Encajar en el mundo democratico (Parte I)… Fitting in a democratic world (Part I)

Un chico distinto, no apto para la democracia...

A veces se preguntaba porque no encajaba en el mundo. Desde muy chico sus gustos no eran como los de los demas, no eran como los de la mayoria. Con el tiempo, creciendo, tambien se dio cuenta que no encajaba, que la mayoria de los gustos y actividades de los demas no le parecian agradables, o correctos, o incluso bellos. Esta sensacion, como decia, siempre la tuvo, y sigue ahora, ya con casi 50 años a cuestas. A los 8 o 10 años le gustaba jugar al futbol, pero no le gustaba mentir o la picardia para ganar, asi como no le gustaban las malas palabras o la violencia en general. La mayoria de los chicos del barrio eran algo violentos, mal hablados y no mostraban mucho interes por leer o por juegos como el ajedrez. Si bien disfrutaba los partidos de futbol y las figuritas, tambien disfrutaba mucho leer, libros como los de Ray Bradbury, El Tony, o simplemente recorrer las infinitas paginas de las Enciclopedias que su papa le habia comprado. Tambien le gustaba la musica, especialmente la musica clasica y mas que nada Bach. Con el tiempo, ya adolescente, gustaba de Led Zeppelin o Emerson, Lake & Palmer y no podia entender como a alguien podia gustarle Palito Ortega o Sandro. Por supuesto que le gustaban las chicas y tampoco podia entender como a alguien “hombre” podia gustarle otro hombre, siendo las chicas algo tan hermoso, especialmente aquellas con ojos claros y pelo largo. Y especialmente por su voz y sus gestos asi como su piel.

Esa tendencia a pensar las cosas, a ensimismarse (como diria Ortega y Gassett), a leer, a jugar al ajedrez lo habia hecho algo timido y tenia cierta dificultad justamente para acercarse a esas chicas que le gustaban o, a veces, para enfrentar a alguien o para negarse a hacer algo que consideraba desagradable o injusto. No obstante, en mas de un caso, tuvo que pelear y dar y recibir en esas peleas tipicas de esos barrios mendocinos, entre calles y canchas de futbol de tierra eterna. Pero, cuando podia, desaparecia donde la violencia parecia avecinarse y no encontraba nada mejor que leer o escribir historias en una Olivetti chiquita que le habia regalado su tia, la que le habia enseñado a leer a los 3 años.

Asi fue creciendo entre tardes de futbol, veranos calurosos sin pileta pero con zanjones, libros de ajedrez, revistas con chicas semidesnudas, partidas de estanciero, maquina de escribir, Enciclopedias o libritos de Ciencia Ficcion, puros diez en la escuela y la famosa bandera en sus hombros en los actos.

Pero no se sentia feliz, no pertenecia a los grupos; la mayoria iba por otro lado, sus gustos eran distintos, no les gustaba leer o preguntarse cosas y menos escribir . Cuando mas sufria era en las reuniones con mucha gente, donde todos trataban de ser graciosos o hablar cosas sin sentido, cosas de todos los dias que a el le parecian poco profundas.

Hasta que un dia descubrio algo…

Advertisements

Balance de una democracia mentirosa o como una clase politica se hizo millonaria…

Un muchacho con mucha suerte y buenos amigos...

Veia el otro dia a un tal Dario Loperfido, entrevistado por un insoportable ‘periodista”, que contaba como habia vuelto de Europa luego de varios años y luego de haber dejado la Argentina al caer estrepitosamente el triste gobierno de De la Rua del cual el susodicho era Ministro. El muchacho contaba como se fue a España donde se dedico al negocio del espectaculo, como viajaba a New York y algunos otros lugares y como ahora, luego de casi 10 años de la caida del vergonzoso gobierno del que formo parte, habia decidido volver a la Argentina porque el amor por una muchacha de apellido distinguido (Mitre) lo habia llamado. Entre chiste y chiste el muchacho dijo que le parecia muy bueno el gobierno de Kirchner y que Alfonsin (mencionado en el post anterior) parecia un candidato conciliador.  Simplemente ver a este esperpento me hizo pensar en los tantos politicos que han sido complices y culpables en mayor o menor grado de la decadencia argentina en democracia. Un grupo de politicos amigotes y patoteros se apodero de la democracia argentina en 1983 y ha utilizado el poder para enriquecerse, hacer negocios y contactos y florecer y progresar en un pais donde la mayoria se tuvo que ir, o se murio, o vive con sueldos miserables o hundido en alguna villa o fumando paco.

