con la tecnología actual. Pensándolo bien, no habrá ya algunos entre nosotros? Con un discurso más moderado, más adecuado al tiempo actual, donde valores tales como Paz o Derechos Humanos o Ambientalismo se han revaluado. Por algo la capacidad de oratoria, en nuestros días, se ha vuelto tan trascendente. Si analizamos los hechos fríos, a veces incluso sin las cifras estadística– a veces manipuladas–, y nos dedicamos a vivir simplemente la vida, observando, hablando con los demás, y aguzando el uso del sentido común, seguramente veremos lo verdadero, la realidad, tan escurridiza y tan fácil de esconder por estos farsantes modernos y sus medios afines.

Futuros delincuentes o marginados y no por elección propia sino por la de los políticos corruptos y millonarios que ademas quieren hacerles creer que su vida es digna...

A propósito de lo que sostengo en mis posts siempre sobre la incidencia de los años de Menem en el gobierno (y los que lo siguieron), y los impactos de la pobreza en la sociedad, aparece esta nota en diario Los Andes de Mendoza (una de las ciudades argentinas mas castigadas por la delincuencia) sobre el perfil de los que delinquen y su historia de mala alimentación (nota diario Los Andes de Mendoza). Los datos deben ser seguramente ciertos ya que es una cuestión de sentido común que aquellos que no recibieron alimentación o que no pudieron tener lo mínimo para crecer durante su niñez y juventud, encuentren dificultades para insertarse y sobrevivir cuando crecen. La delincuencia, en un medio de desempleo, sueldos de hambre, marginación y despreocupación por parte de una clase política corrompida, aparece como lo más viable para sobrevivir. Es lo que en el abc de la ciencias que se estudian en la escuela llaman “adaptarse para sobrevivir”, adaptarse para lograr el alimento. Aquellos que alguna vez fueron desocupados o marginados (hace unas dos décadas) y que hacían piquetes para lograr comida ahora ya se dedicaron enteramente al delito, ya se por necesidad o por los efectos que la falta de alimentación provoca en sus cerebros. Es una realidad triste, trágica, siniestra diría ya que son desaparecidos de la democracia. Ya no hay marcha atrás y los efectos de gobiernos que han usado a la gente para su provecho ya se siente y lo paga la propia gente, no esos políticos refugiados en sus casas lujosas. Por supuesto, y esto es todavía mas interesante, no faltan aquellos que, como menciono en mi post anterior (La hipocresía…) se dedican a justificar la pobreza, a minimizarla, utilizando silogismos muy simples, pretendiendo que ser pobre es algo bueno y hasta digno y que aquellos que intentan demostrar que la pobreza es una de las causas de la delincuencia son solo gente que “no soporta o no quiere a los pobres” (ejemplo de nota engañosa) o que quiere “criminalizar la pobreza”. Llegan incluso a hacer comparaciones ridículas diciendo que los ricos también son delincuentes peores o iguales cuando de lo que se trata es de la delincuencia como fenómeno social, de pobres contra pobres, y no la delincuencia de “cuello blanco” (que por supuesto es incluso mas funesta que la perpetrada por los pobres mal alimentados).

La pobreza es una calamidad, es triste e indigna, es la muestra clara de la maldad y cinismo de los que gobiernan (que viven en el lujo y la comodidad) y las consecuencias de ella no pueden ser buenas. Nada bueno puede haber en la pobreza. Y justificarla, elogiarla o pretender “quedar bien” con los pobres es solo otro ejemplo de cinismo.

