La redistribución del ingreso según Cristina: zapatos de $3000 dolares para mí, lavarropas y otras cositas para los demás…

El desprecio por los demás y la maldad se han apoderado de la Argentina...

Hace un tiempo apareció en algunos diarios de Argentina que la presidente Cristina había comprado zapatos en Nueva York por miles y miles de dólares. Más allá de la veracidad puntual de la noticia, lo que sí es cierto es que Cristina, así como muchos de sus amigos o “compañeros” en su gobierno tiene gustos caros. Suele alojarse en los mejores hoteles, comprar las mejores ropas y usar los mejores zapatos. Algo así como una estrella de Hollywood del mundo subdesarrollado. Si bien gastar dinero en lujos y cosas innecesarias siempre me ha parecido banal, en este caso lo que hace ella (estando al frente de un gobierno de un país donde reina la pobreza, la marginación, el retraso y la decadencia en muchos aspectos) es doblemente criticable por varios motivos principales. Uno, que muchos de esos gastos se pagan seguramente con dineros públicos que deberían estar mejor destinados. Dos, que, como presidente debería guardar ciertas apariencias al menos de frugalidad y de humildad, especialmente en un país donde miles de niños caminan descalzos, por ejemplo. Tres, que con esas conductas frívolas, no hace mas que demostrar que su condena el sistema capitalista y al llamado Primer Mundo no pasa de ser un discurso y palabras sin contenido.

Cristina habla siempre de que su gobierno es un gobierno donde se persigue el mejoramiento de la población a través de la llamada “redistribución” del ingreso. Evidentemente su concepto de redistribución esta clarísimo: zapatos, pieles, viajes, hoteles carísimos y lujos para mí; pero para aquellos que me votan, viven en las villas, fuman paco, sobreviven con sueldos de hambre, mueren todos los días a manos de la delincuencia organizada derivada de la pobreza, lavarropas baratos, televisores plasma y, eventualmente, algunas laptops para que puedan conectarse a internet y conocer al menos virtualmente las cosas y lugares a los que ella está tan acostumbrada…

Lo peor de todo es que, detrás de toda esa conducta, y más allá de la ironía de mi comentario, se esconde el gran desprecio que esta mujer siente por aquellos pobres a los que dice representar y que le dan su voto irracional. Detrás de esas conductas se esconde también la soberbia y la impunidad del que todo lo puede y al que nada puede afectarlo, ni siquiera la pobreza o la muerte de los niños de su país.

Advertisements

Al enemigo, justicia; al amigo, injusticia…

Amigo de Bush, amigo de Kirchner...Menem lo hizo...al amigo, injusticia...

Suele decirse por ahí que Perón se refirió a sus enemigos una vez con la siguiente frase: ” Al enemigo, ni justicia”, lo que obviamente mostraba su pensamiento autoritario. Luego de la muerte de Perón, aquellos que llegaron al poder en su nombre (utilizando diversos nombres como Justicialismo, o Frejuli, o, últimamente, Frente para la Victoria) se dedicaron a dar su versión del Peronismo de acuerdo a su conveniencia. Asi, por ejemplo, Menem puso a Alsogaray y su partido liberal al frente del gobierno, se alió  con Bush y creo la versión liberal del Peronismo de acuerdo a su conveniencia. Luego vino Kirchner y creó su versión supuestamente progresista, nacional y popular. Esta nueva versión crea una nueva versión sobre la justicia. Podríamos llamarla asi:” Al enemigo, justicia, al amigo, injusticia”. Un ejemplo es ilustrativo. Utilizando la bandera de los derechos humanos, el kirchnerismo se ha dedicado a hacer justicia por los crímenes de la dictadura militar. En ese contexto, en forma muy eficiente y eficaz, y con jueces muy expeditivos, se han juzgado y encarcelado muchos criminales. La justicia ha actuado con el ímpetu, celeridad y fortaleza con que debe actuar, en este caso, con los enemigos del kirchnerismo, digamos, “al enemigo, justicia”. Pero, por otra parte, en estos días se ha absuelto a Menem por el contrabando de armas que se llevó a cabo en la década del 90. En este caso, la Justicia no actuó como debía ya que, obviamente, don Carlos es amigo del kirchnerismo y, con los amigos del poder, la Justicia suele tender a levantarse la venda de los ojos. En este caso, al amigo no se le aplicó la Justicia, “al amigo, injusticia”. La Justicia debe ser para todos. Lamentablemente, en la Argentina, la Justicia actúa de acuerdo a las conveniencias del poder. Esa Justicia no sirve, es injusticia, y es uno de los elementos determinantes de la decadencia argentina. Delicias del peronismo, o kirchnerismo o como se llame la última versión del peronismo…

Cansancio: en un mundo donde uno hace lo que quiere se necesitan vacaciones?