En cualquier pais civilizado estos lamentables personajes que tuvieron que irse corriendo del gobierno, con muertos sobre sus espaldas, al menos no podrian ni aparecer en la TV. Pero en la Argentina, pais de amigotes y corrupcion novelescas, no solo no pagan por sus tropelias sino que se van a Europa, hacen negocios, viajan, producen eventos y, cuando la cosa se pone mejor vuelven como si nada hubiera pasado, cuentan con periodistas complices que los llaman (porque nunca se sabe si pueden llegar a ganar otra vez el poder), nunca tienen problemas de plata y gozan de la mayor impunidad: la de pertenecer a esa clase politica, la nueva aristocracia, la aristocracia dominante que tan bien describio Michels, ellos no pueden ser juzgados ni condenados, no tienen que mendigar trabajos, viven bien y tienen amigos poderosos (este es amigo del hijo de De la Rua, novio de Shakira).

Que mas se podria pedir? Mientras tanto el pais sigue hundiendose ante el aguante infinito de la pobre gente que ya, evidentemente, a esta altura, no piensa…

Una mala copia de Alfonsin o un nuevo pacto de amigos se avecina

Una mala copia del original, con ganas de pactar para lograr el poder. Vergonzoso...

Hace muchos años, ya casi treinta, durante una época de la que mejor no acordarse, un tal Alfonsin firmo con un tal Menem, un famoso Pacto de Olivos que, entre otras cosas, permitió que Menem pudiera ser reelegido y consolidar un modelo económico que comenzó a hundir el país en la mediocridad en que ahora se encuentra. Alfonsin murió hace muy poco y, como por arte de magia, apareció su hijo, a imagen y semejanza. Este nuevo personaje de la política argentina ha copiado los gestos, las palabras y las expresiones de su padre fallecido y lógicamente quiere aprovechar esas atribuciones heredadas para seguir los pasos de su padre.

En un contexto donde el kirchnerismo duda que pueda ganar una tercera elección a pesar de su poder y su dinero acumulado, surgen indudablemente los famosos “pactos” (generalmente cocinados entre estos eternos amigos de la política, radicales y peronistas) entre los que se van y los que llegan con posibilidades. Asi, para ir dando forma a otra elección donde triunfaran seguramente los mismos de siempre, o sea aquellos que han llevado al país a la decadencia en democracia, este muchacho Alfonsin parece irse perfilando el próximo pacto con los Kirchner. Ese pacto tal vez no sea un pacto publico pero  ya va tomando forma como pacto en las sombras.

Alfonsin ya ha comenzado a ir tomando un discurso de paz, de comprensión, de “mirar al futuro”, de no criticar al actual gobierno, con dos motivos en mente: uno, ir retándole poder a los críticos del kirchnerismo (entre los que aparece su radical opositor Cobos) y dos, lograr apoyo del kirchnerismo después de las elecciones del 2011. Por el lado de Alfonsin, aparecen criticas a los que agreden al kirchnerismo, apariciones publicas con la Presidente y discursos de convivencia política. Van apareciendo algunos personajes también (como un tal Loperfido —evadido de la época de De la Rua) que con discursos similares sobre que “el país esta bien” y que “hace falta respeto y convivencia”.

Todo esto simplemente va mostrando un nuevo arreglo político entre los dueños de la democracia argentina desde el ’83, aquellos que han creado los “desaparecidos” en democracia, o sea, los sin trabajo, los que se fueron del país y los muertos por la situación de pobreza y decadencia. Estos siguen en carrera, con los mismos objetivos y la misma impunidad. Ahora el pacto sera entre el kirchnerismo autoritario y una mala y falsa copia de Alfonsin…

La violencia verbal de algunos funcionarios argentinos o el mal personificado.

Tiene muchos motivos para reirse: poder, impunidad y soberbia.

