El buzon que nos vendieron o la nueva izquierda argentina o ahora no necesito ser de izquierda…

Alguna vez quise cambiar el sistema, ahora simplemente me pase a la clase pudiente...

Estaba mirando el otro día un programa conducido por un periodista insoportable llamado Gonzalez Oro (otro personaje de tantos cuya presencia en televisión solo puede explicarse a partir de amiguismos con algún directivo) quien había invitado a Victor Heredia, un famoso cantautor argentino quien se hizo famoso durante los primeros años de la democracia iniciada en 1983 por su posición de izquierda y de apoyo a las ideas revolucionarias de izquierda. Como otros tantos, Mercedes Sosa o Leon Gieco, hicieron su fama cantando a los pobres, los marginados del sistema o criticando a los “ricos” y privilegiados. Yo mismo, durante los 80s, compartí esas ideas y disfrute la asistencia a sus conciertos, fui parte de un partido que se llamo Frepaso que supuestamente aglutinaba a quienes pensábamos que la Argentina podía ser un país progresista, redistributivo, menos desigual y donde los pobres y marginados merecían mejorar su situación. Como ya he relatado en posts anteriores, me toco conocer de cerca a esos famosos miembros del Frepaso que luego resultaron ser solo un grupo de oportunistas con ansias de resarcirse por malos momentos vividos, de acomodar amigos y de no hacer nada por los pobres que habían usado como bandera. Luego de esa y tantas otras desilusiones decidí irme del país.

Este relato personal viene a cuento porque justamente yo sentí en aquellos años que el Frepaso me había vendido un buzón, no solo porque la gente con la que trabaje personalmente eran unos farsantes sino porque la figuras mas importantes tales como Chacho Alvarez o Fernandez Meijide, se dedicaron a no involucrarse (el primero) o a acomodar amigos o asistir a congresos de Frances (la segunda). Digamos que su postura mas revolucionaria tal vez fue el nombre del partido que usaba la palabra “Solidaridad”.

Ese sentimiento de buzón comprado lo tuve de nuevo la otra noche viendo a Victor Heredia diciendo que el ahora podía mandar a sus hijos a escuelas privadas, que le “había ido bien” y que no tenia nada malo que tuviera dinero, que había sufrido muchos años la pobreza (su padre era contador pero el había sido pobre[?]) y que estaba mal que le criticaran que ahora tenia dinero. El otrora revolucionario de izquierda se había convertido ahora en un “burgués” mas, un oligarca mas. En otras palabras, según Heredia, cuando él criticaba a los ricos hace muchos años, estaba equivocado, así como están equivocados ahora los que ahora lo critican por ser rico. Según él, hay algunos a los “que les va bien” (como a él) y algunos a los “que les va mal”, como son los pobres del presente. De la idea de cambiar una sociedad desigual donde la mayoría es pobre y no tiene oportunidades y hacer una sociedad igualitaria (el ideario de izquierda que parece soportaba—y que yo comparto) pasó a la idea de que “mejor me paso del lado de los pobres al lado de la minoría rica” ya que “me lo merezco”. Según su concepción (y la concepción de esta nueva izquierda consolidada durante este bochornoso gobierno kirchnerista) estan los que “se merecen ser ricos” y los que “no se lo merecen”. De sistemas económicos y sociales injustos mejor ni hablar. Me hacia acordar a un programa cómico que vi aquí en Estados Unidos donde una mujer que había ganado la loteria contestaba a la pregunta de como ganar la lotería le había cambiado la vida diciendo: “Ahora ya no tengo que ser mas del partido Demócrata!”. Heredia parece seguir los mismos pasos: “ahora ya no tengo que ser mas de izquierda ya que tengo dinero”. En definitiva, parece ser que para don Heredia mejor que cambiar esta sociedad desigual es pasarse para el lado de los ricos ya que la sociedad no puede cambiarse y, si te toca seguir siendo pobre, aguantatelas que ya vendrán tiempos mejores. Por eso, para ser consecuente, en lugar de ir a hacer giras por el país o en villas miseria o criticar la pobreza en que esta el país en manos de sus amigos, prefiere defender los privilegios que posee o  recibir buenas sumas de dinero pagadas por el gobierno con dineros públicos o dar recitales en Paris o Israel lo cual es mucho mas elegante y mas propio de alguien de su “clase”, la de “los que les va bien”.

En definitiva, nos vendieron un buzón, son la nueva izquierda, la izquierda de café, la que desfila en las calles de Paris, la que ataca a Estados Unidos de palabra pero veranea en Miami, la del grito de barricada en los discursos, la del nacionalismo en las palabras pero que cuando hay que gastar dinero en hotel se va al Marriott o cuando hay que comprar un auto que sea un Audi o BMW. A aquellos que, como yo, creímos alguna vez en ellos, nos causa tristeza y desilusión. A aquellos que todavía no tienen la suerte de “que les haya ido bien” todavía, los seguirán engañando, hasta que les llegue la hora de “que les vaya bien” y puedan pasar al grupo de los “ricos”. Mientras tanto, de cambiar el sistema ni hablemos…

Advertisements

Published by

daniel

Este es un "work in progress", un viaje que no se a donde me lleva...

Leave a Reply/Deje su comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s