La revolucion inconclusa o haz lo que digo pero no lo que hago

 

Haz lo que digo, no lo que hago...

 

Que la izquierda y la derecha ya son posiciones políticas difíciles de determinar, especialmente una respecto de la otra no es novedad. Que muchos que se dicen de izquierda actúan como buenos derechistas y que muchos que aparentemente son de derecha suelen tener mas consideración por los necesitados no es ninguna novedad. Mi vida ha estado plagada de estas supuestas “contradicciones”: así, por ejemplo, cuando era un joven bien pobre y tenia pocos años y muchos sueños, acudi, por mis puntos de vista políticos, a muchos que se decían “progresistas” o a partidos políticos “de izquierda”, donde conocí gente que podría haberme ayudado a estudiar o conseguir trabajo, especialmente con mis ambiciones de viajar y estudiar en el exterior y conocer otras realidades. Finalmente, la mano tendido vino del famoso y “derechoso” Rotary Club. Consegui una beca que me abrió muchas puertas. Con los años, aquellos que supuestamente eran del partido Frepaso en el que yo militaba, se encargaron muy bien de marginarme cuando las elecciones se ganaron, y comenzaron a llenarse de la plata que tanto le criticaban a los de derecha que les gustaba. Tantos, tantos ejemplos que tal vez en algún momento podría enumerar. El tema es interesante ya que, por ejemplo, en la Argentina actual, hay una Presidente que se dice progresista, de izquierda o revolucionaria pero ha llenado el país de pobres y marginados, a los que ignora en esa situación, manda a su hija a estudiar a Nueva York (cuna del imperialismo) y gasta miles de dolares en cirugías, ropa, carteras o zapatos. Por el contrario, basta ver como se vive en Estados Unidos, donde por mi trabajo de maestro con el que llegue al país del norte ganaba mas de 3 mil dolares al mes, vivía en una chalet en uno de los mejores lugares de Estados Unidos, mis hijos comian gratis desayuno y almuerzo en la escuela y había instituciones que me permitían obtener ayuda y atención medica gratis debido a que, para los estandares americanos, yo era pobre. Digamos que ahí donde reina el imperialismo, con salarios dignos, acceso a servicios, comida y otros beneficios, se logro la revolución, se cumple el famoso estado de justicia social que solo declaman aquellos que son supuestamente progresistas, aquellos que se llenan la boca de progresismo, justicia social, redistribución, proyecto nacional y popular, igualdad y solo son farsantes que se llenan los bolsillos y siembran pobreza. Por supuesto, tema de otro post es como se logra ese bienestar en Estados Unidos…

Advertisements

Published by

daniel

Este es un "work in progress", un viaje que no se a donde me lleva...

Leave a Reply/Deje su comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s