Kirchner, la leyenda peronista continua o la Argentina del “Jefe”…

El “Jefe” dijo adios ya no somos nada…

Cada tanto en la Argentina ocurren sucesos sociales unicos, impredecibles, irrepetibles que tienen la virtud (aunque a veces sean catastroficos) de enseñarnos a conocer mejor la realidad social del pais y diria algo asi como la esencia del ser argentino. Estos hechos, que yo les doy el nombre de sociales porque afectan y hacen participar a miles y miles, tales como el famoso “corralito” o el 17 de Octubre, o los “cacerolazos” o el “Mendozazo”, o los campeonatos mundiales de fútbol, desnudan a la Argentina y permiten, al observador atento, definir el país.

La muerte de Kirchner ha sido uno mas de todos esos hechos. Ayer me encontre mirando horas el desfile multitudinario ante la muerte de Kirchner. Kirchner ha sido un politico autoritario, personalista y tal vez corrupto (digo tal vez porque hay varias causas y situaciones no claras con respecto a su enriquecimiento ilícito, entre otras situaciones que afectan a funcionarios de el) que ha aglutinado poder a su alrededor, a partir de una coyuntura económica internacional favorable. Sin conocer los detalles, es vox populi que utilizaba los dineros publicos para favorecer a intendentes o gobernadores amigos o para subsidiar o concesionar servicios a su conveniencia. A todo eso se sumaba una constante descalificacion verbal de la oposicion, un constante echarle la culpa a Clarin o a otros medios de criticar o mentir en contra de su gobierno. Desde mi punto de vista personal, el mayor daño lo ha causado hacia la causa de los Derechos Humanos y las Madres de Plaza de Mayo. Al favorecer a las Madres con su política (lo cual no veo mal en si mismo) llevo a esas Madres a definirse políticamente como kirchneristas, tiñendo de política una causa cuyo valor moral estaba por encima de toda afiliación política. Ademas de todo esto, su discurso, retomado luego por su esposa, de alimentar odios de los años 70, y de querer convertirse en el primer gobierno popular después de la dictadura (ignorando casi 30 años de democracia previa) me parecen hasta casi delirantes.

Kirchner se convirtió en la cabeza política de un proyecto cuyo resultado es incierto. Como todos esos políticos personalistas, todo dependía de Kirchner. Kirchner es el que define que esta bien y que esta mal y, sin el, falta la decisión, falta el Dios. El proyecto ha quedado acéfalo y ahora vendrá la lucha por ser la cabeza. En un país con tan poco institucionalidad como la Argentina, las consecuencias pueden ser muy negativas. A menos que su esposa Cristina se convierta en la cabeza, el gobierno puede llegar a convertirse en una serie de movimientos asincronicos y torpes que lleven a un final desconocido.

La parafernalia desplegada, el desfile incesante de personas que estoy seguro forman parte del partido o del clientelismo aceitado que se ha generado durante su gobierno, la cobertura tan respetuosa de  los medios y el silencio de los opositores, convirtieron, casi por arte de magia a Kirchner, de ser un lastre para el gobierno, en poco menos que un heroe y patriota comparable a San Martin o al mismo Peron. El delirio construido a partir de su muerte indudablemente ha fortalecido a un gobierno que hasta la semana pasada se encontraba en jaque debido a la muerte de un joven militante del Partido Obrero a manos de patotas cercanas al gobierno. La verborragia provocativa y violenta así como el estilo autoritario de Kirchner se habían encargado de que los mismos peronistas se fueran de su lado y construyeran sus propias corrientes partidarias. De un dia para el otro el ogro se convirtio en hada. El sapo se volvió príncipe.

Una vez pasado este show montado a partir de su muerte, la realidad volverá a su cauce natural, los problemas persistirán y hasta habrá algunos nuevos. Conociendo la historia del pais, nada hace pensar que la muerte de Kirchner unira mas al país. A menos que los políticos aprovechen que se ha ido alguien que hacia de la política el arma para constuir poder a cualquier precio para traer mejor convivencia. Pero esto es muy dudoso ya que Cristina esta hecha a imagen y semejanza de su esposo y dudo que cambie su estilo. Es mas, creo que profundizara mas la agresión, la descalificacion, el pensamiento único y la soberbia.