Cada vez que leo los diarios argentinos o veo algún programa de TV argentino sobre temas políticos me llama la atención especialmente entre la mediocridad general, un personaje digno de las peores novelas de Dostoievsky: Anibal Fernandez, creo que Jefe de Gabinete o Ministro del gobierno de Kirchner. Este personaje encarna lo peor del político en general y del político argentino en particular. Verlo hablar es sentir violencia dentro de uno ya que agrede con cada una de sus palabras. Cada cosa que expresa es como un cachetazo al que lo escucha y a la honestidad y al respeto. Normalmente, insulta o descalifica a quienes pretender criticar o cuestionar al gobierno de Kirchner o a los Kirchner o a alguna política gubernamental o a la situación del país. O sea que utiliza el bajo recurso de hablar mal de la persona que no opina como el o que osa criticar. Es como si yo tengo un perro que ladra todo el dia y mi vecino se queja y yo me dedico a insultarlo o a hablar mal de mi vecino en lugar de escuchar sobre el problema y/o tratar de solucionarlo. Ademas de insultar o agraviar a sus críticos en forma personal, este personaje siempre utiliza el recurso de comparar lo malo que hacen los Kirchner con otros que hace cosas malas o peores lo cual en su sofista verborragia parecería eliminar el mal de los susodichos. Ejemplo: ante la critica de un periodista al mágico enriquecimiento de la pareja presidencial (algo así como un 500% durante el tiempo que han estado en el Gobierno) este personaje dice que hay empresarios que hacen lo mismo o que hay gente que se enriquece tanto o mas que ellos y luego, en otro extremo verbal, dice que hay que ver que los Kirchner son buenos porque muestran todo lo que tienen sin ocultarlo, como si eso fuera una virtud que limpia lo malo. Algo así como si el delincuente que confiesa sus crímenes queda libre de haberlos cometido por confesarlos.

Ademas, es un personaje que tiene una gran soberbia en el mas cabal de los sentidos. Cada vez que habla de los temas mencionados o de la obra de gobierno o de la situación del país, no admite error ninguno, considera que cada cosa que hace el gobierno es perfecta, no admite ningún tipo de critica o incluso ayuda u opinión. Llega a tal extremo que cuando uno escucha sobre la situación del país, parecería que la gente viviera en alguna ciudad de Suiza o de Suecia o algo por el estilo.

A esa suma de pedantería, falta de respeto y soberbia, el personaje agrega un ultimo condimento que es el sarcasmo o la ironía o humor hiriente. Frases tales como refiriéndose a un opositor: “Es un pobre tipo con plata”. O, refiriéndose al Vicepresidente:” Ya lo va a agarrar la maquina de pisar traidores”. Tantas, tantas frases de este tipo han sido acuñadas durante este gobierno Kirchnerista por este hombre que ya se ha perdido la cuenta. El otro día escuche una ironía genial de este hombre. refiriéndose a cuando juro como Ministro, dijo que ese día no juro por los Santos Evangelios porque sabia que iba a tener que trabajar con “números que debería redondear”. Algo así como que sabia que no seria muy “honesto” cuando tuviera que trabajar con sumas de dinero. también, cuando alguno de estos medios de comunicación critica al gobierno, por supuesto que la frase recurrente es que esos medios son enemigos del gobierno y que solo hacen una campaña de difamación.

Cada vez que este hombre trata de tapar la realidad con sus exabruptos, o insulta a los opositores, o descalifica cualquier critica o justifica cada acto del matrimonio presidencial, en realidad yo siento algo así como una cachetada, siento que insulta la inteligencia y la honradez de quienes tratamos de ver la realidad, de hacer algo por un país mejor y mas democrático y que no tenemos el acceso a los medios ni el poder ni el dinero que este autoritario personaje tiene. Poder, contactos y dinero que le permitirán no solo no ser responsable de su actos de gobierno sino también vivir muy bien el resto de su vida con lo logrado o ganado o simplemente gracias a pertenecer a ese grupo de politicos (de signo radical o peronista) que se ha apoderado del país desde 1983. Aquellos que no pertenecemos a esa élite por supuesto ya no tenemos un país para nosotros, solo tenemos un país donde debemos pedir permiso o intentar pertenecer a esa élite u oligarquía gobernante para poder desarrollarnos. Esa soberbia en sus expresiones surge claramente de la impunidad para decir lo que quieren o insultar o mentir  que poseen ya que tienen todo el poder, designan a los jueces que podrían juzgarlos o arreglan con los legisladores las leyes que desean. De otra manera no se explicaría tal facilidad para decir lo que quieran.

Digamos que son la prueba de que el mal existe, personificado en este caso, en esas palabras que tratan de engañar, de minimizar, de ocultar, de denigrar, de descalificar, de justificar o de mentir. Y en ese poder e impunidad. Maquiavelo debe estar riéndose en su tumba…