Piratas del Caribe y de muchas otras cosas mas…

Condenados a ver esa cara de imbécil y todo lo demás…en este mundo condenado a empresas poderosísimas que hacen su voluntad…

El show de la estupidez y del hacer dinero fácil nunca termina. Es justamente una de las ventajas del capitalismo: para aquellos que tienen dinero y fama es casi imposible no seguir haciendo dinero. Aquel que tiene dinero puede tener crédito y puede justamente enriquecerse cada vez mas. Aquellos que no lo tienen, no reciben crédito y casi siempre solo les queda ir empobreciéndose mas. Esos que tienen dinero y el poder que ello les da, me hacen acordar a esos piratas que recorrían los mares hace cientos de años para aprovecharse de su poderío y robar embarcaciones menos poderosas. Y no tanto porque no me simpaticen un poco esos piratas de antaño, sino porque veo en estos días otra “perlita” de esa zaga insoportable de “Piratas del Caribe” o como se llame en español, protagonizada por Johnny Depp y otros insoportables mas.

Estas empresas como Disney y tantas otras mueven inmensas cantidades de dinero y poseen casi el monopolio de las películas y entretenimiento. Prácticamente no hay escapatoria a su dictadura de entretenimiento. Hay que soportar Festivales, premios y “awards” de diversa categoría, “trailers”, tapas de revistas, programas de noticias y entretenimiento, reportajes, etc, etc, etc, hasta el cansancio con las caras de ese imbécil pirata, las alternativas de ese imbécil film, las imbéciles criticas sobre la película, las imbéciles definiciones y explicaciones acerca de como se hizo el film, las fotos y alternativas de la premiere, etc, etc, etc.

Los mortales comunes tenemos la dudosa suerte de ver cada tanto algunas películas alternativas de algunos directores ignotos o que trabajan en los margenes intentando hacer algo en serio.

Agregado a todo ese bombardeo de imbecilidad, pero detrás, subliminalmente, escondido, aparece el mensaje, la ideología, todo la carga de ideas sobre la competencia, el bien y el mal, el individuo y sus logros, etc., etc, que van creando ese mundo uniforme en ideas y necesidades que tanto les gusta a esos magnates que manejan esas grandes empresas y que lucran y lucran a su costa.

Nunca mejor un nombre para describirlos que Piratas, tal como el nombre de esa tonta película, Piratas, Piratas del entretenimiento, Piratas de las ideas, Piratas de la niñez y de la educación, Piratas del dinero de gente incrédula e impotente que, aunque se resista, no puede escapar a ver la estúpida película con la estúpida cara de Johnny Depp y la estúpida carga de ideas que se bombardean casi constantemente y que, gracias a la globalización, se exhiben en cines de todo el mundo, sin fronteras, con el pasaporte infalible que es el dinero…

Advertisements