Pobreza y una clase gobernante hipócrita y corrupta se llevan bien, para desgracia del país. Se alimentan uno al otro. La primera, por la falta de acción concreta para desterrarla, o para mejorar la educación, o con el constante fomento del juego legalizado, del nacionalismo chauvinista, el show mediático o futbolistico y la demagogia, con políticos que pretenden hacer sentir orgullosa a la gente viviendo en ranchos, mientras ellos pasean por Europa o viven como millonarios. La segunda, ya que se alimenta de un pueblo maltratado, mal alimentado, mal educado y prostituido por un cargo, una comida o una vivienda paupérrima. El huevo y la gallina…

La importancia de las cosas y la mentira de las ideas o la hipocresia en acción…

Nos quieren hacer creer (los políticos “nacionales y populares”) que vivir como un ser humano merece es “consumismo” (mientras ellos viven en el lujo como millonarios que son). Despierten¡¡¡

Una de las consecuencias mas interesantes de irme a vivir a los Estados Unidos fue la de comenzar a adquirir fácilmente “cosas”, ciertos bienes, objetos o aparatos de diversa índole que nos hacen la vida, digamos, mas fácil o placentera. En Argentina todas las “cosas” eran mas costosas, escasas, de mala calidad o irreemplazables, por ejemplo. Ropa, aparatos electrónicos, autos, adornos, utensilios, materiales, cualquier cosa tangible puede ser adquirida fácilmente y por poco dinero, incluso existe la posibilidad de reciclar o comprar cosas usadas en excelente estado si simplemente no queremos gastar. Esta facilidad para “cosificar” la vida tiene grandes ventajas, uno vive “bien”, cómodo y siente que aquella parte de las necesidades básicas de Maslov se satisface. Esa facilidad para tener muchas cosas y a precios razonables o bajos, permite también lograr vivir con bastante seguridad (siempre estamos hablando de la clase media) ya que a casi nadie se le ocurre arriesgarse a delinquir por cosas que no valen tanto o son fácilmente adquiribles. Cuando he vuelto a la Argentina he sentido, no se porque, algo de pena por la gente común que no tiene acceso a esas cosas básicas, como son la ropa, o heladeras o lavarropas o gas, o materiales necesarios para cualquier actividad. Incluso los alimentos llegan a ser mas caros en un país productor de materias primas. De tal manera, mucha gente vive en condiciones de extrema pobreza y muchos, aun aquellos que tienen trabajo o estudios, gastan casi todo su salario para vestir a sus hijos dignamente o darles un poco de leche.

A esta realidad de indignidad se le suma la hipocresía de muchos intelectuales o “pensadores” o “sociólogos” que pretenden hacer creer que tener acceso a las “cosas” es caer en el “materialismo” o ser “burgués” o ser un “capitalista” o “consumista” en oposición a ser “popular” o “socialista”. Esta tergiversación es llamativa ya que pretenden estas personas justificar la pobreza o la privación de bienes necesarios con ideas que solo habitan en sus mentes dominadas por vaya a saber que prejuicios o ideologías sin asidero en la realidad. También es llamativo que estas personas suelen vivir bastante bien y rodeados de esos bienes materiales que tanto les molestan en manos de los “pobres”. Lo que ellos llaman “materialismo” o “consumismo”, en su telaraña mental,  es en realidad acceso a bienes que satisfacen las necesidades básicas de cualquier ser humano.

En un mundo donde los bienes materiales no son fácilmente accesibles por la mayoría, las élites de los países mas pobres limitan el acceso a esos bienes para si y pretenden tildar de consumistas a aquellos pobres que tienen el acceso vedado. Pretenden disfrazar esas necesidades con “ideas”, en lugar de promover el acceso a mejores condiciones de vida de la población.

Evidentemente, el discurso populista les conviene ya que logran sus objetivos:  mantener a las mayorías en la pobreza sin hacer los esfuerzos necesarios para mejorar la calidad de vida de esos gobernados y lograr acallar sus reclamos haciéndoles creer que aspirar a “vivir bien” es una aspiración “consumista” o “antipopular”.

Asi, por ejemplo, la Presidente de Argentina y tantos otros funcionarios, compran ropa por miles de dolares, se alojan en hoteles de lujo, disfrutan de rentas millonarias pero llaman a aquellos pobres o de clase media que pretenden enviar a sus hijos a una escuela privada o que pretenden comprar una computadora, “consumistas”. Se llenan la boca con la palabra “pueblo”, “humildad”, o “nacional y popular”. Se sacan fotos en actos o besan niños pobres en los actos para luego fugarse a sus mansiones en sus autos importados, listos para planear sus viajes o la compra de sus bienes suntuosos o sus vacaciones en lugares exclusivos.