Si Ud. quisiera estar en el lugar de ese señor en la foto, Ud. no es feliz...

Hay muchos tipos de cansancio, asi como hay muchas formas de no estar cansado. Uno puede estar cansado en el momento, por el día que ha tenido, porque ha vuelto de ir a correr o por un día al aire libre. Uno puede también estar cansado en forma más profunda, por días, semanas o meses de estar soportando algo (por ejemplo un trabajo) o a alguien (por ejemplo su esposa y/o hijos). Uno también puede estar cansado de ciertas cosas o actividades, por ejemplo, de ver televisión, de ver propagandas de productos o de ver los mismos personajes siempre en las revistas o tv. Uno puede estar también cansado de ciertas ideas, tales como, en la actualidad, los derechos de los homosexuales (o gays) o de la biogenética o de los autos híbridos o de la no-polución o de la crisis global. Hay tantas formas de cansancio yo creo como estímulos nos llegan día a día.

Mi día, al menos esta siempre siendo bombardeado por información de toda clase. En mi trabajo debo estar todo el tiempo actualizándome acerca de nuevos métodos, nuevos libros o nuevas formas de hacer las cosas. También debo estar siempre conociendo personas nuevas ya sea para relacionarme o para dar o pedir explicaciones. Al volver a mi casa, tengo siempre que estar resolviendo problemas o situaciones, pagando deudas (que afortunadamente todavía puedo pagar) y cuando intento hacer algo distinto, tengo que estar siempre recibiendo información sobre lo que pasa en el mundo, o en mi país o en el lugar donde vivo.

De tal manera que, si sumamos los días de nuestra vida, los estímulos, las actividades, las propagandas, las personas, las deudas, los productos, los personajes, las ideas de moda, la crisis global y la lucha contra el cáncer, etc., etc., uno llega a la conclusión de que es imposible vivir sin vacaciones. Esas benditas vacaciones que nos permiten “recuperarnos” o “desestresarnos”. Por el otro lado, si nuestra vida estuviera totalmente equilibrada, obviamente no necesitaríamos vacaciones. Una vida en la cual no tenemos “cansancio”, evidentemente no necesita vacaciones.  Esa vida equilibrada es la que nos haría yo diría FELICES. Una vida acompañados por quienes realmente queremos y haciendo las cosas que realmente queremos.

Contradictoriamente, mucha gente cree que es feliz porque tiene vacaciones o porque disfruta sus vacaciones. Todo lo contrario, las vacaciones son el “valium” de la vida en la sociedad civilizada. De ahí la depresión de tantos cuando deben volver a su trabajo. Muy pocos son los que sienten que quieren volver a su trabajo después de las vacaciones (y de esos pocos, otros tantos lo hacen porque ya están en una etapa de “workaholism”). Muchos otros, pobres ellos, nunca tienen vacaciones. Y muchos otros, más pobres aún, ni siquiera tienen trabajo y viven en una “vacación” constante con el otro stress de no poder comer o no tener donde vivir.

Quiénes serán aquellos que viven tan bien? es decir sin tener que tomarse vacaciones. Evidentemente unos pocos, yo diría que tal vez ninguno, al menos en la sociedad occidental de las grandes urbes en las que yo habito. Encima de todo, ahora todos quieren ser famosos (lo que agrega aún más stress) ya que todos tienen su facebook o su página personal.

Uno llega a preguntarse finalmente si esta vida, de juntar más o menos dinero, de lograr triunfos profesionales, de tener uno o dos casas, dos o tres autos, educar a sus hijos hasta que sean profesionales, estar informado y no intentar ni por un instante cuestionar el “status quo” es la felicidad y el “sentido de la vida” (como diría Frankl).

Vivimos todos inmersos un Truman Show? Este verano visite ese lugarcito en Florida donde se filmó la película, Seaside, y por un instante pensé que esa gente ahí tan elegante en realidad era protagonista del Truman Show. Todos disfrutaban del lugar, todos eran muy lindos, muy bien vestidos, con lindos autos y en total tranquilidad y seguridad. Parecía el lugar perfecto donde todos queremos estar.