Algo interesante quedo a la vista: la capacidad del peronismo para construir una entelequia alimentada de mística popular y basada en su despliegue de clientelismo politico, convirtiendo a un político autoritario y vehemente en un patriota. Esta construcción de mitos es típica de la Argentina, la realidad pasa a un segundo plano y lo que pasa a ocupar su lugar es el mito, la leyenda, el fenómeno social; irracional, puro sentimiento y llanto. El que daba ya no da, el que repartía ya no reparte mas. Lo que merezco como persona solo me lo puede dar otra persona, por su voluntad, no por legalidad o derecho del que recibe. Quedo al desnudo la Argentina, el país donde todo depende de un caudillo, de una voluntad, del deseo del que manda, del “Jefe” (tal como algunos como Andrea del Boca lo calificaban). Quedo claro la Argentina del “Jefe”, del mandamas. Yo soy lo que el Jefe dice que soy y tengo lo que el Jefe dice que tengo. Muerto el Jefe, estamos huérfanos, ya no existimos. Y ese era el llanto de muchos. Habia muerto Kirchner, había muerto el Dios, el que nos daba y nos decía lo que eramos…

Advertisements

La Burbuja – The bubble

Ya no hay sueños por un mundo mejor, solo el de llegar a la Burbuja…

Que el mundo cambio al comienzo de la década de los 90 no es ninguna novedad. El orden internacional de la guerra fría cayo junto al famoso Muro. Con el Muro también cayo la utopía del mundo socialista o comunista con el que tanto soñamos aquellos que allá por los 70 queriamos un mundo mejor, mas justo, mas equilibrado. Un mundo que incluso era justificado lograr a través de la fuerza. Fue el sueño que encarno el Che y que todos creíamos existía mas allá del Muro. Ese sueño nos acompañaba, nos daba esperanza y nos daba fuerzas. Luego se conoció la triste realidad, el Gulag, la falta de libertad, la destrucción del individuo a manos del totalitarismo y del Estado o del bienestar general. Habia triunfado el Capitalismo, era el Fin de la Historia. Ya no había nada que descubrir o mejorar. Occidente en general y Estados Unidos en particular encarnaban ahora el modelo y ante ese modelo cayeron de rodillas los países y la gente. Quien podía defender ahora el comunismo? El mundo capitalista, basado en la fuerza y libertad del individuo había triunfado o, mejor dicho, el mundo comunista había colapsado, había demostrado tener dentro de si, tal como Marx lo había dicho del mundo capitalista, la semilla de su propia destrucción.

Pasaron 20 años, el mundo sigue mostrando pobreza, marginacion, desigualdad (ver el sitio web en mi blogroll: www.globalissues.org ). Sigue habiendo guerras y otras calamidades. En este mundo manejado ahora por las fuerzas capitalistas no se ha mejorado, solo algunos han mejorado pero la mayoría ha quedado fuera. Ahora ya no hay una alternativa que se pueda “vender”. Ya no hay ideologías para guiar multitudes, no hay “Biblias” políticas que generen seguidores. En la dispersión, los remanentes de oposición al Capitalismo toman diversas formas. En realidad el comunismo o Marxismo ha explotado, no ha desaparecido, ha tomado formas diversas: ambientalismo, progresismo, socialismo, cooperativismo, ecumenismo y tantos otros ismos. Mientras alguna alternativa al Capitalismo surja, mientras las esquirlas de la explosión todavía vuelan por el ambiente, a la manera de una inmensa mancha de aceite que todavía no vuelve a agruparse (recuerdo como en esa película Terminator el “malo” se iba reagrupando o reconstruyendo después de haber sido destruido), solo queda el “sálvese quien pueda”, la supervivencia, la soledad, el escape, la convivencia con el sistema. A la manera de una gran tormenta que nos ha tomado mas o menos desprevenidos, a algunos con paraguas, a otros con un chalet y a otros en medio de la nada.

Algunos logran el escape, el sueño hecho realidad, conseguir trabajo, un ingreso digno, mandar a sus hijos a la escuela, comer y vestirse e irse de vacaciones, dejar sus sueños en el cajón para que algún día se puedan retomar. Mientras tanto sobrevivir queda, “salvarse”, lograr una visa, cruzar el río, “mojarse”, en busca de la Burbuja, la Burbuja donde todos van a querer ir tarde o temprano, el templo del Capitalismo, allí donde todos pueden vivir en paz y felicidad, donde todos pueden comprar casas, autos y TVs, donde hay orden, paz, respeto y consideración. En la Burbuja todo es posible, salud, dinero y amor como decía la canción, por la Burbuja vela la pena morir, igualmente, fuera de la Burbuja ya están muertos en vida, sin esperanza. Alla en la Burbuja, donde el bienestar se logra a fuerza de ejércitos que invaden países y multinacionales que chupan recursos, la Felicidad es posible y nada es imposible. Ya no hay mundo polar o bipolar, solo esta la Burbuja…

Capas de felicidad o infelicidad

Esta tu casa preparada para la tormenta?