En este moderno “1984”, las masas no están engañadas por una guerra inexistente sino por ideas o valores falsos, inexistentes, que son solo una entelequia armada por aquellos poderosos apoyados por intelectuales cómplices. Sus parábolas son tan efectivas que incluso aquellos con ideas conservadores o de “derecha” llegan a creerles y a adjudicarles rótulos de “izquierdistas” o, en el caso específico argentino, de “montoneros”. Nada más alejado de la realidad, obviamente…

Los mayores perjudicados, juntamente con la gente, o el pueblo, son las verdaderas ideas que propugnan vida digna para todos, con acceso a los bienes necesarios que definen el verdadero desarrollo económico y social. Una realidad donde esos bienes materiales no son “consumismo” sino necesidad y dignidad y donde no son las empresas las dueñas de todo. Pero este es tema de otro post que ya desarrollaré. Por ahora, se me ocurrió hacer un poco de catarsis con estas mentiras e hipocresías de una clase dirigente decadente y mentirosa que engaña y mantiene a la gente en esa caverna a la que hago mención en otros posts. Esa caverna donde la derecha es izquierda y la izquierda es derecha. El reino del revés, como decia Maria Elena Walsh, para delicia del mal encarnado en estos políticos decadentes.

Cosas que me han robado…o que me van a robar

Image

Mas o menos así se veía, alguien la ha visto? volverá a mi el día del Gran Inventario?

El otro día buscaba una lapicera Parker de esas que tanto me gustaban cuando no había mucho para elegir. Por supuesto, no la encuentro. La buscaba nada mas que por el placer de encontrarla y no por que realmente la necesite para escribir. Mientras la buscaba comencé a recordar , no se porque, cosas que me habían robado en mi vida, o que había perdido. Me preguntaba donde estarian, o quien las habría robado o encontrado. Hice una lista mental: una bicicleta Ibanez que me encantaba, un reloj Citizen muy lindo, un pantalón Levi’s negro, una billetera con algo de plata y documentos, un par de Nikes, milanesas de mi heladera, plata de mis bolsillos, plata de mi banco en la época del Corralito, unas llaves de mi casa y de mi auto, un carrito de bebe de cuando mi hija era chiquita, una remera de un locker en un gimnasio, una cortadora de césped y supongo que algunas otras cosas mas. De esa lista imaginaria recordé y lo que mas me dolía recordar era la bicicleta y el reloj Citizen. La bici la había comprado juntando plata meses y meses y la disfrute poco. La deje atada una vez cerca de la Casa de Gobierno y cuando volví habían cortado la cadena y se la habían llevado, en las narices de unos policías que hacían guardia. Donde estará la bici? la usara todavía alguien? que historias habra presenciado? quien se la habra llevado? Del reloj pensé lo mismo. Era uno de esos de forma rectangular bien antiguo y con números romanos, un regalo de una chica que quería. Las mismas preguntas sin respuesta. A donde irán las cosas robadas? tendrán una categoría distinta en el Cosmos? algo así como los traidores y los honestos cuando mueren? el Gran Clasificador donde las pondrá? las recibiremos alguna vez de vuelta cuando se haga el Gran Inventario Final? Seguía pensando en eso cuando mi hija de 8 anos se acerco a mi y me pregunto: Papi, vos no te vas a morir pronto, no? Yo le dije: No, voy a vivir como 40 anos mas. Me miro con ojos que se empezaban a llenar de esas lagrimas que siempre nos salen cuando no queremos. Yo la abrace fuerte y le dije: “No te hagas problema que siempre vamos a estar juntos, simplemente porque nos amamos y cuando hay amor no hay separacion”. El abrazo duro muchísimo y me invadió una sensación mezcla de felicidad, por abrazarla, y de cierta tristeza, porque pensé que algún día me moriría y no la vería mas. Algo así como los robos en los que pensaba…