Me resisto a creer que ya está todo dicho, me resisto a creer que ya logré todo, me resisto a creer que tendré que seguir toda mi vida soportando que los medios me digan lo que tengo que pensar o hacer. Me resisto a tener que ver partidos de tenis con logos de multinacionales en el fondo todo el tiempo. Me resisto a tener que seguir escuchando sobre la famosa crisis global que siempre afecta a los mismos. Me resisto a creer que tendré que seguir siendo un engranaje más de este Truman Show. Me resisto en fin, a creer que ya logre mi felicidad porque logré lo que hay que lograr en un mundo occidental y civilizado y porque estoy mejor que muchos que luchan en la pobreza.

Pero tal vez estoy equivocado y realmente necesito unas buenas vacaciones…

 

Un caso que permite aprender sobre la verdadera Argentina…

Pueden esos mismos que han creado estructuras decadentes cambiarlas y perder el poder en nombre de la honestidad y el bienestar del pueblo que los vota?

Hace unos diez días comencé a mirar por tv el caso de esta niñita Candela que había desaparecido de su casa y de la que no se sabía nada. Era interesante seguir cada día el asunto por televisión y el movimiento que se había generado. A través del caso uno podía apreciar la forma como vive la gente en supuestos “barrios” que, en realidad, ya son prácticamente villas si juzgamos las construcciones, el nivel educativo de la gente y la marginalidad en general que se puede apreciar en las calles. Primero me llamó la atención la prepotencia y arrogancia de una madre a la que supuestamente le había robado a su hija; luego me llamó la atención la cantidad de gente con antecedentes delictivos que viven en esos barrios donde haber estado “en cana” es lo más normal del mundo. Esa Argentina decadente que me sorprende cada vez que vuelvo al país es lo más doloroso que se puede sentir por la Patria que lo vió a uno nacer. Cuando escuchaba a la madre de esa pobre chica asesinada días más tarde no podía dejar de pensar que hablaba como hablan los políticos, con ese tono arrogante y “sobrador” propio de los que gobiernan el país tales como la misma Presidente o sus Ministros. Con el paso del tiempo, las conexiones entre policías, políticos y delincuentes se ven aún más claramente. En Clarín de hoy aparece que el abuelo de la madre de la chica muerta fue Concejal y hasta la misma madre trabajaba o trabaja en política nada menos que para el kirchnerismo (tal vez eso le permitió una entrevista con Cristina), y mantiene o ha mantenido relaciones con organizaciones del narcotráfico en Argentina. Era triste comprobar que lo que pensé y sentí desde el primer día se hacía realidad… Que el caso Candela pintaba una vez más con claridad la Argentina presente manejada por bandas de distinto calibre y tipo y con el condimento político indispensable…

Eso me hizo volver al pasado personal. No podía dejar de pensar en cuántas ilusiones me hacía cuando vivía en Argentina y trataba de participar en política para intentar cambiar las cosas intentando utilizar las herramientas y conocimientos que me habían dando tantos años de estudio y preparación en el país y fuera de él. Me llevó bastante tiempo darme cuenta que la política argentina y, por lo tanto, las directivas políticas que marcan el rumbo del país (en Argentina mucho más profundamente ya que el Estado—-en realidad el partido de turno gobernante—-interviene en todas las áreas) estaban determinadas por grupos cuasi-mafiosos partidarios que no tienen ningún tipo de escrúpulo para lograr sus objetivos. Me llevó bastante tiempo darme cuenta que esos grupos políticos sólo buscan llenarse de dinero para comprar voluntades, hacerse millonarios en el poder y luego incursionar en supuestas áreas del sector “privado” para “legalizar” sus ganancias. Tuve que vivirlo personalmente ya que no podía creerlo y fue el factor más importante en mi decisión de irme del país…

La Argentina es un país donde, de un lado, están esos políticos inescrupulosos, enquistados en partidos cuasi-mafiosos, cuyo poder esta basado en el el voto popular logrado básicamente a través de dádivas, subsidios, regalos y reparto de beneficios. Cuentan con la complicidad de sectores empresarios que se favorecen por esas políticas y sectores mediáticos que los apoyan a cambio de beneficios. Del otro lado están los que venden sus votos de diversas maneras y aquellos (que no alcanzan a ser mayoría) que intentan cambiar un sistema a través de alguna forma más o menos honesta. De más está decir que éstos últimos no tienen ninguna posibilidad de cambiar nada, al menos con esta estructura vigente.

A qué viene todo esto? Pues a que simplemente, mirando el caso de esta pobre inocente Candela, uno puede ver claramente estas estas estructuras mafioso-políticas que están enquistadas profundamente en la Argentina. Un caso didáctico para todo aquél que quiera aprender y ver la realidad…