Podria decirse que la vida de cada uno consiste en la suma de experiencias que se van recogiendo a lo largo de años y años y que van creando en nosotros algo asi como una estructura que nos sostiene mas o menos bien segun esas experiencias que hayamos vivido. A mas fuerte estructura, menor posibilidad de caerse, de perderse, de ser infeliz. A mas débil estructura, mayor posibilidad de caerse, o perderse o ser infeliz. Como se logra una buena estructura? ese seria el problema. Yo me arriesgaría a decir que esa estructura esta hecha de una familia que nos cuida, nos guía y nos protege allá por el comienzo de la vida, que nos da libertad cuando crecemos; de una sociedad o un país donde hay posibilidades de vivir con dignidad, digamos, de satisfacer esas necesidades que Maslov describió hace ya bastante tiempo, de estudiar o cultivar nuestra alma y nuestro espíritu, de fijar objetivos claros de vida y finalmente, de construir nuestra vida afectiva de tal manera que podamos amar, ser amados, respetar y ser respetados.

Digamos que esa estructura a medida que va formándose nos va haciendo mas fuertes o mas débiles, mas seguros o inseguros, mas felices o infelices. Que significa tener una buena y solida estructura? nada mas y nada menos que permitirnos soportar y superar los desafíos de la vida, los día a día, los sinsabores, las perdidas, los accidentes, las muertes, los despidos, las tormentas y toda cuanta calamidad nos ocurra. A la manera de una casa solida que resiste los embates del peor de los huracanes. Por el otro lado, la estructura mas débil, seguramente caera con el menor de los vientos.

Tuve oportunidad de sentir esto muchas veces en la vida, de sufrir tal vez los mismos embates pero en distintas situaciones estructurales de mi vida. Ahora me siento mas fuerte que nunca, siento que estoy trabajando en esa estructura(importante es darse cuenta que trabajar en la estructura requiere pensar a largo plazo e invertir). Trabajar en esa estructura es algo que no podía hacer cuando vivía en la Argentina, cuando no se podía pensar a largo plazo, cuando no se podía conseguir un trabajo, a veces ni cobrar el sueldo ganado con trabajo duro, cuando recibía los insultos y la agresión todos los días en la calle. Ahora, desde lejos, veo una Argentina similar, con gente cuya estructura esta débil, que no puede invertir en ella, que sufre por el mas pequeño de los problemas, que no puede crecer, mandar sus hijos a las escuelas, o conseguir el pan necesario para cada día.

Ahora estoy preparado para la peor de las calamidades o de los infortunios y se que saldre adelante…

La revolucion inconclusa o haz lo que digo pero no lo que hago

 

Haz lo que digo, no lo que hago...

 

Que la izquierda y la derecha ya son posiciones políticas difíciles de determinar, especialmente una respecto de la otra no es novedad. Que muchos que se dicen de izquierda actúan como buenos derechistas y que muchos que aparentemente son de derecha suelen tener mas consideración por los necesitados no es ninguna novedad. Mi vida ha estado plagada de estas supuestas “contradicciones”: así, por ejemplo, cuando era un joven bien pobre y tenia pocos años y muchos sueños, acudi, por mis puntos de vista políticos, a muchos que se decían “progresistas” o a partidos políticos “de izquierda”, donde conocí gente que podría haberme ayudado a estudiar o conseguir trabajo, especialmente con mis ambiciones de viajar y estudiar en el exterior y conocer otras realidades. Finalmente, la mano tendido vino del famoso y “derechoso” Rotary Club. Consegui una beca que me abrió muchas puertas. Con los años, aquellos que supuestamente eran del partido Frepaso en el que yo militaba, se encargaron muy bien de marginarme cuando las elecciones se ganaron, y comenzaron a llenarse de la plata que tanto le criticaban a los de derecha que les gustaba. Tantos, tantos ejemplos que tal vez en algún momento podría enumerar. El tema es interesante ya que, por ejemplo, en la Argentina actual, hay una Presidente que se dice progresista, de izquierda o revolucionaria pero ha llenado el país de pobres y marginados, a los que ignora en esa situación, manda a su hija a estudiar a Nueva York (cuna del imperialismo) y gasta miles de dolares en cirugías, ropa, carteras o zapatos. Por el contrario, basta ver como se vive en Estados Unidos, donde por mi trabajo de maestro con el que llegue al país del norte ganaba mas de 3 mil dolares al mes, vivía en una chalet en uno de los mejores lugares de Estados Unidos, mis hijos comian gratis desayuno y almuerzo en la escuela y había instituciones que me permitían obtener ayuda y atención medica gratis debido a que, para los estandares americanos, yo era pobre. Digamos que ahí donde reina el imperialismo, con salarios dignos, acceso a servicios, comida y otros beneficios, se logro la revolución, se cumple el famoso estado de justicia social que solo declaman aquellos que son supuestamente progresistas, aquellos que se llenan la boca de progresismo, justicia social, redistribución, proyecto nacional y popular, igualdad y solo son farsantes que se llenan los bolsillos y siembran pobreza. Por supuesto, tema de otro post es como se logra ese bienestar en Estados Unidos…